Vizcondado de Narbona, dinero de Eimeric II

vizcondado De Narbona

Periodo: Edad Media

País: Vizcondado de Narbona

Valor: Dinero

Ceca: Narbona

Reinado: Eimeric II

Metal: vellón

Calidad: MBC+

Casa de subastas: Aureo & Calicó

Fecha: 18 de marzo de 2021

Precio de salida: 900 euros

Los dineros del Vizcondado de Narbona

El Vizcondado de Narbona fue uno de los vizcondados carolingios situados en el Langedoc. Fue un vizcondado razonablemente próspero que mantuvo su independencia hasta el siglo XVI.

A partir del siglo XI hubo varios vizcondes que emitieron su propia moneda, siendo todos ellos dineros (“diners“, como suelen indicar en los catálogos) con unos diseños muy sencillos. A juzgar por los ejemplares que han llegado a nuestros días, la emisión más abundante de los dineros del Vizcondado de Narbona se dio con Berenguer (1019-1067) (Tenéis un estupendo ejemplar en la próxima subasta de Áureo & Calicó), si bien ya había acuñado antes su padre Raymond I (969-1019, también llamado Ramón).

Habría que esperar a Eimeric I (1077-1105, también llamado Aimeric o Aimery) para que se volviese a acuñar moneda. Tanto de Eimeric I como de Eimeric II (1105-1134) nos han llegado contadísimos ejemplares. Uno de ellos es el que ilustra la entrada, una de los tres ejemplares conocidos acuñados durante el vizcondado de Eimeric II. La hija de Eimeric II, Ermengarda (1134-1192), también acuñó monedas que hoy se encuentran con mayor facilidad que las de sus dos precedesores. Ermengarda cedió el trono a su sobrino, Pedro Manrique de Lara, entrando así una de las más importantes casas nobiliarias castellanas en el Vizcondado de Narbona.

Es pertinente reflexionar sobre hasta qué punto puede considerarse la moneda del Vizcondado de Narbona como “moneda catalana”, tal y como indican muchos catálogos. Es obvio que Narbona no se encuentra hoy en día en Cataluña, pero eso no es ningún problema, como no lo es decir que un real del siglo XVI acuñado en Sevilla o en Nuevo Reino es moneda castellana. Por otra parte, el sistema metrológico no es indicativo de “pertenencia”: tanto Barcelona como Narbona acuñaban según el sistema carolingio.

Lo que sí es indicativo es que había una relación de vasallaje relativamente estable (digamos que todo lo estable que puede ser una relación feudal en el siglo XII) entre el vizconde de Narbona y el conde de Barcelona. Una relación que, además, en muchos casos estaba apoyada por lazos familiares.

Tal fue el caso de Eimeric II, quien rendía vasallaje a su hermanastro por parte de madre, Ramón Berenguer III (hay una estatua ecuestre suya justo al lado de la sede de Áureo & Calicó). Esta relación de vasallaje llevó a Eimeric II a apoyar activamente a Ramón Berenguer en muchas de sus acciones bélicas, como su conquista de Mallorca de 1114. Tanto fue así que el mismo Eimeric II perdió la vida en la Batalla de Fraga, donde las tropas aragonesas cayeron al empuje almorávide.

Precio de un dinero de Eimeric II

Esta moneda es rarísima (3 ejemplares conocidos) y, además, está en un estado de conservación maravilloso. Por si fuera poco, es la única moneda conocida de Eimeric II, por lo que si algún coleccionista quiere un ejemplar para representar a este vizconde, solo tiene la opción de este dinero. Desde luego es una golosina para un coleccionista de moneda medieval francesa o catalana. Lo que pasa es que es una moneda que solo atraerá la atención a un grupo reducido de coleccionistas: la inmensa mayoría de los coleccionistas no han oído hablar de Eimeric II ni del Vizcondado de Narbona.

Tampoco es una moneda que, por su estética, llame la atención. Me explico: si pones a un chino, a un ruso y a un gringo este dinero del Vizcondado de Narbona al lado de cualquiera de las monedas que se muestra en los vídeos de abajo, y le preguntas qué pieza prefiere, está claro que no elegirá el dinero del Vizcondado de Narbona. Digamos que es una moneda adecuada para el estudioso o para el coleccionista centrado en la moneda medieval catalana o francesa. No creo que atraiga las pujas o las miradas del mercado internacional.

Definir el precio de una moneda así es muy complicado porque hay pocas referencias a las que agarrarse. Si fuese una moneda castellana estaríamos hablando de en torno a 10.000 euros (dicho sea de paso, los vellones castellanos me parece que han adquirido unos precios sobredimensionados cuando menos). Siendo una moneda catalana acuñada por un vizconde tan desconocido, no se puede esperar un remate tan alto. Yo diría que entre 2.000 y 3.000 euros de remate sería razonable. Pero, a pesar de haberlo intentado, no puedo apoyar mi opinión en argumentos sólidos.

La Subasta Selección de Áureo & Calicó 2021

Áureo & Calicó organiza una doble subasta el día 18 de marzo de 2021. En la sesión de la mañana acontecerá una subasta en sala con 521 lotes y en la sesión de la tarde la Subasta Selección 2021. En ambos casos se da un repaso a la historia de la numismática.

La Subasta Selección es una subasta que organiza la casa Áureo & Calicó cada año con 500 lotes selectos. Como todos los años, en esta subasta hay ejemplares maravillosos. Monedas que alcanzarán precios de récord y otras que sorprenderá su propia existencia, como la moneda que he comentado en esta entrada.

He preparado tres vídeos para la ocasión, centrados en la moneda de la Monarquía Española, que es el periodo que trae monedas más potentes (como no podía ser de otra manera). Os dejo los vídeos y espero que sirvan como muestra de los increíbles piezones que hay en esta Subasta Selección. Si no lo habéis hecho ya, os recomiendo que disfrutéis de este catálogo con calma.

En Imperio Numismático también están comentando esta subasta.

Descripción de Áureo & Calicó

Vescomtat de Narbona. Eimeric II (1105-1134). Narbona. Diner. (Cru.V.S. falta) (Cru.Occitània 51, es un dibujo) (Cru.C.G. falta) (D. 1547, como Aimeric III). Atractiva. Rarísima. 1,03 g. MBC+.

Este tipo de Narbona, hasta ahora solo conocido por un dibujo defectuoso de Duplessy, presentaba el problema de la interpretación del cuarto signo que completa los tres anillos inscritos en los vértices del rombo. Ahora vemos claramente que no es una letra sino una flecha que marca, además, la separación en el inicio de leyenda. No se conocen más de tres ejemplares, y este es probablemente el mejor.

Fuente
Seguid otros comentarios de esta entrada en Facebook y, si eres nuevo en el Blog Numismático, descarga gratis un e-Book de introducción a la numismática.

Comentarios en: Vizcondado de Narbona, dinero de Eimeric II

  1. Molt bon article Adolfo!
    A Aureo li falten dades, n’existeixen més de 4 exemplars, del diner…
    Això si, aquest diner és el més ben conservat de tots!

    Me encanta que toques piezas condales! gracias!!

    Un saludo!

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Muchas gracias, Joaquín.

      La moneda de los condados catalanes no la tengo tan estudiada como la moneda castellana. Pero tendré que ir aprendiendo sobre ella poco a poco porque es muy interesante.

      Saludos,
      Adolfo

  2. Adolfo Ruiz Calleja

    En el grupo de Facebook “Numismática Medieval” Albert Vilà Casol ha hecho el siguiente comentario:

    “Buenas Adolfo! Sobre las emisiones de Eimeric II, comentas que es el único tipo conocido. Hay otro tipo que se atribuye al mismo Vescompte, aunque no sea nada fácil adscribirlas a uno o otro Eimeric. Aprovecho para comentarte que en cuestión de semanas se darán a conocer novedades sobre las emisiones d’Eimeric II. Saludos!”

    diner Eimeric

  3. Hay que ver la adscripción vasallática de ciertos condados languedocianos a diversos factores:

    El primero, es que a partir de la dinastía capeta se disuelve el imperio carolingio y el medio día galo queda fracturado en multitud de estados independientes, al estilo italiano. Lo mismo que Cataluña, por cierto.

    De esos estados independientes pronto el condado de Tolosa asume la hegemonía recortando la independencia de sus vecinos. Hay también factores mítico-ideológicos en esa hegemonía, Tolosa había sido sede de la corte visigoda en sus primeros tiempos, antes que Barcelona y que Toledo, lo cual le asignaba la primacía en prestigio que fue respetada durante el periodo carolingio.

    A Partir de Ramón Berenguer I, Barcelona aparece como el gran contrapoder tolosano, así que podríamos decir que se conforman dos “partidos” en toda el área occitana no controlada por la monarquía inglesa (Aquitania), los vasallos de Tolosa y los de Barcelona, (cierto que efímeramente con Alfonso I de Aragón, el Batallador, parece aparece un nuevo actor, que será efímero y que en todo caso sus restos quedaran adscritos a la unión de Aragón y Barcelona).

    En el caso de Narbona hay también un factor ideológico en el hecho de que hubiese formado parte de Septimania, ultimo bastión ultrapirenaico de los visigodos y que los carolingios denominaron Gotia, pero incluyendo los territorios después hemos denominado catalanes, es decir el territorio franco que se regía por la ley visigoda (Liber Iudiciorum) y que generalmente llevó implícito que el conde de Barcelona ostentara el título de Marqués de Gotia. A todo esto hay que añadir que Barcelona obtiene el condado de Provenza, que aunque esta bajo soberanía nominal del Sacro Imperio Romano, es una gran potencia regional, que da un enorme poder a los catalanes.

    Finalmente, con la cruzada albigense aparece Francia, un estado más de los salidos de la desmembración carolingia con la ventaja de haber conservado un titulo de realeza, y que con la excusa religiosa ataca la independencia política de esa área, motivo por el cual Tolosa y Barcelona unen sus fuerzas contra el enemigo común, convirtiéndose Tolosa (y los suyos) en vasallo del Rey de Aragon (que no aragonés), con el trágico final de la batalla de Muret y el epilogo del tratado de Corbeil, que fijo el área de influencia de Francia al norte de los Pirineos y la de Cataluña, ya con Aragón, al sur (salvo los territorios que poseía directamente el rey, como Rosselló y Montpeller).

    En mi opinión es excesivo calificar de catalana la moneda de los vasallos languedocianos de Barcelona, como lo sería calificar de tolosana la de los suyos, pero desde luego es una parte esencial de la historia catalana, antes de centrarse en su aventura mediterránea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba