Coleccionar anversos o coleccionar reversos

La moneda del Imperio Romano se puede coleccionar de dos formas distintas: fijándonos en los anversos o fijándonos en los reversos. Quien coleccione anversos representará la historia política de Roma; quien coleccione reversos representará su historia social. Ambos tipos de colecciones son muy interesantes. Vamos a verlas.

Áureo que conmemora la consecratio  de Antonino Pío (acuñado durante la co-gobernanza de Marco Aurelio y Lucio Vero).
Áureo que conmemora la consecratio  de Antonino Pío (acuñado durante la co-gobernanza de Marco Aurelio y Lucio Vero). 

Coleccionar moneda romana por anversos

La moneda imperial romana siempre representa en el anverso el busto de un personaje. Muchas veces es el emperador de turno. En otros casos es otra persona de la familia imperial: la mujer del emperador, la madre del emperador, el sucesor, sus ancestros divinizados… 

La mayoría de los coleccionistas se fijan fundamentalmente en estos personajes a la hora de coleccionar moneda romana. En muchos casos quieren tener un ejemplar de cada uno de los personajes representados en la numismática. En otros casos se centran en una dinastía concreta o buscan un módulo en específico (v.gr. denarios). 

Es una forma muy sencilla y evidente de coleccionar por varios motivos:

  • Lo que la mayoría de la gente entiende por “historia” es historia política. En mi opinión, esto se debe a que en el sistema educativo nos enseñan historia del Estado (reyes, batallas, guerras, revoluciones…) y no historia social (religión, arte popular, vestimenta, movimientos sociales…).
  • Si bien se puede profundizar mucho, la historia se puede simplificar hasta hacerla lineal: primero un emperador, que tenía una mujer, luego le sucede otro, aparece un usurpador… y así.
  • Si bien se puede profundizar mucho, el coleccionismo se puede simplificar hasta simplemente convertirlo en un “lo tengo, no lo tengo”. Así, hay coleccionistas que ya tienen su denario de Septimio Severo, de Adriano y de Trajano, pero les falta uno de Galba y uno de Tito.
  • Los catálogos numismáticos están estructurados según los emperadores y el resto de personajes que aparecen en ellos. Así que estructurar una colección según los emperadores se vuelve muy evidente.

Una colección por emperadores muestra la historia política de Roma, representando a los principales personajes que ejercían su poder durante el Imperio. Es una colección bonita y muy llamativa. De hecho, para ejemplificar las bondades del coleccionismo numismático yo siempre digo que las monedas son los únicos objetos que nos permiten tener en nuestro museo privado una representación de época de cada uno de los emperadores de Roma.

También hay quienes no buscan cubrir toda la historia de Roma sino que se centran en periodos concretos. Por ejemplo, una moneda de cada emperador y cada ceca durante la Tetrarquía. Otros buscan rasgos concretos de los personajes. Por ejemplo, es típico coleccionar solo emperatrices. En cualquier caso, están buscando representar la historia política de Roma.

Doble Maiorina de Magnencio. Cristograma en el reverso.
Doble Maiorina de Magnencio. Cristograma en el reverso.

Coleccionar moneda romana por reversos

En la moneda romana imperial los reversos suelen representar deidades, edificios construidos, templos, escenas mitológicas, escenas donde aparece el emperador o conmemoraciones de divinizaciones (“consecratio”) o de victorias militares. Si bien son temas supervisados por el poder político y supervisados por él, muchos de estos temas son un reflejo de la sociedad romana

A partir de estas representaciones tan variadas se puede reconstruir parte de la historia social de Roma, buscando temáticas muy interesantes para coleccionar. Por ejemplo, se puede hacer una colección que muestre el devenir religioso dentro del Imperio Romano, viendo cómo los cultos tradicionales romanos entran en crisis en el siglo III y empiezan a aparecer divinidades orientales, entre las que se impuso el cristianismo. También se puede hacer una colección con distintas representaciones de una misma divinidad (v.gr., Hércules). Se podría hacer una selección de los principales mitos romanos (si bien para ello sería mejor coleccionar denarios republicanos). Sería muy interesante mostrar la arquitectura de Roma según se representa en las monedas… 

Coleccionar las monedas imperiales atendiendo a sus reversos es sensiblemente más complicado. En mi opinión, los motivos son los siguientes:

  • No conocemos la historia social de Roma tan bien como la historia política.
  • Estructurar una colección de reversos requerirá un estudio bastante más profundo, y para nada evidente, de la historia y la numismática romana.
  • Los catálogos no servirán de ayuda y pocos comerciantes sabrán orientar al coleccionista en estos temas.

La gran ventaja de coleccionar los reversos es que pueden darse situaciones en las que el coleccionista encuentre cholletes, en el sentido de hacerse con monedas raras a bajo precio. La razón es que la mayoría de los coleccionistas, y muchísimos comerciantes, no atienden a los reversos. Directamente dicen: “un denario de Domiciano en MBC+ vale entre 100 y 150 euros” y no se fijan si el reverso del denario es raro o no. De esa forma es posible encontrar alguna pieza rara a buen precio.

Sestercio de Cómodo. Hércules realizando un sacrificio (fuente). 

No es todo tan sencillo

Para evitar malas interpretaciones tengo que decir que la separación no es tan sencilla como “anversos es igual a historia política y reversos igual a historia social”. Se puede ir bastante más allá.

Bien se podría decir que las batallas, consecratio y construcciones conmemoradas en los reversos son parte de la historia política puesto que nacían del poder público. Más aún, hay veces que en el reverso se muestran representaciones de otros personajes de la familia imperial (v.gr., el siguiente denario). Buena muestra de que la mayoría de los coleccionistas se suelen centrar en la historia política es que los reversos relacionados con las conmemoraciones de batallas, que representen monumentos o a otros miembros de la familia imperial son mucho más demandados (y, generalmente, más caros) que los que representan deidades. 

También se podrían extraer conclusiones sobre la historia de la moda (parte de la historia social) a partir de las vestimentas y los peinados que llevan los emperadores y las emperatrices. No conozco a nadie que centre su colección en un tema tan concreto, pero podría hacerse.
Por último, cabe recordar que la historia social de Roma (y de cualquier otro periodo) solo se representa de manera tangencial en las monedas. Aspectos tan importantes como la alimentación o los oficios populares no encuentran su reflejo en la numismática. Tampoco fenómenos sociales tan relevantes como la bagauda o las migraciones bárbaras.

Denario de Vespasiano acuñado en Tarraco. Tito y Domiciano en el reverso (fuente).
Denario de Vespasiano acuñado en Tarraco. Tito y Domiciano en el reverso (fuente). 

2 comentarios en “Coleccionar anversos o coleccionar reversos”

  1. Coleccionar extensamente el Imperio Romano tiene toda una vida de dedicación y estudio, porque aún no se sabe todo, siguen apareciendo descubrimientos que modifican el conocimiento actual, esclareciendo lo y aportando nuevos datos.

  2. Buena reflexión! El reverso además ofrece el coleccionismo de cecas mediante los exergos. Se coleccionan hasta animales. Pero es indudable que priorizamos los anversos. En acuñaciones locales como las hispano-romanas lo que se busca es el mapa de ciudades. Un saludo y enhorabuena por el blog y el canal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio