ESPECIAL: EUROS | LOS EUROS DE BÉLGICA

Esta es otra entrada más para ir desentrañando los euros de los distintos países. Hoy toca un país pequeño, pero que ha dado mucho de qué hablar: Bélgica. Por supuesto que para redactar esta entrada cuento con la ayuda de Francisco J. López, el autor de Colemone.

No hay duda de que Bélgica es el país que más quebraderos de cabeza ha generado con sus emisiones de euros (uno y dos). Estos son problemas para los dirigentes pero suponen un buen aliciente para los coleccionistas; en cuanto al resto de ciudadanos, son temas que les son totalmente indiferentes.

Las monedas de euro de Bélgica

Las monedas de Bélgica presentan un mismo motivo para todos los valores: el busto del monarca belga. Sin embargo, bien podemos asegurar que son las monedas que más variedad presentan de toda la zona euro. Veamos sus cuatro series.

Primera serie de euros de Bélgica

Entre 1999 y 2007 se emitió la primera serie de euros belgas. En ellas vemos el busto del monarca Alberto II.  Este busto ocupa todo el campo. Además, se añaden dos símbolos en la orla de estrellas común a toda la eurozona: el anagrama real (la “A” coronada) y el año de emisión. 

El problema es que este diseño no acepta las orientaciones de la Comisión Europea en lo que al diseño de euros respecta: se supone que en la orla no debería haber ningún símbolo más allá de las 12 estrellas europeas. Por eso en 2008 hubo un cambio de diseño, aprovechando el cambio del reverso para toda la eurozona. Eso dio lugar a la segunda serie.

Segunda serie de euros de Bélgica

En esta segunda serie hay tres cambios fundamentales:

  • El busto del monarca se reduce de tamaño, dejando espacio para añadir los símbolos que estaban en la orla de estrellas.
  • En el campo de las monedas se incluyen, además del anagrama real y la fecha, la marca del país (BE), la marca de ceca (la carita con una cruz en la frente, a la derecha de la fecha) y la marca del director de la Casa de la Moneda de Bélgica. En este caso el director era Romain Coenen y la marca de ceca era una balanza. 
  • Se actualiza el busto del monarca.

El tercer punto contravenía las normas de la Comisión Europea (esto no era una orientación, sino una norma): el motivo de las monedas de euro no puede cambiar más que una vez cada 15 años, salvo que haya un cambio de monarca. Por lo tanto, en 2009 tuvieron que emitir una tercera serie de monedas, rectificando el diseño del año anterior.

Las monedas entre 2009 y 2013 son como las de 2008 pero con el busto de las monedas de la primera serie. También hay un pequeño matiz que cambia: la marca del director de la Casa de la Moneda de Bélgica: en 2009 el director seguía siendo Romain Coenen (marca: balanza); de 2009 a 2012 el director fue Gérard Buquoy (marca: pluma); en 2013 el director era Bernard Guillard (marca: gato sentado). Por lo tanto, en el periodo 2009 a 2013 nos encontramos tres variantes en estas monedas.

2 euros Bélgica 2009. Balanza como marca de Romain Coenen.
20 céntimos Bélgica 2010. Pluma como marca de Gérard Buquoy.
5 céntimos Bélgica 2013. Gato sentado como marca de Bernard Guillard.

En 2013 Alberto II abdicó en su hijo Felipe de Bélgica. Este cambio de monarca implicó un cambio en el diseño de las monedas de euros de Bélgica.

Cuarta serie de euros de Bélgica

Vemos que el cambio de diseño no solo es un cambio del busto de un monarca por el busto de otro. Felipe mira hacia la derecha, por lo que deja un espacio para el su monograma (que, obviamente, también cambia) en la izquierda. Por otro lado, una línea horizontal y otra vertical resaltan el busto y le alejan de los símbolos auxiliares.

Esta serie se ha emitido desde 2014 hasta ahora. Ocho años de estabilidad en el diseño, lo que para Bélgica es todo un logro. Pero eso no implica que no haya cambiado nada en las monedas de euro de Bélgica.

Hasta 2016 el director de la Casa de la Moneda de Bélgica fue Bernard Guillard, permaneciendo hasta entonces la marca de un gato sentado. Pero a partir de 2017, y hasta la fecha, la directora fue Ingrid van Herzele, cuya marca es el escudo de Herzele (un pequeño pueblo de Bélgica).

Además, en 2017 cerró la Real Casa de la Moneda de Bélgica. Desde entonces las monedas belgas se acuñan en la ceca de Utrecht (Real Casa de la Moneda de Holanda). Por lo tanto, se cambia la marca de ceca de Bélgica por la de Utrecht: un caduceo. 

5 céntimos Bélgica 2020. Escudo de Herzele como marca de Ingrid van Herzele y caduceo como marca de la Casa de Moneda de Utrecht.

A todo esto se le añade que la Real Casa de la Moneda de Bélgica fue, con mucho, la ceca que más alegrías ha dado a los coleccionistas de errores de euros. Fallaba más que una escopeta de feria. Por algo la cerraron.

De nuevo, no todos los años han emitido todas las monedas. Hay muchas monedas circulantes que se han hecho en pequeños volúmenes, solo para rellenar carteras. Esto es especialmente cierto para las monedas de 1 y de 2 euros, de las que llevamos diez años sin apenas emisión.

En cuanto al diseño del canto de las monedas de dos euros, alterna el número “2” con dos estrellas, al igual que en el caso de los euros españoles:

Los 2 euros conmemorativos de Bélgica

Bélgica comenzó a emitir monedas conmemorativas de 2 euros en 2005 a razón de una al año, emitiendo dos al año (incluyendo los diseños comunes) a partir de 2012

Las emisiones de 2 euros conmemorativos de Bélgica se pueden dividir en tres temáticas:

Bélgica. 2 euros 2021. Carlos V.

La estética de las monedas de 2 euros belgas es realista y más bien sobria. Me recuerda bastante a las emisiones de 2 euros de Francia. Sus diseños también incluyen la marca de ceca y del director de la Real Casa de la Moneda de Bélgica. 

Un aspecto que puede sorprender es que muchas veces se utiliza el inglés como idioma de las leyendas; supongo que de esa forma evitan tener que escribir la leyenda dos veces: una en francés y otra en neerlandés. Leyendas que son muy abundantes en todas las emisiones conmemorativas. Al contrario que en los euros circulantes, que ninguno tiene leyendas.

Bélgica. Cartera de 2 euros de 2018 “50 años del satélite ESRO-2B”.

Las monedas de 2 euros también se ofrecen en carteras. Estas carteras presentan el mismo diseño por ambas caras, pero en un lado está escrito en neerlandés y por el otro en francés. Entonces hacen dos versiones de la misma cartera sin más que girar la moneda con respecto a su cápsula. Así, una versión de la cartera tendrá el texto en francés donde se encuentra el reverso de la moneda, mientras que otra versión donde se encuentra el anverso.

Otro detalle es que emitieron dos monedas con temática solidaria (150 años de la Cruz Roja de Bélgica y Día de los Niños Desaparecidos), que bien pueden considerarse las dos más feas de cuantas conmemorativas han emitido. En esos casos sacaron a circulación las monedas mezcladas en cartuchos con monedas de 2 euros normales. De esta forma decían evitar la especulación con las “monedas solidarias”. Me parece un gesto más propagandístico que otra cosa porque el volumen de emisión fue lo suficientemente alto como para que tal especulación fuese poco menos que imposible. De hecho, todas las monedas de 2 euros belgas se pueden encontrar a día de hoy fácilmente por un módico precio.

Bélgica. Diseño de la moneda de 2 euros conmemorando la Batalla de Waterloo. No emitida.

Una tercera curiosidad es que Bélgica es el único país de la zona euro que ha emitido monedas conmemorando conflictos bélicos. Así, en 2014 emitió una moneda conmemorando el Centenario de la Primera Guerra Mundial. Al año siguiente se vino arriba y quiso emitir una moneda conmemorando el Bicentenario de la Batalla de Waterloo. La Comisión Europea no se lo permitió porque tal moneda sería circulante legal en Francia, quien había perdido la batalla. Y menos mal, porque con la cantidad de batallas acontecidas en Bélgica fácilmente podrían sacar una moneda bélica cada año. Finalmente, Bélgica conmemoró la batalla en monedas de 2,5 euros y de 10 euros.

Vídeo

Otros países de la Eurozona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba