Áureo de Trajano, Sol Invicto

Periodo: Edad Antigua

País: Imperio Romano

Denominación: Áureo

Emperador: Trajano

Año: 117 d.C.

Ceca: Roma

Calidad: EBC

Peso: 7.31 g.

Casa de subastas: Áureo & Calicó

Fecha: 13 de diciembre de 2023

Precio de salida: 4.000 euros

Agustín Fidalgo y Adolfo Ruiz Calleja son los coautores de este artículo.

La máxima extensión del Imperio Romano

Marco Ulpio Trajano es un emperador de sobra conocido. Es uno de los emperadores hispanos y el segundo de los cinco emperadores buenos. Fue quien llevó al Imperio Romano a su máxima extensión territorial en el año 117 y, además, fue un gran administrador y un gran constructor. Pero su mayor legado fueron las exitosas campañas militares que llevó a cabo durante los años finales de su reinado, como las guerras dacias o su campaña parta.

Tras la conquista de la Dacia, Trajano centró sus recursos militares en resolver la tensión existente en la frontera oriental del Imperio. No era tarea fácil porque al este se encontraba el Imperio Parto, la mayor amenaza militar a la que Roma se enfrentaba en este momento. Para esto, Trajano planeó meticulosamente una gran campaña que culminaría con la anexión de Partia. Buscaba replicar (como muchos otros antes y después de él) la gran hazaña de Alejandro Magno. Resulta curioso la gran ausencia de fuentes historiográficas clásicas que cubran en profundidad el reinado de Trajano, lo que implica que solo conocemos esta campaña a través de referencias de autores posteriores y de la arqueología.

El casus belli que usó Trajano para comenzar la invasión fue la negativa del reino de Armenia -estado colchón entre los dos imperios- a someterse al dominio romano en el año 110. Esto se debía a que su gobernante era un rey títere de Osroes I, el sahansah parto. Trajano movilizó once legiones y unos 100.000 efectivos para invadir Armenia, anexionándola como una provincia más del imperio. Pasados unos meses, Trajano desciende con su ejército a Mesopotamia sin mucha resistencia de los partos, que a su vez hacían frente a una guerra civil. Trajano aprovechó la situación para llegar a tomar la capital Ctesifonte, lo que le valió ser proclamado “Imperator” (vencedor en la batalla) por novena vez. El ejército romano llegó a controlar la totalidad de los valles del Tigris y el Éufrates, creándose así la provincia de Mesopotamia.

Tras esto los partos se reorganizaron y recuperaron  gran parte del terreno ganado por Trajano, que a su vez tuvo que hacer frente a un gran levantamiento judío en todo el oriente romano. Los años siguientes van a ver cómo Trajano intenta estabilizar la situación con ayuda de sus lugartenientes, recuperando parte del terreno tras una serie de idas y venidas por parte de unos y otros. No obstante, en el año 117 la salud de Trajano va a empeorar drásticamente, obligándole a regresar a Roma. Falleció en el camino. Concretamente, en la ciudad de Selinunte

Tras su muerte, Adriano va a concluir la guerra mediante un tratado de paz en el que abandona la mayor parte de mesopotamia y retrocede la frontera a la situación previa a la  guerra, aunque consiguió mantener la región de Adiabene y el reino de Armenia como un estado cliente de Roma.

En conclusión se puede ver como la campaña comenzó con grandes victorias para los romanos, que le valió a Trajano para adoptar el título de Optimus Princeps primero y de Parthicus después y consagrándose definitivamente como uno de los mejores militares de su tiempo. Aun así, estas victorias no fueron duraderas, siendo sucedidas por una serie de reveses que, combinado con la muerte del emperador, llevó a la pérdida de la gran mayoría de las conquistas de Trajano pocos años después de su muerte. Fue ése el punto de mayor extensión del Imperio Romano.

Consecuencias numismáticas de la guerra Parta

Trajano. Áureo del año 116. El reverso muestra a Trajano rodeado de sus soldados y recibiendo una diadema de tres reyes.

La conquista de Armenia y Mesopotamia fueron objeto de la propaganda imperial, lo que se ve reflejado en la producción monetaria.  

En primer lugar, Trajano recibió títulos por sus hazañas en la guerra que se ven reflejados en las leyendas de sus monedas. Concretamente, recibió el título Parthicus, que pasó a ser incluído al final de la leyenda de anverso en la mayoría de las monedas del final de su reinado (en el caso del ejemplar que encabeza esta entrada está incluído al comienzo de la leyenda de reverso, mientras que el que se muestra sobre estas líneas lo incluye al final de la leyenda del anverso). Además, también se reflejaron algunas de las aclamaciones como Imperator, tales como la VIII, por la captura de Zíngara, o la VIIII, por la toma de Ctesifonte, en monedas que muestran a Trajano sentado en una plataforma siendo aclamado por sus soldados

Pero quizás las monedas más llamativas de la guerra parta son las monedas que reflejan hechos concretos mediante espectaculares reversos con escenas compuestas y alegorías, como la marcha del emperador a oriente, la conquista y creación de las dos provincias y la instalación de Partamaspates como rey títere en una Partia ocupada por los romanos. En el caso del áureo que se muestra al principio de esta sección, encontramos a Trajano sentado sobre la silla curul rodeado de sus soldados y recibiendo una diadema de tres reyes. De esta forma se representa cómo Trajano salió victorioso de Armenia, Mesopotamia y Partia. 


También existen otros tipos de reversos que hacen referencia a la guerra de manera algo menos directa. Tal es el caso del ejemplar que encabeza esta entrada. En él se representa en el reverso un precioso busto del dios Sol. Éste es representado como un hombre joven que lleva una corona radiada como principal atributo, haciendo así referencia a los rayos del sol. En las representaciones de cuerpo completo se le suele ver desnudo, portando únicamente una pequeña capa y sujetando un látigo.

En el siglo II, Sol no era una deidad especialmente popular, por lo menos no más que el resto de las deidades del panteón romano. No fue hasta el siglo III d.C., y especialmente con el emperador Aureliano, cuando se convirtió el culto al Sol en una suerte de religión monoteísta que sentó las bases para una futura expansión y aceptación del cristianismo a partir del siglo IV d.C. Pero eso es algo futurista para cuando se emitió la moneda que nos atañe. A principios del siglo II los romanos asociaban a Sol con oriente ya que el sol sale por el este. Esto explica que existan muchas monedas que representen a Sol para hacer referencia a las regiones orientales del imperio. Otro ejemplo es el siguiente áureo, acuñado en época de Adriano al poco de fallecer Trajano. En él se muestra la misma iconografía de Sol pero, además, hay una referencia explícita en la leyenda del reverso: “Oriens”.

Adriano. Áureo del año 118. Sol en el reverso.

La próxima subasta de Áureo & Calicó

Áureo & Calicó organiza una triple subasta para el mes de diciembre de 2023: una subasta online con más de 2.000 lotes el día 12, una subasta en sala el día 13 y el séptimo volumen de la Tomás Prieto para el día 14. En una entrada anterior describí la Tomás Prieto vol. VII, ahora me centraré en las subastas en sala y online.

La subasta en sala se compone de 891 lotes que dan un repaso a la historia de la numismática con piezas de muy buena calidad. Sin ninguna duda, la joya de esta colección son los 25 áureos romanos que se ofrecen. Estos áureos cubren desde Domicia hasta Antonino Pío (es decir, se centran en casi toda la dinastía antonina) y continúan, así, la colección que se ofreció el pasado mes de octubre. El ejemplar de Domicia, el que encabeza esta entrada, éste de Adriano y éste de Antonino Pío son los que más me han gustado dentro de estas 25 joyas.   

Por lo demás, estamos ante una típica subasta en sala llena de monedas muy comerciales que gustarán a muchísimos coleccionistas. En muchos casos hay ejemplares que no son excesivamente caros pero que supondrán una excelente incorporación a cualquier colección. El denario de gens Pompeia, el real de Granada de los Reyes Católicos, el doble excelente de Toledo o el maravedí de Pamplona de 1830 son ejemplos de esto que digo, con precios muy dispares.

La subasta por correo se compone de 2028 lotes con los que se da otro repaso a la historia de la numismática española. Son monedas más asequibles y, por lo general, son piezas muy comerciales.  Entre ellas sorprende una colección de 126 monedas de emergencia de Alemania. También hay bastantes billetes del siglo XX que llamarán la atención.

Este artículo está patrocinado por Áureo & Calicó. Podéis seguir a Áureo & Calicó en su web, en Facebook, Instagram y Twitter.

En podcast

Os dejo un podcast con un contenido semejante al de este artículo:

Descripción de Áureo & Calicó

(117 d.C.). Trajano. Áureo. (Spink 3100) (Co. 187) (RIC. 326) (Calicó 1038). Bella. Ex NAC 03/06/2008, nº 15. 7,31 g. EBC.

Fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio