Valorando monedas rarísimas: 8 escudos, Madrid 1646

Periodo: Edad Moderna

País: España

Ceca: Madrid

Mandatario: Felipe IV

Valor: 8 escudos

Material: Oro

Año: 1646

Peso: 26,89 g.

Conservación: SC-

Casa de subastas: Tauler & Fau

Fecha: 29 de junio de 2022

Precio de salida: 15.000 euros

Hay un error más o menos común entre los coleccionistas que comienzan (o que vienen de coleccionar monedas de los siglos XIX y XX) y es el de considerar que, en cualquier serie, una moneda es tanto más cara cuanto menos ejemplares de ese tipo concreto existan. Si bien es obvio que el que existan menos monedas de un tipo hacen de esas monedas más escasa y cara, esa característica se diluye frente a otras cuando hablamos de series donde todas las monedas son raras y caras

Hay varias series en las que se da esta circunstancia. Una de ellas son las macuquinas galanas o los corazones de Potosí (una, dos y tres). Otro caso clarísimo son las onzas macuquinas. En esta entrada detallo paso a paso la forma de proceder a la hora de valorar estas monedas. Para ello tomo como ejemplo el extraordinario ejemplar que encabeza la entrada

La rareza de una onza macuquina

Para determinar la rareza relativa de una moneda hay que pensar en la forma en la que se coleccionan las monedas de una serie determinada. Yo no conozco a nadie que coleccione onzas macuquinas por años y por variantes de sobrefecha o sobreensayador. Plantearse una colección así supondría poder dedicar varios millones de euros -y probablemente una vida entera buscando- solo para completar la ceca de Madrid. No parece muy razonable. No digo que no vaya a haber alguien que lo intente, pero mucho me temo que la inmensa mayoría de los coleccionistas que tengan capacidad para acometer semejante empresa preferirán una colección más extensa en el tiempo (no solo macuquinas), en el espacio (no solo la ceca de Madrid) y en los módulos (no solo 8 escudos). 

Como consecuencia, para la práctica totalidad de los coleccionistas es irrelevante si una moneda tiene un sobreensayador, una sobrefecha o alguna otra variante de cuño. Es más, me atrevería a decir que la fecha de la moneda no va a ser relevante para casi ningún coleccionista.

Para el caso del oro macuquino esta idea es fácil de mostrar gracias al excelente trabajo que hizo Tauler en su libro “Oro macuquino” (lo podéis descargar gratuitamente). Ese catálogo es indispensable a la hora de valorar una moneda como la que ilustra esta entrada, que bien puede servir de ejemplo ilustrativo:

Del año 1646 Tauler define tres variantes: la variante “normal” sin sobrefecha y sin sobreensayador; la variante 1646/3 con sobreensayador; y la variante 1646/5 con sobreensayador. En su base de datos Tauler no dispone de ningún ejemplar de las dos primeras variantes y solo dos de la tercera. A estos hay que añadir el ejemplar que ilustra esta entrada y este otro vendido en Heritage (por 14.000 $) que no tiene fecha pero que el sobreensayador hace pensar que es de 1646

En definitiva: entre todas las variantes de 8 escudos de Madrid de 1646 he podido localizar seis ejemplares, de los que solo cinco tienen fecha visible. Así que dudo mucho que existan más de siete u ocho ejemplares en manos privadas. Siendo muy optimistas (¡pero mucho!) podría haber diez. Queda claro que, en esta situación, lo de menos es la variante de cuño de esta moneda. ¡Todas las variantes son extremadamente raras!

Pero es más: si buscamos cualquier otro 8 escudos madrileño de Felipe IV en el catálogo de Tauler veremos que son todos rarísimos al extremo. Hasta el punto de que en ninguna variante hay más de dos ejemplares en su base de datos. Esto hace que podamos ser un tanto reduccionistas (¡pero muy pragmáticos!) a la hora de definir la rareza de un 8 escudos madrileño de Felipe IV: son todos rarísimos.

La calidad de una onza macuquina

Partiendo de este “reduccionismo pragmático” nos tendremos que fijar en otros factores a la hora de valorar la moneda. En el caso de las monedas macuquinas es su estado de conservación,  la cantidad de datos que se vean y lo nítidos que se aprecien.

Si seguimos tomando como ejemplo la moneda que ilustra la entrada, vemos que ésta lo tiene todo. Se observa la leyenda completa, el ensayador, el valor, la marca de ceca, los cuatro dígitos de la fecha y hasta la sobrefecha. Todos los datos son visibles de manera muy nítida. Además, su conservación es extraordinaria: SC- reportado por Tauler & Fau. Las fotos y el vídeo que ofrece la casa de subastas permiten observar que esa valoración es razonable; pocas pegas, si alguna, se pueden poner a esta onza.

Poniendo precio a una onza macuquina

Una vez que hemos determinado la rareza de la moneda (“tan rara como cualquier otra onza madrileña de Felipe IV”) y su calidad (“todo lo buena que se puede exigir a una onza macuquina”), ya solo nos queda lo más fácil: buscar otras monedas semejantes y ver a qué precio se han vendido

Ese “reduccionismo pragmático” en lo que a la rareza se refiere es muy necesario para poder encontrar monedas comparables. Si solo buscásemos monedas de 1646/5 (o de 1646) en una calidad semejante a la que encabeza la entrada, simplemente no las encontraremos: es el mejor ejemplar conocido y dudo muchísimo que exista otro en una calidad comparable. Esto se resuelve aceptando que todos los 8 escudos madrileños de Felipe IV son igual de raros, pues solo tendremos que encontrar otros con una calidad semejante al que aquí se presenta independientemente de su fecha o variante concreta. A priori podemos suponer que no habrá muchos.

Un ejemplar extraordinario de 1648 con todos los datos visibles, pero solo parcialmente visible la leyenda de reverso, se remató en 2019 por 37.000 euros; otro semejante de 1639 se remató en 26.000 euros allá por 2013. No hay muchas monedas más comparables: otras onzas madrileñas en las que se ven todos los datos, con una calidad de conservación EBC y con una acuñación sensiblemente más floja de la que aquí se presenta, rondan los 20.000-25.000 euros de remate (un ejemplo, otro y otro). 

Viendo estos resultados, y sabiendo lo mucho que se paga la excelencia en este tipo de monedas, es razonable pensar que esta pieza estará más cerca de los 35.000 – 40.000 euros de remate que de los 20.000 – 25.000. 

La subasta Tauler & Fau Selection, junio de 2022

Tauler & Fau ha organizado dos subastas para finales de este mes: la subasta Summer Sale, el día 28 de junio, y la subasta Tauler & Fau Selection, el día 29 de junio. La subasta Tauler & Fau Selection se compone de 269 lotes muy exquisitos y, por lo general, en una alta calidad. Por lo general, el precio de salida de los lotes hace que tengan mucho margen de subida. En esta entrada voy a describir brevemente los lotes de la Edad Antigua y la Edad Media; dejo para un artículo futuro los lotes de la Monarquía Española y la moneda extranjera.

La subasta presenta 63 lotes de la Edad Antigua muy variados. Algunas monedas -sobre todo íberas- destacan por su rareza, como el hemidracma de Arse o el denario de Ikalkusken. Pero en su mayoría destacan por su calidad. Como suele ser habitual en esta casa de subastas, hay denarios republicanos muy buenos. Tal es el caso del gens Cornelia o del gens Ernatia. Pero la palma se lo lleva el magnífico denario de Casio y el estratosférico denario de César.  Entrando en el Imperio Romano hay que subrayar los oros, capitaneados por este áureo de Antonino Pío

En la Edad Media destacan los oros. Entre los tremises visigodos nos encontramos algunos ejemplares tan interesantes como este Egica de Emérita o el Egica y Witiza de Córdoba. También se debe destacar el morabetino toledano de Alfonso VIII. En otro tipo de metales me ha llamado la atención el raro cuartillo de la Princesa Isabel, que aparte de raro y bonito tiene un excelente pedigree. 

He publicado un vídeo donde muestro algunos de los lotes que más me han gustado de este periodo y explico algunas cosillas de ellos.

Podéis seguir a Tauler & Fau en su página web, en Facebook, en Instagram o en Youtube.

Descripción Tauler & Fau

Felipe IV (1621-1665). 8 escudos. 1646/5. Madrid. A/V/IB. (Cal-1922). (Tauler-31a). (Cal onza-31 var). Au. 26,89 g. Soberbio ejemplar con todos sus datos perfectamente visibles. Clara sobrefecha y ensayadores rectificados. Tauler solamente reseña 2 ejemplares conocidos, siendo éste el tercero y sin lugar a dudas el mejor de todos. Bellísimo ejemplar de muy fino estilo y rarísima, todavía más en este extraordinario estado de conservación. SC-. Est…30000,00.

Fuente.

Comentarios en: Valorando monedas rarísimas: 8 escudos, Madrid 1646

  1. Esta pieza se ha rematado por una cantidad importante de dinero, pero lo de las subastas está siendo de ciencia ficción… cómo puede ser que una moneda que hace un año quedó desierta por algo menos de 6.000 € ahora se puje casi en 8.000 €???? O que una moneda que se ha subastado hace escasos meses se haya revalorizado un 75%??? Y que conste que no estoy hablando de monedas de oro.

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Desde aquí no puedo hacer más que compartir tu sorpresa. Habría que habar con la casa de subastas para entender un poco más. Pero vamos, que el mercado está desbocado lo sabemos todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba