El mercado numismático en tiempos de COVID-19

El mercado numismático en tiempos de COVID-19

Esta entrada la he escrito para el blog de Value School. El texto está más dirigido a la comunidad financiera que a la comunidad numismática. Aquí tenéis la publicación en Value School.

El jueves 12 de marzo de 2020 es una fecha que quedará grabada en la memoria de muchos inversores. Es el día en el que los mercados, de repente, se dieron cuenta de que el COVID-19 era una pandemia a nivel global cuyas consecuencias en el corto y medio plazo eran imposibles de prever. Semejante cisne negro dio lugar a la mayor caída bursátil de la bolsa estadounidense desde 1987; aconteció apenas tres días después de un lunes negro también histórico. Se ponía así un fin oficial al periodo bursátil alcista más prolongado de la historia, dando lugar al periodo de incertidumbre en el que nos encontramos actualmente.

Ese mismo 12 de marzo a las 16:00 ocurría en Barcelona la Subasta Selección de Áureo & Calicó. Se trata de una subasta de 500 ejemplares selectos que prepara cada año esta empresa catalana. Se podría pensar que lo que estaba aconteciendo en los mercados de valores tendría un impacto negativo en la subasta, pues cualquier coleccionista o inversor se lo pensaría dos veces antes de desembolsar una buena cantidad por una moneda. Nada de eso. Los coleccionistas presentes en la sala levantaron su cartón más que nunca; los que siguieron la subasta on-line pulsaron al botón “Pujar” sin temor alguno y fueron muchas las monedas que hicieron récord histórico de precios. Un ejemplo son los 8 escudos galanos de México que se muestran en la primera imagen, por los que se pagaron 283.200 euros.

Imagen 1. 8 escudos Galano, México

Bien podría pensarse que estos resultados de Áureo & Calicó se debieron al despiste de unos cuantos ricachones, que ni habían comprendido la magnitud de la crisis. Pero no era así. A las dos semanas en Nueva York la casa Stack’s Bowers subastaba la séptima parte de la Colección D. Brent Pogue, vendiéndola por un total de $15.300.000 (se trata de una de las mejores colecciones de moneda estadounidense, entre las siete partes ya vendidas se ha pagado casi $131,3 millones). Hubo precios récord y de total locura, como los $1,92 millones pagados por los 5 dólares de la segunda imagen y los $1,44 millones pagados por el dólar de la tercera imagen.

Es totalmente contraintuitivo. A finales de marzo el SP500 se había dejado un 35% desde máximos; el petróleo caía en picado; el oro bajaba considerablemente; se leía a profesionales que no eran capaces de vender bonos AAA con vencimiento en seis meses… ¡¡y las monedas se vendían más caras que nunca!!

¿Qué está pasando?

Resulta complicado sacar conclusiones tan pronto sobre un fenómeno económico, más aún cuando es algo de lo que no tenemos precedentes históricos. Sin embargo, parecen coincidir las opiniones de varios comerciantes (españoles e internacionales) con quienes he podido hablar y las de otros autores que han escrito en Estados Unidos sobre esto mismo (uno, dos y tres). Veamos qué parece estar ocurriendo:

  • Los coleccionistas de a pie están aprovechando el confinamiento para repasar sus colecciones. Esto es algo que considero muy sano porque la numismática es tan amplia y compleja que permite al interesado unas horas de estudio, distracción y placer casi infinitas. Ahora bien, igual que estudian sus monedas se dan cuenta de cuáles les faltan, aprovechan para ver tiendas y subastas online y muchas veces acaban comprando algo. Esto hace que los comerciantes autónomos estén vendiendo en sus tiendas online más que nunca. También vemos que empresas europeas que han organizado subastas dirigidas a un público medio (digamos con monedas entre 10 y 2.000 euros) han vendido la práctica totalidad de sus lotes a unos precios muy buenos. Gracias al confinamiento los coleccionistas tenemos más tiempo para nuestra afición. Eso repercute de manera positiva en el mercado a pesar de que se hayan tenido que cancelar las ferias y convenciones.

Imagen 2. 5 dólares

  • Los inversores ven en la numismática una excelente forma de refugiar un capital. Esta es la explicación más razonable de por qué esas subastas de marzo tuvieron esos resultados. Lo mismo se podría decir de otras subastas fuertes acontecidas en abril (Heritage vendió más de $33 millones en las subastas numismáticas de abril). Tanto es así que incluso con la bolsa cayendo en picado y los metales preciosos bajando, las monedas de calidad e internacionalmente demandadas mantienen y aumentan sus precios. Es obvio que el volumen de mercado de la numismática es muchísimo menor que el del oro o la plata, pero sigue siendo un volumen más que suficiente para que un inversor medio encuentre un refugio fácilmente liquidable.
  • Los inversores en metales preciosos físicos vivieron -y siguen viviendo- unos momentos de auténtica locura. La cadena de distribución del oro y la plata físicos no funciona, lo que genera que el mercado se haya roto por completo. La bajada del precio del oro, y especialmente el de la plata, hizo que aumentase la demanda de las onzas físicas; una demanda imposible de satisfacer porque los comerciantes de metales preciosos no pueden adquirir los mismos de los mayoristas ya que la cadena de transporte (así como las refinerías e incluso las minas), simplemente están paralizadas. Esto hizo que se pague por las onzas de plata casi el doble de lo que marcaba su valor bursátil. Aquí lo explico con más detalle.

¿Qué nos deparará el futuro?

Ya sabemos que quien hace de futurólogo suele equivocarse. Pero a raíz de lo ocurrido en crisis pasadas, me parece razonable pensar lo siguiente:

  • Las monedas que compramos los coleccionistas “románticos” (i.e., quienes buscamos su coleccionismo y su estudio más que su rentabilidad futura) verán variar su precio según varíe el poder adquisitivo de la clase media. Mucho me temo que las piezas de calidades medias y bajas, especialmente las que cuenten con una demanda más local, por lo general bajarán de precio. Esto no significa que se derrumbarán, pero sí que es probable que bajen algo de precio. Salvo, claro está, que vivamos un periodo de fuerte inflación.
  • Las monedas de calidad y con una salida internacional seguirán entendiéndose como valor refugio y seguirán siendo demandadas internacionalmente. No creo que un buen sestercio o un 8 reales columnario en excelente calidad vayan a bajar de precio. Esas monedas las valoran los bolsillos más pudientes de cualquier parte del mundo y esos bolsillos tienden a no reparar en gastos por mucha crisis que haya. Siempre ha sido más difícil encontrar un buen denario de Augusto que poder venderlo; me temo que seguirán siendo así.

Imagen 3. 1 dólar

  • El precio del oro y de la plata físicos convergerán con su precio en bolsa en cuanto las cadenas de distribución vuelvan a funcionar. No sé cuánto durará esta cuarentena y cuándo se podrán volver a refinar y distribuir los metales preciosos, pero en cuanto se haga ya no tendrá sentido pagar tal sobreprecio por adquirir oro o plata físicos. Lo que queda por saber es si el valor de los metales en bolsa se aproximará a lo que están pagando por su físico hoy en día, o si ese valor bursátil no subirá y el precio del físico será el que baje. En ese aspecto no soy capaz de hacer ninguna predicción.

Con todo, me ratifico en mi opinión de que tener cierta parte de nuestro patrimonio en bienes físicos y con buena venta internacional es una gran idea. En momentos como éste da mucha tranquilidad poseer algo más que apuntes contables. Especialmente si su precio está tan descorrelado con los índices bursátiles.

34 Comentarios

  1. Luis 3 semanas hace

    Buenos dias Adolfo, un artículo muy interensante como siempre pero, como un casi recién llegado a este mundo y estando casi de acuerdo con todo lo que comentas me surge alguna duda, me explico: Estoy de acuerdo en tener cierta parte de nuestro patrimonio en bienes fisicos y con buena venta internacional, yo asi lo hago, también regido por aquella ¨ley¨que dice ¨compra cuando baja y vende cuando sube¨ aunque esto se aplique sobre todo a la inversión, sigo sin encontrar sentido en buscar AHORA ya metidos en crisis, refugiar un capital en por ejemplo, monedas de oro cuando su precio está mas caro que nunca. Pongo un ejemplo, si hace dos años yo compré una moneda que su valor era de 300 euros como refugio, esa moneda ahora me costaría 400. Teniendo en cuenta que los valores refugio han de entenderse a medio/largo plazo no le veo mucho sentido refugiar un capital en una moneda que se ha sobrevalorado artificialmente por su alta demanda actual, precios récord, tú lo has dicho y ha llegado o casi a un techo de valor que en un futuro todo indica que se solo tenderá a bajar de precio cuando las aguas, esperemos, vuelvan a su cauce, los famosos movimientos cíclicos de la economía, creo que no solo no se ha refugiado ese capital inicial sino que se acaba perdiendo dinero… Cuanto tiempo tiene que esperar ese ahorrador que compró esa moneda de 400 euros y que cuando toda la economía se estabilice y se deprecie su moneda, la inflacción futura la lleve otra vez a su precio de compra de 400, no sé si me explico, o igual hay algún factor que se me escapa… Muchas gracias por tu atención, disculpa el tostón y mi ignorancia al respecto. Ah, y muy buen blog.!!!

    • David Fernanfo 2 semanas hace

      Luis yo compre hace unos años atras cuando estaba alto el metal pero tenia nos ahorros pero la prevision de varios es que en 2 años solamente alcanzara los 3000 la onza de oro como lo prevee el Bbank of America de modo que ahora en 1700 esta recien en su punto de arranque y yo creo que aumentara aun mas en el curso de 4 años antes de estabilizarse a un valor mas alto del que tiene ahora. Y la plata ira por igual camino , de modo que el que tiene alguna suma ahorrada es un eccelente momento para comprar metal . yo ahora apenas puedo soportarlo, pero a quien riene esa capa cidad hoy que lo haga

    • Yago Abilleira Crespo 2 semanas hace

      Luís es bien sencillo. El Gobierno está discutiendo la «socialición» de los ahorros, el impuesto a los ricos (que no sean políticos, claro está) y demás cosas. Así que te coges unas monedas de oro y te las guardas en el bote de galletas (por decir algo). De momento, no hay un censo de poseedores de oro, por lo que tu patrimonio oficial no es tan alto como el real. ¿Guardar billetes en circulación? Te arriesgas a un cambio de diseño y que te pillen (se dice que hay narcos gallegos que aún no han podido cambiar las pesetas) o te arriesgas a una inflación y que tu fajo de billetes no valga nada (mira Venezuela), además, los billetes arden y se los comen los ratones. Por no hablar de que el oro se acepta en cualquier país del mundo, pero los euros no.

  2. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

    Hola.

    Quizá se me interprete mal, así que voy a aclarar el tema.
    Yo ahora NO recomiendo ponerse a refugiar, de golpe, un capital importante en monedas. Eso no lo recomiendo ni ahora ni nunca. Tampoco recomiendo ir a comprar oro como si no hubiera mañana. Lo que recomiendo por lo general es adquirir monedas (o metales preciosos) de manera periódica a lo largo de décadas. Lo que pasa es que es en momentos como éste donde se hace evidente el valor de ese tipo de refugios.

    En 2010 recomendaba vender el oro (o al menos no comprarlo): https://blognumismatico.com/2010/09/17/buen-momento-para-vender-oro/
    En 2011 recomendaba vender plata: https://blognumismatico.com/2011/04/14/el-precio-actual-de-la-plata/
    En 2018 recomendaba comprar oro: https://blognumismatico.com/2018/10/12/buen-momento-invertir-oro/

    Es decir, recomiendo comprar oro cuando está barato y venderlo cuando está caro; que haya acertado algunas veces no significa que vaya a acertar siempre, pues si lo hiciese sería multi-millonario. Ahora el oro ha tirado un buen empujón para arriba; probablemente suba algo más, pero ya me parece carete. Es decir, quien haga compras periódicas bien está que las siga haciendo, pero no creo que sea el momento de agarrar un porcentaje importante del patrimonio familiar y adquirir con él lingotes de oro.

    Por parte de las monedas, quien quiera refugiar un capital haciendo compras periódicas lo puede seguir haciendo perfectamente. Si alguien compra una moneda bonita cada 3-4 meses, pues que lo siga haciendo. Algunas series han subido bastante de precio en los últimos años, pero otras no las veo tan caras. Las macuquinas de módulo pequeño, por ejemplo, parece que no tienen tanta atracción.

    Saludos,
    Adolfo

  3. Alfredo Redondo 2 semanas hace

    Buenas
    A mi entender la entrada como dice Adolfo es más financiera que numismática, lo que pasa es que el ejemplo de valor refugio son unas monedas (especificas, no todas ni mucho menos) tambien dirigidas a un determinado capital (alto o muy alto capital). Una demostración de valor refugio. Por poner un ejemplo más cercano a la gran mayoria del capital podriamos poner una onza común , sin una alta conservación, comprada en 2001 por unos 550€…y una inversion en bolsa equivalente. Y ver ahora mismo el valor de ambas, en plena hecatombe bursatil. El que tiene 2,5 M$ no se entretiene en comprar 25.000 moneditas, busca el mas alto y estable valor que encuentre, obviamente. Ahi si que entran estas monedas.

  4. Alberto 2 semanas hace

    Yo creo que la inversión depende de cual es tu mayor temor…
    En estos momentos tenemos en España y en gran parte del mundo a la población recluida en sus casas, sin poder producir pero haciendo frente a lo que se llama «gastos corrientes» (luz, agua, gas, alquiler, comida y prestamos fundamentalmente).
    Por otro lado los estados ven como su recaudación baja en unos momentos en que sus necesidades suben vertiginosamente.
    Todo esto hay que financiarlo, algo se pagará emitiendo deuda, pero hay que tener en cuenta que en estos momentos TODO EL MUNDO ESTÁ EMITIENDO DEUDA o lo que es lo mismo «peleándose» por captar los ahorros de los ciudadanos.
    No hay capital que cubra semejante emisión de deuda así que o bien los intereses se disparan o bien los bancos centrales salen de prestamistas de último recurso.
    Da igual como lo llames, coronabonos, fondo de ayuda europeo, tocomocho…
    El resultado final es una inyección de capital impresionante efectuada por todos los países importantes a la vez, para que nos entendamos impresión de papelitos a lo bestia en un momento en que han caído la producción de bienes y servicios en todo el mundo…
    El resultado es una mega inflación mundial garantizada si esto se prolonga unos cuantos meses más y el antídoto contra las inflaciones son esas chapitas tan monas de color amarillo que la humanidad viene fabricando desde hace más de 2000 años…
    Si tú tienes un millón de euros en el banco y crees que dentro de 6 meses habrá perdido la mitad de su valor adquisitivo no te duele tanto pagar ahora un 20% más de su valor objetivo por una moneda de oro; y ya no te cuento si crees que dentro de 6 meses la mitad de los bancos habrá quebrado y el Estado no se responsabilizará ni siquiera de los «depósitos garantizados».
    En EE.UU. aún se acuerdan de cuando Roossevelt incautó todo el oro en monedas de bancos y particulares y cada semana devaluaba el dólar frente al oro (pasó de 20$ la onza a 34).
    Como digo todo depende de los miedos que uno tenga…

  5. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

    Yo no sé gran cosa de economía, pero me queda claro que los estados están gastando muchísimo y ese dinero no crece en los árboles. Los estados necesitarán saquear dinero de quien lo tenga, y ese «quien lo tenga» no es más que quienes hayan ahorrado. Lo que no sé es cómo se lo sacarán, si a través de nuevos impuestos o a través de inflación (que viene a ser un impuesto encubierto).

    Lo que no me queda ninguna duda es del sentido de Estado de cualquier lector de este blog. Estoy seguro de que si finalmente se plantea ese impuesto para las rentas altas (en principio solo a partir de 1 millón de euros de patrimonio), quien tenga 900.000 euros en el banco y 30 lingotes de 100 gramos de oro cada uno en su casa, irá a Hacienda y dirá: «miren, señores, con este oro que tengo en mi caja fuerte hago un total de 1.050.000 euros de patrimonio neto. Así que con gusto pago 21.000 euros de impuestos todos los años (además del IRPF, IVA, circulación, IBI… que suponen el 60% de mis ingresos); todo sea por la justicia social».

    Sin embargo, el que escribe este blog, no lo haría. Llegado ese caso lo que haría es alquilar una casita en Braganza, con vistas a su precioso castillo y me iría allí a vivir. Porque preferiría vivir en Braganza sin trabajar que vivir en Palencia para que mi sueldo se me vaya en impuestos.

    Saludos,
    Adolfo

  6. Alberto 2 semanas hace

    …y entonces se iría de España el único asocial que hay.
    El resto de españoles trataríamos de engañar a hacienda haciéndonos pasar por más ricos de lo que en realidad somos a fin de poner más dinero en las capacitadas y honradas manos de nuestros políticos.
    Esa raza escogida siempre con acierto por nuestros electores entre los españoles más inteligentes, trabajadores, honrados y patriotas…

    Si yo fuese político implantaría un impuesto solo para hombres al que llamaría «Impuesto a la generosidad de la naturaleza» y otro al que llamaría «Impuesto al goce».

    En el primer caso se pagaría en función del tamaño del miembro viril y en el segundo en función del número de coitos llevados a buen término al cabo del año, cifras estas que aportaría el cotizante…

    A condición de que los importes no fuesen muy elevados habría una legión de bocachanclas deseando pagar de más y mintiendo desaforadamente para ser el mayor paganini del barrio…

  7. Alberto 2 semanas hace

    Ya en serio:
    Aunque todo vaya bien se va a generar una deuda a nivel mundial que será sencillamente impagable.
    Será impagable porque el político que intente pagarla será fulminado en las siguientes elecciones y su sucesor rápidamente se fundirá cualquier posible ahorro que haya podido hacer el fulminado.
    LAS DEUDAS IMPAGABLES SIMPLEMENTE NUNCA SE PAGAN.
    Los estados tienen varios modos de no pagar:
    1.- Intentando pagar: pero cuando se supera un límite de deuda el capital nunca se reduce, apenas puedes pagar los intereses.
    2.- Jodiendo tu moneda adrede: esto lo hizo Alemania tras la primera guerra mundial o Francia tras la segunda, simplemente generas una inflación tal que reduces el nivel de deuda «real» hasta unos niveles asumibles, cargándote los ahorros de toda la sociedad en el proceso.
    Para ello sólo tienes que poner la maquina de imprimir billetes a toda leche y tiene la ventaja de que la sociedad no suele pedir tu cabeza.
    3.- Pignorando simplemente la deuda: tiene la «pega» de que más te vale no volver a necesitar financiación del extranjero en unos 70 u 80 años y probablemente tus ciudadanos vean requisados sus activos en el extranjero como compensación de deudas.
    4.- Consiguiendo que tus acreedores acepten generosas quitas que reduzcan tu deuda a niveles asumibles: La pega de esto es que cuando todos los estados están «pelados» no tienden a ser muy generosos, no obstante Alemania lo consiguió tras la segunda guerra mundial y Grecia no hace mucho también.

    Como podéis ver a nivel político el sistema más sencillo es ponerse a emitir billetes a lo bestia y eso se traduce en inflación.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

      Creo que los Austrias hicieron las cuatro. Más una quinta: ceder territorios o derechos de explotación sobre cierto territorio/bien de explotación (e.g., las minas de Almadén).

      En cierta forma es lo que hace España aceptando tener la base de Rota. Pero ya no estaría tan bien visto decirle a un prestamista que se quede con los beneficios turísticos de Lanzarote durante los próximos 100 años a cambio de cierta liquidez. O que se le cede la soberanía de Salamanca (por decir una ciudad no politizada) a cambio de un dinerillo.

      A pesar de todo esto, hay que ser optimista. El mundo lleva unos cuantos miles de años yendo a mejor; no me cabe duda de que lo seguirá haciendo.

      Saludos,
      Adolfo

  8. Alberto 2 semanas hace

    ¿Qué pasará a largo plazo?
    Ni idea, pero no me extrañaría nada que volvamos al patrón oro si China se sale con la suya.
    Ahora mismo todo el planeta acepta dólares USA pero imaginad que pasaría si China dijese que a partir de ahora sólo aceptaría oro por sus productos y fuese secundado por todos los estados deudores que tiene diseminados por el mundo…
    De golpe y porrazo habría un Tsunami de dólares diseminados por el mundo que no valdrían para comprar nada y que sin duda serían retornados a EE.UU. para comprar cualquier producto o materia prima que hubiese disponible…
    En los primeros momentos en EE.UU. la gente estaría muy contenta, la GM no pararía de producir coches, Boeing aviones, etc…
    A las pocas semanas se desataría una mega inflación que arrasaría su economía.
    …y no me quiero imaginar ese panorama en la que hoy por hoy es la mega potencia militar más grande de la historia.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

      Al patrón oro no se vuelve ni en broma, y mira que a mí me encantaría. ¡Pero menudo negocio tienen montado los Estados con el dinero fiat!

      Si China solo aceptase oro por sus productos mucho me temo que sacarían al USS Carl Vinson para que se diese un paseo por los alrededores de Taiwan, a ver si China cambia de opinión.

    • Luis 2 semanas hace

      En estos últimos años los estados mas acaparadores de oro son India, China y Rusia. Y estos dos últimos tambien se estan desprendiendo de todos los valores USA, (dólares, deuda) que poseen…

  9. Alberto 2 semanas hace

    Te has dejado otro modo de reducir deuda que usaron los Austrias y los primeros Borbones…
    Otorgar títulos nobiliarios a grandes prestamistas de la corona a cambio de rebajas o condonaciones de intereses…
    La cosa llegó a ser tan escandalosa para la época que hubo que crear la distinción de «Grande de España», con el privilegio de poder permanecer cubiertos frente al rey para distinguir a los nobles «de toda la vida» de la legión de arribistas que se formó…

  10. Alberto 2 semanas hace

    Vas a tener que dedicar una entrada dedicada a noble arte de esquilmar al pueblo mediante la manipulación monetaria…
    Puedes poner fotos de antoninianos de Caracalla y de Claudio II; de Marías de 8 reales; de resellos de los Austrias; de monedas de 8 reales columnarios y de busto de Carlos III; de billetes republicanos «certificados de plata» de 5 y 10 pesetas…
    …y por supuesto cualquier foto que quieras de las monedas de nuestro bienamado Caudillo aunque yo usaría la del duro de níquel de 1951 y los de cuproniquel posteriores uno al lado del otro como ejemplo visual de estafa legal.

  11. Alberto 2 semanas hace

    En lo de «bienamado Caudillo» no puse las comillas que realzarían el toque irónico que pretendía…

  12. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

    Un estudio serio de cómo se ha estafado al pueblo a base de la manipulación monetaria daría para un libro muy interesante. Aunque sería complicado de escribir de manera amigable porque la historia económica es especialmente densa y difícil de tragar. Hay que manejar muy bien la narrativa para hacer atractivo un tema como ese.

    Pero sí, nuestra historia está llena. Aparte de los ejemplos que has puesto se podría hablar de los dineros del Agnus Dei, de la aparición de los billetes, de cómo de devaluada quedó la última peseta de Juan Carlos, de los maravillosos anuncios de la familia «Los García» que repetían una y otra vez que con el euro no iban a subir los precios…

    Me he dado cuenta de una constante: cada vez que una moneda intenta estafar al pueblo con una devaluación (e.g., las Marías, el agnus dei, la rebaja de fino de Carlos III, los billetes del siglo XIX…) se trabajan muchísimo los diseños para que sea atractiva. Son por lo general monedas muy bonitas. En muchos casos evocan los valores más profundos del Estado: al principio la religión, luego la efigie del monarca, después la historia/cultura españolas y ahora la «Justicia Social».

    Saludos,
    Adolfo

  13. Alberto 2 semanas hace

    Pues si quieres ya tienes un tema curioso…
    Yo ahora estoy preparando una serie de artículos para la «Revista General de Marina» sobre la guerra y sus monedas; ya veremos si me los publican…

  14. David Fernando 2 semanas hace

    Lo que se viene en gran parte del mundo es una gran inflación. Los dueños del mundo , banqueros y grandes especuladores codiciosos tal como si fueran croupiers ya han dicho que este sistema de burbuja financiera sin limites no va más y con su palita ya están recogiendo lo realmente valioso en el mundo que serán varias empresas grandes que quedaran quebradas que tendrán que vender sus activos a precio de remate y algunas minas. Ya, ellos decidieron, que esa gigantescas sumas de dinero emitidas de riqueza sin respaldo(riqueza de fantasía) deje de ser la politica monetaria de los países basados en las deudas para financiarse indefinidamente. Y este mundo globalizado de viajes baratos y libres intercambios ya no regirá más todo se volverá más localista y cerrado y controlado. En cierta forma es volver a una economia real pero lo malo es que habra un puñado nomas de monopolios internacionales. Por eso, espero que España salda de la Comunidad Europea y salga de ese sueño que si bien fue lleno placentero y feliz , durante unas 4 décadas o menos, pero sueño al fin que se convertirá en pesadilla si continua en esa comunidad que ya muestra signos de resquebrajarse. Y vuelvan a una economía real para recuperarse de la inflación y los nuevos paradigmas sociales y económicos que surgirán. continua que se aguarda. Lo digo con el mejor deseo para que España no sufra tanto y sea un país fuerte con un pueblo quesea feliz , y no manipulado por otros. Quizá la solución sea tender puentes con Sudamérica pero directamente, no con otros países en cualquier caso que sea lo mejor para España.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

      Yo creo que lo peor que le puede pasar a España es que sus políticos tengan el control de su moneda.

      Bueno. No. Eso sería lo segundo peor. Lo peor sería que los políticos argentinos tengan el control sobre su moneda ;)

  15. Luis 2 semanas hace

    Pues… Se ha quedado un muy buen debate, ¿No?. Muchas gracias a todos

  16. Un Filatélico ** 2 semanas hace

    Muy interesante el debate.

    Ayer estuve de videollamada con un amigo de mediana edad. Hablamos sobre el tema del confinamiento y de la economía que nos espera. Soy moderadamente optimista, pero lo que me dijo me hizo cavilar: «No me dejan abrir mi negocio (relojería) por si enfermo de covid19, pero no les importaría (a los políticos) que me pasara 6 horas haciendo cola ante Cáritas por una bolsa de comida. Me da lo mismo morir de un virus que de hambre, pero, al menos trabajando tengo alguna oportunidad. »

    De economía yo soy maestro de la más perfecta ignorancia. Pertenezco a la clase media sólida, sin deudas, con algunos ahorros y con toda la vida por delante. Me considero afortunado por ello. Pero si yo fuera millonario, con una cantidad líquida obscena a mi disposición, en mi país dejaría lo mínimo; lo fuerte lo diversificaría en productos fácilmente transportables, como hacían los judíos cuya amenaza era constante en todas partes. Igual me arruinaba o no, pero tener mucho dinero hoy en un Banco en España, es asumir mucho riesgo.

    ¿Coleccionar monedas de oro? Mejor que sellos de colección. Relojes suizos de alta gama, piedras preciosas, lingotes, etc. Pero para iniciar una inversión en tangibles, mejor documentarse a tope antes de ser estafados.

    Y como es la primera vez que posteo en este interesante blog, me presento:

    Soy un coleccionista de sellos de España, de mediana edad: aficionado a la numismática en su vertiente más triste, la de acumulador de monedas (circuladas de Franco, euros circulados, las extranjeras donde he viajado, algunas bullions de plata, eh…). Colecciono sellos porque es una afición que me viene de mi padre y de mi abuelo. Intenté de niño adentrarme en la numismática, pero me quedé en sus márgenes; no tuve la suerte de contar con un mentor que me ayudara en este proceloso como interesante y difícil hobby. También sufrí alguna estafa comercial de niño y eso me alejó totalmente de la numismática. Me centré en los sellos y hasta hoy. La filatelia está llena de piratas y gente sospechosa, pero me parece una afición más sencilla para ir subiendo de experiencia (también el sello es más «básico» que una moneda y un billete de curso legal). Me ha gustado mucho este blog, porque hay tantas similitudes a nivel humano entre filatelistas y numismáticos, que me he sentido muy identificado con lo que escribe el autor y las vicisitudes del sufrido Enrique.

    Enhorabuena, pues, para este blog y cuantos participáis en él. Y gracias por las lecciones que he aprendido.

    Disculpas por el rollo ;-)
    Saludos.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

      Más que bienvenido. Esperamos contar con tu experiencia en los comentarios del blog.

      Lo de ser estafado nada más empezar y por ello coger manía a la numismática no es la primera vez que lo escucho. Esa fue una de mis principales motivaciones a la hora de comenzar este blog.

      Saludos,
      Adolfo

    • David Fernanfo 2 semanas hace

      Filatelista, yo empece de niño a coleccionar sellos a los 12 años y fue en reuniones de canje grandes que se hacian en mi ciudad que me estafaron dos veces gente muy mayor y esas veces no habia internet ni nada era muy inocente para percatarme y recien lo supe años despues. Ya unos años despues de jovencito tambien me hizo lo propio a la hora de vender una parte de mi coleccion un comerciante del que era cliente. Esa vez. Lo sabia pero estabamos entrando en una dura crisis y tuve que aceptar. Igualmente cuando pude retome el hobby pero como cambio la temdencia luego me sumergi en la numismatica hasta hoy . y en cuanto a lo que comento del coleccionismo de inversion tomenlo de alguien que ha sufrido y sportado casi 4 grandes crisis y quiebres economicas aunque no tenha 110 años y no sea economista se de lo que hablo. Es mas desde niño he visto y oido a grandes economistas estrellarse completamente con sus teorias y predicciones. Pero la realidad es que determinadas acciones conllevan a tales resultados asi que afincandose en la realidad por mas que sea dura se puede saber que sera lo mejor. Para uno o lo menos perjudicial por eso en cuamto a metales veo que tiene un gran futuro cercano y es mas la plata aun mucho mas pues su ratio con el oro es el mas alto historico asi que tendera a acercarse mas .Lo de politico argentino jamas se lo desearia al pueblo español en cambio si les deseo todo lo mejor.

  17. Diego Álvarez G. 2 semanas hace

    Coincido con Luis, a mí también me está gustando este debate

  18. Juan Bautista Bajo Miguélezz 2 semanas hace

    Interesantísimos y apasionantes puntos de vista
    Una pregunta Adolfo: ¿Qué se podría entender por monedas de calidad?
    Atendiendo a mi experiencia , por muy románticos que sean los comienzos de un coleccionista, de una manea o de otra, acaba primando el valor económico frente a la belleza,la cultura, la historia…y entonces la CALIDAD de una moneda la da su RAREZA.
    ¿Se podría asimilar CALIDAD A RAREZA? ¿Qué correlación verías tú?
    Gracias por tu blog
    Cordiales saludos

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

      Para nada.

      Calidad y rareza no tienen nada que ver. La calidad es la belleza de una moneda, su atractivo visual.

      El que busque resguardar un capital utilizando para ello monedas debería buscar monedas atractivas visualmente con una demanda internacional estable y que no sean fáciles de conseguir. Pero eso no significan que sean raras. Un 8 reales columnario en EBC sería un buen ejemplo; un denario republicano en EBC sería otro ejemplo; un sestercio de Nerón en MBC+ sería otro ejemplo…

      Las monedas con una demanda local, por muy raras que sean, no las recomendaría. En el caso de España, cualquier moneda del siglo XX o del siglo XXI, fichas locales, resellos de los Austrias etc. no las recomendaría como manera de refugiar un capital ni aunque fuesen monedas únicas. Eso no significa que no sean interesantes para el coleccionista o para el estudioso; pero no las recomendaría a un inversor.

      Saludos,
      Adolfo

  19. Javier 2 semanas hace

    Hola, el presente artículo numismatico se convirtió en un debate político y económico lleno de incertidumbre.
    Si bien el autor menciona en forma optimista las operaciones de compra y venta de monedas valiosas en pleno Confinamiento tratando de denotar un fenomeno diferente al que se pueda temer, quizá se debió al optimismo de parte de los Numismaticos de que la situación sería algo pasajero quizá de algunos días mientras tanto ordeno mis monedas y compro algunas más y me divierto en casa sin embargo con el pasar de los días todo el mundo empieza a ver cómo la presente situación empieza afectar toda nuestra estructura social, económica, política , cultural..etc , es ahí donde se acaba el optimismo y empieza la incertidumbre. El presente artículo y debate no debería ser de corte numismatico sino más bien de Inversión y Finanzas ya que todo está pensado y escrito en ganancias financieras. Por el lado de los numismaticos que optaron por un hobby el panorama es totalmente adverso en cuanto al valor futuro de sus piezas pero eso supera al disfrute obtuvieron pasando el tiempo aunque sea con piezas de muy poco valor, por el lado de los inversionistas que aquí parece no hay numismaticos sino solo inversionistas debe quedar claro ninguna inversión otorga utilidades a corto plazo , las ganancias de una inversión se ven en muy largos plazos entiéndase el caso décadas. La compra de monedas como un refugio ante una Crisis como la actual si es posible pero aplica a unas pocas y escasas monedas del material más preciado. El resto es salto al vacío.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

      Hola Javier.

      Efectivamente, este artículo tiene un innegable corte financiero. Como digo al principio, lo escribí como artículo invitado para un portal de inversiones. Buena parte de los lectores a los que se dirige son gente ajena al mundo de la numismática pero que se interesan por el tema de las inversiones.

      Saludos,
      Adolfo

  20. Juan Bautista Bajo Miguélezz 2 semanas hace

    Discrepamos. Una moneda RARA o MUY RARA y mejor ÚNICA, aunque sea del S. XX o incluso del s. XXI, la recomendaría siempre como inversión, por poco atractivo que sea su diseño y por innoble que sea su metal (ejemplo: 1 peseta 1946 estrella 19-48 en MBC).
    Cordiales saludos

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

      Me has puesto un ejemplo que ni pintado:

      Áureo & Calicó remató en abril de 2008 una peseta de 1946*1948 en MBC en 4.200 euros
      Áureo & Calicó remató en mayo de 2019 una peseta de 1946*1948 en MBC en 2.500 euros

      Se paga un 40% más barata pasados 11 años.

      Además, puedes hacer la prueba: enseña a un alemán, un japonés y un californiano una peseta de 1946*1948 en MBC, un columnario de México en EBC+ y un sestercio de Nerón en EBC-. Diles que todos valen lo mismo y pregúntales con cuál se quedan.

      De este tema hablo con bastante más detenimiento aquí: https://www.youtube.com/watch?v=SStatLpRNtI

      Pero bueno, bien está discrepar.

      Saludos,
      Adolfo

    • Yago Abilleira Crespo 2 semanas hace

      No estoy de acuerdo. Tenía una moneda única de las Austrias, en plata y buen tamaño, pero fea como ella sola. La encapsulé en NCG, para autentificarla, y la saqué a subasta (estoy vendiendo gran parte de mi colección). ¿Resultado? Casi ni me cubrió la encapsulación, en serio. Perdí dinero, en torno a un 85% de lo invertido, menos mal que no me costó mucho. CALIDAD Y BELLEZA SON VALORES SEGUROS.

  21. Un Filatélico ** 2 semanas hace

    @Adolfo Ruiz Calleja muchas gracias. En todos los hobbies hay ladrones, por eso es fundamental documentarse a tope sobre lo que vas a comprar.

    @ David Fernando estafar a niños por cantidades pequeñas de dinero es patético. Buena inyección de optimismo la que aportas, porque falta nos hace.

    Saludos.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*