Situación del mercado numismático en 2021

Situación del mercado numismático en 2021

Es unánime la sensación de que han subido sensiblemente los precios en el mercado numismático. Es una sensación compartida por todos porque pocas son las series que se están escapando a esta subida generalizada. Lo difícil es entender los motivos. Yo aquí expondré mi interpretación y dejo abiertos los comentarios para que podáis verter vuestras opiniones.

Numismática cara y numismática de a pie

El mercado numismático nunca es uniforme. Además de que existen multitud de series, cada una con su propia idiosincrasia, hay una gran diferencia entre la «numismática cara», que sirve al inversor como forma de refugiar un capital, y la «numismática de a pie», que sirve al coleccionista como una afición y un estudio. Estos mercados muchas veces no van de la mano porque los actores involucrados no son los mismos.

En el mercado numismático de alto, o altísimo nivel, hemos visto récords los últimos meses. No es casualidad que estos últimos meses hayan salido a subasta pública las dos monedas más caras de la historia (el «Brasher Doubloon» y el dólar de 1794), el billete más caro, el billete con error más caro… así como un sinfín de récords de precios en el mundo del coleccionismo.

Como ya comentamos (y no fuimos los únicos), entiendo que hay inversores que tienen exceso de liquidez y buscan en el coleccionismo una forma de almacenar su dinero. La alegría con la que los bancos centrales están imprimiendo dinero seguramente tenga algo que ver.

El mercado de a pie, ese en el que nos movemos la inmensa mayoría de los coleccionistas, no se ve afectado por este tema. Puede haber cierta influencia de un repunte de la inflación que mueva todos los precios hacia arriba, incluyendo las monedas. Pero no creo que sea algo apenas apreciable. Como hablábamos hace unos meses, a esta numismática de a pie le han afectado dos factores fundamentalmente:

  • El coleccionista medio tiene más dinero disponible. Muchos de nosotros hemos reducido una exageración nuestros gastos durante 2020. Nos hemos quedado sin vacaciones, no hemos tomado cañas, no hemos cambiado de ropa… ese ahorro hace que muchos coleccionistas tengan algo más de dinero y se quieran dar algún capricho numismático.
  • Hay quienes están descubriendo la afición y comienzan a coleccionar. El que entren nuevos coleccionistas es una estupenda noticia, pero algunos entran en las subastas como un elefante en una cacharrería y al pujar no saben si matan o espantan. Así se explica que se vean precios disparatados por monedas bastante corrientes.

Mercado numismático online y presencial

Un aspecto que no tuvimos en cuenta en nuestro análisis anterior es que los distintos canales de compra-venta numismática no están funcionando igual de bien. Mientras que los canales de compra-venta online están a pleno pulmón, la numismática presencial lo está pasando realmente mal. No podemos hablar de un mercado roto (como lo fue el de los metales preciosos la pasada primavera) pero sí podemos entenderlo como un mercado que no está funcionando como solía hacerlo.

Llevamos ya bastantes meses en los que una compra-venta presencial es complicada. Las convenciones numismáticas se han cancelado hace un año, lo que hace que ese intercambio entre comerciantes -o entre comerciantes y coleccionistas- se haya paralizado. Además, desplazarse se ha vuelto muy complicado. Ir a otra ciudad (no digamos ya a otro país) a adquirir una colección puede ser un problema importante para un comerciante. Y ni qué decir tiene que ante este problema logístico muchos coleccionistas vendedores prefieren directamente enviar sus monedas a subastar.

Esta situación obliga a los comerciantes a nutrir su stock de las subastas. No es que antes no comprasen en subastas, pero ahora lo hacen en mucha mayor proporción. Y esto no es algo que afecte en exclusiva a los comerciantes españoles o europeos. Si pensamos en cualquier comerciante que viva en Guayaquil (Ecuador) es muy probable que para poder hacerse con monedas tenga que recurrir a subastas internacionales. Por lo tanto, hay más pujadores en estas subastas y pujadores que entran más fuerte.

Por último, hay que ser conscientes de que tenemos un importante sesgo de percepción: es muy complicado analizar los precios del mercado numismático presencial porque no son precios públicos; y resulta totalmente imposible hacerlo desde la comodidad de nuestro sofá. Lo normal es que ambos mercados (el online y el presencial) vayan de la mano. Pero ahora que se ha producido un desequilibrio, nosotros solo somos conscientes de los remates de subastas, los cuales no son indicativos de la totalidad del mercado numismático.

¿Estamos ante una burbuja?

Una de las cuestiones que se repite últimamente (y que incluso lo han comentado a partir de la entrada que publiqué ayer) es que estamos ante una burbuja de precios en la numismática. Mi opinión es contraria a esta afirmación.

Las burbujas económicas son muy difíciles de detectar cuando se están viviendo y muy fáciles de distinguir una vez que han pasado. No obstante, se han estudiado lo suficiente (ejemplo) como para determinar sus características principales:

  • Crecimiento rápido de precios.
  • Incorporación de muchos nuevos actores en el mercado.
  • Especuladores que compran masivamente sin considerar los fundamentales de la compra (en nuestro caso, las características de la moneda) sino esperando que el bien adquirido seguirá subiendo de precio.
  • Acceso fácil al crédito.

En mi opinión, ninguno de estos puntos se cumple en el mercado numismático. Todavía no he visto a especuladores que se hayan acercado a la numismática hace seis meses y a quienes el banco otorgue un préstamo sin aval ni respaldo para que compre cincuentines. El día que vea eso será cuando me preocupe (y venda toda mi colección).

Carterita de euros 2021

La entrada se ilustra con la nueva carterita de monedas euros 2021 de España. La FNMT emitirá esta cartera el 15 de marzo con una tirada máxima de 12.000 ejemplares y un precio de 26 euros. Como todos los años, en ella se incluyen todas las monedas circulantes de España de 2021, incluyendo los 2 euros dedicados a la Ciudad Histórica de Toledo. La podréis adquirir en vuestra numismática habitual o en la tienda de la FNMT.

32 Comentarios

  1. Ramon 1 mes hace

    Gracias por el complemento a la entrada de ayer. Comparto casi todos los puntos, tal vez no estoy del todo de acuerdo en si hay o no una burbuja. Seguramente no haya una burbuja general, pero puede que sí para algunas series.
    Mi pregunta es qué pasará con esos precios que en poco tiempo se han doblado. Hace muy poco que colecciono columnarios, pero lo que hace año y medio se remataba por 300 o 350 ahora se está rematando en 600 €. Lo mismo con algunas series de tetradracmas clásicos y helenísticos.
    Espero el debate, que seguro será muy interesante.

  2. Paco Moreno 1 mes hace

    Supongo que si, que hay un importante crecimiento de precio en subastas.
    Yo lo achaco a la facilidad y confianza que da este medio, a la incorporación de nuevos coleccionistas y a la difusión de Internet ya de forma general en las casas de subastas.
    Antes (años 80, 90 y 2000)pocos (muy pocos y casi siempre profesionales) acudían a las subastas presenciales. A partir del 2010 se ha ido generalizando la participación del pequeño coleccionista. Mejores catálogos online, mejores fotos y de todas las monedas en subasta.
    Ademas las subastas se han «mundializado». Compran coleccionistas de cualquier parte. Mejores sistemas de pago y de envío.
    Un saludo a todos.

  3. Victoria 1 mes hace

    Habría una serie de medidas que podríamos analizar, sesgado por supuesto… Las premisas serían: despreciemos el comercio directo y tradicional (por haber sido casi imposible los últimos 12 meses) y centrémonos en monedas que no sean de alta gama. Copiando tus ideas Adolfo, podríamos decir que «es una burbuja de andar por casa»:
    – Crecimiento rápido de precios (es una sensación general)
    – Incorporación de muchos actores nuevos en el mercado. Aquí se podría analizar visitas a este foro, facebook, imperio numismático, WAN y otros centros neurálgicos web de los numismáticos, preguntándole a los administradores, se podría analizar el número de altas y visitas nuevas, con respecto a 2018 y 2019 por ejemplo. También se le podría preguntar a las casas de subastas el incremento de nuevos pujadores de mi tipo «que no tienen forma de justificar su solvencia por ser requetenuevos».
    – Especuladores que compran masivamente (o nuevos que no saben lo que compran)
    – Acceso fácil al crédito. Tú mismo has dicho que ahora tenemos más liquidez. Un coleccionista que se plantee gastarse normalmente 200 o 300 euros al año, ahora fácilmente puede tener un presupuesto de 1500 o 2000. No es que signifique una inversión notable, pero si lo multiplicas por muchos actores nuevos. No buscan financiación, están autofinanciados.

    A esto habría que añadirle dos puntos más: el aburrimiento, ahora muchas personas han tenido mucho tiempo de «cotillear» e introducirse en ámbitos donde nunca se lo hubieran imaginado. Y que en el caso del coleccionismo, si la mayor parte de los actores son nuevos… la capacidad de compra indiscriminada de todo lo que se ponga a tiro es mucho mayor. Los coleccionistas que llevan más tiempo, saben lo que quieren, lo buscan, lo esperan, hay menos oportunidades porque ya «tienes de todo». Los nuevos coleccionistas tienen muchos más huecos que llenar ymás oportunidades de búsqueda y puja… Cuando comienzas un album de cromos, es muy rápida la progresión, hasta que todo lo que te sale esta «repe».

    La ventaja de esto es que tendrá un final:
    – O desaparece esta situación mundial y deviamos de nuevo el dinero a las vacaciones
    – O se empieza a llenar el álbum… y hay menos disponible a lo que disparar
    – O simplemente, se termina la afición y la cosa queda en 2 años de diversión.

    Esto llevará a que todas esas monedas vuelvan a la circulación, desaparezca el 70% de los nuevos coleccionistas y vuelva a bajar el precio….

    • Gustavo Gonzalez 1 mes hace

      Hola
      Menos mal que lei los comentarios ,y en particular este, porque era casi lo mismo que pensaba escribir, muy de acuerdo, sobre todo con que si bien este aumento no es una burbuja clasica, tiene aspectos que la asemejan bastante, sobre todo la abundancia de liquidez.
      Ademas destacaria el hecho de que el aumento de precios no se produzca de manera tan brusca con en otros casos tal vez la vuelva mas peligrosa, veremos en un par de años, ahi se podra hacer un mejor analisis si esto fue algo del momento o llego para quedarse.
      Saludos

    • Enrique 1 mes hace

      Bajo mi inexperta opinión está bastante cercana tú opinión a la mía. Soy de los que tengo una colección empezada por mi padre hace años . Y ahora además de coincidir con la pandemia también coincidió con mi jubilación . Por lo que retomé dicha colección desde mi total ignorancia. Por lo que me apoyo en las recomendaciones y conocimientos de los foros ,web y blog ya que la movilidad la tenemos bastante reducida.. Y creo que al coincidir por ejemplo los artículos hablando sobre cierto tipos de monedas ya sean columnarios , etc despiertan cierto interés que hacen se demanden éstas monedas y puede ser que ésta demanda suba el precio. Yo de momento compro alguna moneda que despierta mi interés y no se vendió en la puja y su valor es el de salida. El que quiera negociar es libre de hacer lo que le venga a bien puede salirle bien o mal . Es una pena que vaya en detrimento del coleccionista más sentimental que le gusta de ir más allá en la historia de las monedas . Pero quizás en éste momento sea más difícil de invertir en otro tipo de cosas ya sea arte o como bien comentaba Adolfo en viajar . Efectivamente si estas subidas es motivada por puro negocio como suele suceder ésta burbuja explotará y llegará a normalizarse nuevamente el mercado . Un saludo .

  4. Buenas Adolfo, excelente artículo. Como bien dices la la situación ha perjudicado severamente la compra presencial, que en lo personal, para mi es la mejor, ya que aporta un valor añadido a la adquisición de nuevas piezas para nuestras colecciones, tanto por ver y tocar la pieza como por la tertulia con nuestro profesional favorito, intercambio de impresiones, poder ver y disfrutar muchisimas monedas durante ese rato… Algo que, en mi modesta opinión, es igual de gratificante sino más, que el hecho de adquirir una nueva moneda. Creo recordar un artículo tuyo que aborda precisamente el tema de la compra presencial. Un saludo y gracias!

  5. Pedro Joaristi 1 mes hace

    Un punto más….el dinero en el banco renta CERO…casi cualquier moneda bonita, aunque barata, y pongo como ejemplo algún denario corriente, sube 10-20% anualmente de precio.

    • Totalmente de acuerdo, y es que hasta hace nada perdía valor, ya que el coste de la vida aumentaba mientras que los intereses por tener el dinero en el banco desaparecían, a la vez que aumentaban las comisiones por todo, situación de la cual solo se benefician las rapiñosas entidades bancarias

  6. Fremen 1 mes hace

    Yo creo que el culpable tiene nombre y apellidos: un peligroso individuo llamado Adolfo Ruiz Calleja, que a base de amabilidad y buen hacer tira para arriba de los mercados primerizos como Elon Munsk lo hace con los bitcoins.

    Yo mismo me declaro una de sus víctimas.

  7. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 1 mes hace

    @Ramon, te pego un comentario que he escrito en Facebook, donde también otros compañeros comentan su opinión de que sí hay una burbuja:

    «una cosa es que hayan subido los precios y otra que haya una burbuja. Son cosas distintas.
    Si los precios suben un 20% (por poner un ejemplo) y al cabo de 3-4 años bajan ese 20%… o si se mantienen estables durante 8 años (que los precios se mantengan estables también es una forma de corrección), eso no es una burbuja.
    Una burbuja es lo que pasó con las puntocom en 2001, lo que pasó con el mercado inmobiliario en 2007, con la plata en 2011 o lo que creo que está pasando con Tesla ahora mismo.
    Como digo en la entrada: todavía no he visto a novatos comprar columnarios de Potosí a 2.000 euros porque «van a subir hasta los 6.000 seguro». Cuando vea algo así será cuando considere que estamos en una burbuja… y les venderé todos los columnarios de Potosí que tenga :D»

    @Paco, es muy cierto eso que comentas: hace unas décadas a las subastas solo acudían profesionales. Además, esas subastas eran mucho más opacas y no publicaban los precios de remate.
    El avance técnico ha permitido dos efectos que van de la mano: se ha internacionalizado el mercado y se ha facilitado el acceso a subastas.
    La internacionalización del mercado no solo se da con las subastas. Cualquier comerciante medianamente serio tiene clientes en EEUU o en otros países europeos a quienes envía monedas con cierta frecuencia. Plataformas como MA-Shops o V-Coins son claros ejemplos de esto que digo.
    En cuanto al acceso a subastas, hoy en día es tan sencillo pujar en una subasta como comprar un billete de avión online (algo que cada vez hace más gente). Esto no lo veo totalmente positivo: en mi opinión la compra-venta a precio fijo con profesionales autónomos tiene una enorme ventaja, y es que esos profesionales hacen de «maestros». Por eso recomiendo la compra a profesionales autónomos sobre todo durante los primeros años como coleccionista.

    @Victoria, esto que comentas en cierta forma creo que está pasando.
    Sin preguntar a casas de subastas (que me parecería un tanto insolente hacer esa pregunta… y mucho más publicar su respuesta) se puede ver que las series más comerciales están subiendo de precio. Eso muestra que está entrando gente nueva.
    Un novicio lo normal es que se sienta atraído por lo de siempre: denarios romanos, columnarios, duros de plata… el que tenga una colección variada en casa lo habrá experimentado mil veces: muestra su colección a un familiar y no presta ni la más mínima atención a ese dinerito leonés de Alfonso VII o ese croat de Lleida de la Guerra de los Segadores (si tuviese la suerte de tener algo así); a ese familiar se le van los ojos al enorme columnario en calidad MBC.
    Pues en las compras pasa lo mismo: cuando entra gente nueva suben de precio esas series.

    Pero, como digo más arriba, una cosa es que entre gente nueva y otra que haya una burbuja.

    Una burbuja lo había con la plata en 2011. Buena muestra de ello es una entrada que escribí al respecto por aquel entonces, junto con sus comentarios. Podéis ver a gente preguntando si la plata va a llegar a $3.000/onza, otros novatos totales dando lecciones magistrales de por qué la plata iba a seguir subiendo ad-infinitum, comentaristas financieros diciendo que la plata se iba a triplicar de precio en los siguientes meses… Eran muchos los que iban de listos y al final acabaron escaldados. Como siempre.

    @dracmasydenarios, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. Yo creo que un buen coleccionista sabe compaginar ambos tipos de compra: a través de subasta y a precio fijo. Es lo mismo que decía antes a @Paco.

    @Pedro, desde luego que ese también es un punto a mayores. Pero probablemente sea un factor que afecte a la numismática de más alto nivel, que se puede considerar valor refugio.
    Hay mucha gente a quienes sus bancos les han convencido para meter el dinero en cualquier fondo mierdero viendo que los plazos fijos o las Letras del Tesoro no dan absolutamente nada. Pero no sé si el ciudadano medio se verá motivado a comprar monedas por este mismo motivo.

    @Fremen, me recuerdas a cuando le echaron la culpa a Karlos Arguiñano de que ahora se cobrase el perejil cuando en los 90 cualquier verdulera se lo regalaba a sus clientes.
    ¡Ojalá tuviese yo ese poder de mercado! Yo me limito a aprender y a divulgar lo que voy aprendiendo. Aunque he de reconocer que más de uno me ha dicho que gracias al Blog Numismático se ha aficionado a la numismática o ha ampliado su visión sobre las monedas.

    Gracias a todos por estos comentarios. Es un debate muy enriquecedor.

    Saludos,
    Adolfo

  8. Antonio 1 mes hace

    Interesantísimo post.
    De igual modo, comparto la idea de que últimamente veo precios elevados en los remates de las distintas subastas que sigo (la mayoría españolas), especialmente de aquellas piezas que intento «echarles el lazo» pues son de mi interés. Ello es así, pues incluso me anoto remates y fechas de las distintas subastas y he podido comprobar una ligera subida de listón, por no decir, una abultada subida. De hecho, todos nosotros podemos hacer un ejercicio de investigación en cuanto a la consulta de una pieza en particular en cuanto a su seguimiento de remate en las casas de subastas que la han ofertado con acsearch.info complementada con sixbid. Obviamente ello nos llevará un tiempo considerable, pero podremos comprobar si la pieza en cuestión ha experimentado o no subida en este último año.

    En fin, creo que estamos en un nuevo escenario por todos los motivos que Adolfo a tenido a bien comentar y por los de los demás compañero. Me gustaría añadir que veo difícil una burbuja en numismática dado que no creo que se den los condicionantes que muy bien apunta Adolfo. Podría suceder algo parecido a lo que está viviendo el mundo de la filatelia, posiblemente por la pérdida de interés de las nuevas generaciones al suprimir casi completamente el sello en nuestras vidas con la digitalización del proceso de envíos. ¿le podría suceder a la numismática si eliminaran el dinero y sólo funcionáramos con dinero digital?, lo dudo mucho.
    Bueno, es un apunte más. Gracias.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 1 mes hace

      Me alegro de que te haya gustado la entrada.

      Hay una diferencia fundamental entre la numismática y la filatelia: la filatelia cubre los últimos 170 años, a los que se podría añadir otros 150 si contamos la historia postal (por cierto, un muy buen blog al respecto es éste: https://numismaticayfilatelia.com/es/module/ph_simpleblog/list ). En cambio, la numismática cubre 2.500 años.

      Si alguien quiere coleccionar objetos que muestren la historia del siglo XIX y XX, tendrá muchas opciones: periódicos, juguetes, libros, sellos, monedas, ropa, películas, botellas, aperos de labranza, útiles industriales, carteles, objetos publicitarios… es una época industrial donde multitud de objetos se produjeron en enormes cantidades y son muchos los que han llegado hasta nuestros días.
      Ahora bien, si alguien quiere coleccionar objetos que muestren la historia griega, romana, medieval, moderna… solo tiene la opción de las monedas. Son los únicos objetos que han sido fabricados masivamente durante 2.500 años, por lo que son los únicos que pueden ser coleccionados por un número grande de coleccionistas. Esto es lo que me hace creer que el coleccionismo numismático no va a desaparecer.

      Este tema ha salido ya varias veces. Quizá merezca una entrada.

      Saludos,
      Adolfo

  9. Yago Abilleira Crespo 1 mes hace

    Pues después de ver la locura que ha sido la subasta Selección de Tauler y Fau…yo veo burbuja. No es que hubiera un par de remates de llevarse las manos a la cabeza, es que hubo muchos. A mí los maravedís madrileños de 1660 me han traumatizado.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 1 mes hace

      ¡¡1.200 euros por un 8 maravedís madrileño de 1660!!!

      Para que os hagáis una idea, hace tres años o así compré un 16 maravedís de Madrid 1664 en la Subasta Selección de Áureo y creo que me costó 100 euros. Está preciosísimo. Bien es cierto que me salió a buen precio (sería razonable que hubiese llegado a 200 euros de remate)… pero vamos, 1.200 euros + comisión por un 8 vellón de Felipe IV es tirar el dinero. Por rara que sea la fecha (que lo es) y por bonita que sea la moneda (que lo es).

      También es cierto que esto muestra un excelente trabajo de márquetin por parte de Tauler & Fau. Eso es lo que tienen que hacer: vender las monedas y venderlas caras. Y lo hacen muy bien.

      Saludos,
      Adolfo

      • Victoria 1 mes hace

        De 90 a 1220…al cedente se le habrán saltado las làgrimas… Pero para gastarse ese dinero en esa moneda…hay que tener muy claro lo que se quiere…esos no son nuevos…

        • Autor
          Adolfo Ruiz Calleja 1 mes hace

          Es una pieza rara y muy bonita, todo hay que decirlo.

          Pero el coleccionista medio seguramente se ha quedado el verano pasado sin poder ir de vacaciones, no ha comprado ropa esta temporada, hace más de un año que no sale de copas… en definitiva: tiene ahorros y pocos caprichos. Supongo que por ahí irán los tiros.

          O quizá estemos todos equivocados y resulta que esa moneda dentro de 10 años se vende en 5.000 euros; no sería la primera vez que pasa algo así.

          En cualquier caso, el cedente debe de estar encantado tanto con la venta como con el trabajo realizado por Tauler & Fau.

          Saludos,
          Adolfo

        • Alfredo Chávez Macías 1 mes hace

          ¿ Cual es el papel del cedente ? ¿ Él cuanto dinero recibe ? ¿ Antes o después de la subasta ? Hay gente que cede sus monedas con un precio pre-establecido de antemano ?

          • Autor
            Adolfo Ruiz Calleja 1 mes hace

            Estas preguntas no tienen mucho que ver con la entrada, pero te contesto brevemente:

            * El cedente es quien ofrece la moneda para que la casa de subastas la ofrezca en subasta.
            * Él recibe el precio de remate menos una comisión. Tauler & Fau lleva unos meses haciendo una oferta de comisión al 5% (si mal no recuerdo). Eso es una comisión muy baja, generalmente es más alta.
            * En principio el cedente recibe el dinero pasadas unas semanas/meses después de la subasta.
            * En principio el dinero no es pre-establecido: el cedente recibe dependiendo del remate.

            Digo «en principio» porque estas cosas están sujetas al acuerdo que haya entre una casa de subastas y un cedente. Entiendo yo que si alguien tiene una colección que puede venderse por 500.000 euros y necesita 300.000 euros de adelanto, no habrá mucho problema por ello.

            Saludos,
            Adolfo

    • Ramon 1 mes hace

      Yo también he seguido esa subasta esta tarde (Grecia e íberas) y me he quedado con la misma sensación. Da la impresión que había pujadores dándole al botoncito de subir puja por puro vicio. O por pique.

  10. Carlos 1 mes hace

    Yo creo que no hay un único factor que explique el aumento de los remates sino varios, y probablemente ya los halláis apuntado cada uno de vosotros. Desde mi punto de vista, es cierto que hay más pujadores, probablemente porque al tener menos en que gastar han decidido, o revivir viejas aficiones, o incluso invertir en monedas (cuantos de estos pujadores noveles que se animan a comprar una moneda no pensarán -como nuestros abuelos- que con la antigüedad ganan valor). Pero éste será un fenómeno breve, cuando volvamos a una cierta normalidad y la gente pueda volver a gastar en ocio, muchos se olvidarán de la afición o dejarán de invertir parte de sus ahorros en monedas. Por eso, creo que son las monedas más corrientes las que (con carácter general) han aumentado de precio y no tanto las más caras, que vemos como en muchas ocasiones no han llegado a los remates de años previos (véanse algunas de las que habitualmente repiten en la Selección de Aureo y Calicó).
    Yo que colecciono principalmente monedas del Centenario, veo que ha aumentado en el último año el precio de las monedas, pero las pujas de hoy en día no alcanzan, ni de lejos, los remates que estas piezas tenían hace diez años.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 1 mes hace

      Como dije en un comentario de la entrada de ayer, en los últimos años la subida de las monedas va por barrios. Puse el ejemplo de El Centenario para indicar que algunas series han bajado de precio en los últimos 10-15 años.

      En mi opinión, hay dos motivos por los que El Centenario ha bajado de precio:

      * Hoy en día hay mucho más acceso a la información, lo que fomenta que los coleccionistas se atrevan con series mucho más complicadas, como puede ser la moneda medieval o los Austrias.
      Antes quienes empezaban se iban directamente a por los duros de plata de El Centenario. Ahora muchos son quienes directamente adquieren denarios o algún columnario.

      * Había un perfil de coleccionista de «moneda local española» (típicamente El Centenario) que eran los constructores que no sabían qué hacer con el dinero negro que generaban en época de burbuja inmobiliaria. Ese perfil de coleccionista desapareció.

      Saludos,
      Adolfo

      • Donsefj 1 mes hace

        «…que eran los constructores que no sabían qué hacer con el dinero negro que generaban en época de burbuja inmobiliaria.»

        Perdón si no lo pillo, ¿pero esto es un sarcasmo fuera de contexto o es real?

  11. DRINFEAL 1 mes hace

    El hecho de que con las innovaciones tecnologías las casas de subastas hayan logrado reducir gastos y les sea rentable incluso vender monedas de muy bajo costo… ha sido primordial en lo que acontece.

  12. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 1 mes hace

    Por cierto, hoy 10 de enero a las 20.00 estrenaré una entrevista con Arturo Morales sobre las monedas de Morelos. Comentaremos su contexto histórico, su simbología y su coleccionismo.

    Quien quiera ver el estreno podrá chatear en directo con Arturo Morales, conmigo y con todos los que se apunten: https://youtu.be/GXZMJpoGVXA

    Saludos,
    Adolfo

  13. Un Filatélico ** 1 mes hace

    Yo lo tengo muy claro: si se disparan los precios no hay que comprar, sino vender. Lo mismo que nos está contando Adolfo con la numismática está pasando en la filatelia. Por eso, he puesto a la venta mis sellos y cartas repetidas con buenos resultados (+125% de lo esperado). Y no pienso reinvertirlo en mi afición mientras el mercado no se estabilice. Este 2020 ha sido tan raro que el 2021 no le va a ir a la zaga (y no soy optimista respecto al 2022, ojalá me equivoque). Hay una burbuja económica brutal, tanto en bienes tangibles, inmobiliarios, mobiliarios, financieros… que…. en fin, mejor ser cautos. China y los EEUU

    Saludos.

    • Javier 1 mes hace

      ¿si se disparan los precios no hay que comprar, sino vender? Disculpe pero el mercado filatélico está hundido y no tiene absolutamente nada que ver con el numismático. Dudo muchísimo que nadie haya vendido su colección de sellos con algún beneficio. Las colecciones de sellos se están vendiendo regaladas y nadie las compra

      • Autor
        Adolfo Ruiz Calleja 1 mes hace

        No conozco el mercado filatélico tanto. Pero veo sellos que también marcan un buen dinero.

        Soler&Llach e Ibercoin venden varios millones de euros en sellos todos los años. Supongo que será lo de siempre: las colecciones comunes que todo el mundo tiene (digamos, de 1950 en adelante) no valdrán gran cosa; pero seguro que todavía hay coleccionistas dispuestos a adquirir sellos. Aunque paguen por ellos menos de lo que se pagaba hace años.

        Saludos,
        Adolfo

  14. Alfredo Chávez Macías 1 mes hace

    Adolfo: Agradezco mucho tus respuestas a mis preguntas que parecen pueriles pero que: Por un lado las presuponía o las adivinaba pero que nunca había hecho y menos había recibido contestación. Alguien dice que este es para él un buen momento para ceder o vender parte de su colección.
    De pronto surgen temporadas en las que oigo el comentario de que «no hay monedas» o que «no hay buenas piezas en el mercado», específicamente el mexicano y que fulano o mengano han tenido que ir a nuestro país vecino a comprar material para sus subastas.
    Yo no vendo mis monedas, son mías, pero tengo varias repetidas y me gustaría cambiarlas por otras que no tengo.

  15. Miguel Ángel 1 mes hace

    Hola a todos. He sido coleccionista de sellos durante muchos años y lo soy de moneda más recientemente. Así como con las monedas he visto un importante incremento de los remates finales, como veo que habéis visto todos, en los sellos llevaba tiempo viendo como los remates en subasta eran bastante más bajos que los precios que había pagado yo por esas series hace diez o quince años. Hablo de las series más caras, por las que en su momento pude pagar 1.500,00 o 2.000,00€, actualmente se estaban rematando en unos 400,00€. Decir que tanto sellos como monedas siempre las he comprado en subasta dado que vivo en una pequeña población de una de las provincias de la España despoblada. Pues bien, hace un mes recibí carta de una casa de subastas filatélicas de Barcelona diciéndome que en el mes de febrero iban a viajar a mi provincia por si estaba dispuesto a vender mi colección. Dado que, por distintos motivos, me sentía desmotivado con la filatelia quede con ellos. Me visitaron y les vendí la colección. Pues, respondiendo principalmente a Un Filatélico, darle la enhorabuena por lo listo que ha sido al sacar un beneficio tan alto a su colección, al contrario que yo. Contando, facturas en mano, lo que pagué por las series que tenía del periodo 1900-1960 y el precio final por él que las vendí fue un 38% inferior. Y si cuento el total del material que se llevaron hasta 2018 mi pérdida asciende al 75%. ¿Qué podía no haberla vendido? Por supuesto. Pero le doy toda la razón a Javier. El mercado filatélico está hundido y creo que va a seguir así por mucho tiempo, por lo que, aún con pérdidas, decidí vender. Y esa ha sido mi experiencia reciente.
    Saludos.

    • Donsefj 1 mes hace

      Muchas gracias por la claridad y la sinceridad.
      Cualquier coleccionista de moneda actual (entre los que me incluyo, al menos parcialmente) tiene que tener claro que esto es lo que nos ocurrirá en 40 años con muchas (probablemente no todas) de las series actuales.

  16. andres 3 semanas hace

    No hay nada como una buena crisis económica, seguida de otra crisis sanitaria pandémica para ver qué las cosas no valen lo que son sino lo que la gente espera obtener por ellas. Solo hay que ver el precio del oro.

Pingbacks

  1. […] este tiempo (si bien no acuerdo en todo, dejo el enlace a un artículo que aborda este tema en el Blog Numismático), estamos viendo que aparecen emisiones de piezas dedicadas a homenajear a los trabajadores […]

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*