Las estrellas de Lima: raras monedas de una ceca ilegal (1659-1660)

En la próxima subasta de Sedwick (7-9 de mayo de 2024) se va a subastar parte de la Colección de Luis Roberto Ponte. Dentro de esta colección hay monedas con dos temáticas: resellos del Gran Escándalo de Potosí, que ya comenté en otro artículo; y estrellas de Lima, al que voy a dedicar el presente. Para eso me apoyo fundamentalmente en un excelente texto que ha publicado Sedwick con una clasificación de estas monedas

Las acuñaciones de la ceca ilegal de Lima

En esta bitácora hemos hablado en varias ocasiones de la ceca ilegal de Lima, que estuvo operativa desde enero de 1659 hasta abril de 1660 (una, dos, tres, cuatro y cinco). De manera resumida bastará con decir que Lima llevaba años solicitando la apertura de una ceca en la ciudad, tras haber cerrado su primera ceca a finales de la década de 1580. Estas demandas se intensificaron tras el Gran Escándalo de Potosí. Pero ese mismo escándalo hizo que se intensificase la negativa del rey: no quería nuevas cecas en lugares tan lejanos que, después de semejante lío ocurrido en Potosí, era obvio que no se podían controlar desde Madrid (la ceca de Santa Fe también había dado problemas).  

Con todo y con eso, el Virrey Alva de Liste permitió la apertura de una ceca en Lima sin el permiso de la Corona. Lo que sí hizo fue notificar inmediatamente a la Corte, quienes exigieron su cierre ipso facto. Pero entre que un mensaje iba y otro volvía, la ceca estuvo operativa unos 15 meses. En ese tiempo se acuñaron las monedas conocidas como “estrellas de Lima” por la gran estrella que presentan en el anverso de la moneda.

Esa estrella se debe a que Lima se conoce como “la ciudad de los Reyes”, refiriéndose a los Reyes Magos; por eso, desde siempre, la estrella de Belén fue un símbolo propio. De hecho, en las acuñaciones de Diego de la Torre (últimas de la primera ceca de Lima, siguiente imagen) ya aparecía la estrella de Lima como una marca de ceca que acompañaba a la “P”.  Ya en el siglo XVIII aparecen también unas misteriosas estrellas en el campo de algunos de los 8 escudos acuñados en 1746.

Lima. 8 reales de Diego de la Torre.

También existen precedentes de acuñaciones ilegales en Lima. No hay que olvidar que los rarísimos 8 reales de Rincón (siguiente imagen) se acuñaron sin ningún tipo de autorización para forjar monedas tan grandes. Se acuñaron allá por 1569, en una ceca recién abierta donde básicamente no imperaba más ley que la voluntad de los monederos. De hecho, estuvieron acuñando monedas bajas de peso hasta que llegó el Virrey Álvarez de Toledo a poner orden. 

Regresando a la ceca ilegal de Lima, vemos que en ella se acuñaron unas pocas monedas de plata y una ínfima cantidad de monedas de oro. Las de plata se forjaron con módulos de 8, 4, 2, 1 y 1/2 real (la documentación de la ceca indica que se acuñaron cuartos de real pero no se conoce ningún ejemplar). Las de oro solo fueron con módulo de 8 escudos. Estas son las primeras onzas americanas y son tan raras que solo existen dos ejemplares en el Banco de España más un tercero encontrado en 2020 en Italia que aquí comenté con detalle

En cuanto a las monedas de plata, son todas ellas raras y se hacen más escasas según el módulo va siendo más pequeño. Así, los medios reales son de una rareza extrema y solo se fecharon en 1659. El resto de los módulos se pueden encontrar con fechas de 1659 y de 1660. Son algo más comunes las fechadas en 1659 por haberse encontrado varias en el San Miguel el Arcángel, hundido en las aguas de Florida a finales de 1659 o a principios de 1660. Además, las estrellas de Lima presentan muchas variantes que voy a clasificar a continuación.

Lima. 8 reales de Rincón.

Clasificación de las “estrellas de Lima”

En una ceca abierta de manera ilegal es normal que se improvisasen los tipos y que haya una gran variedad de acuñaciones a pesar de su pequeñísima producción. Los aspectos comunes de su anverso que tienen eran obligatorios para las acuñaciones sudamericanas de la época: las columnas de Hércules, las olas del mar, indicar la ceca y la marca de ensayador (V, de Francisco Villegas). 

Tras estudiar los ejemplares existentes, Sedwick propone una clasificación de tres series atendiendo a la marca de ceca que reportan las monedas. Una marca de ceca que se fue acortando desde “LIMA” (primera serie) a “LM” (segunda) y “L” (tercera). Dentro de cada serie se definen variantes para cada uno de los módulos. A continuación voy a hacer una síntesis global; aquí se pueden ver las variantes con más detalle. Hay que añadir que en el catálogo de Áureo & Calicó se presentan menos variantes (recordemos que no es un catálogo especializado) pero la cronología de las emisiones es idéntica. 

Esta clasificación deja fuera las monedas de 1/2 real y de 8 escudos. El motivo es que sus diseños incluyen elementos distintos y su rareza no permite definir una cronología.

Primera serie: marca de ceca LIMA

Lima. 4 reales 1659 V. Primera serie.

Esta serie se caracteriza por tener una estructura muy clara: las columnas de Hércules sirven como separador de tres espacios en el motivo central del anverso. A la izquierda se encuentra la marca de ensayador “V” y a la derecha la marca de valor. El centro de divide en tres alturas. Arriba hay una estrella de ocho puntas que preside la composición. Luego se encuentra la palabra “LIMA” como marca de ceca y finalmente la fecha 1659. Es muy curioso que los dos reales incluyen los dos últimos caracteres de la ceca como un anagrama que combina la “M” y la “A”.

Lima. 2 reales 1659 V. Primera serie.

De este tipo existen tres variantes para los 8 reales y una sola variante para los 4, 2 y 1 reales. Todas las monedas del pecio San Miguel el Arcángel pertenecen a esta serie. Esa es una prueba muy sólida de que fue la primera en acuñarse.

Segunda serie: marca de ceca LM

Lima. 8 reales 1659 V. Segunda serie.

La segunda serie tiene una estructura semejante a la anterior, pero los dígitos “LM” como marca de ceca. Hay estrella grande que separa y sobresale de ambos dígitos. Más abajo se encuentra la fecha. A veces se incluye una línea de separación entre la fecha y la ceca. A la izquierda de las columnas se encuentra la marca de ensayador y a la derecha la marca de valor, exactamente igual que en la primera serie. La excepción son los 8 reales, en los que ambas marcas aparecen tanto a izquierda como a derecha. Es curioso que en los 2 reales la fecha se reporta como “165” y en una variante de 1 real “159”.

Lima. 2 reales 1659 V. Segunda serie.

De este tipo existen bastantes variantes: siete para los 8 reales, tres para los 4 reales, una para los 2 reales y 2 para el real.

Tercera serie: marca de ceca L

Lima. 8 reales 1660 V. Tercera serie.

La tercera serie es bastante más rara que las dos anteriores. Su característica es que la marca de ceca se reduce al dígito “L” y pasa a ocupar un lateral para dejar espacio a un “PLUS ULTRA” que se coloca en el centro, junto con la estrella y la fecha “660” (todos los ejemplares son de esa fecha). Existen dos variantes de 8 reales que no tienen fecha y tres de real con fecha “60”.

Lima. 1 real 1659 V. Tercera serie.

A pesar de su rareza hay un amplio conjunto de variantes de esta serie: cinco variantes de 8 reales, 2 variantes de 4 reales, 2 variantes de 2 reales y 4 variantes de 1 real. 

La próxima subasta de Sedwick

Sedwick organiza su próxima subasta para los días 7, 8 y 9 de mayo de 2024. Además de algunas piezas de la Colección Ponte, a las que he dedicado este artículo y el anterior. Pero la subasta va mucho más allá, como no podía ser de otra forma en una subasta de Sedwick. Repasaré brevemente las monedas que más me han llamado la atención.

La primera sesión siempre es la más esperada porque se dedica a auténticas joyas rescatadas de pecios. Entre ellas destacan algunas onzas limeñas (más y más), un precioso 2 escudos peruano de 1709 y varias onzas mexicanas (más y más). Entre estas últimas la más asombrosa es el mítico 8 escudos de 1714 que apareció en la revista National Geographic junto con Kip Wagner. No faltan lingotes rescatados de pecios, tanto de oro como de plata

En la segunda sesión, además de la Colección Ponte, hay varios duros galanos que asombrarán a cualquiera: el de Lima de 1686 y los de Potosí de 1732 y 1658 son auténticas maravillas. 

La tercera sesión se dedica a la moneda internacional. Se ofrece una colección de moneda china con piezas que subirán hasta unos precios estratosféricos. También hay muchas piezas hispanoamericanas. Entre las virreinales destacan algunas onzas a volante. Las republicanas son más interesantes, con muy buenos ejemplares de Argentina, Cuba, Ecuador, Honduras…  Además hay resellos muy raros, como el de Valparaíso, el de El Salvador o los de Costa Rica. También quiero citar esta moneda de 2 reales de Bogotá sobre una imitación de los 2 reales de Cartagena; no conocía su existencia.  

Pude ver algunos de los lotes que aparecen en esta subasta cuando estuve en la convención de Orlando. Desde ahí os hice un adelanto de la subasta junto con Daniel Sedwick:

En los siguientes vídeos comento con más detalle algunos de los lotes destacados:

Este artículo está patrocinado por Sedwick. Podéis seguir a Sedwick en su web, en Facebook, en Instagram y en Twitter

En vídeo

He publicado un vídeo con un contenido semejante al de este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio