Introducción a la numismática de Prusia

Adrián Godás es un amigo muy joven que se ha introducido hace poco en la numismática. Está estudiando económicas (mal que le pese) pero se dedica a su pasión: el análisis de empresas mineras, jugar a videojuegos y leer libros en papel. Se ha hecho muy conocido en la comunidad bursátil gracias al podcast Value Investing FM, donde me entrevistaron hace unos meses. Este le ha llevado a Adrián a emprender dos proyectos: Godás Research, donde ofrece sus análisis de empresas mineras; y Godás Academy, donde ofrece 50 lecciones al año comentando libros. ¡Para que luego digan de los jóvenes!

Adrián comenzó hace unos años a coleccionar monedas, interesándose por los denarios republicanos y por la moneda de Prusia. Como es el único coleccionista de moneda prusiana que conozco le propuse que escribiese una entrada con una introducción histórica a este país que marcó con fuego y plomo la historia contemporánea de Europa. Aquí os dejo con Adrián Godás, quien ilustra la entrada con monedas de su colección.


La colección de Prusia de Adrián Godás

Por qué Prusia es lo más grande que dio Europa

A pesar de ser conocido por mi faceta de minero en el mundo de la inversión durante la cuarentena en 2020 decidí meterme en el mundillo de la numismática. Obviamente por pura pasión histórica comencé con las épocas o momentos que más me interesaban, como es el caso de Roma, pero también con una mucho menos conocida, Prusia. De hecho, todavía no he encontrado a casi nadie que también le interese la moneda e historia de esta gran nación.

La moneda principal es el thaler y no suelen innovar mucho, normalmente es el rey de Prusia por una cara y un águila con detalles en el reverso. Nunca usarán muchas monedas de oro y la gran mayoría son acuñadas en la ceca de Berlín. Muy importante la tradición de medallas, tras las guerras napoleónicas por falta de metales preciosos las medallas se entregan en hierro y de ahí las continuas referencias en la cultura germana al hierro como símbolo de austeridad, dureza, poder económico…

La colección que sigo es tan simple como tener una moneda de plata de cada rey, en total fueron nueve. Las monedas más comunes y con más variaciones son las del último rey, Guillermo II, Kaiser de Alemania. Actualmente cuando escribo esto tengo siete, siendo los dos que faltan los más raros. En el futuro quiero expandirla con alguna de oro y alguna moneda de menos valor como los groschen.

El origen de Prusia

El origen de Prusia se encuentra en la marca de Brandemburgo, terreno bastante olvidado en el norte de Alemania que no contaba con muchos recursos y estaba alejado de los centros de poder. Tras cambiar mucho de manos durante el siglo XV es comprado por un rico comerciante de Nuremberg al Emperador del Sacro Imperio. Fue una tierra pobre y sin muchas aspiraciones, masacrada durante la Guerra de los 30 años (se calcula que falleció hasta 1/3 de la población en Alemania) y en general que no pintaba mucho en el panorama europeo.

La cosa empezó a cambiar con Federico III que tras múltiples matrimonios quería anexionarse una zona conocida como Prusia Oriental, vestigio de la Orden teutónica en el pasado y parte de la actual Polonia. Al subir al trono decidió cambiar el nombre al país entero para demostrar su derecho sobre ese lugar… con semejante idea nace Prusia. Además, por su apoyo en la guerra de Sucesión Española el emperador le permitió convertirse en “Rey”, ya que hasta ahora eran considerados duques.

Desde entonces el reino no dejaría de expandirse sin parar, pero esa frugalidad de la pobreza original (en general) los acompañara siempre. Son territorios que se vuelven protestantes muy poco después de empezar la Reforma.

Prusia en el siglo XVIII

La verdad es que la historia del país es tan sorprendente, densa, llena de guerras y sus líderes tan curiosos que vale la pena indagar en cada uno de manera pormenorizada, pero para no extenderme solo daré unas pinceladas. Tras Federico I su hijo Federico Guillermo conocido como “el soldado” creó las bases del famoso ejército prusiano por su disciplina y eficacia. Otros países como Francia en época de paz gastaban sobre el 1/3 del presupuesto en temas militares, Prusia llegaba al 75%.  Más adelante se llegaría a decir “Prusia no es un Estado con ejército, sino un Ejército con Estado”. El leitmotiv de estado militarizado se mantendría hasta la Segunda Guerra Mundial donde los aliados culpaban al espíritu prusiano del militarismo alemán y el nazismo (visión obviamente sesgada). El rey más complicado de conseguir monedas.

No podemos dejar de hablar del siguiente en la línea sucesoria que fue Federico II, considerado ejemplo del despotismo ilustrado del XVIII. Gran lector de historia y filosofía tocaba y componía para flauta travesera, lideró el país durante la Guerra de los 7 años y se rodeó de la clase intelectual de la época siendo uno de los mejores amigos de Voltaire (aunque luego acabaron a malas). De hecho, tengo una medalla de la legendaria batalla de Rossbach, considerada una de las victorias más sorprendentes del siglo XVIII donde con 20k hombres Federico derrotó a 60.000 franceses teniendo solo 500 bajas.

De hecho, crearon el sistema educativo moderno tras que Federico se diera cuenta de que los soldados que sabían leer y escribir rendían mucho mejor e implantan la educación obligatoria hasta los 14 años en 1763. Otro detalle que debería alejar esas tonterías de Prusia es igual a nazis es que este país era de los lugares más tolerantes de Europa, especialmente para los judíos. El propio Federico se solía rodear de ellos para conseguir financiación. También atrajeron protestantes perseguidos en sus países de origen como los hugonotes en Francia.

Tras Federico el país queda un poco abandonado por unos descendientes mucho más ineptos como Federico Guillermo II y Federico Guillermo III. El primero tumbó muchos de los cambios que había hecho su padre y se gastó en pocos años buena parte de las arcas reales.

Prusia en el siglo XIX

Federico Guillermo III no tuvo mucha suerte pues Bonaparte lo dejó en ridículo. Napoleón tenía un busto de Federico II en su despacho y se sintió profundamente apenado al derrotar tan fácil al ejército prusiano. Tras la derrota de este Prusia haciendo gala de autoevaluación vuelve a sacar profundas reformas de la sociedad con gente capaz tal que Hardenberg y Von Stein. Nuevo ejército apoyado con las ideas del estratega militar más famoso de la Historia y su legendario tratado, Von Clausewicz y su “De la guerra”. Imaginad el papel que tenía la educación en Prusia que crean el modelo de universidad moderna y fichan a Hegel.

Es a mediados de siglo cuando se extiende por toda Europa la llama revolucionaria que culmina con el movimiento de 1848. Coinciden estos años con la subida de Federico Guillermo IV, un monarca bastante inconsistente que a veces intentaba darse de liberal y hablaba de crear un parlamento, pero a la vez tomaba medidas reaccionarias por miedo.

Más adelante llega a Canciller uno de los líderes más interesantes de estos dos últimos siglos, Otto von Bismarck. Bajo su liderazgo político (el rey Guillermo I queda bastante en segundo plano) Prusia gana tres guerras seguidas a Dinamarca, luego a Baviera y Austria y finalmente a la Francia de Napoleón III.

Llenos del romanticismo de la época Bismarck decide unificar todos los estados alemanes bajo el paraguas prusiano desde Versalles. Así nace el II Reich, el gran Imperio alemán en cuya cima estaba el Kaiser (emperador).

Tras fallecer sube al trono por solo dos meses Federico III, el cual estaba enfermo de cáncer y estuvo todo el tiempo encamado. Ya sabéis como son los periodistas y ahora la gente se pregunta qué hubiera pasado si hubiera seguido este rey en vez de Guillermo II y si hubiera ocurrido la Primera Guerra Mundial.

Prusia entrando al siglo XX

Pero le toca a Guillermo II subir al trono y cambia todo de nuevo, discrepa con Bismarck y lo expulsa. Alemania fundaría la Armada Imperial y muchos vecinos como Reino Unido empiezan a temer de esta nueva potencia continental. De repente este país llamado Alemania se convierte en una potencia económica con gran producción de acero, carbón, una nueva industria química, aquí se inventa el motor de combustión y el alemán es el idioma científico. Pero en 1914 estalla la Primera Guerra Mundial y tras perder es el fin del Imperio y Guillermo II depuesto. No deja de ser irónico esta preciosa moneda donde Guillermo no lo sabía, pero estaba mostrando al primer y último rey de Prusia.

Así brilló con intensidad por 200 años una pequeña nación que se convirtió en superpotencia, brillando de color azul Prusia.

Comentarios en: Introducción a la numismática de Prusia

  1. Disfruté un montón leyendo esta entrada. La historia de Prusia me resultó muy interesante, sobre todo porque está muy relacionada con la historia de Austria-Hungría, que es el estado del que colecciono monedas y también material postal.
    Mis felicitaciones para Adrián!!!! Que sigan tus logros.
    Un abrazo grande.

  2. PD para Adrián: Acabo de visitar Godas Academy y vi que tenés libros de Zweig y Emil Ludwig. Me acordé que Ludwig tiene un libro de Historia de Alemania, publicado en castellano por Editorial Anaconda (creo que se llamaba así) en 1941 ¿lo conocías?

  3. Gustavo Gonzalez

    Adrian
    Muy bueno tu articulo sobre Prusia, me interesa mucho en general las monedas de los estados alemanes del siglo 19, y en particular la prusiana asi que he disfrutado mucho leyendolo.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba