¿Error o variante?

¿Error o variante?

En esta entrada voy a traducir un texto de Jay Turner que se publicó en el Blog de PCGS el 2 de marzo de 2020. Creo que el artículo explica muy bien la diferencia entre errores y variantes, un tema que los coleccionistas que siempre está sujeto a polémica y que suele confundir a los coleccionistas nóveles. Este artículo me gustó porque da unas pautas claras de cuándo considerar a una moneda como error y cuándo considerarla como variante. No es que con ello quiera ser taxativo, pero sí que ofrece una terminología a la que nos podemos acoger. Algunos de los temas aquí tratados ya han aparecido en el blog; por ejemplo aquí.

Error - 1 centavo 1997 con doble denominación, acuñado sobre 10 centavos.

Variante - 1 centavo 1955 doble fecha en el anverso

Aquí os dejo dos preguntas atemporales en la numismática: «¿Es mi moneda un error?» y «¿Es mi moneda una variante?». Espero que este artículo aclare ambas preguntas.

ERRORES

5 centavos 198X-PC, 30% incusa y 40% desplazada

Un error es un fallo derivado del procedimiento de manufactura de la moneda y puede ser insignificante o enorme. La significancia de un error puede ser juzgada a partir de la ceca que produjo el error y de la tolerancia que esa ceca tiene a generar defectos. Esto es lo que se denomina como «tolerancia de la ceca». Los errores pueden ocurrir en cualquier momento del proceso de la manufactura de la moneda. Estos errores pueden ser desde una mezcla inconsistente del metal del que la moneda está hecha, a problemas en la producción de las planchas, al acuñar la moneda o incluso después de la acuñación. La mayoría de los errores son únicos. Si el metal es incorrecto, si la moneda se obtiene de una plancha errónea o recortada, y/o si hay defectos de acuñación, esto típicamente ocurre solo en una o quizá en unas pocas monedas. Los coleccionistas de errores son quienes juzgan la significancia y el valor de mercado de estas piezas, lo que significa que algunos errores pueden tener menor valor que las monedas sin error, mientras que otros errores se aprecian mucho y proporcionan un buen dinero a quienes los encontraron.

VARIANTES

Una variante numismática generalmente tiene que ver con el cuño o los cuños que se utilizaron para producir las monedas. El cuño que forja una moneda (sea acuñada o fundida) tiene un diseño que será transferido a las monedas que produce. Cualquier variedad en el diseño de un cuño a otro causa una diferencia, pequeña o grande, en cada moneda que sale de dicho cuño en comparación con las que salen de otro cuño; esas variaciones son las que definen las variantes. Estas variantes pueden ser significativas o no, de nuevo dependiendo de la tolerancia de la ceca. Cuando los cuños eran hechos a mano, cada uno era diferente y generalmente son identificables. Sin embargo, cualquier ceca que use cuños hechos a mano debe aceptar diferencias significativas de una moneda a otra, por lo que estas variantes no son algo fuera de su margen de tolerancia. Cuando aparecieron los cuños hechos a máquina el margen de aceptación de las cecas se redujo, pues buscaban unas acuñaciones más consistentes. Las diferencias entre cuños, como repuntes, recortes, elementos acuñados dos veces y otros factores pasaron a ser variantes coleccionables por los coleccionistas interesados. Estas variantes se repiten en cada moneda acuñada por el cuño que tiene esa inconsistencia, convirtiéndolas así en variantes.

Aquí os dejo tres ejemplares de una variante que aparece en muchos ejemplares semejantes. Las tres monedas presentan claramente la hombrera grabada dos veces (doubled die). Fijaos en cómo esa característica se repite en los tres ejemplares. Es una variante.

1 dólar LM-79 doble hombrera. República de China. Ejemplar 1

1 dólar LM-79 doble hombrera. República de China. Ejemplar 2

1 dólar LM-79 doble hombrera. República de China. Ejemplar 3

LOS CASOS INTERMEDIOS

Céntimos de 1798 S-148. Todos de los mismos cuños, pero en distintos estado del cuño. Muestra un ejemplar proveniente de un cuño sin romper; otro con un exceso de metal, producido por un cuño roto; y otro con dos excesos de metal. Todos provienen del mismo cuño.

1 centavo 1798 S-148

1 centavo 1798 S-148

1 centavo 1798 S-148

Algunas monedas pueden ser tanto errores como variantes. Esto tiene que ver con la naturaleza de la manufactura de las monedas y la cantidad de ejemplares producidos. Los cuños se rompen, se desgastan e incluso algunas variantes acuñadas con el metal equivocado, son tanto errores como variantes atendiendo a su definición. Por ejemplo, las roturas de cuño se generan cuando el cuño empieza a resquebrajarse y se rompe. Estos son errores/variantes progresivos [en el Blog Numismático los llamamos «errores correlativos«] que se diferencian de la acuñación perfecta más y más según se va rompiendo el cuño. Y, como la mayor parte de los ejemplares acuñados por esos cuños que se van rompiendo, nunca van a ser considerados aceptables por la mayoría de las cecas, se los puede entender tanto como un error como una variante, pues se repiten en varias monedas. Las «mules» son errores provocados por una pareja de cuños que no estaban diseñados para utilizarse juntos; se les considera tanto errores como variantes. Algunas monedas acuñadas en distintos metales, como el centavo de 1943 de bronce y el de 1944 de acero son tan famosos que, aunque sean errores, se consideran variantes que deberían completar el set de centavos de Lincoln. Tras mucho tiempo sin hacerlo, los Estados Unidos reintrodujeron las inscripciones en el canto en las monedas de dólar en 2007. Esas letras del canto se añadían a la moneda en un paso separado de la acuñación de anverso y reverso. Por error, sacas enteras de monedas acuñadas nunca tuvieron sus letras en el canto y así fueron emitidas para la circulación. Esos eran errores pero fueron fabricados en tal cantidad que hoy se consideran una variedad que añadir a la serie.

1 centavo 1943 bronce

1 centavo 1944 acero

NI ERRORES NI VARIANTES

De nuevo volvemos a la tolerancia de la ceca para un tipo de moneda particular. Muchas monedas mostrarán errores microscópicos, repintados minúsculos, choques de cuños, pulido de cuños y otros aspectos que permiten identificar el cuño. La mayoría de las cecas aceptan este tipo de errores porque solo pueden apreciarse con lupas o microscopios. Lo mismo se podría decir con pequeños saltados del metal en la plancha, pequeños errores de laminación, minúsculos excesos de metal y muchos otros pequeños fallos de producción. Todo esto es insignificante según el criterio de la mayoría de los coleccionistas, pero algunos numismáticos han escrito catálogos enteros dedicados a estos temas. Los daños o las alteraciones que las monedas puedan haber sufrido tras salir de la ceca tampoco son errores o variantes. A pesar de que algunos intenten venderlos como tales.

Un Jefferson Nickel tratado con ácido para parecer un error

Lo mejor que puede hacer alguien que está interesado en errores, variantes o en cualquier otro área de la numismática es aprender sobre el tema de su interés antes de lanzarse a comprar monedas. Haciéndolo puedes estar seguro de cuándo anomalías comunes e insignificantes están siendo anunciados como raras e importantes, a la vez que tendrás una mejor comprensión de lo que se considera coleccionable. Hay mucho errores y variantes estupendos y significativos que se venden a un precio razonable, dando la posibilidad de coleccionarlos incluso a los coleccionistas con presupuestos más modestos.

7 Comentarios

  1. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

    Esta entrada está generando un intenso debate en Facebook que podéis ver aquí: https://www.facebook.com/aruizcalleja/posts/2961508810567833

    Por otra parte, os dejo dos artículos de este blog sobre errores fabricados a propósito:
    https://blognumismatico.com/2014/09/05/los-errores-provocados-en-la-fnmt-a-principios-de-los-80/
    https://blognumismatico.com/2018/03/29/pesetas-con-errores-provocados/

    Saludos,
    Adolfo

  2. J. Mir 2 semanas hace

    ¿un cuño que pusiera ESPACA en lugar de ESPAÑA o un escudo boca abajo respecto de la leyenda seria un error o una variante? ya se que hoy eso es muy difícil que suceda, pero cuando reculamos en el tiempo es más fácil una cosa asi. De acuerdo a tu descripción seria una variante, però para mi seria un error porque alteraria lo esperable para esa serie o ceca.

    Lo mas preciso creo que seria llamarle variante por error de cuño, que es de lo que realmente se trata.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

      Según Jay Turner ese sería un caso intermedio, porque es un error que aparece en el cuño.

    • J. Mir 2 semanas hace

      Personalmente estos son los que más me interesan. porque aportan información sobre el cuidado productivo de los cuños en la ceca (si se da mucho o poco o en que momento los hay o no) que, hasta la industrialización, me parece más interesante que el martillazo y, a veces, de caracter cronológico, segun sus combinaciones con los otros cuños.

  3. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

    En el grupo de NNF Aprendiendo a Coleccionar, un coleccionista argentino llamado Óscar Flores Vaca ha hecho unos comentarios muy interesantes que aquí reporto: https://www.facebook.com/groups/605151860239454/680536096034363/

    VARIANTES DE UNA MONEDA
    Una variante de una moneda es aquella pieza acuñada en un mismo año y en la misma o diferente planta productiva, sin que medien desperfectos o alteraciones en los elementos o el proceso de acuñación pero que difiere de la original (la realizada de acuerdo a la legislación que ordena su emisión y describe sus características morfológicas y de diseño) por variaciones previstas o no, que se producen en las etapas previas al proceso de acuñación (diseño, fabricación de collares, apertura y multiplicación de cuños, etc.). Como ejemplos, podemos citar la moneda de 1 peso de 2010 conmemorativa del bicentenario con Palmar “alto” y “bajo”, en las que la variación se debe a una diferencia de diseño o, las monedas de la ley 1130, en las que la única variación visible se observa en el año y se debe a que los cuños eran fabricados sin el número correspondiente a la unidad en el año, siendo este número punzonado en cada cuño mediante un proceso manual y determinando pequeñas pero identificables diferencias de posición de los mismos.
    Se debe tener en cuenta que el término “variante” emana de un consenso y sobre la base del mismo, se incluyen en este grupo a aquellas piezas confeccionadas en un proceso de acuñación sin alteraciones pero que puede involucrar elementos defectuosos en el armado de la acuñadora, previos al inicio del proceso de acuñación (collares defectuosos, cuños con algún defecto durante su apertura) o durante este proceso y debidos a la corrección de deterioros por el mismo (retoques de cuño). Estamos hablando de las que pueden denominarse “variantes por fallas previas a la acuñación” y “variantes por retoques”.
    Estos componentes previamente defectuosos o ya deteriorados ensamblados en la acuñadora, determinarán que desde la primer hasta la última moneda que salga de la máquina así armada, tengan la impronta del elemento fallado y por ello igualmente sean consideras variantes.

    Yo siento que hay que hacer diferencia entre error y falla porque no son la misma cosa según yo he estudiado y solo nos hemos relajado en el uso incorrecto de la terminología. En ningún idioma error es lo mismo que falla, menos en castellano y hacer notar la diferencia, permite entender mejor el origen de cada tipo de falla y de cada tipo de error.

  4. Salvador Torralbo 2 días hace

    Buenas 2 preguntas yo tengo 1 centavo de acero pero con 1943 puede ser auténtico y la siguiente 2 euros de España de las llamadas huevos fritos el reverso el centro lo tiene desparamado hacia la derecha es de 1999 España ruego respuesta

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 2 días hace

      el centavo de 1943 de acero es una moneda corriente, ¿no?

      La segunda pregunta no la entiendo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*