Medalla por la inauguración de la Casa de Moneda de Manila

Periodo: Edad Contemporánea

Reinado: Isabel II

Denominación: Medalla

Año: 1861

Metal: Oro

Calidad: MBC/MBC+

Peso: 8,29 g.

Casa de subastas:  Aureo & Calicó

Fecha: 18 de noviembre de 2021

Precio de salida: 3.000 euros

La Casa de Moneda de Manila

Filipinas siempre fue un territorio muy difícil de manejar para la Corona Española. Tras su conquista en época de Felipe II, se estableció en Filipinas una capitanía general que administrativamente pertenecía al Virreinato de Nueva España. El famoso Galeón de Manila comunicaba una vez al año las actuales Filipinas y México una vez que la expedición de Legazpi, Urdaneta y Arellano lograse el famoso Tornaviaje. Pero Filipinas era un lugar remoto, lejísimos de México y de la Península, con muy poca población española y que, en buena forma, conseguía para España poco más que una base estable para el comercio con China.

Sin más que leer el párrafo anterior, cualquiera puede entender que suministrar moneda a un lugar tan remoto era realmente complicado. La situación se agravaba por el hecho de que el único producto americano que los chinos valoraban era la plata. Por eso, la plata que portaba el Galeón de Manila -y recordemos que solo era un galeón al año- era rápidamente extraída por China, dejando a Filipinas de nuevo sin numerario que facilitase el comercio.

Esa situación hizo que fueran constantes las peticiones de los españoles en Filipinas para que se permitiese abrir una casa de moneda en Manila. Pero nunca se dejó batir metales nobles en un lugar tan alejado; supongo que justamente por esa lejanía Madrid vería imposible controlar dicha ceca.

Bien es cierto que a lo largo del siglo XVIII se acuñaron en Manila unas monedas de cobre llamadas “barrillas”. Se trata de monedas muy toscas, muy variadas y muy raras a día de hoy. También existen cobres de mejor labra (de nuevo, muy raros) que circularon en Manila, pero hay quien indica que se acuñaron en México. Obviamente no faltó quien forjase moneda falsa.

En el siglo XIX la situación se complicó todavía más. La independencia de los virreinatos americanos hizo que Filipinas y América no usasen la misma moneda. Eso no significa que la plata americana dejase de llegar al archipiélago asiático. Lo seguía haciendo e incluso se dio orden de resellar las monedas de las nuevas repúblicas americanas para su circulación en Filipinas. Son muy conocidos por los coleccionistas los resellos de Fernando VII y de Isabel II. Ni qué decir tiene que la plata mexicana -resellada o no- era la moneda más común en Filipinas a mediados del siglo XIX.

Con esta situación, ya por fin Madrid permitió abrir una ceca en Filipinas (uno y dos) que batiese monedas de oro mediante las Reales Órdenes del 8 de septiembre de 1857 y del 19 de febrero de 1859. Según estas ordenanzas, en Manila se podían acuñar monedas de oro con valores de 4 pesos, 2 pesos y 1 peso

La Casa de Moneda de Manila se inauguró el 19 de marzo de 1861. Que se tardasen tres años y medio en inaugurar la ceca es buena muestra de que abrir una casa de moneda en Filipinas no era tarea sencilla. 

El grabador de la ceca de Manila era el mismísimo Luis Marchionni. Él nunca estuvo en Filipinas, pero se trasladaron hasta tan lejano archipiélago los punzones que él grabó desde Madrid. De hecho, en el Museo de la FNMT tenéis un monetario con las pruebas que hizo Marchionni para la Casa de la Moneda de Manila

Para conmemorar la apertura de la ceca y el comienzo de las acuñaciones se forjaron unas pocas medallas en oro y en plata. Estas medallas se acuñaron con cuños del tamaño de 4 escudos, que era el módulo más grande que se iba a fabricar en Manila. Estos cuños también los grabó Marchionni. Pero el cospel no era igual al de las monedas de 4 escudos: mientras que una moneda de 4 escudos pesaba 6,75 g., esta medalla pesaba 8.29 g. La medalla de plata se hizo con los mismos cuños que la de oro, pesando 5.24 g.

La Casa de Moneda de Manila tuvo una vida bastante efímera. En 1862 Madrid permitió la acuñación de monedas de plata en Manila, con módulos de 50 centavos, 20 centavos y 10 centavos. La intención era que las acuñaciones en plata comenzasen al año siguiente; pero un gran terremoto ocurrido el 3 de junio de 1863 destrozó Manila y retrasó los trabajos en la ceca. Por eso no se comenzó a forjar plata en Manila hasta 1864.

Con la llegada del Sexenio Revolucionario, Manila siguió acuñando moneda a nombre de Isabel II con la fecha congelada en 1868. Fueron las reformas monetarias de 1877 las que acabaron con la Casa de la Moneda de Manila apenas 16 años después de que se hubiera abierto. Posteriormente, Alfonso XII y Alfonso XIII acuñaron más monedas para la circulación en Manila, pero éstas se fabricaban en Madrid y se enviaban al archipiélago. 

Precio de la medalla de la Inauguración de la Casa de Moneda de Manila

La medalla en oro que encabeza esta entrada está catalogada por Áureo & Calicó como “muy rara”. Debe serlo, pues no he visto ningún otro ejemplar a subasta. Por parte de la de plata, podemos encontrar algunas referencias: un ejemplar en EBC- rematado en 2013 por 120 euros, otro ejemplar en EBC- rematado en 2019 por 125 euros y un tercer ejemplar en MBC rematado el 2020 por 650 euros. Claramente el tercer resultado salió carísimo.

Ahora tenemos un ejemplar en EBC-/EBC (aunque en mi opinión está bastante más bonito que los tres anteriores). Pero se hace complicado definir un precio teniendo como referencia unos resultados tan dispersos. Yo diría que en torno a los 300 euros de remate sería razonable (más o menos la media cuadrática de los tres valores ajustados a la inflación), pero es una aproximación muy burda. En cuanto a la de oro, siendo de ese metal y siendo mucho más rara, yo diría que 10 veces más es razonable. De nuevo, es una estimación muy gruesa.

El cuarto volumen de la Colección Tomás Prieto

Yo creo que a estas alturas ya no hay nadie que dude de que la Colección Tomás Prieto es la mejor colección de medallas españolas que jamás haya sido ofrecida a la venta. Es una colección compuesta por medallas de los Borbones, en una calidad exquisita. Ya comentamos el primer, segundo y tercer volumen; ahora Áureo & Calicó ofrece un cuarto volumen para el día 18 de noviembre

Este cuarto volumen de la Colección Tomás Prieto cubre en 492 medallas los periodos de Isabel II, el Sexenio Revolucionario y la Tercera Guerra Carlista. Es decir, desde 1833 hasta 1874. Es un periodo especialmente bonito porque la estética del segundo tercio del siglo XIX llama mucho la atención. 

Yo tuve el privilegio de poder ver estas medallas en mi última visita a Barcelona y grabé algunas de las que más me llamaron la atención. Aquí os dejo el vídeo:

Descripción de Aureo & Calicó

Philipinas. 1861. Isabel I. Inauguración de la Casa de Moneda de Manila. Medalla. (Basso 96a) (O’Connor pág. 267) (Ruiz Trapero 718) (V. 426) (V.Q. 14355). Grabador: L. Marchionni. Leves golpecitos. Gran parte de brillo original. Muy rara. Oro. 8,29 g. Ø22 mm. MBC/MBC+.

Fuente

Comentarios en: Medalla por la inauguración de la Casa de Moneda de Manila

  1. Excelente entrada como siempre Adolfo, desconocía los detalles de la ceca de Manila. Como comentario me parece recordar que el tornaviaje se atribuye a Urdaneta o en todo caso a Arellano, creo recordar que Legazpi se quedó en las Filipinas. Un saludo y gracias!

      1. Adolfo Ruiz Calleja

        Tienes razón. Como es una cosa menor para esta entrada, daremos la gloria a los tres grandes marinos: Legazpi, Urdenata y Arellano.

        ¡Lo que debe la historia de la navegación a los vascos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba