Billetes emitidos en Bilbao durante la Guerra Civil Española

La Guerra Civil Española estalló el 17 de julio de 1936 y muy pronto quedó aislada la cornisa cantábrica, leal al gobierno republicano de Madrid. Una de las muchísimas consecuencias de ese aislamiento es que la parte norte de España se quedó sin masa monetaria. Se debió a que los gobiernos locales confiscaron el dinero en cuentas y metales preciosos de los ciudadanos, quienes guardaron todo lo que pudieron tener. Además, no había una comunicación con Madrid que permitiera abastecer de papel moneda la economía norteña. En consecuencia, las sucursales del Banco de España en Gijón, Santander y Bilbao emitieron talones de pagarés al portador que hicieron las veces de billetes. En este artículo daré un breve repaso a los billetes emitidos en Bilbao, donde las emisiones fueron más amplias.

Los “heliodoros” emitidos en 1936

En agosto de 1936 llegaron a Bilbao 20 millones de pesetas en moneda fraccionaria, lo que era totalmente insuficiente para la economía local. El gobierno vasco solicitó a la sucursal de Bilbao del Banco de España que emitiese su propia moneda, pero la dirección del banco se negó porque carecía de capacidad para ello (hay que recordar que dependen del gobierno de Madrid). La solución a la que llegaron fue la de utilizar las cajas y bancos locales para emitir talones al portador con cargo a las cuentas corrientes que estas cajas y bancos tenían en el Banco de España. Se sorteaba así la legalidad para poder emitir unos talones que jugasen el mismo papel que los billetes.

5, 25, 50 y 100 pesetas 1936. El Banco de España, sucursal Bilbao.

A partir del 7 de septiembre de 1936 se empezaron a emitir estos talones con valores de 25, 50 y 100 pesetas. El 21 de octubre de 1936 se añadió el valor de 5 pesetas. Se estima que el montante total en circulación era de 161 millones de pesetas.

Se trataba de talones con una factura muy pobre. Se imprimieron en una sola cara con pocas tintas ni medidas de seguridad. Para dar una mayor credibilidad y favorecer su aceptación, además de la rúbrica del responsable del banco en el anverso viene estampado en el reverso la firma de un representante del Banco de España en Bilbao, donde se indica explícitamente “tiene fondos”. 

Estos talones/billetes circularon bastante en Vizcaya. Tanto es así que los vizcaínos no tardaron en apodarlos “heliodoros”, ya que el responsable último de esta emisión era Heliodoro de la Torre, director general de finanzas de la Junta de Defensa de Vizcaya. 

La emisión de Bilbao de 1937

A finales de 1936 siguieron las incautaciones de oro, plata, acciones y billetes a la población vasca. No menos importante es que la Junta de Defensa se hizo con el control de la banca vasca. Para ello no fue necesario nacionalizar los bancos, sino simplemente que los cargos y consejeros fueran colocados directamente por Hacienda o por los sindicatos. 

El aislamiento del País Vasco con respecto a Madrid seguía generando problemas de circulación monetaria. Por eso, a principios de 1937 se emitieron las famosas monedas de una y dos pesetas de Euskadi (más).

10 pesetas 1937. El Banco de España, sucursal Bilbao.

Siguió una segunda y última emisión de talones, que de nuevo harían las veces de billetes a pesar de no poderse denominar como tal porque había una prohibición explícita del Ministerio de Hacienda de que las sucursales del Banco de España no podían emitir billetes. En este caso se emitieron talones con denominaciones de 5, 10, 25, 50, 100, 500 y 1.000 pesetas (estos últimos no se llegaron a emitir). En total fueron 49 millones de pesetas que se pusieron en circulación el 21 de abril de 1937 y que apenas habían circulado cuando Bilbao cayó el 19 de junio de ese mismo año. Tras la llegada del gobierno franquista todos estos billetes fueron declarados nulos, al igual que los heliodoros.

Esta segunda emisión es de billetes con mucha mejor factura, imprimidos por ambas caras; en el reverso se representan actividades de la economía vasca. Pero en el anverso siguen indicando el banco emisor del talón, así como el texto impreso de que tiene fondos a nombre del Banco de España. Lamentablemente era mentira: esos fondos no existían.

Los bancos responsables de estas emisiones son los siguientes:

  • Banco de Bilbao.
  • Banco de Vizcaya.
  • Caja de Ahorros y Monte de Piedad Municipal de Bilbao.
  • Caja de Ahorros Vizcaína.
  • Banco del Comercio.
  • Banco Urquijo Vascongado.
  • Banco Hispanoamericano.
  • Banco Central.
  • Banco Guipuzcoano.
500 pesetas 1937. El Banco de España, sucursal Bilbao.

La fuente principal de este artículo es la Enciclopedia de la Notafilia y Escripofilia Española, de José Antonio Castellanos. Aprovecho para volver a recomendarla por la ingente información que aporta.

La Colección Montseny

Ibercoin subasta la Colección Montseny el 2 de abril de 2024. Se trata de una colección que pertenece a un solo cedente y que describe los billetes españoles desde 1906 hasta nuestros días. En total se ofrecen 153 billetes.

Creo que la Colección Montseny (que debe su nombre al parque natural catalán) es un buen ejemplo de una colección de billete español forjada por una persona media. Una colección hecha a base de tiempo y paciencia por alguien que busca billetes en alta calidad sin por ello complicarse la vida a nivel económico. Son billetes que el propio cedente envió a graduar a PMG.

La colección representa todos los diseños emitidos por el Banco de España a partir de 1906. Faltan algunos, como los 500 euros o el Fortuny, que son billetes que la inmensa mayoría de nosotros no nos podemos permitir. No pasa nada: la colección se disfruta igual. Los ejemplares más relevantes se encuentran entre las alegorías: 25, 50 y 500 pesetas de 1907, 50 pesetas de 1906… La colección se complementa con algunas series especiales, ejemplares sin serie, algunas parejas… Pero sin complicarse demasiado la vida. Creo que es un buen ejemplo de una colección que se puede disfrutar mucho y a la que puede aspirar una persona española de clase media.

Este artículo ha sido patrocinado por Ibercoin. Podéis seguir a Ibercoin en su web, en Facebook y en Instagram.

En podcast

Os dejo un podcast con un contenido semejante al de este artículo: 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio