La moneda de la Legión: un año después

La moneda de la Legión: un año después

Hace algo más de un año la FNMT emitió una moneda conmemorativa de 10 euros para festejar el 100º Aniversario de la Legión Española, o más conocida simplemente como «moneda de la Legión«. Esta moneda se agotó a las horas de haberse emitido, generando una total locura y una especulación que no es nada normal que ocurra con las emisiones de la FNMT. Ya ha pasado un tiempo prudente, así que es un buen momento para reflexionar sobre lo ocurrido. Para ello he hablado con el personal de la FNMT, quienes son mi principal fuente a la hora de escribir este artículo.

La emisión de la moneda de la Legión

La FNMT emitió el 15 de junio la moneda de 10 euros de la Legión Española. Tal y como rezaba su orden de emisiónse emitieron 6.000 unidades. Esto se consideró más que suficiente para satisfacer las necesidades de mercado tiendo en cuenta dos aspectos: que la emisión era significativamente mayor que la venta de la mayoría de las monedas conmemorativas emitidas por la FNMT, porque suelen venderse unas 2.000 unidades de cada emisión; y que la moneda del 175º Aniversario de la Guardia Civil, emitida en 2019 tuvo una tirada de 7.500 unidades (4.500 para la Guardia Civil y otros 3.000 de venta al público) y fue suficiente. De hecho, tardaron 3 meses en venderse todas, lo cual indica que el volumen de emisión fue el ideal.

Aniversario Legion

 

Teniendo en cuenta que hay unos 78.000 guardias civiles y menos de 15.000 legionarios, parecía sensato que 6.000 unidades fuesen suficientes para la moneda de la Legión. De estas 6.000 unidades la mitad se entregaron al Ejército de Tierra Español para que los legionarios pudiesen adquirirlos. Otros 2.000 se entregaron a los profesionales que comercializan las monedas de la FNMT y 1.000 se pusieron a la venta en la tienda de la FNMT.

Se especula con la moneda de la Legión

Días antes de la emisión hubo reservas muy raras. Había gente que nunca había comprado una moneda y de repente querían reservar 80 unidades, diciendo que tenían 80 familiares en la Legión. Estas demandas obviamente no se satisficieron con anterioridad, pero mostraban que desde un inicio había quienes buscaban especular con estas piezas.

A esto se le sumó que, casualidad, el día que se emitió la moneda hubo un problema técnico y se cayó la tienda virtual de la FNMT. Os podéis imaginar la locura que se despertó ese día, recibiendo la FNMT mil llamadas de quienes querían la moneda y no la podían adquirir en la tienda virtual. Entre esas monedas había tanto quienes buscaban un ejemplar como recuerdo, como quienes querían otras 50 unidades para sus supuestos 50 amigos legionarios.

Esa misma mañana se acabaron las 1.000 monedas que tenía la FNMT para la venta antes incluso de que la tienda virtual estuviera disponible. Eso dio para muchísimas habladurías en las redes sociales, casi todas ellas sin sentido ni criterio formado.

El mercado hace lo suyo

Automáticamente los revendedores comenzaron a pedir mucho más dinero por estas monedas que los 66 euros (IVA incluido) por las que las vendió la FNMT. Recuerdo que durante los primeros días había varias tiendas solicitando entre 300 y 400 euros por cada moneda de la Legión; de hecho, todavía hay alguna tienda que pide estas cantidades.

Aniversario Legion

Algunos estaban desesperados buscando estas monedas. Pero lo curioso es que esta fiebre se traspasó a la moneda de la Guardia Civil: una moneda que en 2019 se había emitido y vendido con total normalidad, de repente era muy buscada y se pedía por ella 200 euros. Había vendedores que hacían un lote con la moneda de la Legión y con la moneda de la Guardia Civil, ofreciendo las dos por unos 500 euros.

Esto me parece sorprendente porque la moneda de la Guardia Civil estuvo disponible en la tienda de la FNMT durante meses para quien quisiera adquirirla por 55 euros más IVA. Es decir, todo guardia civil o todo coleccionista que quisiera tener un recuerdo de la efeméride, pudo hacerlo de manera bastante cómoda. Pero, de repente, al ver que hay una alta demanda con la moneda de la Legión, los especuladores pusieron sus ojos en la moneda de la Guardia Civil y el precio se disparó (por cierto, recuerdo en este punto que a mí especular nunca me ha parecido mal).

Se emite una medalla

La emisión máxima de la moneda de la Legión era de 6.000 unidades. Eso se indica en el B.O.E. y la FNMT no puede rebasar ese volumen. Es decir, no se puede aumentar el volumen de emisión para satisfacer toda la demanda. Se les propuso hacer una segunda moneda de la Legión. Pero eso sería algo muy extraño y difícilmente justificable: nunca se han hecho dos emisiones de monedas para conmemorar la misma efeméride por haberse agotado la primera.

La solución pasó por emitir una medalla de la Legión con una tirada ilimitada. De esta forma, cualquier interesado que se haya quedado sin la moneda se puede hacer con una medalla de cuproníquel a un precio bajísimo. Tan bajo como que se emitieron a un precio de 5 euros, IVA incluido. Hasta la fecha se han vendido 24.000 unidades de la medalla de la Legión. Es una cifra realmente alta.

Más alta todavía es la cantidad de medallas de la Guardia Civil (esta medalla se emitió antes que su correspondiente moneda) que se han vendido: 90.000 unidades en total.

Situación actual y futura

Ya ha pasado un año y parece que los precios se han estabilizado. La moneda de la Legión se está vendiendo en torno a los 200 euros (un ejemplo y otro). La de la Guardia Civil tiene ahora un precio semejante.

Aniversario Legion

Sigue habiendo vendedores que piden 400 euros por cada una de ellas. Incluso las he visto más caras. También hay quienes piden 15 euros por la medalla de cuproníquel, la cual está disponible por 5 euros en la web de la FNMT. Me imagino que sean los típicos que buscan agarrar a algún incauto.

También se han apagado los gritos en las redes sociales. Parece que ya nadie se acuerda de la moneda de la Legión y de la fiebre que desató.

En cuanto a los coleccionistas de monedas conmemorativas, según me comentan en la FNMT, hay quienes han cambiado su forma de adquirir las monedas. Antes los coleccionistas se lo tomaban con bastante calma, pues eran conscientes de que las monedas iban a estar disponibles durante varios meses en la tienda de la FNMT. Ahora hay muchos coleccionistas que quieren hacerse rápidamente con las nuevas emisiones por miedo a que se agoten. Por ejemplo, de los 10 euros de la Catedral de Burgos se vendieron 2.000 unidades en las dos primeras semanas.

Yo no soy adivino, pero me atrevería a pronosticar que en el futuro el precio de estas monedas irá bajando gradualmente. Eso mismo ocurrió a las 1.000 pesetas de 1997 dedicada a Cánovas, a la cartera de pesetas de 1995 o a la cartera de Andorra de 2014.  Lo normal es que la efeméride que conmemoran estas monedas tenga menos importancia dentro de 20 años que ahora, por lo que su demanda irá disminuyendo. Otra cosa es que el precio tarde en bajar porque haya un mercado de revendedores que sujeten el precio.

2 Comentarios

  1. Francisco Martinez 1 semana hace

    Entre fondos de inversión, especuladores, esto ya no es coleccionar es avaricia pura y dura, donde el que pague estas barbaridades es porque le sobra y es caprichoso, nada que ver con el coleccionismo de investigación y cultura, antes me pago unas vacaciones que pago esa especulación, saludos al foro.

  2. Yago Abilleira Crespo 1 semana hace

    Creo que si hubieran sacado antes la medalla que la moneda se hubiera evitado el percal. Pero claro, nadie tiene la bola de cristal.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*