¿Es el fin de las criptomonedas?

Con esta entrada sigo con la serie en la que hablo de “crypto-cosas”, reflexionando sobre el papel que juegan en la historia del dinero las criptomonedas y otros conceptos semejantes. Ya sabéis que esta serie está patrocinada por GBM Coin, una empresa que emite criptomonedas una empresa que emite criptomonedas para preservar la selva del Paraná, cediendo a sus titulares los cupos de CO2 de la superficie selvática que preserven. Aquí lo expliqué con algo más de detalle.

En otras entradas hablamos de los NFT, las criptomonedas y las monedas digitales. En todas esas entradas intenté abstraerme todo lo posible de los titulares. En este caso no va a ser tan sencillo: la situación de las criptomonedas no es la misma ahora que hace tres meses. A pesar de ello, iré a los conceptos y no tanto a los titulares diarios, que suelen pecar de alarmistas. 

Que nadie se tome nada de lo que digo como una recomendación de inversión. Simplemente comparto una reflexión sobre cómo veo el presente y el futuro de las criptomonedas en la historia del dinero

Las criptomonedas en la historia del dinero

Las criptomonedas responden a una necesidad básica para la economía: permiten trasladar, intercambiar y almacenar valor de manera barata y segura.

Bien se podría decir que ya tenemos una solución ampliamente utilizada para ese problema. Para eso se inventó el dinero. Un dinero que va modificando su naturaleza según cambian las necesidades económicas.

Cuando la economía era fundamentalmente local, el dinero era fundamentalmente físico: oro y plata. Entonces, trasladar valor a distancia era un problema. Pensemos que para pagar una mercancía a China había que trasladar físicamente el oro y la plata hasta China. Eso es muy costoso a la vez que peligroso porque el oro se puede interceptar por el camino. Los numismáticos españoles lo sabemos muy bien por los grandes problemas que tuvo la Flota de Indias para transportar el oro y la plata americanas hasta la Península.

Posteriormente el dinero se fue haciendo cada vez más abstracto y cada vez más controlado por el poder público. Hemos llegado a un punto donde el dinero es fundamentalmente digital, no está respaldado por ningún bien físico y está totalmente controlado por el poder público. Hemos normalizado estas características del dinero a pesar de que hace solo 100 años hubiesen sido impensables para la mayor parte de la población. Como veíamos en otra entrada, la tendencia por parte de los bancos centrales es aumentar todavía más el control del dinero

Estas características hacen que sea muy fácil y barato enviar valor a cualquier lugar del mundo a salvo de que piratas o bandidos se lo vayan a robar. Salvo que esos piratas o bandidos sean miembros del Estado, en cuyo caso es ahora muchísimo más fácil que antes. Solo tienen que aumentar la masa monetaria, incrementar impuestos, añadir tasas… y como ahora es más fácil controlar el flujo de dinero, es viable aplicar todos esos impuestos.

Por poner algunos ejemplos:

Queda claro que con las características actuales del dinero, su posesión queda supeditada al interés del Estado. Esto es justamente lo que las criptomonedas hacen diferente: plantean una forma de dinero que permite almacenar, trasladar y traspasar valor sin la posibilidad de que el Estado pueda intervenirlo. En este sentido, las criptomonedas son un tiro a la línea de flotación de los estados y por eso los bancos centrales se ponen tan nerviosos si se les pregunta por ello

Las criptomonedas tienen más posibilidad de triunfar en aquellos países en los que los ciudadanos menos confíen en su Estado. Ningún venezolano ahorra en moneda local; las criptomonedas serán una mejor alternativa para almacenar valor. Ninguna empresa minera afincada en la República Centroafricana aceptará un pago en una cuenta de un banco local; las criptomonedas serán una mejor alternativa para trasladar valor. Esto nos cuesta entenderlo en Europa porque todavía nos fiamos del Banco Central a pesar de la dudosa moralidad de quienes lo gestionan

Si las criptomonedas tienen éxito, en un futuro los historiadores de la economía explicarán que los estados tuvieron más y más control sobre el dinero llegando a su cenit en las primeras décadas del siglo XXI. Entonces, explicarán, las criptomonedas supusieron un contrapoder que limitó la actuación de los estados. 

La burbuja de las criptomonedas

Como he dicho, creo que las criptomonedas tienen mucho futuro. Otra cosa es que todas las criptomonedas tengan futuro. De hecho, creo que muy pocas de las criptomonedas actuales sobrevivirán las próximas décadas.

En los últimos años hemos vivido una burbuja en lo que a las criptomonedas se refiere: enormes cantidades de capital entrando en las criptomonedas, aumento injustificado del precio de muchas de ellas, millones de especuladores queriendo hacer su agosto, miles de proyectos absurdos, centenares de charlatanes aconsejando sobre el tema… 

Estas burbujas son normales cuando aparecen nuevas tecnologías de carácter revolucionario. Juegan un papel importante en el desarrollo de la tecnología porque permiten que entre suficiente capital como para probar diferentes proyectos, la mayor de los cuales fracasará. Los proyectos que subsistan serán muy rentables en el futuro. Así, estas burbujas hacen que unos pocos ganen mucho dinero, muchos otros lo pierdan y los demás aprendamos cuáles son los tipos de proyectos que funcionan y cuáles no. 

La burbuja de los trenes de 1873 o la burbuja de las “puntocom” de 2001 son dos ejemplos clarísimos de esto que digo. Nadie duda de que los trenes y la Web son excelentes tecnologías, a pesar de que la mayoría de quienes invirtieron en proyectos relacionados allá por 1872 y 2000 perdieron prácticamente todo el capital invertido. Lo malo es que, en estas situaciones burbujeantes, es prácticamente imposible saber cuales son los proyectos que subsistirán y los que no. Para reflexionar al respecto yo dividiría las criptomonedas en sus dos categorías fundamentales: criptomonedas descentralizadas y monedas estables. A nivel de inversión creo que no tienen nada que ver.

Las criptomonedas descentralizadas han nacido como setas. Hay 18.000 distintas, la mayor parte de las cuales son proyectos sin ninguna viabilidad futura o, directamente, una estafa. En mi opinión, no tiene sentido económico que haya más de dos o tres. Al fin y al cabo, en la economía internacional llevamos décadas trabajando con dólares, euros y francos suizos. Así que yo creo que dos o tres criptomonedas descentralizadas serán más que suficientes. Lo demás se evaporará dejando un reguero de lágrimas. Lo malo es que es prácticamente imposible adivinar cuáles serán las dos o tres que sobrevivirán.

Las monedas estables son totalmente distintas porque están respaldadas por un activo. Por lo tanto, hay que fijarse de qué activo se trata (para analizar si es razonable que sea estable) y conocer al equipo gestor que está detrás (para evitar estafas). Es un análisis semejante al que hay que hacer al comprar acciones de una empresa cotizada.

¿El pinchazo de la burbuja?

Parece que en los últimos meses se ha empezado a pinchar la burbuja de las criptomonedas. Todavía es tema de debate si lo que está ocurriendo será, o no, el fin de la burbuja de las criptomonedas. Pero está claro que han bajado muchísimo su cotización, que algunas de ellas han desaparecido y que más de uno ha acabado arruinado. Los demás estamos aprendiendo lecciones, aunque todavía es muy pronto para sacar conclusiones sólidas.

Una de las lecciones que yo estoy aprendiendo es que me reafirmo en mi opinión de que las monedas estables son más atractivas que las criptomonedas descentralizadas. También me reafirmo en que hay que entender cómo se estabiliza la moneda. Si resulta que se estabiliza con las acciones de la empresa emisora, entonces es normal que a la primera de cambio la supuesta moneda estable pierda todo su valor; ese es el caso de Terra-Luna. Si resulta que se estabiliza con activos financieros supuestamente líquidos aunque opacos, entonces es normal que el valor de la moneda se mantenga; ese es el caso de Tether. Si resulta que se estabiliza con metros cuadrados preservados en la selva del Paraná, entonces es posible que el empuje ecologista alce el precio de la criptomoneda; ese es el caso de GBM Coin

En definitiva, a día de hoy hay decenas de miles de criptomonedas. Que el mercado haga una purga en la que desaparezca la inmensa mayoría es conveniente aunque sea doloroso para muchos. Es muy difícil saber qué criptomonedas serán las que sobrevivan, pero yo creo que serán aquellas sostenidas por activos reales y gestionadas por un equipo honesto

Yo creo que esas serán las monedas del futuro porque ya fueron las del pasado.

En vídeo

Como en otros artículos de esta serie, os dejo en vídeo un contenido semejante a este texto.

Comentarios en: ¿Es el fin de las criptomonedas?

  1. He leído que una de las claves de la recuperación alemana tras la II. Guerra Mundial fue la estabilidad del marco; una inflacción reducida y una moneda estable a lo largo de los años, lo que facilitaba inversiones o ahorro.
    Quizás tan malo, de cara a un uso generalizado de las criptomonedas sea tanto las burbujas especulativas como las depreciaciones abismales que estamos viendo.
    ¿no?

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Yo más que compararlo con la situación de un estado lo compararía con la situación de ciertas tecnologías incipientes.
      La burbuja tiene una gran ventaja: ha entrado un enorme capital en las criptomonedas, lo que permite financiar muchísimos proyectos distintos y así probar muchas maneras diferentes en las que las criptomonedas pueden ser adoptadas por la sociedad. La desventaja de la burbuja es que muchos saldrán de ella arruinados y que, quizá, las criptomonedas acaben con una mala fama que tardarán en quitarse.

      Así lo veo yo, pero puedo estar 100% equivocado.

      Saludos,
      Adolfo

  2. Estas criptos las unicas dos funciones por las que fueron creadas son ser por una parte una valvula de escape de las enormes cantidades de dinero emitido por Occidentes y evitar asi la fuga en metales nobles u otros activos. Y por otro lado, cumplen la función de introduciendo la asimilación de una moneda virtual no física, a diferentes y mayores capas de la población a medida que pasaban los años e ir acostumbrando a recibir los beneficios de una moneda supuestamente intangible , segura y sin interferencia gubernamental. A la vez venia en alza continua desde su creación. Ese acostumbramiento a una divisa vacia e inexistente va tener como corolario seguro , su caída catastrófica, ese decir se acaba el caramelo o ruleta de juego en alza continua . En tanto cuando eso ocurra será remplazada o empezara hablarse de una nueva cripto global que será manejada por los bancos centrales más poderosos del mundo siendo los bancos nacionales de varios países meras sucursales. por supuesto, lo venderán como un gran logro por la seguridad que brindara una divisa global y virtual , y que será ecológica , transacciones instantáneas, será más estable ,etc , etc, pero cuando les de la gana o las circunstancias así lo exijan devaluaran rotundamente y la gente no podrá ni tendrá tiempo en refugiarse en nada que no sea su cripto desvalorizada. Divisa virtual sinónimo a control total de los bancos centrales y seguimiento de cada una de las operaciones que realice un ciudadano en particular , bitcoin solo será una prueba o señuelo para conocer los estímulos que mueven a la sociedad y su comportamiento.

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Las criptomonedas se inventaron antes de que los bancos centrales empezasen a imprimir dinero a manos llenas. Bien es cierto que no se popularizaron hasta más tarde y que el exceso de liquidez provocado por los bancos centrales ayudó a generar la famosa burbuja.

      Pero, de nuevo, no hay que meter a todas las criptomonedas en el mismo saco: hay criptomonedas respaldadas por activos reales.

      Esa “criptomoneda controlada por los bancos centrales” es justamente las monedas digitales que están proponiendo. Hablamos de ellas en una entrada anterior; veremos en qué quedan: https://blognumismatico.com/2022/04/28/gbdc-monedas-digitales/

  3. Está claro que hay demasiadas criptomonedas, pero para mí la clave por la que la cripto va a sobrevivir es porque permite, por primera vez en la historia, a empresarios de países con una política monetaria suicida el poder trabajar a nivel mundial sin que les afecten los gobiernos. Ya no tienen que esperar a que el gobierno de turno les dé los dolares o euros que necesitan en una transacción. Ya no tienen que aceptar cepos cambiarios, que hagan que sus ingresos se devaluen de la noche a la mañana… Por eso están siendo tan populares en países como Nigeria, Argentina, Venezuela…

  4. Se usa mucho el argumento de que las criptomonedas son una estafa porque no existen y no se pueden tocar… ¿Los que usáis ese argumento, sois conscientes de que cobráis todos los meses y compráis vuestros gastos del día a día con dinero FIAT, verdad? ¿Me puede dar alguien una razón sólida que justifique que los números que salen en la APP de vuestro banco son un bien tangible y poseer un Bitcoin o un Ethereum es una estafa?

    Saludos!

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Ese argumento no me parece adecuado, como bien dices. Aunque el BCE lo repite una y otra vez.

      Bien es cierto que hay dos argumentos por los que el dinero fiat (incluyendo las monedas digitales) puede ser más aceptado que las criptomonedas: llevamos tres o cuatro generaciones usando moneda fiat emitida por los estados, por lo que estamos acostumbrados a ellas mientras que las criptomoneda son algo nuevo; y, sobre todo, el dinero fiat cuenta con toda la maquinaria de los estados (no siempre pacífica) para forzar su uso.

  5. La verdad es que no entiendo que tiene que ver la Numismatica con las criptomonedas.
    Únicamente que sea el fin de la emisión física de lo que entendemos hoy por moneda.

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Con la numismática no mucho, pero sí con la historia del dinero.

      De todas formas, esto es una serie de artículos puntuales (en principio faltan dos por publicar); no pretendo que en el Blog se hable mucho de criptomonedas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba