4 reales Bogotá, 1819

4 reales Bogotá, 1819

Cuando publiqué la entrada sobre los 8 reales de Bogotá de 1819 uno de los aspectos que más atrajo la atención fue la existencia de un ejemplar de 4 reales de 1819 de Bogotá. Se trata de un ejemplar único que está en una colección privada colombiana. La autenticidad de esta moneda es tema de debate. Por eso, Gregorio Toulemonde (otro artículo de él) me ha mandado un estudio realizado por Alexander Montaña.

Alexander Montaña es un coleccionista colombiano y un gran conocedor de la moneda de su país. Es el responsable del boletín «Monedas de Colombia«. Es un boletín que ya lleva 11 números y que cito con frecuencia en la lista de correo y en las recopilaciones de enlaces. En ese boletín se publican frecuentemente artículos de moneda virreinal. Entre ellos están:

Sin más, os dejo con Alexander Montaña:



Esta moneda (única conocida) perteneció a la colección del pionero de la numismática colombiana Alberto Lozano Villegas y como expresamente lo menciona Restrepo en la última edición de su catálogo, su autenticidad es cuestionada.

libro restrepo

4 reales Bogotá 1819

 

La mayoría de quienes coleccionamos monedas colombianas de todas las épocas y llevamos tiempo en esa empresa, consideramos que esa moneda es una falsificación, seguramente de la época. Muchos estuvimos presentes o representados cuando la pieza bajo examen se ofreció en venta en la Subasta No. 10 de Numiscol, Lote 72, realizada el día 9 de abril de 2005. Participaron todos los coleccionistas destacados e inclusive el Banco de la República y no ofertaron por ella. Así se presentó la moneda en el catálogo de la subasta.

descripción subasta

 

Este juicio de considerarla una moneda falsa se funda en las siguientes razones:

La efigie de la india que tiene esa moneda es completamente diferente de la efigie que llevan todas las monedas colombianas con ese diseño, emitidas como ya vimos entre 1813 y 1820. Inclusive la efigie de la india se siguió utilizando en las primeras monedas emitidas por la Gran Colombia (1820 a 1823), conservando el mismo diseño de las monedas expuestas. El primer tallador (o grabador) de la Casa de Moneda de Santa Fe, es decir, quien tenía a su cargo la elaboración de las matrices, punzones y troqueles de las monedas, era para la época (y al menos hasta 1852) Anselmo García de Tejada, quien firmaba como Anselmo García del Castillo. ¿Qué razón tendría este funcionario para cambiar drásticamente el diseño de la efigie de la india en la supuesta moneda de 4 reales, cuando en ese mismo año se emitieron monedas de 1, 2 y 8 reales que sí comparten una misma efigie?

A continuación, una comparación de las efigies. A la izquierda una moneda de 8 reales de 1819 con la efigie típica de la india presente en todas las monedas que la llevan en su anverso y a la derecha la pieza atribuida como de 4 reales. Se resaltan las diferencias más llamativas.

4 reales Bogotá 1819

Además, todo apunta a que las normas que contemplaron la acuñación de monedas de 4 reales en 1819 se quedaron en lo que se conoce como “letra muerta”. No se cumplieron precisamente respecto de la acuñación de las piezas de 4 reales. Esta premisa se fundamenta en el análisis conjunto de las normas expedidas sobre la materia y de la correspondencia sostenida entre Santander y Bolívar desde finales de 1819 hasta comienzos de 1820. Es oportuno mencionar que todo lo relativo a la consecución de recursos y acuñación de moneda para financiar los gastos del gobierno y el equipamiento y sueldo de las tropas por la campaña militar que seguía en curso, siempre constituyó una parte importante de las comunicaciones que se cruzaron estos dos generales, desde sus roles de vicepresidente y presidente.

El primero en mencionar la acuñación de monedas de cuatro reales es el general Santander mediante decreto del 11 de noviembre de 1819 (ver la imagen).

decreto

Con fecha 13 de noviembre Santander le dirige una carta a Bolívar comunicándole las razones de su decreto y pidiéndole su aprobación. Además, le informa que mientras llega la respuesta se están trabajando los troqueles. Es decir, para el 13 de noviembre de 1819 todavía no se había acuñado alguna moneda de 4 reales (ver la imagen). Es importante destacar que después de esta carta Santander no vuelve a mencionar los medios pesos o monedas de a cuatro, solo hace referencia a pesos fuertes o a doblones (2 escudos, oro), cuando relaciona las monedas y cantidades de que puede disponer para atender los diferentes gastos.

decreto

El 16 de noviembre de 1819 Santander le dirige una carta a Bolívar sobre diversos temas donde respecto de monedas le dice lo siguiente: “Ya tendremos pronto pesos de la India. Espero el decreto.”.

Con fecha 21 de noviembre de 1819 Bolívar, desde su Cuartel General de Sabanalarga, le dirige una carta a Santander donde sobre el tema que nos ocupa le dice lo siguiente: “Incluyo a vuestra excelencia (…) el decreto que pide en el otro para la emisión de las nuevas monedas de plata. Disponga vuestra excelencia que este sea publicado en la forma ordinaria.”.

El decreto en mención de fecha 21 de noviembre dispone en su artículo segundo lo siguiente: “No solo podrá emitir la expresada casa, monedas de plata de valor de un real y una peseta, sino del valor de un peso fuerte y medio peso fuerte, con el mismo sello de la India.”. Una peseta equivalía a 2 reales.

El 22 de noviembre de 1819 Santander le dirige una carta a Bolívar donde le dice al comienzo de esta: “Mi general: le acompaño la muestra del peso fuerte, que correrá perfectamente bien en Venezuela y Nueva Granada.”. Es decir, que para ese día se contaba ya con ensayos de la moneda de 8 reales de 1819. Nada se habla de monedas de 4 reales.

decreto

 

Hasta aquí la evidencia indica que se había descartado la acuñación de monedas de medio peso, pues no obstante haberse informado con fecha 13 de noviembre que se estaban elaborando los troqueles para acuñar “pesos fuertes y monedas de a cuatro”, el 16 solo se anuncia “Ya tendremos pronto pesos de la India.” Y el 22 de noviembre Santander le remite a Bolívar solo una muestra del peso fuerte (de la moneda de 8 reales). Obviamente si no se volvió a mencionar la acuñación de piezas de 4 reales y tampoco se remitió una muestra, como se acredita con la revisión de la correspondencia, inclusive del año 1820, no hay razón lógica para pensar algo diferente.

En carta de fecha 3 de diciembre de 1819, Santander le dice a Bolívar en el comienzo: “Mi general: va Gómez con lo que he podido reunir en doblones, todo para aligerar la marcha. Lleva 1000 pesos fuertes de moneda nueva, para que la conozcan por allá. Estos pueden emplearse en papel blanco, que ya va escaseando.”. Es decir, que recién se habían comenzado a acuñar las monedas de 8 reales y esta era la primera remisión.

Al día siguiente, 4 de diciembre, Santander le dirige otra carta a Bolívar donde le dice que le envía 60.000 pesos en doblones y 1000 más en pesos fuertes de plata. Adicionalmente le anuncia que en enero saldrá otra remisión más gruesa en iguales términos, o sea de doblones y pesos (ver imagen). Se acabó el año 1819 y nunca se hizo mención sobre la acuñación de monedas de 4 reales.

decreto

Es bueno mencionar para quienes no lo saben que los españoles no acuñaron monedas de cordoncillo (circulares) de 4 reales en el Nuevo Reino, como sí lo hicieron en las demás cecas coloniales. Se fabricaron macuquinas de 4 reales hasta el reinado de Felipe V, más exactamente hasta el año 1743 (conforme a las piezas conocidas del Ensayador Miguel Molano). Es decir, que fuera de las monedas coloniales foráneas de cuatro reales que marginalmente pudieron circular en aquella época en nuestro territorio, los ciudadanos estaban acostumbrados a realizar sus transacciones con las piezas redondas de plata que se acuñaban (1/4 de real, medio real, 1, 2 y 8 reales) y con las macuquinas. No se conocen monedas de 4 reales republicanas.

3 Comentarios

  1. Gustavo Gonzalez 1 mes hace

    Debo decir que era uno de los que habian quedado con la intriga por esta moneda y que este excelente trabajo de investigacion aporta mucho al esclarecimiento del tema.
    Solo por aportar una nota altenativa al lineamiento general de lo expuesto que considera como falsa a la moneda, se podria decir que, ya que se menciona que los troqueles para cuatro reales estaban en proceso de fabricacion, esta quizas sea una prueba de acuñacion, cuestion que podria explicar su caracter unico, siendo esto asi si la pieza en estudio es una pieza acuñada con las mismas tecnicas que las similares de ocho, dos y un reales, cosa que solo al ver las fotos, por lo menos a mi, me es imposible asegurar.
    Saludos

    Saludos

  2. Alexander Montaña Rodríguez 1 mes hace

    Hola Gustavo, gracias por su comentario. La tesis de que pudiera ser un ensayo tiene en contra el hecho cierto de que todas las monedas que llevan la efigie de la India, acuñadas desde el año 1813 hasta el año 1823 (desde las Provincias Unidas de la Nueva Granada hasta la Gran Colombia), fueron producidas en la misma Ceca de Bogotá y presentan como lo anoté un mismo tipo de efigie. Siempre se manejó un mismo diseño seguramente por razones prácticas. Es más fácil copiar lo que ya se tiene que elaborar una nueva matriz y demás. Además, solo se hace mención de una muestra para la moneda de 8 reales. Otro aspecto a tener en cuenta es que la denominación 4 no está visible. Se ha presumido que se trata de un ejemplar de 4 reales por tener un peso menor compatible con el que debería tener esa denominación, pero se olvida que su diámetro (34 mm) vs el de las piezas de 8 reales que circulaban (37 mm) no es mucho menor. Es decir, que puede tratarse inclusive de una pieza falsa de 8 reales, baja de peso desde su origen y por su evidente circulación, en la que el falsario no logró reproducir adecuadamente el diseño de las piezas adoptadas.

  3. J.Mir 1 mes hace

    Buen trabajo, yo no la compraria.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*