Mi opinión sincera sobre los servicios de graduación de NGC y PCGS

Es un hecho que los servicios de graduación ofrecidos por empresas como NGC y PCGS son cada vez más populares. Las monedas y los billetes graduados son omnipresentes en Estados Unidos y cada vez más populares en Europa. En Asia, por lo que he escuchado, cada vez se demandan más.

Todo esto genera un debate importante entre comerciantes y coleccionistas. Algunos abrazan estos servicios por las ventajas que potencialmente puedan proporcionar en el mercado; otros entienden que son mayores las desventajas derivadas de dar tanto poder a dos empresas concretas. 

Durante los últimos meses estuve recabando opiniones al respecto. He hablado con muchos comerciantes de Norteamérica, Sudamérica y Europa. A partir de estas conversaciones, y de mi propia observación, he creado un vídeo donde recojo estas opiniones. 

Dejo este vídeo para los mecenas del Blog Numismático, como forma de agradecerles su apoyo. Ya sabéis que el contenido extra es solo una de las ventajas de ser mecenas del Blog

 

Este contenido Premium agradece el apoyo ofrecido por los mecenas del Blog Numismático. Aquí lo explico con más detalle.

Te sugiero que consideres hacerte mecenas. Por unos pocos euros al mes apoyarás el trabajo de divulgación del Blog Numismático y obtendrás unos servicios que te ayudarán mucho como coleccionista: accederás a análisis de subastas numismáticas, cursos, opiniones sobre el mercado; una biblioteca numismática con cientos de recursos de acceso inmediato; ayuda a la importación de monedas extranjeras;  estarás invitado a quedadas presenciales en España; tendrás acceso al Club Escudo... Aquí tienes más información.

Muchas gracias.

Hazte mecenas

 

 

23 comentarios en “Mi opinión sincera sobre los servicios de graduación de NGC y PCGS”

  1. Muy interesante reflexión con la que estoy de acuerdo.
    Yo soy un comerciante del tipo promedio con monedas que van desde los 50 euros a los 1000. Alguna puede subir algo más pero, vamos, nada que se acerca al nivel de las manos fuertes.
    Pues en mi caso, yo no necesito a NGC para nada ya que por mis manos han pasado tantísimas monedas y he visto tantísimas más (falsas incluidas) que, sinceramente, creo que estoy más capacitado a la hora de graduar, valorar y determinar la autenticidad de una moneda que los «expertos» de NGC. Por lo que, lo que es a mí, valor añadido no me aporta esa empresa.
    De vez en cuando, bastante poco por fortuna, hay alguna persona interesada en una moneda de mi inventario que me pregunta si está certificada. La mayoría de ese tipo de personas, pongamos el 75%, cuando se les dice que no y se les explica que como buena tienda profesional aseguramos la autenticidad de por vida de nuestras monedas, se quedan conformes y la venta se produce. Luego hay un 15% que remolonean un poco más y arguyen que sólo quieren comprar monedas certificadas para estar seguros de que compran auténtico. A estos les respondo una versión resumida del post de Adolfo con algún añadido más de mi cosecha y, de nuevo, les vale por lo que la compra se produce. Por último queda un 10% que no compra si la moneda no es certificada. En otras palabras NGC es Dios y Mahoma su profeta… tus miles de monedas vistas, años y años de experiencia, miles de transacciones satisfactorias para ambas partes, divulgación numismática realizada, buen prestigio empresarial, etc… no son suficientes para terminar de fiarse. Él/ella necesita la bendición de su Dios NGC, alabado sea. Pos fale. En esos casos, me despido cortesmente y a otra cosa mariposa; no es algo que me quite el sueño ni me mueva a cambiar mi modelo de negocio ya que, sinceramente, no creo que sea mi labor curar los traumas de cada uno: si necesitas a NGC para comprar con tranquilidad una moneda de 150 euros el problema lo tienes tú, no el comerciante profesional y experto en su campo al que, debido a tu ausencia de expíritu crítico, eres incapaz de identificar por muchas evidencias que se te den.

    1. Pienso que la mayoría de compradores (ya verás por qué no digo coleccionistas) que buscan piezas certificadas lo hacen no por la confianza que le dan NGC o PCGS como garantes de la autenticidad de las mismas sino para tener una graduación profesional aceptada internacionalmente y por un canal objetivo, teóricamente esto último. Estos compradores pueden ser coleccionistas o especuladores que consideran que el presente y el futuro de la revalorización máxima de una moneda de alta calidad pasa por estar enclaustrada en esos slabs.
      Esto no es exclusivo del coleccionismo numismático. Ahora mismo en, por ejemplo, cartas Pokemon, cómics o incluso juguetes, se valoran más las piezas que pasan por empresas certificadoras que les dan un estado de conservación.

      1. En mi experiencia todos los que no me han comprado después de saber que la moneda no era certificada ha sido porque no podían, según ellos, estar seguros de la autenticidad de la moneda. Normalmente les pregunto bastante y la gente te lo cuenta. «Es que se hacen unas falsas muy bien hechas» alegan cada uno con sus palabras. Tan buenas que consiguen darme gato por liebre a mí pero no a su Dios, la omniscente NGC. Sin comentarios.
        En lo de «tener una graduación profesional aceptada internacionalmente y por un canal objetivo» lo veo más razonable. Me parece un rollo coleccionar monedas metidas en cajas pero bueno, ellos sabrán, Sí que creo que pocos coleccionistas de verdad lo hacen (tener sus monedas de 50-100-200 euros en cajas, decenas, cientos de monedas), inversores sí pero ése es un perfil de cliente que a mí, comerciante promedio, no me suele entrar pues, como bien dice Adolfo en el post, suelen buscar piezas de muy alto valor.

  2. Creo que los servicios de graduación ofrecen servicios importantes. Garantía de autenticidad es una (compra de monedas graduadas que resulten falsas). Voz imparcial sobre la condición de una moneda pues el graduador no gana nada por dar una evaluación mejor o peor así que puede ser objetivo (tanto el vendedor como el comprador de una moneda sin graduar están en conflicto de intereses). El protejer las monedas con la cápsula (se que es controversial pero vayan al Museo del Prado a ver si los dejan manosear un Goya). Pero lo más importante es la unificación de criterio. Para NGC, ANACS, PCGS, etc la definición de MS63 es la misma (y aunque existan monedas que obtengan un 62 en una y un 63 en la otra) todo el mundo puede tener una misma idea de lo que es un 63 o un 45. Recordad los Universales en filosofía medieval. Y eso facilita precios y transacciones. Cierto que no hay dos 63 iguales, pero 63 tiene una definición sobre brillo, marcas de contacto, ausencia de rayitas, etc. Esto facilita el comercio. Indudablemente respeto a quienes no quieran monedas graduadas pero el mercado va para allá y ya no es únicamente una moda norteamericana. Ya hay casas de graduación en Europa abriendo camino. No hay vuelta atrás. Además varios servicios de graduación (NGC y PCGS) tienen sus registros de competición. Es genial ver lo que otros coleccionistas tienen en áreas de mi interés. Ayuda muchísimo a aprender. También tienen cuartos virtuales de discusión donde coleccionistas charlan y aprenden juntos. Sus servicios van mucho más lejos que dar el número. Y quien me diga que desprecia las fotografías que toma PCGS (y más recientemente NGC) de las monedas que puede uno ordenar al graduar, es porque nunca las ha visto. Le permite a uno disfrutar de su colección sin ir al banco.

    1. No te falta razón. Pero garantizar la autenticidad y graduar la moneda son servicios que también te dan muchos comerciantes de aquí, quizás el mayor problema sería la ausencia de un criterio unificado. Pero la escala sheldon se definió para graduar cobres pequeños mecanizados. No sé su fiabilidad para graduar una plata o un oro grande a martillo. Yo he intentado comprenderla y no he sido capaz.

      En moneda no USA, se ve cada engendro encapsulado que no se puede uno fiar de la garantía de autenticidad que me proporcione una empresa que no entiende de ese tipo de moneda.

      Y hablando claro y mal, yo sí que he visto las fotografías de NGC y son terribles… Mal iluminadas, poco definidas, no se aprecia absolutamente nada de la moneda, sólo se ve bien la etiqueta de la cápsula. Ya no hablo de trabajos profesionales, con cualquier teléfono móvil de gama media de hoy en día se logran mejores resultados.

  3. Don Jesús, me refiero a las Photovision, no hay etiqueta (y no es comercial). Son magníficas.
    https://www.ngccoin.com/specialty-services/photo-vision-plus/
    Indudablemente la escala de Sheldon tiene problemas para monedas a martillo, por eso desarrollaron su escala para monedas antiguas 5/5. En el mercado macuquino indudablemente la escala es débil.
    Por lo demás estoy en desacuerdo. Como he dicho, tanto el comerciante como el comprador tienen un conflicto de interés inherente a la transacción. Cuando el mercado establece que el precio de un 8 reales MS63 es 3000 euro por ejemplo, sé lo que compro. Si no soy experto en graduar el comerciante puede jurar que La Moneda es 65 y sale a 58, perdí una fortuna. Hace poco estaba viendo una publicación numismática de los 60s y sus anuncios. Todas las monedas en venta eran flor de cuño. Simplemente no es posible. Cuando el vendedor me jura y perjura que su moneda es original (aunque la limpió hace una semana), si no soy experto ya me sacó a paseo. Y si tengo una moneda falsa encapsulada, tanto NGC como PCGS, según el caso, me la pagan. No todos los comerciantes hacen lo mismo. Muchos dicen es buena y se acabó. ¿Perfecto? De ninguna manera. Pero el mercado va hacia allá. Con tanta falsificación china no hay retroceso. Con tanta venta a distancia sin poder ver la moneda en vivo, no hay retroceso. Si compro una moneda en Áureo encapsulada a 58 y estoy en Londres, no dependo de Áureo para describirla pues alguien que no está envuelto en la subasta la describió auténtica y a tal conservación (AU58). Compare la cantidad de monedas encapsuladas en subastas europeas hoy con hace 10 años. El mercado las ha aceptado Dicho esto, a cada quien lo suyo. Si alguien gusta de monedas sin sarcófagos, fenómeno. La idea de coleccionar es darse uno gusto. Muchos saludos y gracias don Adolfo por esta comunidad que permite charlar como si estuviéramos en un bar en Plasencia.

    1. Don Abuelo. Supongo que el problema es que estoy chapado a la antigua. Si alguien compra una moneda pensando que es 65… y resulta ser 58, creo que simplemente no sabe lo que está comprando. Entiendo la necesidad de tener que cuantificar una numismática tan limitada como puede ser la estadounidense, al fin y al cabo, es una forma sencilla de que los pudientes puedan medir quien tiene más larga la cuenta del banco.

      Pero otras series tan ricas e interesantes como las que tenemos aquí en Europa o las monedas virreinales, pues creo que se pierde una de las partes más bonitas de esta afición: el estudio, la observación o la formación de un criterio propio para decidir qué es lo que realmente le gusta a uno.

      Y si piensa que en los TPG no hay conflictos de intereses, que son totalmente imparciales y los numeritos que ponen en los slabs son absolutos… Le sugiero que mande una moneda a encapsular a NGC, y cuando le llegue, rompa la cápsula y la vuelva a enviar con Heritage o Stacks de intermediarios. Quizás el resultado le sorprenda.

      Es indudable que se está extendiendo en europa este modelo, y supongo que a la larga se terminará de imponer. Al coleccionista le ahorra tiempo y quebraderos de cabeza… ¿Para que molestarse en buscar una moneda buena si ya hay alguien que ha dicho que lo es? ¿Ese alguien conoce la moneda? Me da igual, en la pegatina pone MS63. Y como coleccionista chapado a la antigua, veo que este modelo tipo fastfood tiene más perjuicios que beneficios para nuestra afición.

      PD: No estaría mal estar hablando esto mismo en un bar de Plasencia, seguro que estábamos los dos bastante más cómodos con una caña y una tapita de jamón de por medio.

      Saludos!

  4. Vengo para EXIGIR que este vídeo sea abierto y gratuito y me da igual si a usted le cuesta tiempo y dinero hacer sus vídeos porque usted ya es rico y se dedica a viajar por el mundo como Willy Fog. Y debería ser más altruista con la comunidad numismática.
    Y yo no quiero pagar. Lo quiero gratis.
    GRA-TIS.

    1. Pues yo no pienso ver vídeos cuya calidad no haya sido certificada por una empresa de certificación de vídeos. A ver si va a ser un vídeo falso y me lo cuelan como de Adolfo.

    2. Señor Calcetín
      Que gracioso es usted, vídeos gratis y divulgación gratis y todo gratis , no sabe
      Usted el esfuerzo y las horas y años que hecho este muchacho Adolfo ,como para
      que Venga con sementajes comentarios . Y no le voy a decir lo que pieso
      De usted por que no quiero escandalizar esta comunidad y lo mejor que
      Puede hacer Don calcetín es meterse en un zapato y desaparecer de este
      Mundillo. Y si quiere todo gratis y tiene envidia de los que hacen vídeos culturales
      O de viaje ,váyase a pasear por la plaza de su pueblo y visite una biblioteca.

  5. Hernan Diego Quintanar

    El mercado va para el lado de las cápsulas y la graduacion. La globalizacion hace que un espectro mucho mayor de personas acceda a subastas online en cualquier parte del mundo, la practicidad en la universalidad de la graduacion, la conservacion asegurada, la rastreabilidad y el pedigree de la moneda certificado, todo allana el camino para un público mas diverso, llámale coleccionista o inversor.
    Porqué este éxito ? Porque los resultados con este sistema han probado ser fiables a nivel mundial.
    Porque se cree y se confía en estas compañias lo mismo que » se confiaba en las monedas del Imperio Español, tanto en reales o escudos». Porque dan garantía a nivel mundial.
    Mientras no se produzca un » Gran escándalo de Potosí » con las graduaciones creo que es el futuro y asumo que se van a cuidar bastante de ello…

    1. Hola Hernán, pues sinceramente yo creo que estas graduaciones americanas son válidas para sus monedas (dólares mórgan, saint gaudens…), pero no representan ni a las monedas a martillo ni tampoco a los reales de a ocho ni a los ocho escudos. Sólo hay que ver algunas de sus valoraciones… para echarse las manos a la cabeza, además de las múltiples equivocaciones en clasificación (y en autenticidad…). Cualquier comerciante honrado te devolverá el dinero si se demuestra que la moneda es falsa. Y si dudas de su honradez, pues no hagas tratos con el. Siempre lo digo, compra a quien sepa de monedas, quizás puede ser un poco más caro pero dormirás mejor.
      La jugada de estar enviando continuamente a valorar para subir la calificación es un síntoma de que las mismas no son fiables
      No rodarán cabezas como en Potosí, pero puede que en Amsterdam alguno se quede con un tulipán un poquito inflado… a la hora de venderlo.
      Saludos

  6. Alfredo Chávez Macías

    Buenas noches señores. Pasarán más de mil años y nosotros sin ponernos de acuerdo. En gustos se rompen generos pero creo que solo cuando coincida tu opinión con la de los señores que ganan fortunas graduando monedas, a veces falsas y otras veces monedas casi desconocidas para ellos, es cuando te recomiendo adquirir las piezas en cuestión.
    Te recomiendo comprarlas cuando en tu opinión estén sub-valoradas.
    Con respecto a lo que dice Don Calcetín. Ya mucho he aprendido con lo que ha publicado Adolfo y con eso me conformo. El que quiera azul celeste, que le cueste!

  7. Debate muy interesante. en mi humilde opinión yo la encapsulación la veo más dirigida a las «grandes piezas» que a la numismática de «andar por casa» un certificado de cualquiera de las casas de subastas reconocidas o de una numismática, me parece tan buena como la de las certificadoras en el caso de este tipo de monedas, porque tampoco me creo que las certificadoras tengan tanto experto para poder certificar monedas de valor «normal».
    Saludos cordiales.

  8. Miguel Ángel Pardo Baeza

    Buenas tardes.
    Estoy de acuerdo Adolfo con lo que dices en el vídeo de que no podemos pretender encontrar moneda griega o romana en una excelente conservación cuando, la gran mayoría, han estado años bajo tierra. Pero, al menos yo que colecciono moneda contemporánea, si que pretendo que aquello que entra a mi colección tenga un buen estado de conservación. Personalmente considero que, en una gran mayoría de monedas, cuanto mejor conservadas, más bonitas son. Pero yo no quiero las monedas solo para contemplarlas. También me gusta tenerlas en mis manos, pesarlas cuando me llegan, observarlas con la lupa,…Y esto es algo que considero que no se puede hacer con una moneda que llega a tus manos encapsulada previamente. Por otra parte me fio más de la certificación de los numismáticos profesionales que tienen las casa de subastas o que tienen su propio negocio y llevan años valorando moneda española. Han llegado a mis manos dos monedas, compradas en subasta, encapsuladas. No puedo pesarlas, ni sentirlas,…Hablé con la casa de subastas donde las adquirí, preguntando por algún modo de abrir la cápsula. Me dijeron que el único modo era a martillo. Pero, permitirme la broma, no como método de acuñación, sino con martillo. Es decir, a martillazos. Eso sí, me recomendaron que lo hiciera con tino para destrozar la cápsula lo menos posible. He de decir que no lo he intentado. Seguramente, como opina algún escribiente, se imponga este sistema. Pero mientras se encuentren en el mercado numismático monedas sin encapsular, yo apostaré por ellas.
    Se despide un romántico.
    Saludos.

    1. Hola Miguel Ángel.

      Quizá no me haya expresado bien:

      Si por «alta calidad» nos referimos a una calidad sin circular y con buena acuñación, es muy complicado encontrarlas en la Edad Antigua. Con dinero sería posible hacerse con denarios en esas calidades; también con antoninianos o follis. Con mucho más dinero se podrían comprar tetradracmas griegos o áureos en esa calidad. Será imposible coleccionar sestercios, tetradracmas romanos de Alejandría, ases ibéricos, dupondios… y muchas otras monedas en calidad sin circular. Por mucho dinero que se tenga, simplemente es imposible.

      Si no te gustan las cápsulas puedes romperlas con un martillazo. No lo he hecho nunca pero la experiencia de muchos amigos me dice que no es difícil.

      Un saludo,
      Adolfo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio