Cómo comenzar a coleccionar monedas con errores

La fabricación de monedas y de billetes es un proceso industrial y, como tal, puede tener errores. En cada uno de las etapas de este proceso pueden aparecer los errores: mezcla del metal, laminación, recorte, acuñación, empaquetado… son muchos los coleccionistas que se ven atraídos a coleccionar estos errores de monedas o de billetes. Y son muchos quienes se ven engañados (uno, dos).

1 peseta 1975. Supuesto error de estrella en el cuello.

Un coleccionista de errores debe estudiar

A mí los errores nunca me han atraído, pero entiendo su interés. Es un tema sencillo de entender porque aparentemente no requiere un gran conocimiento histórico. Además, el coleccionista tiene la capacidad de adquirir una pieza “única” sin por ello tener que realizar un gran desembolso

Pero yo creo que el coleccionista de errores debe estudiar. Debe conocer con mucho detalle todos los pormenores del proceso de producción de monedas y billetes. Solo así podrá entender cada uno de los errores que vea. Solo así podrá juzgar por sí mismo si el error que le están ofreciendo es auténtico o es un error producido por un listo que le intenta estafar. Ese es el verdadero peligro del coleccionismo de errores: hay muchísimos errores muy espectaculares que son falsos errores

A un coleccionista de errores novicio se le irán los ojos detrás de esos errores espectaculares que podrá por un rango de precios que varía entre 50 y 100 euros. Eso lo sabe muy bien el estafador: es un rango de precios asumible por el coleccionista a la vez que suficientemente suculento para quien perpetúa la estafa.

En muchos casos fabricar un falso error es muy sencillo. Con herramientas que todos tenemos por casa se puede convertir una moneda que cueste menos de un euro (v.gr. cualquier peseta o duro de Juan Carlos) en un supuesto error por el que pedirá 80 euros. Bastará una cizalla, un martillo o una radial para fabricar esos supuestos errores. En el caso de los billetes bastará con una impresora para fabricar billetes con doble impresión.

5 pesetas 1975. Supuesto error en el listel.

Por otra parte, el coleccionista de errores debe desarrollar un criterio propio para definir adecuadamente su colección.

Se debe centrar en un marco espacial (¿quizá moneda española?) y temporal (¿quizá de 1869 en adelante?). Buscar errores de todo el mundo o de cualquier época haría su colección inabarcable. Especialmente cuando hablamos de moneda antigua o medieval, cuando casi todas las monedas portaban errores o variantes

También debería desarrollar su propio criterio para definir qué es un error y qué es una variante, un aspecto en el que no todos los coleccionistas estamos de acuerdo. Asimismo debería tener su propio criterio sobre si los errores provocados en la FNMT son verdaderos errores (como opinan Juan Bautista Bajo y otros) o no lo son (como opino yo y otros). 

Cómo seleccionar a un vendedor de errores de confianza

El aprendizaje necesario para ser un coleccionista de errores con criterio lleva un tiempo. Un tiempo en el que el coleccionista realizará varias compras, como es normal. Es durante ese tiempo cuando el coleccionista es más vulnerable a ser estafado. Por eso debe encontrar a un vendedor de confianza que bien puede ser su mentor en ese proceso de aprendizaje. 

Siempre está el peligro de que ese vendedor de confianza esté engañando al coleccionista novicio, ya sea porque es un estafador o porque desconoce los errores y él mismo es, a su vez, estafado. Ya vimos un caso y otro caso donde el vendedor de confianza era quien vendía errores falsos. 

1 peseta 1966. Supuesto error de cospel.

Para evitar estas situaciones yo pondría al vendedor a prueba de las siguientes maneras:

  • Si el vendedor tiene muchos errores, y muchos del mismo tipo, me generaría la sospecha de que tenga una “fábrica de errores”. Los errores son raros por definición, ningún vendedor se hace con 30 errores y al mes siguiente tiene otros 50.
  • El vendedor debería ser capaz de explicar con detalle el proceso de producción de las monedas o los billetes. Debería ser capaz de explicar por qué ese error se produjo y en qué momento exacto del proceso de producción de la moneda o el billete.
  • Debería haber otros errores semejantes en el mercado. Una simple búsqueda en acsearch debería ser suficiente para ver algún error parecido. Una cosa es que tu error sea raro y otra que sea la única vez en la historia en la que ese error ocurrió.
  • Intentaría buscar a otros coleccionistas de errores a quien enseñar las adquisiciones. Si no conozco a nadie publicaría las monedas que compre en Facebook o en foros. En lo que a mí respecta, mi experto en monedas con error es Juan Bautista Bajo Miguélez; y mi experto en billetes con error es José Antonio Castellanos.
  • A la primera que el vendedor se haya equivocado con un error no le volvería a comprar nunca ningún error. Con la cantidad de errores falsos que hay no puede haber “segundas oportunidades” para alguien a quien se le supone experto.

Los bodrios que ilustran la entrada me los he encontrado por Todocolección

4 comentarios en “Cómo comenzar a coleccionar monedas con errores”

  1. Gracias por tu confianza en tantos años de experiencia coleccionando errores.
    Acertadísimos tus consejos y dirección.
    En cualquier terreno de la vida, para introducirte con ciertas garantías, es necesario un conocimiento previo…En
    el caso del coleccionismo de errores, existe abundante bibliografía sobre los procesos de fabricación y acuñación de monedas que es necesario conocer.
    Así se evitarán los engaños que, por otra parte se dan en todos los campos… relojes falsificados, marcas de ropa… que , como apuntas tú, seguro que no te dan en establecimientos reconocidos. Quien comienza a coleccionar errores numismáticos, debe ponerse en las mejores manos. Añadiría, por mi parte, que es un mundo apasionante ,un mundo de libertad … y una buena inversión… Los errores son MUY RAROS y, a veces, ÚNICOS… y eso los convierte en objeto de deseo.
    Mencionas los errores provocados en la FNMT… A uno de los implicados, el juez ordenó devolverle sus monedas agrupadas en diversos lotes donde se podía leer: «Lote Nº 37: son 20 piezas obtenidas acuñando cospeles de 1 peseta con troqueles de 100 pesetas AUTÉNTICOS, edición 1980…» Troqueles AUTÉNTICOS… Por eso defiendo que son ERRORES AUTÉNTICOS… acuñados en la FNMT… Lo de voluntarios o involuntarios no me dice nada en relación con la autenticidad de las acuñaciones.
    Gracias por tu interesantísimo estudio
    Un fuerte abrazo.- Juan Bautista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba