Real de los Reyes Católicos, ¿sin ceca?

El pasado mes de septiembre hice una visita a Ibercoin, como ya os comenté. Entre otras cosas, aproveché a grabar unos cuantos vídeos con algunas monedas que ya tenían preparadas para su próxima subasta. Son vídeos que os dejo al final de este artículo.

Las monedas que aparecen en estos vídeos las ha incluido Ibercoin en la subasta que ha organizado para el 11 de noviembre. Se trata de una subasta muy amplia, con más de 2.000 lotes, que da un repaso a la historia de la numismática. Quizá no haya grandes monedas que dejan a cualquiera la mandíbula dislocada pero sí que hay bastantes ejemplares muy interesantes para coleccionistas medios. Buenos ejemplos, de los muchos que se pueden poner, son los que mostré en los vídeos. 

Estos vídeos los compartí en mi perfil de Facebook y de Twitter, como siempre hago. Cual es mi sorpresa cuando Álvaro Alberto -propietario de Numismática La Dobla y un gran entendido en moneda peninsular a martillocomenta uno de ellos para decirme que siente aguarme la fiesta pero que la información que estoy dando es incorrecta.

Antes de nada, aquí está el vídeo:

En este vídeo mostré y expliqué un real de los Reyes Católicos que ofrece Ibercoin. Yo lo describí tal y como lo habían descrito en Ibercoin: un real de los Reyes Católicos sin ceca. Voy a explicar esto con un poquito más de detalle.

Como ya sabéis todos (y si no lo sabéis, tenéis buena bibliografía en el libro de José Luis López de la Fuente) tras la Pragmática de Medina del Campo los Reyes Católicos acuñaron plata en siete cecas oficiales: Burgos, Coruña, Cuenca, Granada, Segovia, Sevilla y Toledo. Tras el fallecimiento de estos reyes se siguió acuñando moneda en su nombre. Incluso se acuñaron monedas de módulos superiores al real, algo que no estaba contemplado en la citada pragmática, pero que era necesario por las enormes remesas que llegaban de América a Castilla. Se acuñaron reales durante tantas décadas en estas cecas que hay una enorme cantidad de marcas de ensayadores y variantes de cuño. 

Ahora bien, según los catálogos también acuñaron monedas de un real sin marca de ceca, tanto antes como después de la Pragmática. En algunos casos, son ejemplares que no tienen marca de ceca pero sí una cruz potenzada como marca de ensayador. Al coincidir con una marca de ensayador sevillano se entiende que esas monedas probablemente hayan sido acuñadas en Sevilla.

1 real de los Reyes Católicos. Sin marca de ceca.
1 real de los Reyes Católicos. Sin marca de ceca, probablemente acuñada en Sevilla.

Para complicar más la situación, tenemos que los reales de los Reyes Católicos, como cualquier otra moneda tan pequeña y fina del siglo XV, no llegan a nosotros en perfectas condiciones. Hay ejemplares que han sido recortados, cizallados, cercenados, golpeados… y que han sufrido mucho desgaste. Por eso, es bastante frecuente que no todos los datos que originalmente estaban en la moneda se mantengan hasta la actualidad.

Si esos datos “borrados” son parte de la leyenda no es el fin del mundo. No es algo que guste a los coleccionistas, que siempre preferirán tener una pieza con todos sus datos visibles, pero no es un problema a la hora de identificar el ejemplar.

Más problemático es si no se ve la marca de ceca. Si, por el motivo que sea, desaparece la marca de ceca a priori no podremos saber si es una moneda sin marca de ceca o si tuvo una marca de ceca y ésta se borró.

Este es un problema relativamente común. De hecho, podemos encontrar ejemplares subastados en los que la casa de subastas duda sobre si la moneda originariamente tuvo marca de ceca o no (un ejemplo y otro).

La forma de comprobar si la moneda originalmente realmente tuvo marca de ceca o no es comprobar en el catálogo si otras marcas del campo coinciden con las de otros ejemplares sin marca de ceca, o si por el contrario, coincide con ejemplares de otra ceca. En definitiva, hay que hacer un análisis de cuños. Esto es algo que yo no hice y de ahí mi error que apuntó muy bien Álvaro Albero.

Sus palabras fueron las siguiente:

Siento aguarte la fiesta Adolfo Ruiz Calleja, pero ese Real sí que tiene ceca. La tienes debajo de las flechas. Los puntos que te señalo son la marca de un ensayador Sevillano. Hay muchas variaciones de puntos, sin seguir un patrón. La S de Sevilla se intuye parcialmente, sobre todo por su parte superior (o inferior). Tienes que tener en cuenta que tiene un buen golpe en diagonal desde la E de REGINA, que pasa por la marca de ceca y llega hasta el haz de flechas. En la foto se ve claramente en blanco esa zona golpeada, que ha hecho que desaparezca parte de la letra.

Álvaro Albero
1 real de los Reyes Católicos. Parece que sí tuvo ceca.
1 real de los Reyes Católicos. Restos de la marca de ceca.

Al parecer, esta moneda sí que tuvo una “S” como marca de ceca. Es una marca que desapareció por un golpe, dejando solo un leve resto que me pasó desapercibido a la hora de hacer el vídeo.

Yo aquí invoco el “mea culpa, mea culpa, mea maxima culpa”. Pero, sinceramente, me alegro de haberme equivocado. Nada mejor que una equivocación para aprender. Además, es todo un lujo poder contar entre los lectores de este blog a expertos en materias concretas que me detectan mis errores y así se mejora la calidad del Blog.

Así que ya sabéis: me he equivocado yo para que no os equivoqueis vosotros. Espero que a partir de ahora, cuando os ofrezcan un real de los Reyes Católicos sin marca de ceca comprobéis si realmente es sin marca de ceca o si la marca se borró. La diferencia de precio entre un caso y otro es muy considerable.

Como último apunte, en la misma conversación se desató un debate entre Álvaro y Yeray a raíz de si un ejemplar es sevillano o granadino; los argumentos de cada uno se basan en aspectos estilísticos de la moneda, especialmente en los leones del escudo. Resulta muy didáctico de leer también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba