El virus ha aumentado el precio de las monedas

El virus ha aumentado el precio de las monedas

A nadie le cabe ninguna duda de que la pandemia que estamos viviendo será un punto de inflexión en la vida de todos nosotros y en la historia del siglo XXI. Los historiadores futuros estudiarán este fenómeno analizando con detalle todas sus muchas repercusiones. A su vez, nosotros tendremos un montón de historias que contar a nuestros nietos. Historias compuestas por medias verdades y exageraciones que solo nosotros nos creeremos y que serán inútiles para atraer la atención de unos muchachos que perderán el tiempo usando el equivalente al Tik Tok del año 2070.

Será entonces cuando sepamos con bastante seguridad qué consecuencias económicas ha supuesto el COVID. Ahora sólo podemos dar nuestra opinión de qué es lo que está ocurriendo. Irremediablemente será una opinión sesgada por nuestra visión parcial.

Ya di mi opinión hace unos meses, en pleno confinamiento sobre cómo el virus estaba afectando al precio de las monedas (otra y otra entradas relacionadas con el COVID). Ahora lo vuelvo a hacer sobre el tema para dar mi opinión sobre tres factores que, a mi juicio, están haciendo que suba el precio de las monedas. Ni qué decir tiene que simplemente es eso: mi opinión. Sería interesante conocer la vuestra, así que os animo a comentar la entrada.

EXCESO DE LIQUIDEZ

Esto de la pandemia ha hecho que el Banco Central Europeo y la Reserva Federal impriman dinero como si no hubiera un mañana. Se están generando euros y dólares a un ritmo de récord histórico. Parece que con eso del «dinero baratito» nuestros políticos han encontrado la piedra filosofal. Se pasea Lagarde con aire triunfante como si del Rey Midas se tratase. Poco le importan las potenciales consecuencias del exceso de liquidez que está generando esta política. Al fin y al cabo, estas consecuencias las tendrán que resolver los políticos y los ciudadanos del futuro; un futuro que para ella se pinta de color rosa, independientemente de que sus decisiones sean acertadas o no.

Esta absoluta locura de dinero nuevo está generando una total distorsión del mercado. Si cada vez hay más dinero, el dinero cada vez vale menos. Por eso el Euribor marca mínimos históricos, situándose ahora en un -0.466. Esto significa que los bancos se prestan entre sí a tasas de interés negativo: si un banco le presta a otro 100 millones de euros a 10 años, en octubre de 2030 recibirá 95,4 millones de vuelta.

Esto es buena muestra de cómo de irracional se vuelve el mercado cuando se le interviene de manera tan agresiva. En este caso, el exceso de liquidez es tal que los bancos pagan para que «les guarden» el dinero durante años. Sobra dinero en el mercado.

Didracma de Locros

Ese exceso de liquidez tiene su repercusión en la numismática: las monedas sirven como valor refugio para acumular capitales. Ahora hay inversores que, directamente, no saben qué hacer con el dinero y no tienen una idea mejor que adquirir monedas. O coleccionistas fuertes que ahora se ven repletos de liquidez sin saber muy bien qué hacer con ella. Esto creo que está haciendo subir los precios de las monedas, haciéndose más notorio en las monedas de más alto valor.

Considero que esto mismo afecta a otros objetos de colección. Sólo así se explica que durante los últimos meses se hayan visto tantos objetos de colección que han batido récords históricos de precios. Ni qué decir tiene que también hay propietarios que, viendo el panorama, consideran que es un buen momento para sacar a subasta ese objeto que puede batir un récord. Veamos algunos:

Es obvio que dentro de estos remates (a los que hay que sumar la comisión de la casa de subastas) hay ciertas cuestiones que responden a modas, como son los Pokémon o la idolatría a la figura de Michael Jordan. Pero es sintomático que se hayan batido tantos récords en tan poco tiempo. El mercado está ahora deseoso de colocar el exceso de liquidez en alguna parte y está encontrando en el coleccionismo una forma de tantas otras de «enterrar» el dinero.

COLECCIONISTAS CON MÁS TIEMPO Y MÁS DINERO

Durante esta cuarentena yo he trabajado más que nunca. Pero mi caso no es el común: ha habido mucha gente que ha tenido que interrumpir forzosamente su trabajo. Algunos durante semanas, otros durante meses. Al verse con tiempo libre, ha habido quien ha dedicado más tiempo a sus aficiones. Esto también incluye la numismática: muchos han encontrado un refugio terapéutico en sus monedas.

Tetradracma de Mesina

A mayores, hemos tenido que dejar de lado otras muchas otras aficiones a las que dedicábamos tiempo y dinero. Desde marzo apenas hemos podido viajar, ni ir a restaurantes, ni hacer deporte, ni ir a ver espectáculos artísticos o deportivos ni… Estos meses están siendo aburridísimos para muchos, pero ese mismo aburrimiento les fuerza a dedicar más tiempo y más dinero a la numismática, una afición que pueden seguir ejerciendo en casa.

Me han comentado varios aficionados que en estos meses se han podido permitir algún que otro capricho numismático. Parte de ese dinero que no se gastaron en un viaje o en tomarse cañas con los amigos lo dedicaron a comprar alguna moneda bonita que en circunstancias normales no hubiesen adquirido. No sé hasta qué punto ha influido esto en el precio de las monedas medias, pero seguramente algo se habrá notado.

ENTRADA DE NUEVOS COLECCIONISTAS

No sólo ha habido aficionados con más recursos, sino que también ha habido un claro aumento de nuevos compradores. Esto se debe a gente que ha empleado su exceso de tiempo libre durante la cuarentena a descubrir la numismática y, sobre todo, a quienes han desempolvado aquellos álbumes que hace décadas que no abrían.

Este fenómeno de cambios de aficiones ha sido estudiado por psicólogos. Mientras unos deseaban correr o andar en bicicleta, otros se han apuntado a que los desplumen en cursos de trading o en salas de póker online. No parece mala la elección de la numismática para todos aquellos que estuvieran buscando una nueva afición durante la cuarentena.

Efectivamente, las subastas han recibido una gran cantidad de nuevos pujadores (esto es algo confirmado por varias casas de subastas españolas).  Los comerciantes autónomos también han vendido más que nunca, en muchos casos a nuevos compradores (de nuevo, confirmado por varios autónomos españoles). Yo mismo he visto cómo aumentaba sensiblemente el tráfico del Blog Numismático.

En algunos casos estos nuevos pujadores entran en las subastas como un elefante en una cacharrería. Para quien no es experto hay veces que no es fácil distinguir si una moneda vale 100 euros o 300, o cómo de probable es que se ofrezca una moneda semejante en las próximas semanas o meses. Supongo éste sea un motivo por el que últimamente se ven bastantes remates muy sorprendentes en monedas que atraen la atención a coleccionistas no especializados (v.gr. reales de a 8).

Tetradracma de Siracusa

Prefiero no citar ningún remate en concreto para no herir sensibilidades, pero quien siga las subastas últimamente habrá visto que algunas monedas razonablemente corrientes se rematan a un precio significativamente superior al suyo sin razón aparente. Esto, que ocurre de vez en cuando en las subastas ahora se está dando con mayor frecuencia. Entiendo yo que la causa son esos nuevos pujadores que, en algunos casos, suben el precio de las monedas.

CASA D'ASTE MONTENEGRO

Las monedas que ilustran la entrada son tres platas acuñadas en la Magna Grecia. Se ofrecen en la próxima subasta de Casa d’Aste Montenegro el día 22 de noviembre. Se trata de una subasta de 662 lotes de lo más variopintos. Al coleccionista español le llamará la atención los 115 lotes de monedas antiguas, todos ellos en una calidad muy interesante para un coleccionista medio. También se ofrecen algunas monedas y billetes españoles; entre ellos el más interesante es este doble excelente de los Reyes Católicos. Por supuesto, tampoco faltan monedas italianas relacionadas con los monarcas españoles, como el armellino de Federico III de Aragón, el real de Cagliari de 1696 o el escudo de Milán de 1676. Ni qué decir tiene que la subasta también incluye una buena selección de monedas y medallas italianas.

Casa d’Aste Montenegro organiza sus subastas en Bid Inside. Podéis seguir a Bid Inside en Twitteren Facebook y en Instagram.

27 Comentarios

  1. Gerardo 4 semanas hace

    Me ha hecho gracia el comentario sobre lo que comentaremos a nuestros nietos. yo la verdad es que me veo así, contando batallitas sobre el confinamiento y «adornándolas» un poco.
    Además, tienes razón en que tenemos más liquidez por la reducción» obligada» de gastos. No ha habido vacaciones este año, ni salidas y, además, por la emisión de dinero, el Euribor por los suelos, con lo que los pagos a hipoteca, también han disminuido. Pero, en mi caso, no he dedicado esta mayor liquidez a adquirir más monedas, sino que, llevado por la incertidumbre, he preferido hacer colchón. No sé en qué medida este comportamiento mío podría generalizarse o no.
    Que la pandemia te sea leve.

  2. Ramon 4 semanas hace

    Me ha encantado la entrada

    Personalmente estoy de acuerdo con tu análisis de la situación actual. Hace un par de semanas, en una subasta de Morton & Eden estuve siguiendo un tetradracma de Kyme, a un precio de salida de 500 &. El primer pujador entró directamente pujando 2000! Para mi, un ejemplo de esas personas coleccionistas «que entran como un elefante en una cacharrería» (me ha gustado la definición) y con mucho dinero.

    Y con los 8 reales está pasando algo parecido. Monedas relativamente corrientes en MBC o MBC +, con un precio estimado de 125 que se acaban rematando en 300 o 400. Es de locos.

    Un reflexión que me hacía el trabajador de una casa de subastas y que hago extensiva aquí: cuando el mercado se estabilice, qué va a pasar con aquellas monedas que se estiman en 200€ y se acaban adjudicando en 1000 o 1200? En dos o tres años, parece improbable que esas mismas monedas se vuelvan a vender por 1200. Si alguien está invirtiendo en monedas sin haber estudiado antes el mercado me parece que va a haber muchas sorpresas. Porque para mi la novedad es que no pasa con monedas fuera de serie sinó con algunas muy corrientes.

    Personalmente, yo me he «bajado» del mercado durante un tiempo, ya que no tengo intención (ni me puedo permitir) pagar 10 por lo que hasta hace unos meses valía 4. Creo que en un año se estabilizará, aunque dependerá de factores que ahora no conocemos.

    Lo dejo para debatir.

    • Gerardo 4 semanas hace

      Tienes razón en una cosa. El mercado se acabará estabilizando, como todo, en unos años pero…¿Dónde se fijará el precio? no lo sabemos. Puede que quienes se hayan tirado de cabeza sobre pagando, pretendan deshacerse de aquello que adquirieron a toda costa o, pudiera ser, que al haber entrado más gente al mercado (esos elefantes de quienes habláis) aumenten los demandantes y, por tanto, la demanda. Esa estabilización, deseable en cualquier caso, no tiene por qué suponer ni una vuelta a los precios pre pandemia ni un desplome de los mismos. El tiempo, como todo en la vida, será quien lo diga.

      • Ramon 4 semanas hace

        Yo también tengo esa duda sobre qué pasará cuando se estabilice el mercado. Personalmente, yo creo que en un par de años los precios volveran a los pre-pandemia, ya que dudo que muchos de los qe hoy compran moneda (como afición o inversión) sigan en este mundillo. Pero ni idea. Tal vez hablo más desde el deseo que desde el análisis crítico

        • Gerardo 4 semanas hace

          Cierto es, como dices, que no lo sabemos.
          Mi mayor temor al respecto es que esta pandemia genere una situación en la que nada sea como antes. Comportamientos que, antes, eran normales, puede que ya no lo sean. Por ejemplo, la afición que teníamos todos a ir a sitios muy concurridos puede que se vea afectada.
          El uso de las monedas como un medio de diversión-ahorro-cultura tal vez disminuya por la incertidumbre hacia el futuro que el hecho de que acontezca algo imprevisto puede generar. Mi elucubración hacia el futuro es que las monedas muy muy caras probablemente bajen de precio y las medias-baratas si que recuperen precio pre pandemia. A saber.

  3. Yago Abilleira Crespo 4 semanas hace

    Sí, es una locura. Y en subastas extranjeras ya es un desmadre. Aunque también tengo entendido que están subiendo mucho los impagos (morosos). Supongo que después de incrementar el precio a niveles absurdos esos novatos se dan cuenta de que se han pasado tres pueblos y deciden dar la espantada.

  4. Paco Moreno 4 semanas hace

    Yo añadiría el precio del oro que se ha disparado, y en menor medida de la plata.
    El oro es un valor refugio y también en monedas. El resultado es que no hay moneda de oro que quede desierta, independientemente de su abundancia y rareza.

  5. Lanzarote 4 semanas hace

    Yo soy de letras y de economía no entiendo nitampoconá, pero me voy a atrever a opinar….. ya me corregirán los más entendidos.

    Estas fuerzas inflacionistas que comentas, mayor liquidez, el precio del dinero muy barato, la máquina de hacer billetes puesta a funcionar a todo trapo… es cierto que tira de un lado, pero no hay que olvidar que hay otra fuerza, la deflación, que tira de la cuerda por el lado opuesto y con fuerza: caída bestial del consumo, por miedo de unos, por pérdida de poder adquisitivo de otros (autónomos, empresarios, trabajadores que se han quedado en el paro, mayor precariedad de contratos, etc).

    Y en el coleccionismo parece que esa fuerza, la contraria, no está presente. Que digo yo que también habrá coleccionistas que por miedo no quieran comprar monedas y esté guardando por lo que pueda pasar, o coleccionistas que se hayan quedado en el paro y no tengan dinero para este vicio, o pequeños empresarios que ahora mismo bastante tienen con la ruina que se les ha venido encima, como para comprar una moneda.

  6. Curial 4 semanas hace

    Justo tenía esa impresión pero no estaba seguro que fuera así o eran imaginaciones mías sin fundamento. De hecho he estado mirando históricos de precios de algunas monedas que tengo en la lista de compra (FVII y piezas de la Guerra de Independencia) y desde el 2015 aprox han subido bastante. Es evidente que la pandemia ha influido mucho pero desde que metí en la numismática es el año que menos he comprado y con bastante diferencia

    De todos modos los que están tirando del carro son EEUU. Empieza a haber una divergencia muy importante entre los precios de remate de casas europeas y americanas. Como ejemplo, un remate muy reciente: 2.400 dólares + 20% de comisión para un cobre de Manila de Fernando VII. Será sin duda uno de los mejores ejemplares conocidos pero a mí me parece una locura

    https://www.numisbids.com/n.php?p=lot&sid=4220&lot=72506

  7. Celso 4 semanas hace

    Yo por mi situación familiar y económica no he comprado ni pujado en los últimos meses, pero si he vuelto a leer libros de Numismática y Notafilia española en particular que tenía aparcados. Éste blog me está haciendo que me actualice sobre como está el mercado, que para mí es un enigma, después de varias décadas, han habido cambios importantes, internet y las redes sociales lo han cambiado todo, pero el comportamiento humano no ha cambiado mucho, hay un poco de todo, y el tiempo pone a cada uno en su lugar.

  8. Enrique 4 semanas hace

    Hola

    de acuerdo con tu análisis, Adolfo. Yo soy uno de esos nuevos coleccionistas salido del confinamiento que proviene del sector de la inversión y que ha llegado a la numismática por su interés por la historia y como forma de invertir una parte de mi más bien escaso capital, tras leer mucha información en los meses de confinamiento (a los que añadí en mi caso una baja por enfermedad). Eso sí, no me sobra el dinero y voy entrando muy poco a poco (hasta pasados seis meses no hice una primera modesta compra) y estudiando por lo que pujo o compro, con mucha cautela. Otro factor que creo que influye en los remates de las monedas y en las ventas –y hay estudios sobre ello, aunque ya de entrada parece algo lógico–, es el precio de los metales preciosos, oro y plata básicamente, aunque se trate de monedas históricas. La crisis sanitaria que conduce a subir el valor del oro como refugio y a comprar monedas de ese metal por el mismo motivo, sin duda influye en las cotizaciones.

  9. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 4 semanas hace

    Veo que esta entrada ha animado el debate. Me alegro mucho.

    También veo que, en términos generales, todos hemos notado cierto aumento de precios y ciertas «cosas extrañas» en algunas subastas.

    Efectivamente, otros factores que pueden influir en el precio son el aumento de los metales preciosos y la imposibilidad de que haya un exceso de oferta que genere deflación, como habéis dicho.

    No creo que ahora sea momento de no comprar nada. Yo sigo viendo algunas monedas baratas. Sin ir más lejos, hace unas semanas adquirí algunos duros de Alfonso XII y creo que a buen precio.

    En cuanto a mis predicciones sobre el futuro, simplemente apunto a que estas subidas pronunciadas de precio suelen pasarse y, pasado un tiempo, vuelven a aparecer esas mismas monedas más baratas. Cuando se ve que una moneda no muy rara se remata en 800 euros y un profesional ofrece una semejante en su web por 500…. pues está claro que ahí simplemente alguien se ha equivocado. No hay que darle muchas vueltas.
    Cuando se ve que unas monedas que hace 1 año se vendían a 200 euros ahora se venden a 300… pues tampoco hay que darle muchas vueltas: están caros y ya bajarán.

    Por cierto, en Facebook también se han hecho varios comentarios interesantes: https://www.facebook.com/aruizcalleja/posts/3593509537367754

    Saludos,
    Adolfo

  10. Alberto 4 semanas hace

    Estoy totalmente de acuerdo, esta pandemia me ha servido de refugio terapéutico y me he hecho una auditoría del valor de los billetes en el mercado de ebay, delcampe y algún vendedor especializado……sacando un precio medio, y realizando un Excel de todo ello por países.
    También he observado que determinados vendedores aceptan ofertas con mayor facilidad que antes.
    Siempre con preucacion y cuidado con determinados artículos, porque también florece los engaños y las estafas.
    Saludos.

  11. Óscar 4 semanas hace

    Pues yo voy a ser la en mi apreciación la excepción que confirma la regla.
    Esta pandemia y lo que considero yo, muy mala gestión del gobierno (es mi opinión claro) ha hecho que gran parte de la población entre en decadencia económica… Tenemos sin ir más lejos, los casos de hostelería, turismo y pequeños autónomos.

    Ciertamente los precios han subido, pero no creo que en todos los sitios. Por ejemplo, en tiendas numismáticas donde no usan con todo acierto las ventas a través de portales numismáticos, a mí parecer, están entrando también en un tramo difícil de llevar. Los meses de confinamiento fueron duros para todos, pero más para aquellos negocios pequeños que no «han sabido» reinventarse, u sobre todo, para aquellos que no han utilizado las nuevas tecnologías para sufragar las carencias de una poca afluencia físicas en sus tiendas.
    Algunos coleccionistas, seguramente hayan ahorrado al estar tanto tiempo confinados, pero otros, han perdido los trabajos o han entrado dentro de unos «ertes» ficticios, que mucho me temo que no llegarán a compensar les por todo el daño sufrido.
    Estos coleccionistas más perjudicados, seguramente no hayan podido emplear su dinero en comprarse piezas para su colección, por lo que la «clientela» puede haber disminuido sustancialmente… Ésto, que
    unido al confinamiento de ciudades muy perjudicadas, como Madrid… De indudable revisión crítica, e ingerencia política, y al miedo que la gente tiene de entrar en lugares privados… Ha hecho que las ventas se realicen desde casa, «perjudicando» a negocios más tradicionales, «dónde internet, parece todavía no haber llegado».

    Yo he podido comprar en estos meses unas monedas con un coste muy por debajo de lo que en realidad debieran costar… Así que, en ésto como en todo, también hay grises.

  12. Gustavo Gonzalez 4 semanas hace

    Buenas a todos
    Que las monedas son terapeuticas quien lo pondria en duda no, para mi en particular siempre han sido un cable a tierra para conservar la poca salud mental que me resta.
    En cuanto a la cuestion economica si les parece que la reserva y el banco central europeo han emitido mucho quisiera verles la cara si vivieran en Argentina, si para Uds fue una ola aqui fue un tsunami.
    Momento mas que ideal para leer, estudiar y volver a clasificar nuestras apreciadas monedas.
    En cuanto a si hay movimiento de compras por estas tierras tengo la impresion que la pandemia termino de liquidar lo poco que habia, ya bastante castigada por la devaluacion del peso que hubo en 2019 y ni hablar en este 2020.
    Siendo el valor de las monedas, aun las mas modestas referenciados en dolares imaginaran que la compra de cualquier monedita se hace muy dificil.
    Para que tengan una idea el sueldo promedio ha quedado en unos 250 – 300 euros y eso el que ha conservado su trabajo o su comercio.
    Sera de ver cuando de una bendita vez superemos esta peste que quede en pie en cuanto a comercios y puestos de ferias dedicados a la numismatica, pero mi idea es que saldran muy golpeados.
    Saludos

    • Francisco martinez 4 semanas hace

      Tiene usted más razón que un Santo, es más ciego el que no quiere ver, que el que vende cupones en la ONCE, las personas que tienen ANSIA de ganar más dinero, al final pierden todo o parte, un saludo a todos.

  13. Enrique 4 semanas hace

    No hace mucho un buen amigo , coleccionista también, me decía que en esta afición es muy difícil recuperar lo que uno invierte. Uno ve una pieza y no puede resistirse a poseerla si el hueco de su colección está vacío. Pero es otro caso.
    La desaparición progresiva de los billetes de 500€, y la “sobre-emisión” de dinero en Europa, ha conseguido dos cosas: El aumento del valor del oro, y algo la plata, como bien se ha comentado aquí, y las sobre valoraciones de muchas piezas en subastas. Ya que mucho capital oscuro que antes se escondía en ese tipo de billetes lo hace ahora en cualquier tipo de valor, en este caso al coleccionismo en general ¿ Estamos asistiendo a una nueva “burbuja” al amparo de una pandemia? En lo personal creo que si. Los coleccionistas “latentes” como es mi caso. Colecciono desde niño pero hice un parón de años por circunstancias personales y me reactivé hace un par o tres, hemos visto como en poco tiempo algunas piezas que antes eran mas o menos asequibles se han disparado de precio, sobrepasando los limites de lo racional (y sobre todo de nuestros bolsillos)
    Despistar unos euros para adquirir alguna moneda y poder disfrutar de su posesión es una cosa y otra tener que sacrificar las ya de por si apuradas economías domesticas haciendo inversiones de mucho dinero en algo que seguramente no lo vale tanto.
    Me gusta la Numismatica, mucho, pero lo que esta ocurriendo ahora es bárbaro. Si no ¿A qué viene tantísima subasta como hay?
    Seguramente pase como hace poco con las viviendas, subieron y subieron y muchos pagaron barbaridades por cuchitriles que luego cuando bajo el mercado malvendieron para pagar la ruina que ellos mismos habían provocado y que quienes les vendieron caro ahora les volvían a comprar por muchísimo menos. ¡Cuidado con esto!

  14. Juan Bautista Bajo Miguelez 4 semanas hace

    CON PANDEMIA O SIN PANDEMIA COLECCIONAR ES INSTINTIVO en la especie humana. Coleccionar qué: canicas, tebeos, cartones especiales, discos… y también MONEDAS. El coleccionismo de monedas se ha dado a lo largo de la historia de la humanidad. Y en nuestros días, debido al auge de las nuevas tecnologías –no quero perderme en análisis del nuevo mercado a través de internet– el COLECCIONISMO NUMISMÁTICO SE HA POPULARIZADO. A mi juicio, esta es la NOVEDAD. Pienso que el fenómeno hubiese sido el mismo sin la pandemia que nos azota. Pasó con la pintura. En cuanto la clase media empezó a colgar cuadros en las paredes de sus casas, el mercado fue otro bien distinto. Hoy, para alegría de los coleccionistas, es un hecho que las subastas numismáticas florecen como las amapolas con las aguas de abril.
    Cuidaos mucho y toda la suerte
    Cordiales saludos

  15. carlos 4 semanas hace

    Es cierto lo que dice Adolfo, ya sea porque la gente tiene más tiempo y ha recuperado viejas aficiones o porque tiene algo de dinero y lo quiere invertir, hay más gente interesada en la numismática y en consecuencia suben los precios de las monedas. Yo, como aficionado que soy, y principiante coleccionista del Centenario, veo que las monedas de oro como las de 25 pesetas de Alfonso XII se han disparado de precio en dos años, seguramente como refugio de capital más que por interés numismático. Pero comparando con subastas de hace algunos años también veo que las monedas más raras de esta etapa no están más caras que antes, de hecho alguna moneda por la que en su día se daban 3000 o 4000 € ahora no suben de 2500 €. Muchas veces veo remates de monedas de la etapa que colecciono de hace cinco años o más y los precios eran incluso superiores a los de ahora.

  16. Jesus Sanz 4 semanas hace

    Si el dinero lo crean de la nada, que vale? eso, nada, la gente se empieza a dar cuenta del timo y quiere algo tangible y opaco al fisco, por eso crece el interés por la numismatica y el coleccionismo en general.

  17. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 4 semanas hace

    Como dije, en Facebook están haciendo comentarios muy interesantes. Os los dejo aquí los más relevantes para que tengan más visibilidad: https://www.facebook.com/aruizcalleja/posts/3593509537367754

    David Alvarez:

    Aquí [en Argentina] sucede lo opuesto por la gran desvalorización de nuestra moneda hay un achicamiento del mercado, eso sí los que tienen espaldas económicas para sortear la crisis pueden seguir dándose sus gustos en la afición ,algunos son coleccionistas de hace años. Aún así en general hay un achicamiento del mercado y piezas interesantes ya no van ingresar por unos años en esta plaza , si bien es cierto que en los últimos 12 años se incremento grandemente el número de coleccionistas algo que compensa en parte, pues en ese tiempo hubo gran apertura de compras en el extranjero, aunque no siempre piezas en calidad aceptable.

    Joane Do Cristo:

    Hola Adolfo. Hace un tiempo publicaste una entrada, ya publicada anteriormente en tu blog numismático, sobre la Numismática como inversión; en aquel instante, decidí no comentar nada, principalmente porque preferí reflexionar un poco más sobre el asunto, pués me sentía discrepante en parte, si bien, en el fondo estaba y sigo estando bastante de acuerdo. Sin ninguna duda, todo coleccionismo debe tener una base y fundamento vocacional, sin embargo, a partir del momento de que esa afición comienza a extenderse, creando oferta/demanda,…el mercado ya está montado. Estoy totalmente de acuerdo con todas tus apreciaciones en este artículo, y personalmente creo que todo este sentido y sinsentido, sobre los precios, tanto en numismática como en otros coleccionismos (hasta la filatelia se está recuperando), no es más que el resultado de la irrupción del coleccionismo en general, como un nuevo PRODUCTO DE MERCADO más, y por ello, susceptible a todos los cambios sociales y políticos, del mismo modo que cualquier otro producto de inversión. Es mi humilde opinión. Excelente artículo. Un saludo

    Jose Jimenez:

    En mi humilde opinión el mercado numismático es un poco un tío vivo, baja y sube, como todo. La eterna ley de la demanda. Ahora, con Internet, todo es más internacional, de lo que más me gusta, la Notafilia española, hay una importante subasta en los Estados Unidos, lo que hace que para mí no me pueda pujar porque los precios serán elevados para los ejemplares que me interesan, ésto antes no me pasaba porque me era más fácil de conseguir porque había menos coleccionistas interesados y los precios, sobre todo en pesetas, eran más baratos. Hay países, como China, que se han incorporado al mundo numismático que antes casi no existía.

    Pedro Joaristi:

    Como absolutamente todo activo, los precios fluctúan hacia arriba y hacia abajo por entorno económico, demografía y moda. Igualmente, el secreto de invertir en monedas con éxito es saber comprar (poner un precio limite a la hora de pujar) y saber cuando las condiciones de mercado son correctas para vender. Otro factor muy importante es entender TIPOS DE CAMBIO…el que compra ahora con el euro a 1,18 y que paga con dólares pero vende con el euro al precio histórico de 1,38 automáticamente se gana un 20% aunque el precio de la moneda no cambie.

    TO GH:

    Cada maestrillo tiene su librillo y su forma de ver el mercado, la primera clave que hay que tener en cuenta es que el mercado de compra-venta entre particulares esta mas parado y no se compra con tanta alegria, lo que debería favorecer una bajada de precios a corto plazo.
    Por otro lado, parte de estos particulares están recurriendo a las compras en casas de subastas al generar estas más confianza.
    Creo que hasta mediados del año que viene no bajaran precios o volveran a una normalidad relativa.
    Al igual que en la anterior crisis debería llegar un momento en el que se introduzca más material numismatico de personas que necesiten recursos económicos favoreciendo el abaratamiento de estos.

    Rafa Legionense:

    Esta es mi visón del asunto desde una experiencia de hace más de 30 años que llevó coleccionando (empecé de chaval, no soy tan mayor..jeje):
    1º.- La moneda corriente, maravedís, reales en conservaciones medias, romano bajo, está más o menos igual que siempre, con el aumento de valor que supuso en España el cambio de las pesetas a los euros. Digamos que un centenionalis de Constantino I El Grande, costaba 1.500 ptas, y hoy cuesta 15 €uros, no porque haya subido su precio, sino porque esas 1.500 ptas tienen su equivalencia en esos 15 euros, aunque al cambio legal esos 15 € sean 2.500 pesetas. Igual un denario normal, que veía a andar sobre las 5.000-6.000 pesetas y están sobre los 50-60 €uros.
    2º.- La moneda medieval, que es donde si se ha notado un claro encarecimiento de precios, ha experimentado una aumento de coleccionistas motivado por una gran explosión en su estudio y conocimiento en los últimos años. Cuando yo empecé, estas series sólo las coleccionaban unos pocos muy pocos, y ahora, a todos nos encanta la moneda medieval. Hay catálogos mejores, hay estudios constantes sobre ellas, están de moda. Esto lo vemos sobre todo en el oro y en la plata medieval, reales de Pedro I, p.ej, que hace 20 años estaban en unas 20.000 ptas, y luego sobre los 130 €uros, ahora menos de 200 € nada. No obstante, un dinero de Sancho IV, a finales del siglo pasado costaba de media 2.000 pesetas y hoy cuesta, unos 20 €uros, por lo que en realidad, tampoco es que haya subido de precio por si mismo, sino como en el caso anterior, por el aumento del coste de la vida.
    3º.- La moneda del S XVI y XVII, si es verdad que ha subido, pero progresivamente, por su escasez en la mayoría de los casos, y la serie más demandada internacionalmente, del XVIII, pues ha subido también, me refiero a los columnarios, pero en realidad éstos tampoco fueron baratos nunca. Si bien un columnario medio hace 20 años costaba unas 20.000-25.000 pesetas, hoy están sobre los 250 €uros, que en realidad casi es el doble de lo que costaban.
    4º.-Lo que fluctúa más son las rarezas como siempre, oro macuquino, galanos etc.., piezas sujetas más al capricho de unos pocos ricos que otra cosa.

  18. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 4 semanas hace

    Han salido muchísimas cosas en esta conversación. Os lo agradezco mucho porque todo esto es muy enriquecedor.

    Estoy de acuerdo, en mayor o menor medida, con casi todo lo que se ha dicho aquí. Como es tanto y de tan buena calidad, me resulta muy complicado hacer una síntesis. Así que simplemente añado algunos apuntes al debate:

    * El auge de las casas de subastas tiene poco que ver con el coronavirus ni con el aumento de precios que hemos experimentado en los últimos meses. De hecho, la última casa de subastas en España que abrió fue Silicua y de eso hace más de un año.

    * Una tendencia actual es la gran competencia entre vendedores, lo que les hace primar el volumen antes que el beneficio marginal por venta (hablo en general, hay de todo). Los coleccionistas ahora estamos mucho más formados que hace 30 años y ya no se puede comprar a 3 y vender a 10. Ahora muchos vendedores buscan que pasen muchas monedas por sus manos aunque les dejen menos beneficio; esto vale tanto para las casas de subastas como para los profesionales autónomos.

    * El COVID va a acelerar todo lo que sea negocios y trabajos online, de eso no me queda duda. Quien haya sido tan perezoso de no adaptar su negocio a Internet (¡será que no ha tenido tiempo!) las va a pasar muy mal.

    * Ni qué decir tiene que la economía española se va a resentir mucho porque es muy dependiente del turismo y de la hostelería. Las políticas sociales pueden tener su beneficio social pero desde luego que aumentar impuestos no va a ayudar a la economía.

    * Sin embargo, este bajón de poder adquisitivo de la clase media española todavía no se refleja en el precio de las monedas. Probablemente se refleje en el medio plazo haciendo que caigan (o que sean más complicadas de vender) las monedas españolas medias.

    * El Centenario de la Peseta lleva barato bastante tiempo y ahora se encuentran precios que hace 5, 10 o 15 años eran imposibles de ver. Las de 25 pesetas de oro han subido por el simple hecho de que ha subido el valor del oro, pero unas 25 pesetas de 1885 se encuentran ahora un 30-40% más baratas que hace 5 años.

    * El caso de Argentina es un triste ejemplo de cómo la intervención económica sostenida en el largo plazo tiene como consecuencia la ruina total del país. Es una lástima que un país tan rico y donde hace no tantas décadas era uno de los mejores lugares para vivir del mundo ahora se encuentre en una ruina total. Un país que me ha tratado muy bien las tres veces que lo he visitado; todos los argentinos que conozco son gente estupenda. Es una pena que les traten tan mal.

    * No creo que estamos hablando ahora de burbuja de precios. Burbuja es cuando el hecho de que suban los precios anima a que entren otros compradores que los suben más todavía. Es lo que pasó con los pisos en 2003-2008 o lo que pasó con el oro y la plata en 2010-2011. Ahora han entrado más coleccionistas pero animados por la numismática en sí, no por ganar dinero.

    * El coleccionismo numismático se divulga mucho más a través de la Web, de eso no hay duda. Lo que no tengo tan claro es que los coleccionistas muestren sus monedas como quien muestra su Ferrari. Hay quienes lo hacen pero son una minoría. La mayoría de los coleccionistas tienen sus monedas en cajas fuertes y son celosos a la hora de que alguien sepa lo que tienen. También creo que el número de coleccionistas numismáticos en España es menor que hace 50 años por el simple hecho de que ahora hay muchas más aficiones posibles (v.gr. hace 50 años nadie era amante de los mangas, ni jugaban a videojuegos ni veían e-sports).

    * El que haya estudios y catálogos favorece que se coleccionen las monedas. Ciertas series «difíciles», como son las medievales, eran complicadas de coleccionar en los 90 porque costaba mucho encontrar información. Ahora es mucho más sencillo y eso atrae a coleccionistas. Las acuñaciones de reyes españoles en suelo europeo (Italia, Países Bajos, Portugal) y no digamos ya las colonias portuguesas, no se coleccionan porque son muy desconocidas y porque incluso hoy en día cuesta encontrar información.

    Saludos,
    Adolfo

  19. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 4 semanas hace

    Curiosamente en Numismatic News acaban de publicar un breve comentario sobre este mismo tema: https://www.numismaticnews.net/article/aggressive-buyers-heat-up-coin-market

  20. Elías 3 semanas hace

    Muy buena entrada Adolfo. E igual de buena la sección de comentarios. Es interesantísimo leerlos y enrriquecerse con las opiniones de todos. Me estreno como comentarista, no sin antes corregirte Adolfo, si me lo permites. El instrumento musical más caro vendido fue el Stradivari «Lady Blunt» vendido en torno a 15,9 millones de dólares, sin contar al Guarnieri «Vieuxtemps» cuyo precio no ha sido revelado, pero que habría superado el récord del «Lady Blunt». De nuevo muchas gracias Adolfo.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

      Así me gusta, Elías, que te estrenes aportando :-)

      Efectivamente, el Stradivarius «Lady Blunt» fue sensiblemente más caro que la guitarra de Kurt Cobain: https://www.businesswire.com/news/home/20110621006152/es/

      Me dejé llevar por la noticia; creo que lo leí en alguna parte.

      Ya puestos, os dejo cómo sonaron ambos instrumentos la última vez que se tocaron en público. La de Nirvana era mi canción favorita cuando tenía 14:

      https://youtu.be/ubj0LteeU1w

      https://youtu.be/hEMm7gxBYSc

      curiosamente Kurt hace un chiste diciendo que le querían vender la guitarra de Leadbelly por $500.000. Me gustaría saber qué opinaría si supiese que 27 años más tarde la guitarra que él estaba tocando se vendería por 12 veces más, haciendo de ella la guitarra más cara de la historia.

      Saludos,
      Adolfo

  21. jorge 3 semanas hace

    La ausencia de convenciones o mercadillos y el miedo o la dificultad a desplazarse/viajar a diferentes puntos de nuestra geografía para poder comprar monedas a otros comerciantes creo que han podido ser factores clave por lo que los coleccionistas han tenido que inclinarse hacia las subastas provocando un aumento de demandas y, por lo tanto, un aumento de las pujas y su posterior encarecimiento.

  22. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

    Otro récord de subasta que acabo de ver.

    Por una paloma se han pagado 1,6 millones de euros: https://www.lavanguardia.com/natural/20201115/49477308151/paloma-subasta-deporte-new-kim-china.html

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*