Monedas o protomonedas

¿Monedas o protomonedas?

A raíz de la entrada que publiqué sobre la ceca de Guanzhuang hubo algunos comentarios en Facebook que se preguntaban si esas “monedas espada podrían ser consideradas monedas o no. La pregunta tiene su importancia porque nos lleva a reflexionar sobre qué es una moneda. Esta pregunta ya la tratamos hace un año y medio, pero lo hicimos desde el punto de vista de una sociedad tan avanzada como la actual. Ahora propongo acercarnos al concepto de moneda desde la perspectiva de sus orígenes.

El dinero

El dinero es un invento muy anterior a la moneda. Hay muchas definiciones de lo que es el dinero; unos autores tomarán una u otra dependiendo de las teorías monetarias que sigan. Es muy típico tomar la definición de Aristóteles, que indica que el dinero es la medida de valor que toma una sociedad. Las teorías contemporáneas no están de acuerdo con esa definición. A mí, sin tener apenas conocimientos de teoría económica, la que más me convence es la que sigue Carl Menger (uno y dos) y otros economistas austriacos: “el dinero es una mercancía de transacción que hace de intermediario en el intercambio de bienes”.

Karshapanas de Kosala. 525-465 a.C.

Según esta definición, el dinero es esa mercancía que facilita el intercambio económico. Es típico el ejemplo de que si tengo huevos y quiero cebada, tengo que encontrar a alguien que tenga cebada y quiera huevos, lo cual puede ser sumamente difícil en un mercado; el dinero facilita esas transacciones entre terceros. Además, permite el intercambio de muchos bienes poco valiosos por uno que sí es valioso: si tengo mucha cebada pero lo que quiero es una casa, me va a ser imposible que alguien me ceda una casa por una cantidad de cebada, por grande que ésta sea; pero a base de cambiar cebada por dinero y acumular ese dinero, podré adquirir una casa.

Estos ejemplos muestran cómo el dinero facilita el intercambio de bienes. Esto fue algo importantísimo porque estos intercambios permiten la especialización del trabajo. 

¡Ojo! Ese intercambio de bienes no tiene por qué ser consentido ni tiene por qué favorecer a ambas partes. Un saqueo (entendiéndolo como la usurpación de unos bienes por una parte sin que la otra tenga una compensación directa) también es un intercambio de bienes facilitado por el dinero. Estas relaciones no consentidas son muy importante porque ocurrieron mucho antes de las relaciones consentidas. Es más, en la actualidad buena parte de los bienes que poseemos nos son extraídos vía impuestos sin necesidad de nuestro consentimiento expreso. Yo me atrevería a afirmar que en la historia de la humanidad ha habido más intercambios de bienes mediante la usurpación que mediante el comercio.

Las protomonedas

Desde la aparición del dinero hasta la aparición de las monedas hubo un largo camino. Parece razonable pensar que los metales y los objetos de lujo (joyas, cacao, conchas, plumas exóticas, moluscos lamelibranquios, piedras…) fueron el primer dinero. Especialmente si pensamos en comunidades humanas suficientemente complejas como para que existiese intercambio de bienes entre distintos núcleos urbanos. Quizá en poblados más pequeños algunos bienes de consumo poco perecederos (v.gr. cereales) pudieran haber sido dinero.

Supongamos que en una sociedad el oro fuese considerado dinero. Todos lo aceptan para el intercambio de bienes porque saben que es fácil de almacenar y que, en última instancia, algún ricachón se lo cambiará por otros bienes porque le gusta acumularlo. Si alguien fuese al mercado de esa sociedad con un anillo de oro sabe que podrá intercambiarlo por otros bienes. Pero ahora surge otro problema: ¿cómo se define el valor relativo de ese anillo? 

Yo entiendo que sería necesaria una negociación que tuviese en cuenta el peso del anillo, su fino de oro e incluso su belleza, si es que el anillo tiene más valor que la cantidad de oro que porta. Nótese que para esto ya hace falta que la sociedad haya avanzado lo suficiente como para haber desarrollado bastante la metalurgia. 

Conchas de coarí, usadas como protomonedas.

Una primera solución sería el uso de las llamadas “protomonedas”. Estos son objetos que tenían el uso de portar un valor monetario sin haber sido fabricados como monedas. Vimos el caso del cacao y de las piedras rai. También es muy conocido el uso de conchas (más). 

Lo que no sé, y supongo que sea muy complicado de saber, es cómo estas sociedades calculaban el valor de las protomonedas. Me imagino que en algunos casos, como con los granos de cacao, simplemente se asumió que todas las protomonedas valen lo mismo. En otro, como las piedras rai, era distinto: la piedra era más valiosa cuanto más grande. En el caso de las conchas o las plumas, no sé si tendrían todas el mismo valor; supongo que no. Pero en todo caso eran mercancías que eran dinero.

Las monedas

El problema de que no todas las protomonedas puedan tener el mismo valor se resuelve fabricando unos objetos con unas características determinadas, de forma que todos ellos sean equivalentes. Estos objetos, al igual que las protomonedas, también deben ser dinero; pero en este caso están siempre hechos de metales. La diferencia fundamental es que hay una estandarización de su peso, tamaño y pureza de metal. Eso es lo que llamamos monedas.

Entendiéndolo así, las monedas espada chinas de las que hablamos en el otro artículo son, claramente, monedas. Igualmente esas primeras estáteras de Lidia también lo serían. O las karshapana indias. Son monedas con un diseño muy rudimentario que no portan ni marcas de ceca, ni ensayador, ni grado de pureza ni nada así (eso vendría mucho después). Pero son objetos equivalentes entre sí, fabricados con unas características determinadas y con el único propósito de favorecer el intercambio de bienes. Por lo tanto, son monedas.

Moneda espada. Estado de Zhou, 650-400 a.C.

Luego está la duda de quién promovió la creación y el uso de monedas. Estas monedas favorecen el intercambio de bienes. Un intercambio que puede ser consentido, si ambas partes están de acuerdo en el intercambio, o puede ser impuesto, si una de las partes extrae bienes de la otra sin una compensación directa. En el primer caso hablamos de un intercambio económico, el cual se ve favorecido por las monedas ya que ambas partes están seguras de que en esa sociedad la moneda será aceptada y tendrá un valor determinado. En el segundo caso hablamos de impuestos, los cuales se ven favorecidos porque el poder público puede definir de antemano la cantidad de monedas que quiere recibir de cada persona o agente económico.

Estátera de Lidia. 610-546 a.C.

Estos dos tipos de intereses generan dos teorías distintas sobre quiénes fueron los primeros promotores de las monedas. La ceca de Guanzhuang apunta en la dirección de que, al menos en China, fue el poder político quien promovió la aparición de las monedas. Yo lo veo como la hipótesis más probable. Al fin y al cabo, en un intercambio privado afectaba generalmente a dos personas, a quienes no les costaría demasiado ponerse de acuerdo en el valor de una protomoneda. Pero la recaudación de impuestos supondría la relación entre el poder público y decenas de miles de personas, por lo que lo tendría mucho más complicado para negociar el valor de las protomonedas con cada uno de ellos. Por lo tanto, creo que el poder público tendría más incentivos que los mercaderes para inventar las monedas.

Comentarios en: Monedas o protomonedas

  1. Estas sugiriendo…. que el “establishment” (me apetecía un anglicismo), fabrica una serie de cosas para decir: cada familia me tiene que traer 5 cada año…. ya cómo os las averigüeis para conseguirlas… cambiándolas por trigo, trabajo o robándolas es cosa vuestra… Pero ¿de qué manera conseguían ponerlas en circulación? Aquí lo curioso e interesante fue el momento en el que la primera ceca consigue cambiar el trigo para dar de comer a los trabajadores por las monedas, o consigue que los trabajadores le acepten trabajar a cambio de parte de esas monedas….
    Más me parece la creación de algún tipo de banco… Imaginemos que el propio “dueño” de la ceca es el mismo que tiene el granero. Y que empieza a circular como un vale de depósito. Algo así como “por cada saco depositado te doy una”. La entidad que fuese, debió ser alguien que cambiaba o almacenaba algo de mucho tamaño, de forma que luego esas personas empezaron a satisfacer sus deudas cambiando esas moneditas sabiendo el que lo tenía que podría ir al granero a cambiarlas por un saco de trigo….

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Más que “establishment” es el poder político. Quien monopolice la fuerza en un territorio concreto, ya sea un dictador, una oligarquía militar, un señor de la guerra o un tipo alto y guapo vestido con corbata y elegido democráticamente. Esos señores te dicen: “cada tanto tiempo me tienes que dar 5 de estas” o “si quieres entrar en esta ciudad me tienes que dar una de aquellas”, o “por cada casa que tengas me tienes que dar 3 de las otras”…

      ¡Pero cuidado! No es que fuese en ese momento cuando las monedas adquirieron valor. El metal que componían las monedas ya era dinero antes. La gente lo utilizaba para facilitar el intercambio de bienes desde hacía mucho tiempo, por lo que a nadie le extrañaría cambiar su grano por un lingote de bronce. La definición de la moneda lo que hizo fue facilitar las negociaciones. Ya no es que viniese alguien y dijese: “oiga, que yo no tengo 5 de esas pero te puedo dar tres gallinas bien gordas” o “te doy 50 gramos de bronce, que es muy puro te lo juro de verdad de la buena”. Con la moneda es más fácil: “a mí me das 5 monedas espadas hechas por este señor y ya está”.

      Lo que comentas de ese “banco de depósito” vendría bastante más tarde. Date cuenta de que la moneda fiduciaria no se inventó en occidente hasta el siglo V a.C. ( https://blognumismatico.com/2021/07/06/tetras-de-camarina/ ) y, al igual que el billete en el siglo XVII ( https://blognumismatico.com/2014/07/07/billetes-con-valores-respaldados-por-monedas/ ), se inventó por el uso práctico de las monedas. Los billetes sí que fueron acompañados por la creación de unos bancos de depósito, aunque rápidamente vieron la oportunidad de cometer fraude y los banqueros acabaron en la cárcel. No sé si con la moneda fiduciaria ocurriría algo semejante: que hubiese un banco de depósito que respaldase en plata las monedas de bronce emitidas en Sicilia.

      Casualmente hoy mismo han publicado un artículo extenso sobre qué es el dinero. Es un artículo extenso que también parte de las ideas de Carl Menger, si bien se centra en las sociedades avanzadas, como casi todo lo que se escribe al respecto: https://www.lynalden.com/what-is-money/

      Saludos,
      Adolfo

  2. Ya le leído el blog y consultado el blog anterior. No veo ninguna ‘justificación’ para llamar estas espadas “monedas”, más allá del inflado autobombo de los propios chinos y una revista estadounidense buscando lectores con titulares y fantasías. En mi opinión se puede llamarlas ‘protomonedas’, ‘dinero’ o instrumentos de ‘supuesto intercambio’, o lo que sea… igual que cualquier otro objeto que cualquier sociedad quiere asignar libremente un valor u otro. Tampoco acepto la terminología que ‘bitcoins’ son monedas. Los numismáticos, en mi opinión, hemos de defender a capa y espada esa línea entre lo que es una ‘moneda’ y lo que es ‘dinero’, protomoneda, objeto de intercambio, etc. Si se pudiera sustentar algunas de esas ‘teorías’ con documentos o hechos concretos más allá de las propias piezas, y su taller o ‘fábrica’ de confección, ya sería otra cuestión para estudiar. Son mis opiniones.

  3. Adolfo Ruiz Calleja

    Gracias por tu comentario, Glenn.

    Yo no soy de defender nada a capa y espada. Eso se lo dejo para los activistas. No va conmigo.

    No nos das argumentos de por qué esas “monedas espada” no son monedas. Si lo que falta es un archivo o documentos de época con reales decretos y demás, mucho me temo que en la China del siglo VIII a.C. y en la Turquía del siglo VI a.C. tal cosa es imposible.

    Sobre si las cryptomonedas son monedas, lo comentaré en un artículo y un vídeo posterior. Este mismo mes, a poder ser.

    Saludos,
    Adolfo

  4. Saludos Adolfo, espero que todo vaya bien en cuestion de salud que no es poco.
    Solo una pregunta si eres tan amable.
    Las compras que se realizan dentro de la union europea, no cargan iva , verdad?
    Gracias.
    Alberto Funes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba