Las cecas realistas en la Guerra de la Independencia de México

La Guerra de la Independencia de México fue un largo proceso que se extendió desde el famoso Grito de Dolores, el 16 de septiembre de 1810, hasta la declaración de independencia el 27 de septiembre de 1821. Más aún: las tropas realistas aguantaron en el Fuerte San Juan de Ulúa hasta noviembre de 1825; esa última plaza se rindió pocos días antes de que, miles de kilómetros más al sur, capitulasen Chiloé y Callao.

Las consecuencias numismáticas de la Guerra de la Independencia de México fueron enormes. Hubo una explosión de cecas nuevas. Algunas itinerantes, otras provisionales, otras comenzaron entonces su andadura y siguieron acuñando en época republicana… También existieron cecas insurgentes y cecas realistas; las primeras estuvieron bajo el control del ejército sublevado mientras que las segundas se encontraban bajo un mando fiel al gobierno de España.

En esta bitácora hemos tratado bastante las monedas de Morelos, acuñadas de forma itinerante por el Ejército del Sur (uno, dos, tres y cuatro). Ahora propongo una brevísima introducción a las cecas realistas en esa guerra, dejando la puerta abierta para artículos más detallados en un futuro. Unas cecas que son indudablemente españolas. Para ello me baso en el libro de Juan Felipe Ramírez “Coins of Mexican War of Independence”, así como en la próxima subasta de Briggs & Bustos. Una subasta que trae tan buenas monedas de la Guerra de la Independencia como se muestra en este vídeo:

México

La ceca de México es tan obvia que en muchos casos se olvida incluirla dentro de las acuñaciones de la Guerra de la Independencia. Lo cierto es que la ciudad de México permaneció realista hasta 1821, por lo que todas las monedas allí acuñadas hasta entonces son realistas. Fue la primera ceca de América y sigue en funcionamiento hasta el día presente. 
Durante la Guerra de la Independencia se acuñaron en Ciudad de México todos los valores de plata (entre ½ real y 8 reales) y de oro (entre ½ escudo y 8 escudos).

México. 8 reales 1811.

Sombrerete

El 8 de octubre de 1810 (no había pasado ni un mes desde el Grito de Dolores), se reunieron en Sombrerete mineros y mercaderes con los poderes religiosos, políticos y militares. Ellos acordaron establecer una ceca provisional en Sombrerete. 

En diciembre de 1810 comenzaron a circular los primeros pesos de Sombrerete, a los que se unieron monedas de ½ real, 1 real tras la autorización de su emisión en abril de 1811, y 4 reales ya en 1812. En estas acuñaciones aparece la palabra “Vargas”, apellido del ensayador José María Vargas Machuca. En 1812 se clausuró la ceca de Sombrerete para evitar que compitiera con la de Zacatecas. 

Según nos indican Briggs & Bustos, existían unas acuñaciones previas y locales que circularon junto con las monedas de Vargas.

Sombrerete. Acuñación local.

Zacatecas

Zacatecas obtuvo permiso para abrir una ceca el 26 de octubre de 1810. A finales de noviembre ya estaba batiendo plata. Pocos días después, el ejército insurgente tomó la ciudad sin por ello parar las acuñaciones. Un mes más tarde los realistas reconquistaron Zacatecas, que ya no pasaría a manos sublevadas hasta el final de la guerra. A pesar de ello, hay monedas con fecha de 1810 que técnicamente no son realistas a pesar de llevar el escudo de España. Como no podemos distinguirlas de las que sí son realistas, las tomaremos todas como tales.
Zacatecas fue, sin duda, la principal ceca provisional de la Guerra de la Independencia Mexicana. Allí se acuñaron monedas de plata con módulos de ½ real, 1 real, 2 reales y 8 reales. Además, hay dos diseños. Un diseño provisional propio donde se muestran dos montañas y las letras “L.V.O.” (1810 a 1813) y otro diseño con el busto de Fernando VII (1813 a 1821). Tras la guerra Zacatecas siguió acuñando en grandes cantidades.

Zacatecas. 2 reales 1811.

Chihuahua

Tras analizar la experiencia de Sombrerete, y viendo que seguía la carestía de circulante, el Brigadier Nemesio Salcedo y Salcedo autorizó el 25 de enero de 1811 la apertura de una ceca en Chihuahua y otra en Durango.

Chihuahua se puso inmediatamente a forjar moneda con los pocos medios materiales y humanos con los que contaba. A partir de unas monedas de 8 reales de la ceca de México de 1809 y 1810 hicieron, como buenamente pudieron, unos moldes cambiando la marca de ceca por “CA” (de Chihuahua) y la marca de ensayador por “RP” (de Ramón Peimbert). Con ello hicieron monedas de 8 reales fundidas entre 1811 y 1812. En 1814 recibieron prensas para poder acuñar y cambiaron la marca de ceca por “Cª”. 

A pesar de ello, las acuñaciones de Chihuahua durante la Guerra de la Independencia fueron un desastre. Solo se forjaron monedas de 8 reales con una labra muy deficiente y un peso muy variable. Ya en época republicana se acuñaron monedas en Chihuahua realmente bellas

Chihuahua. 8 reales 1815 acuñado sobre otro 8 reales fundido de la misma ceca.

Durango

Durango obtuvo autorización para acuñar monedas a la vez que Chihuahua, si bien consiguió mejores medios. A partir de 1812 acuñó monedas de 8 reales hasta el final de la guerra en 1822. También batieron divisores en plata, con valores de ½ real, 1 real, 2 reales y 4 reales; pero estos divisores no se acuñaron de manera continuada, como sí lo hicieron los 8 reales.

La marca de ceca para Durango fue la “D”, mientras que los ensayadores fueron Ramón Mendoza (RM), Mariano Zaldívar (MZ) y Cosme Garcés (CG). Durango siguió acuñando en época republicana.

Durango. 8 reales 1821.

También es relevante que Durango fue la única ceca realista en acuñar monedas de cobre durante la Guerra de la Independencia. Concretamente, acuñaron monedas de ⅛ de real entre 1812 y 1818.

Durango. ⅛ de real primer tipo (1812 – 1814).

Guadalajara

La ceca de Guadalajara obtuvo permiso para acuñar el 20 de mayo de 1811, si bien no labró monedas hasta 1812. Fue una ceca que acuñó de manera intermitente. Un fraude hizo que se mandase cerrar a mediados de 1815 para no volver a abrir hasta 1817. Otro cierre ocurrió entre 1819 y 1820 por presiones de la ceca de México.

En Guadalajara se acuñaron monedas en plata con valores de ½ real, 1 real, 2 reales, 4 reales y 8 reales. Todas ellas llevan la marca de ceca “Gª”. Los ensayadores son Manuel Rivera (“MR”) y Francisco Suárez (“FS”). Además, Guadalajara fue la única ceca provisional con autorización para labrar monedas de oro. Así, acuñó monedas de 4 escudos en 1812 y de 8 escudos en 1813 y 1821. Durante la república se siguieron acuñando monedas en Guadalajara.

Guadalajara. ½  real 1815/4.

Guanajuato

Guanajuato fue una ciudad que cayó pronto en manos insurgentes. Hidalgo intentó crear allí la primera casa de moneda sublevada pero no lo consiguió porque los realistas reconquistaron la ciudad en 1812. 

José de la Cruz ordenó el día de Nochebuena de 1812 que se abriese una ceca en la ciudad. Pronto comenzaron a acuñar monedas de 8 reales hasta que el 15 de mayo de 1815 se clausuró la ceca. La ceca se reabrió el 26 de abril de 1821 para acuñar monedas de 2 reales y de 8 reales. Luego pasó a ser una ceca republicana

Su marca de ceca fue “Gº”. Ahí nos podemos encontrar los ensayadores Juan J. Jiménez (“JJ”) y José Antonio Mucharraz (“JM”).

Guanajuato. 8  reales 1822.

La próxima subasta de Briggs & Bustos

Briggs & Bustos organiza una doble subasta para este mes de abril. La primera sesión se cierra el día 11 de abril y la segunda el 14 de ese mismo mes. La primera sesión se compone de bibliografía, medallística y monedas en calidades medias. A la segunda sesión ya le dediqué una entrada donde comenté las monedas virreinales que se ofrecen. Ahora me centraré en las monedas de la Guerra de la Independencia y las republicanas.

Se ofrecen 85 lotes de la Guerra de la Independencia. Hay muchas monedas de módulos pequeños, que por lo general suelen ser muy raras. Desde luego que son mucho más raras (aunque a veces no tan vistosas) que las monedas de 8 reales. Estoy seguro de que los coleccionistas especializados de este periodo sabrán aprovechar esta oportunidad. Con la explicación de esta entrada y el vídeo que adjunto espero que tengáis información suficiente para disfrutar por vuestra cuenta de estas raras monedas.

Entrando en las acuñaciones republicanas, hay muchísimas monedas tipo duro en alta calidad. Son piezas muy comerciales y algunas de ellas raras. Tal es el caso del 8 reales de Chihuahua 1870el de Durango 1849, el de San Luis de Potosí 1866 que representa a Maximiliano, el peso de 1915 de Chihuahua acuñado por el Ejército del Norte, los varios pesos “caballito” que se ofrecen o el peso de 1949 que representa a Morelos. Cabe también destacar los 8 reales resellados en Filipinas por Fernando VII o por Isabel II, pues tendrán una excelente salida comercial. También este raro error de desplazamiento

En cuanto a las monedas de oro, resulta muy interesante los 20 pesos de Maximiliano de 1866. Pero más se pueden destacar los tres ejemplares de 8 escudos: Guanajuato 1838/7, Culiacán 1857/1 y Chihuahua 1871/61. Tres onzas como tres soles con las que termino el repaso a la subasta. 

Os dejo un vídeo donde muestro algunas de las monedas republicanas que más me han gustado de esta subasta. También os animo a mirar los lotes por vuestra cuenta porque, además de muy buenas descripciones, hay muchos más vídeos.

Podéis seguir a Briggs & Bustos en su web y en Instagram

Formato podcast

He hecho la prueba de ofreceros un contenido semejante al de esta entrada en formato podcast. De esta forma quienes prefiráis leer la entrada lo podéis hacer y quienes estén más acostumbrados al formato audiovisual también podrán disfrutarla. 

Duplicar el formato del contenido supone un esfuerzo extra por mi parte. Decidme si merece la pena o si es preferible que dedique ese mismo esfuerzo a otras tareas.

4 comentarios en “Las cecas realistas en la Guerra de la Independencia de México”

  1. Alfredo Chávez Macías

    Me encantó este trabajo, me encantaría que continuaras haciendolo.
    Tu visión de estos años y lo que en ellos sucedió se me hace muy novedosa y fresca.
    Tus comentarios acerca de como somos los mexicanos, aquí y en China. Creo que somos un pueblo bastante feliz, que se burla de la muerte, pero que por otro lado la respeta y la aprecia de una manera muy especial, recuerda como festejamos los días de muertos en Noviembre desde hace muchos años.
    Saludos y gracias.

  2. Hola, buenas noches en México.
    Me encantó encontrar este blog que sin duda lo seguiré viendo.
    Nada más quisiera hacer una precisión. En la moneda de Tlalpujahua mencionas que es una moneda realista, quizá porque aparece el nombre de Fernando VII en ella. Lo cierto ers que es una moneda independentista, de cuando los insurgentes pensaban una independencia de España pero con un rey al frente. Y creo que es la primera ocasión en la que se representa el águila en la numismática mexicana.
    Saludos y espero ayude mi comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio