Coleccionar monedas agujereadas

Coleccionar monedas agujereadas

Quien lleve un tiempo siguiendo este blog, sabrá que no aconsejo a nadie comprar monedas limpiadas agresivamente, colgadas o con cualquier otro tipo de manipulación violenta. Eso, obviamente, incluye las monedas agujereadas. Al no ser que las comprasen a precio que se pague el oro/plata de esas monedas para fundir, pues a la hora de venderlas es lo que les van a pagar por ellas: como chatarra de oro o plata. Pero, como tantas otras veces, la conversación con otros coleccionistas me ha hecho cambiar mi opinión. O, al menos, no ser tan tajante en mi afirmación.

Como norma general, yo no recomiendo a ningún coleccionista que se haga con monedas agujereadas. Ese tipo de taras afea mucho la colección, la convierte en «una colección de chatarra» y hace que sea un desastre comercial: a la hora de venderla va a ser complicado que alguien pague más que lo que cueste ese oro o esa plata para fundir. Hay que considerar dos excepciones a esta regla general:

  • Los galanos. Pues son monedas muy raras de las que, en la mayoría de los casos, nos han llegado menos de 10 ejemplares y casi siempre agujereados. Al parecer estos galanos se utilizaban como ofrendas religiosas, atándolos a los mantos de los santos y las vírgenes. Así que quien quiera coleccionar galanos, en muchos casos tendrá que hacerse con ellos agujereados. Y aún así cuestan miles de euros; los pocos que existen sin agujerear suben todavía más de precio. Además, hay muchos años en los que directamente no existen ejemplares sin agujerear.
  • Algunas monedas reselladas. Las monedas se resellaban con la intención de paliar la escasez de numerario local con moneda foránea, dando a las mismas un valor oficial (y de paso cobrar impuestos). En muchos casos, la metrología de la moneda foránea no encajaba con la local, por lo que la moneda original se partía o se agujereaba para extraer la plata. El caso más conocido son los «Holey Dollars«. Más información.

«son esas marcas posteriores las que hacen que las monedas sean interesantes»

Como veis, los dos casos en los que considero interesante hacerse con monedas agujereadas son en aquellos en los que la propia finalidad de la moneda implica hacer el agujero. Personalmente sigo en mis trece: no pretendo hacerme con ningún otro tipo de moneda agujereada. Ahora bien, tras participar en esta conversación en el grupo de Facebook Numismática Argentina, entiendo que hay a quienes les gusten monedas agujereadas en un ámbito más general.

Muchos coleccionistas indicaban que aprecian las monedas agujereadas por motivos económicos. Es decir, aceptan que la moneda que compren esté agujereada porque es la única forma para poderse hacer con esa moneda. Según indican, ellos pueden estudiar y disfrutar de la misma independientemente de su agujero. Yo acepto esta opinión pero no estoy de acuerdo con ella: prefiero una colección de vellones que una de «platas taradas». Lo bueno de la numismática es que todos podemos forjar una colección interesante independientemente de nuestro poder adquisitivo.

Me resultó especialmente interesante la opinión de Andrés Espíndola, quien tiene una colección de monedas marcadas (todas las monedas que ilustran la entrada pertenecen a su colección). El caso de Andrés no es que adquiera monedas marcadas porque sean más baratas, sino que son esas marcas posteriores las que hacen que las monedas sean interesantes para Andrés. Algunas de estas marcas son agujeros mientras que otras son manipulaciones privadas. El interés de la colección de Andrés es justamente describir esas marcas y explicar su uso. Esto me resulta curioso porque muestra cómo, de manera espontánea, la gente utilizó las monedas para fines que difieren de su propósito inicial (i.e., facilitar el comercio) y las altera en consecuencia. Con Andrés estuve comentando algunos:

Hay monedas que se utilizaron para la contabilidad agrícola. Cuando fui a Argentina me quedó claro que hay un mundo muy complejo de fichas agrícolas y ganaderas en Argentina. Hay veces que los hacendados no contaban con cospeles, sino que simplemente marcaban con un resello propio una moneda circulante y así la convertían en una ficha para su hacienda. La primera imagen sería un ejemplo. En España yo no conozco ese uso pero sí que he visto cobres de Alfonso XII marcados con un número que se utilizaron para identificar ganado.

Imagen 1. moneda resellada para uso agrícola

Hay monedas que se utilizaron para devociones religiosas. Es por todos conocido el caso de los galanos que citaba antes. Pero hay más religiones (o supersticiones, como se prefiera) que utilizan monedas como ofrendas. Tal es el caso de los Ekekos, de un uso muy extendido en Sudamérica. A los ekekos es muy típico colgarles billetes o monedas para pedirles abundancia económica; es una práctica habitual en países como Bolivia o Perú. De hecho, una suposición mía es que quizá en Sudamérica sea tan típico colgar monedas y billetes en los mantos de la Virgen por la influencia precolombina de los ekekos. Como digo, es una simple suposición. Los óbolos de Caronte, en la antigüedad, jugaban otro papel religioso, si bien la moneda no se veía alterada.

Hay monedas que se utilizaron como adornos en vestimentas tradicionales. Esto es algo propio de muchas culturas; en mi viaje por Irán pude ver varios ejemplos. En esa zona del mundo hay varios grupos étnicos que utilizan mucho las monedas en sus trajes tradicionales. Los hazara son uno de los mejores ejemplos. Si volvemos a Argentina, tenemos a los gauchos que son los habitantes rurales de las llanuras sudamericanas. Estos gauchos han desarrollado una cultura propia de la que se sienten orgullosos. Esta cultura incluye una vestimenta propia, donde uno de los elementos más típicos es el fajón de gaucho (segunda imagen). Se trata de una cinta de cuero a la que se suelen enganchar monedas. Por eso, muchas monedas que presentan dos agujeros (tercera y cuarta imágenes) suelen provenir de un fajón de gaucho. Estos mismos gauchos también utilizaron las monedas para fabricar botones. En la quinta imagen podéis ver uno. El uso de monedas tiene sentido porque en cierta forma imitan a los botones militares. Ya vimos que la numismática y la botonística tienen más en común de lo que pudiera parecer. El uso fue tan extendido que se llegaron a imitar las monedas, en fabricación privada, para utilizarlas como botones. Quien quiera profundizar en ello puede leer este artículo de Leonardo Danieri y este blog.

Imagen 2. fajón de gaucho

Imagen 3. moneda de fajón de gaucho

Imagen 4. moneda de fajón de gaucho

Imagen 5. botón gauchesco

Hay monedas que se usaron como adornos de figuras. He visto en alguna casa sudamericana pequeños muñequitos antiguos que tienen monedas de medio real colgadas. Esos muñecos se utilizan hoy todavía como adornos.

Hay monedas que se usaron con fines políticos. Su uso fue importante en Europa como propaganda subversiva. Lo mismo ocurrió en América, como se observa en la sexta imagen. Esa moneda hace propaganda de Perón, seguramente durante la dictadura de Lonardi (cuando el peronismo estaba prohibido).

Imagen 6. resello Perón

Hay monedas que se grabaron por simple y llano aburrimiento. La moneda de la séptima imagen pudo haber sido una de ellas. Me indica Andrés que leyó que era típico que los presos en las cárceles paraguayas se entretuviesen grabando sus propias medallas. Quizá esta sea una de ellas.

Imagen 7. medalla de Paraguay

Imagen 8. América y Miguel

Hay monedas que se grabaron por amor. ¡Qué bonito! ¡Fijaros en la moneda de la octava imagen! Son unos 50 céntimos de 1892 convertida en una medallita por América y Miguel. Andrés tiene la hipótesis de que fueron una pareja de españoles que emigraron a Argentina y que usaron esta moneda como arra de boda o como presente (ya sea entre la pareja o a otras personas). Tanto es así que ha creado un grupo de Facebook para encontrar a América y Miguel o a sus descendientes.

La última cuestión que me pregunto es por qué el coleccionismo de monedas agujereadas está más extendido en Sudamérica que en Europa. No lo digo sólo por la conversación de Facebook que ha servido de catalizador para esta entrada, sino también porque en mercadillos y en colecciones sudamericanas he podido ver bastantes más monedas agujereadas que en España. Supongo que el poder adquisitivo sea una razón, pues es obvio que las monedas agujereadas son más baratas que las que no tienen agujero. Otra razón es que en Sudamérica se ha dado mucho más uso a las monedas agujereadas o manipuladas que en España, lo que hace que se encuentren más. También creo que los coleccionistas sudamericanos están más interesados a las emisiones y manipulaciones privadas. Por ejemplo, allí se estudian mucho las fichas locales, algo a lo que en España apenas damos importancia. Esto hace que un español sólo se fije en una moneda agujereada/resellada si el agujero/resello lo ha practicado un estado; pero no si lo ha practicado un particular. Finalmente, y no menos importante, creo que en Sudamérica los coleccionistas son más valientes y se atreven a forjar colecciones que se salen de lo normal. En España somos «de sota, caballo y rey».

28 Comentarios

  1. Celso 4 semanas hace

    Muy interesante, con respecto a
    Sudamérica, la de cosas que nos unen y diferencian. De monedas con agujero siempre recuerdo a mis tíos en los años 70 con alguna moneda de 50 céntimos de 1949 en el llavero.

  2. Maximiano Gomez Muñoz 4 semanas hace

    Magnifico.

  3. Gaby 4 semanas hace

    Efectivamente, yo conozco en Colombia colecciones de fichas importantes, como la de Henao y Montaña. Yo tenía entendido, corrígeme si me equivoco, que las monedas se agujereaban para evitar el robo, colgando las del cuello y escondiendo las de esta manera. Yo tengo un 2 reales de Felipe Vi prácticamente sin circular, con un agujero estrategicamente situado en un cero o una letra redonda, preciosa, y la compré en una subasta. Para mi justificado. No veo la diferencia entre esto y una macuquina fabricada a machada en el taller oportuno.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 4 semanas hace

      La diferencia, en lo que al mercado se refiere, es que a la mayoría de los coleccionistas nos gusta que la moneda llegue a nuestras manos lo más intacta posible. Idealmente nos gustaría que estuviese en nuestra colección tal y como salió de la ceca… y si fue bien acuñada mucho mejor.

      Otra cosa es si te interesa el uso o manipulación que se pudo hacer a la moneda una vez que esta se puso en circulación. Pero la mayoría de los coleccionistas no se centran en esos aspectos.

      Saludos,
      Adolfo

  4. Curial 4 semanas hace

    Es evidente que piezas cuyo valor comercial está en su buena conservación un agujero las deja simplemente en su valor de metal. Pero hay muchas series de monedas que por circunstancias sociales (uso ornamental o situación de inestabilidad) fueron agujereadas con alegría. Rechazar por sistema estas monedas por el hecho de tener un agujero nos priva mucho de entender de como era la sociedad que las usó. Y si se coleccionan ciertos períodos o zonas, por ejemplo Centroamérica, una de dos, o pasas por el aro de comprarla con agujero o ya tienes que tener un bolsillo muy fondo y mucha paciencia para hacerte con una impoluta

  5. rigoberto 4 semanas hace

    Hola todos los saludos para usted, me ha motivado mucho su artículo, me parece muy bueno y sobre todo por la temática que aborda.
    Desde Cuba le envió un abrazo,
    Rigoberto

  6. DRINFEAL 4 semanas hace

    .

    Quizás sea una impresión equivocada:

    En España se colecciona «sota, caballo y rey» y, poco se puede aportar cuando ya está casi todo dicho de esas temáticas habituales.

    El empuje numismático se encuentra en Sudamérica.

    .

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 4 semanas hace

      Estoy de acuerdo.

      En España nos enfocamos todos en lo mismo. Quien coleccione 8 reales, El Centenario de la Peseta, denarios romanos… difícil lo va a tener para hacer algún tipo de aportación o que su colección sea recordada (salvo que tenga una billetera mastodóntica).

      Yo conozco más Sudamérica, pero me da la sensación de que toda Hispanoamérica tiene coleccionistas que exploran temáticas poco trilladas o que enfocan su colección desde ángulos muy diversos.

      Saludos,
      Adolfo

      • Adrián 3 semanas hace

        Buenas noches a todos.
        Es un placer leeros, como siempre.
        En mi caso, las “taras históricas” son un aliciente especial para comprar una moneda y, como bien dices, la numismática te permite hacer colecciones interesantes de todo tipo y morfología. Una pequeña parte de mi colección se centra en esas “taras”; el mero hecho de pensar por los bolsillos, manos y transacciones por las que ha podido pasar una moneda, con los daños que esa vida le hayan podido producir, me provocan una atracción incomparable frente a una moneda SC del mismo período o año. Soy consciente de las preferencias del mercado y me considero un verdadero afortunado por sentir esa atracción irrefrenable por las monedas circuladas, cuestión que me permite disfrutar enormemente de piezas maravillosas a un precio infinitamente más ajustado. Solo espero que no cambie esta tendencia, ya que me pondría las cosas más difíciles.
        Estoy convencido de no ser el único que tiene este tipo de filia y respeto profundamente opiniones complementarias y, por supuesto, contrarias a la mía.
        Muchas gracias a Adolfo y a sus partners por hacer este blog posible.
        Abrazos para todos y nos vemos en los mercadillos.

  7. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 4 semanas hace

    En Facebook han comentado la entrada varios coleccionistas argentinos. Algunos de ellos están interesados en las monedas agujereadas. Concretamente David Alvarez ha hecho este comentario que creo que es muy bueno:

    Me parece que el artículo es muy variopinto en cuanto a intervenciones de monedas pero cabe diferenciar bien monedas de uso propagandístico político o comercial, que existieron en muchos países de Europa también , monedas con fines meramente privados como las agrícolas o los que mencionas de prisioneros en Paraguay . Y por otro monedas agujereadas propiamente dichaslas cuales sí tienen un contenido social y cultural muy marcado en buena parte de Sudamérica , respecto a las rastras o fajones en origen eran hechos para grandes hacendados en el que llegaban a colocar 50 o más monedas de plata virreynales y monedas de plata ya como pais independiente ,daba lo mismo, la función era mostrar una posición social y económica, un gaucho común no podía darse el lujo de portar una así. Con el paso del tiempo la adoptaron en Argentina los nuevos inmigrantes que prosperaron en el campo y se volvieron grandes hacendados, hoy en día se popularizo más colocándoles replicas de monedas o monedas de bajo valor de poco tiempo atrás pero con otros fines como adorno o para danzas típicas, obvio que dejaron de ser de plata mayormente. En cuanto a las agujereadas propiamente dichas en Sudamérica las virreynales que se ve, son mayormente agujereadas puesto que en Boliva sobretodo de donde provenían de su ceca de Potosí se las utilizaba en festividades religiosas como estandartes y chuspas en cargamentos de plata ( esta útima la chuspa también, durante largo tiempo se utilizo para transporte personal de monedas , una suerte de billetera antigua, pues era una bolsita de tela aguayo con varias monedas cosidas al mismo ), estos cargamentos eran ricamente decoradas en festividades religiosas y también en en una fiesta profana como el carnaval en Bolivia, Perú y con ciertas modifcaciones en Ecuador ( utilizadas en máscaras festivas), era también además de una manifestación de intensa devoción popular acompañada por los habitantes de toda la ciudad. A la vez , también una muestra de la tradición de las familias dueñas de cada cargamento, que en principio eran filas de mulas ataviadas , y alguno que otro caballo hoy en día pervive en ciudades como la Paz , Cochabamba o Potosí (recuperada hace pocos años). Aqui adjunto un par de columnarios sacados de una chuspa que me regalo mi tia, y una foto de esa chuspa antigua. Se utilizaban en tales chuspas monedas virreynales o coloniales y monedas de plata del periodo independiente. El porque se ven a la venta tantas monedas de busto colonial con agujeros da para largo, pero al menos pudieron sobrevivir estas agujereadas con los fines que mencioné y otras que se utilizaron como colgantes también.

    monedas agujereadas

  8. Joan Fontanillas 4 semanas hace

    Las monedas agujereadas son interesantes si quieres gastar menos dinero y a cambio la puedes tener con todos sus elementos legibles. Hablo de colecciones normales, no de élite. El que colecciona para aprender comprará agujereadas e incluso partidas, si hace falta, cuando son monedas que sobrepasan su presupuesto habitual. Tocar enseña mucho.
    Sobre el tema del coleccionismo de moneda local en Cataluña vamos on fire. Al coleccionismo de emisiones locales de Guerra dels segadors i Guerra Civil, pallofes… se está añadiendo ya bibliografía sobre fichas i jetones catalanes (el de Sanahuja asienta ya unas bases para futuros trabajos). Incluso medallística catalana. Pronto saldrán más volúmenes de la Societat Catalana d’Estudis Numismàtics sobre fichas catalanas a cargo de miembros del Cercle Filatèlic i Numismàtic de Barcelona. Un saludo desde Hostalric!

  9. raul ferraris 4 semanas hace

    muy buen articulo, aunque a usted no l gusten las agujereadas y contramarcadas, para mi son geniales por la historia que encierran,tengo una gran coleccion de thaler maria teresa reslledas, un saludo, un abrazo

  10. Luis Miguel 4 semanas hace

    Interesante artículo aunque pondría un pero. Las monedas de Al-Andalus son muy interesantes con el agujero para sujetar las fracciones o simplimente llevarlas. Un dirhams con varias piezas incrustadas tiene un valor historico importante. O al menos en mi opinion.

  11. Jesus Sanz 3 semanas hace

    En mi opinión, estamos mezclando todo tipo de piezas, agujereada, reselladas, contramarcadas y si me apuran sudada y recortadas, en mi opinión solo las agujereada (empleadas en ornamentacion), sudadas y recortadas no añaden nada al mundo numismático y no tienen interés adicional, otro caso son las contramarcadas y reselladas, eso es otro mundo digno de investigar.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

      La reflexión va más allá de las monedas agujereadas. La cuestión es que esas manipulaciones pueden tener su propio interés al mostrar el uso posterior que se daba a las monedas.

  12. Antoni Peñarroya 3 semanas hace

    Hola, Buenas tardes.
    Una coleccion puede ser, las monedas con agujero de origen que hay muchisimas incluso en España y la otra los agujeros que se hacen por conveniencia de cada usario. Estas ultimas solo se pueden utilizar para tapar agujero en la coleccion de otro modo se pierde a mi parecer todo el valor numismatico. No obstante estoy de acuerdo que cada cual haga la coleccion que mas le guste o le convenga.

  13. Jesús sanz 3 semanas hace

    Nadie a reparado una moneda agujereada?

    • Fremen 3 semanas hace

      No es habitual. Comienzas con una moneda manipulada y terminas con una moneda manipulada y remanipulada.

      Es cierto que los arqueólogos restauran piezas como ánforas o edificios enteros, pero en esos casos hace ya tiempo que se deja muy clara la distinción entre la parte original y la «tocada». Creo que ese no suele ser el propósito de la «restauración» de una moneda. Y, además, para hacerlo bien harían falta unos conocimientos y una habilidad que la mayoría no tenemos.

      Según yo lo veo, las monedas están en nuestras manos solo «de viaje» y debemos preservar su integridad para las generaciones futuras. Como ahora mismo no podemos adivinar qué maravillosas tecnologías tendrán en el futuro, lo mejor es manipular lo menos posible para que, llegado el día, no nos consideren unos salvajes por haber destruido una información que nosotros ni sabemos que está ahí.

  14. Jesus Sanz 3 semanas hace

    Fremen, ha veces si lo he hecho, solo para mejorar su aspecto, la verdad que no suelo comprar piezas con agujero, a no ser que sean extraordinariamente raras, o tan caras que no pueda permitirme su compra sin agujero, pero la verdad, no lo había visto desde el enfoque que tu comentas y me parece interesante, es para pensar.

    • Fremen 3 semanas hace

      Pues muchas gracias por recibir así mi opinión, tanto si al final la compartes como si no. Es la prueba palpable de que el talante de este blog es infinitamente más civilizado y dialogante de lo que, desgraciadamente, se estila por Internet.

  15. Gustavo Gonzalez 3 semanas hace

    Buenas a todos
    Que hermosa nota, como es habitual si de sudamerica se trata mostrando las diferencias y particularidades nuestras.
    Yendo al tema las monedas agujereadas son parte inevitable del patrimonio e historia no solo numismatica sino general en la Argentina, si tuvieramos que fundir o eliminar las monedas agujereadas o manipuladas de alguna manera estariamos destruyendo una parte fundamental de nuestra cultura, tradicion e historia, sera por eso que estas monedas son parte aun de las mas importantes colecciones tanto particulares como de museos.
    Todo lo gauchesco esta en intima comunion con estas practicas y esto se nota en prendas y adornos sin los cuales es inimaginable un gaucho, siendo quizas las rastras el punto culmine de dichas tradiciones.
    El uso posterior al cual estaban destinadas las monedas se ha transformado en una forma de arte y expresion popular que no se si sea facil de explicar o de comprender para alguien que no sea de estas tierras, por eso se agradece el doble este tipo de articulos.

  16. Gustavo Brandan 3 semanas hace

    Exelente artículo

  17. Pedro 3 semanas hace

    Y el objetivo más obvio: He visto a varios, por cierto.

    Poder tener una moneda de colgante.

  18. Alberto Perez 3 semanas hace

    Felicidades Adolfo por tu blog y por tu canal de youtube q me parecen extraordinarios. En mi caso colecciono monedas de plata de todas fechas y paises. Tengo algunas con agujeros y unas pocas con inscripciones, pero tengo curiosidad por una moneda de 5 liras del vaticano a la cual borraron la fecha y el «5 liras» y inscribieron » 1877 anno.l. sac.episc. P.PII.IX».
    He buscado pero no he conseguido averiguar nada y tengo bastante curiosidad por saber algo de su historia. Si alguien puede echarme una mano.
    Saludos.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

      Hola Alberto.

      Me alegro de que te guste el Blog y el Canal de Youtube.

      Por parte de tu moneda, seguramente alguien haya agarrado la moneda y la haya «convertido» en una medalla conmemorativa del año santo episcopal de 1877, haciendo alusión a Pío IX que era el papa de entonces.

      Esto que digo parece una obviedad, pero más no te puedo decir.

      Saludos,
      Adolfo

  19. J. Mir 3 semanas hace

    Buén artículo y comentarios.
    Por añadir algo que no se haya dicho, si no se me ha pasado, a veces puede suceder que la mejor moneda conocida sea una moneda agujereada. En el caso de la andalusí conozco varios casos. Yo no las busco, pero no las descarto.

  20. José Morales 2 semanas hace

    Quisiera hacer una aportación en el tema de las monedas de al-Andaluz con dos agujeros. La finalidad era usarlas como amuleto, ya estas monedas tienen en una cara la profesión de fe musulmana. Con estos dos agujeros se consigue que esta cara siempre se mantenga al frente, protegiendo a su portador. Vamos, la misma filosofía que en el catolicismo los llamados «Detente».

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

      ¡Qué interesante!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*