Carlos III, 8 reales 1774 Potosí

Periodo: Edad Moderna

País: Bolivia (Imperio Español)

Reinado: Carlos III

Año: 1774

Denominación: 8 reales

Metal: plata

Ceca: Potosí

Casa de subastas: Coins Numismatic Barcelona

Fecha: 30 de marzo de 2024

Precio de salida: 1 euro

¿Por qué se encuentran en tan alta conservación?

Cualquier coleccionista de Carlos III, o cualquier coleccionista de la ceca de Potosí, sabe que dentro, de los duros de este monarca en esta ceca, el año más común en alta calidad es el de 1774. En efecto, si vemos el censo de NGC podemos observar que los 8 reales potosinos de 1774 tienen una población un orden de magnitud mayor que el de cualquier otro año para esa ceca. También vemos que es el único año donde hay monedas graduadas por encima del MS64

Metodológicamente hay que tener mucho cuidado con el censo de NGC ya que son datos con un sesgo muy fuerte: solo una minoría de las monedas existentes han sido graduadas (todavía) y solo las que tienen una alta conservación tienden a enviarse para graduarlas. Es decir, quien tenga un duro potosino en MBC- seguramente no lo envíe para graduarlo, pero quien tenga un duro en SC probablemente sí lo envíe antes de venderlo ya que un grado alto aumentará su demanda potencial. Estos dos aspectos generan sesgos en los datos reportados por NGC y, a pesar de ser una fuente de datos muy interesante, hacen que no sean datos descriptivos ni de las monedas acuñadas ni de las monedas conocidas. Pero sí son un muy buen indicio de que existen muchos más duros en alta calidad del año 1774 que de cualquier otro año de Potosí.

Este indicio se puede triangular con las bases de datos de cualquier casa de subastas que maneje moneda española. No es difícil ver que en el mercado hay bastantes más duros de 1774 en alta calidad

Este hecho puede tener dos motivos: pueden haberse acuñado muchas más monedas en 1774, lo que hace más probable que sobrevivan ejemplares en alta calidad de ese año en vez de otros años; o pueden haberse acuñado un número semejante y, por algún motivo, de ese año hay una mayor tasa de supervivencia (más). Para el caso concreto de Potosí, tenemos la suerte de contar con el trabajo de Glenn Murray, donde detalla las monedas acuñadas en esta ceca.

Potosí, 8 reales 1661

Nos dice Glenn que en 1774 se acuñaron 2.5 millones de reales de a 8 en Potosí. Esta cantidad es sensiblemente mayor a los años anteriores (recordemos que hasta 1773 no cerró la primera casa de moneda de Potosí), pero es menor que en los años siguientes: 2.8 millones en 1775, 3.6 millones en 1776, 3.8 millones en 1777, 4.5 millones en 1778… Parece claro que la cantidad de monedas acuñadas no es la explicación de por qué aparecen más duros potosinos en alta calidad de 1774. 

Por lo tanto habría que pensar en que, por algún motivo, hay una mayor tasa de supervivencia de los duros de 1774 que de otros años. Eso suele ser debido a que hay un tesoro muy grande (muchas veces pecios, como con los 8 escudos de Santiago de 1751: uno, dos, tres y cuatro) o a que se hace más propensas que esas monedas sean enterradas. En el caso de los 8 reales de 1774 es obvio que no pueden provenir de un pecio porque la plata se oxida mucho y sería rarísimo que apareciesen ejemplares en tan altas calidades si han reposado 200 años bajo el mar. Así que estaríamos hablando de tesoros terrestres

Muchos tesoros terrestres tienden a tener más monedas de 8 reales que de otras denominaciones ya que era este módulo el más utilizado como reserva de valor. Esto puede explicar por qué se encuentran más monedas en alta conservación de 8 reales que, por ejemplo, de 2 reales. Pero sigue sin explicar por qué los 8 reales de 1774 son más comunes que de cualquier otro año en alta conservación.

Potosí, 8 reales 1794.

¿Quizá hubo una época de inestabilidad política que propició los enterramientos?

Tal fue el caso de la década de 1780, cuando se produjo la Rebelión de Tupac Amaru, que puso en jaque a todo el Virreinato del Perú. Esa rebelión tuvo sus consecuencias numismáticas y, curiosamente, hoy es vista con buenos ojos por parte de peruanos y bolivianos a pesar de que Tupac Amaru bien puede considerarse un genocida. Además, en 1810 comenzaron las guerras de independencia que fueron bastante duras en el Alto Perú por sufrir tres invasiones de los porteños antes de acabar independizando un territorio que era fundamentalmente realista. Es de esperar que en esos años haya habido más tesoros enterrados que en otras épocas, pero sigue sin explicar por qué aparecieron más monedas de 1774 que de otros años. Monedas, además, recién salidas de la ceca.

La única explicación posible es que hubiese uno o varios tesoros puntuales con duros de Potosí de 1774 que hayan sido enterradas nada más salir de la ceca. Tal parece haber sido el caso según los testimonios de varios numismáticos. Nos indican que en los años 70 apareció un “tapado” en la zona de Potosí con varios cientos de 8 reales de 1774 en perfectas condiciones (uno, dos, tres). Es una historia que he escuchado de varias personas de manera congruente, lo que me hace pensar que es cierta. 

Lo malo es que ese tesoro se dispersó y entró en el mercado sin haber sido estudiado como tal, por lo que no sabemos ni el momento exacto de su hallazgo, ni quién lo hizo, ni dónde estaba enterrado (¿o quizá estaría entre las paredes de una casa antigua?), ni su contexto arqueológico, ni su composición… Por eso no se puede asignar un ejemplar a este tesoro a pesar de que podemos estar bastante seguros de que la inmensa mayoría de los 8 reales potosinos de 1774 en alta calidad provienen de ahí.

La consecuencia para los coleccionistas es que del año concreto de 1774 es posible encontrar ejemplares en alta calidad. Salen al mercado con mucha mayor frecuencia que de cualquier otro año. Esto no significa que sean baratos, porque cualquier duro del siglo XVIII en una calidad tan buena como el que encabeza la entrada hay que pagarlo. Pero el coleccionista debe saber que se ven con cierta frecuencia y que, para este año concreto, se puede ser exigente si el bolsillo lo permite.

Potosí, 8 reales 1802, resellos chinos.

La próxima subasta de Coins Numismatic Barcelona

Coins Numismatic Barcelona (CNB) organiza una nueva subasta para el día 30 de marzo de 2024, es decir, el Sábado Santo.  Es una subasta tan amplia como suele ser habitual en CNB: 1244 lotes que representan 125 países. Las repasaré brevemente a pesar de que con tanta variedad es muy difícil hacer una síntesis.

España es, con diferencia, el país con mayor y mejor representación. Se ofrecen muchas monedas de plata, especialmente de tamaño 8 reales. Hay algunos duros a martillo, varios columnarios y duros de busto, algunos en una calidad tan alta como el que encabeza la entrada; otros destacan por ser raros, como el cara de loco. No faltan piezas reselladas, como éste duro madrileño con el resello del Gobierno Portugués o varios ejemplares con resellos chinos.  Otras platas más pequeñas también sobresalen; hay bastante dos reales y algún real en alta calidad. Finalmente, hay muchos duros de El Centenario. En cuanto al oro, se ofrecen bastantes piezas de Isabel II y Alfonso XII.

Por todo lo demás, hay muchísimas monedas de los últimos 200 años, especialmente en plata. Destacan países como Francia, Reino Unido o Estados Unidos (incluyendo algunos trade dollars machacados de tanto resello). Se ofrecen bastantes medallas y algunos lotes muy aptos para revendedores

En mi última visita a Barcelona pude grabar un vídeo en las oficinas de CNB donde muestro algunos de los 8 reales que se ofrecen en esta subasta:

Este artículo ha sido patrocinado por Coins Numismatic Barcelona

En podcast

He publicado un podcast con un contenido semejante al de este artículo:

Descripción de Coins Numismatic Barcelona

Bolivia Spanish colony 1774 PTS JR 8 Reales – Charles III Silver (.903) Potosi Mint 27.067g NGC MS 63 KM 55

Fuente.

5 comentarios en “Carlos III, 8 reales 1774 Potosí”

  1. Yago Abilleira Crespo

    Buena entrada Adolfo, y además hablando de tesoros, que me encanta. En la asignatura de Historia Moderna de España II acabamos de ver los motines de 1766 (popularmente conocido como el «Motín de Esquilache»). Después de eso, la monarquía española se dio cuenta de que necesitaba reformarse si quería sobrevivir. Y creo que es por ello que empieza a aparecer el busto del monarca en todas la monedas a partir de 1771, especialmente en las de cobre pues Felipe IV fuera el último en hacer tal cosa con la serie de vellón rico de 1660 y no abundan los ejemplos anteriores, a modo de refuerzo de la autoridad del rey. El que manda es éste porque su cara sale en las monedas, y punto. El profesor no me contestó, creo que mi pregunta le descolocó, así que es una opinión personal.

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Es normal que a un profesor de historia se le pille con el pie cambiado si alguien le hace una pregunta concreta sobre numismática. Yo, que he sido profe en la universidad, lo comprendo perfectamente. La ventaja que tenemos en teleco es que no es una carrera pasional y los alumnos suelen ser muchachos jovencitos que no vienen leídos de casa :D

      Ten en cuenta que un nuevo diseño era necesario porque había una rebaja encubierta en la ley de plata entre la moneda columnaria y la moneda de busto. Pero sí, aparece el rostro del rey como una muestra del absolutismo.

      Saludos,
      Adolfo

      1. Yago Abilleira Crespo

        Claro que conozco las pragmáticas de Carlos III, es una de mi entradas favoritas y la suelo consultar. Pero es el busto en el cobre lo que me llama la atención, pues un mensaje dirigido a ese mismo pueblo que se levantó en 1766.

        1. En alguna otra entrada se ha comentado que las monedas imperiales romanas tienen unos maravillosos retratos en los que se diferencia perfectamente un emperador de otro, mientras que sus sucesoras bizantinas son mucho más esquemáticas. ¿El motivo? Que las dinastías del imperio romano eran muy breves o unipersonales y el poder venía más de ser fulano o mengano, aupado por el ejército o «adoptado» por su predecesor, mientras que en Bizancio tenemos de un poder más proveniente de la dinastía que del individuo y de su capacidad individual para hacerse con el poder. Vamos: lo mismo que comentas cuando dices que «El que manda es éste porque su cara sale en las monedas». Viene de lejos la cosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio