Cómo comprar monedas en el extranjero

Una de las preguntas que me hacéis con más frecuencia es cómo adquirir monedas en el extranjero y qué costes debéis pagar al hacerlo. En este texto me centraré en las subastas y en el caso español, pero un procedimiento muy semejante se tendrá en otros países y también en la compra-venta directa. Voy por pasos.

Registrándose y pujando en la subasta

No hay una diferencia significativa entre registrarse en una casa de subastas española y una en el extranjero. Se pedirán unos datos y, probablemente, unas referencias. Posteriormente se puede pujar como si se tratase de una casa de subastas local. Lo mismo se puede decir si se habla con un vendedor extranjero: a priori nada cambia estés donde estés.

Abogado de León, 1801.La única cuestión a tener en cuenta es que puede haber diferencias de condiciones, o diferencias culturales, entre países. Es necesario cerciorarse muy bien de haber entendido estas diferencias y, estar de acuerdo con ellas, antes de comenzar el proceso de compra. También hay que conocer las formas de pago y envío que acepta el vendedor.

Por ejemplo, muchos vendedores y casas de subastas hispanoamericanos indican los precios de las monedas en dólares (un ejemplo y otro). Otros lo indican en su moneda local.

Las comisiones de las casas de subastas también pueden variar. En España siempre rondan el 18-20% para el comprador. Sin embargo, en Heritage la comisión es un 20%, con un mínimo de $49 por cada objeto adquirido. Otras casas de subastas estadounidenses (v.gr. Sedwick) no introducen un mínimo, pero cobran ese 20% de comisión (que no incluye la comisión de pago).

Realizando el pago

Normalmente un vendedor aceptará varias formas de pago. Generalmente aceptará una transferencia bancaria, pago por tarjeta de crédito, PayPal… Es muy importante ser conscientes, antes de pujar, qué formas son aceptadas y qué condiciones tiene cada forma de pago. Generalmente el sistema de pago aplica una comisión a quien recibe el dinero del extranjero y, generalmente, el vendedor aplica esa comisión al comprador. Esto debe estar descrito claramente en las condiciones de la subasta (v.gr. pueden indicar que el pago por PayPal se cargará con un 5% extra, el pago por tarjeta un 2% extra y el pago por transferencia 20$ fijos). También es típico en EE.UU. que no se acepten transferencias bancarias por menos de cierta cantidad (v.gr. $1000).

Si la casa de subastas está dentro de la zona euro, no debería ser un problema realizar un pago por transferencia bancaria sin más recargo que el que se tenga para hacer un pago a España.

Más complicado es cuando el pago se realiza a una casa de subastas o a un vendedor fuera de la zona euro. Aquí hay que tener en cuenta algunos aspectos:

  • Si se hace un pago por tarjeta es probable que tu tarjeta cobre una comisión por el pago (dependerá de las condiciones de tu tarjeta). Además, aplicará una comisión por el cambio de divisa (te dará un cambio peor que el cambio oficial).
  • Si se hace un pago por transferencia bancaria el pago debe hacerse siempre en la moneda de quien recibe el dinero. Además, es probable que la transferencia tarde varios días en llegar a EE.UU. o Hispanoamérica. Razonablemente tardará una semana, pero a veces puede incluso tardar más si hay días festivos en el lugar de origen o de destino, o si por la diferencia horaria se “pierde” algún día laborable.
Ruptura del Tratado de Amiens, 1803.
Ruptura del Tratado de Amiens, 1803.

Permitidme subrayar el que la transferencia se debe hacer en moneda local, pues es un error habitual que suele llevar a malos entendidos. Pondré un ejemplo:

Si hay que pagar por una moneda $600, la transferencia se debe hacer por $600, aceptando el comprador los costes de cambio. De esta forma el comprador quizá pague 530 euros y vendedor reciba $600. En cambio si el comprador echa la cuenta de que ese día el $1.20 = 1 € y, simplemente, hace una transferencia por 500 euros, entonces habrá un problema. Quizá en la semana que tarda en llegar la transferencia el tipo de cambio varía y, además, le aplicarán al vendedor los costes de cambio. Por lo tanto, quizá el vendedor reciba $560 en vez de $600. Entonces habría que hacer una nueva transferencia -y pagar de nuevo por ella-, además de las complicaciones logísticas y el mal trago para el vendedor de tener que llamar al cliente para explicarle que le debe dinero.

Un último aspecto es que muchos vendedores hispanoamericanos (un ejemplo y otro) tienen cuentas en EE.UU. De esta forma se facilita mucho el pago, ya que, por lo general, es más fácil realizar una transferencia a EE.UU. que a Venezuela o Argentina. En cambio, las casas de subastas europeas no tienen cuentas en EE.UU., y las estadounidenses no tienen cuentas en Europa. Esto se debe a que tener esas cuentas forzaría a estas empresas a realizar una doble contabilidad y les complicaría mucho los aspectos contables y fiscales.

Envío y aduanas

La mayor complicación se encuentra en este punto.

En resumidas cuentas, el paquete con la moneda tendrá que salir de un país y llegar a otro. Al igual que cuando viajan las personas, todo dependerá de la legislación concreta del país de origen y del país de destino. No es lo mismo ser un alemán que va de vacaciones a Mallorca, que ser un afgano que quiera ir a trabajar a Estados Unidos. Por lo tanto, aquí doy unas ideas generales y luego vosotros las tendréis que particularizar para vuestro caso concreto.

Muchos países europeos tienen una legislación muy arcaica para la exportación de monedas históricas. Entre ellos España y muchos otros países europeos. En España, por lo general, es necesario pedir un permiso de exportación al Ministerio de Cultura y que este lo otorgue para poder llevar la moneda legalmente al extranjero. Según tengo entendido, países como Francia, Italia o Alemania tienen una legislación semejante. Este permiso de exportación no suele implicar un sobrecoste al cliente, pero sí un tiempo de demora (quizá dos o tres semanas) en poder realizar el envío. En otros países, como Estados Unidos, este permiso de exportación no es necesario. Por lo que se facilita sacar las monedas del país.

Conquista de Nápoles, 1806.
Conquista de Nápoles, 1806.

En cuanto al país de destino, hay que considerar la aduana. El coste asociado a la aduana dependerá enormemente del país en concreto, así que tendréis que informaros en vuestro propio país.

En el caso de España, si la compra se hace en un país de la zona euro no habrá que pagar ninguna aduana. La unión aduanera hace que adquirir una moneda en Italia sea igual que adquirirla en España, salvo por el tiempo necesario para obtener el permiso de exportación.

Otro asunto es si se adquieren las monedas en EE.UU., el Reino Unido u otro país. Ahí en principio la aduana cobrará un 10% del importe total de la factura (el vendedor debe incluir esa factura en el paquete) más una tasa por el trabajo del agente de aduanas (a mí me cobraron 41,75 euros más IVA).

Bien es cierto que la aduana no para siempre todos los paquetes. A veces se tiene suerte y el paquete llega a su destinatario sin tener que pagar más impuestos. Pero mi consejo es que al adquirir una moneda en el extranjero deis por supuesto que tendréis que pagar la aduana.

Un último aspecto, muy obvio, a tener en cuenta es que el coste de transporte y seguro es más caro cuando el envío es internacional que cuando el envío es nacional. De nuevo, hay que mirar bien las condiciones de la subasta para no llevarse sustos en este punto.

Facilitando el envío

Muchas casas de subastas y vendedores profesionales ofrecen facilidades para el envío de sus clientes en el extranjero. Doy algunos ejemplos:

  • Sedwick permite la custodia de las monedas adquiridas hasta por un año de manera gratuita. Es decir, el comprador paga las monedas y tiene un año para ir a recogerlas o para acumular monedas adquiridas en siguientes subastas.
  • Manuel Rojas viaja con cierta frecuencia a España y a EE.UU. A muchos clientes les ha realizado el envío desde España, si bien han tenido que esperar varias semanas o meses para recibirlo.
  • Río de la Plata igualmente custodia las monedas ganadas durante un tiempo y aprovechan sus viajes para enviar las monedas desde el país de sus clientes.
  • Muchas casas de subastas y vendedores pueden llevar las monedas adquiridas por un cliente a una convención si éste se lo pide. De esa forma se pueden recoger en mano.

“Traer monedas del extranjero en la mano no exime de los trámites de exportación ni de los trámites aduaneros.”

Si queréis facilitar de algún modo el envío, es más que recomendado que os pongáis en contacto con el vendedor antes de realizar la compra y dejar claro cómo se va a realizar. Si hay varias formas de envío lo mejor es que os fieis del criterio del vendedor sobre cuál elegir: él tendrá más experiencia que vosotros.

Finalmente, la actual pandemia mundial está complicando bastante los envíos a cualquier lugar del mundo. Dos envíos internacionales con el mismo origen y el mismo destinatario pueden llegar con semanas de diferencia.

No facilitando la aduana

Traer monedas del extranjero en la mano no exime de los trámites de exportación ni de los trámites aduaneros. En cualquier aeropuerto hay aduanas donde debe ir quien traiga objetos de valor para entregar al Estado lo que le corresponda.

Luego hay quienes buscan los chanchullos: que si las monedas se las envíen a mi primo que vive en Nebraska y luego él me las manda como un regalo; que si se las envían a un colega que vive en Suiza; que si no sé quién se mete 1.47 kilos de oro en el recto para evitar el pago de impuestos (verídico)…

Todos estos trucos implican jugársela. No se lo recomendaría a nadie, especialmente si son monedas caras porque su posesión en España pasaría a ser ilegal. Pero, sobre todo, no esperéis que el vendedor sea partícipe de vuestros chanchullos: una casa de subastas seria va a enviar las monedas con su documentación correspondiente y será cuestión del comprador pagar lo que toque. No es de recibo que un cliente pida a un vendedor que se envíe algo como regalo, que no indique el contenido que incluye o que se falsifique la factura para hacerla de menor importe. Si decís al vendedor que envíe la moneda a Nebraska en vez de a Sevilla, no habrá problema por ello; pero si ellos la envía a Sevilla tendrá que ir con todos sus papeles.

Consejos

Tras todo lo dicho, creo que comprar monedas fuera de la zona euro no compensa para importes bajos. Que cada cual eche sus cuentas, pero seguramente por debajo de 500 euros no merezca la pena adquirir monedas fuera porque habrá que pagar un sobrecoste importante al hacerlo.

Como corolario de lo anterior, si vais a pujar en una subasta en el extranjero quizá os convenga pujar en vivo. Es un clásico que se pujan el día antes 15 monedas por un importe total de $6.000 y al final solo se adquiere una que cuesta $35 (por la que se acaba pagando $60 con todos los sobrecostes). Esto se puede evitar pujando en vivo, de forma que se deja de pujar si no se adquiere ninguna pieza importante.

Batalla de Jena, 1806
Batalla de Jena, 1806.

También os recomendaría encarecidamente que, ante cualquier duda, os pongáis en contacto con los vendedores. El Blog Numismático tiene la suerte de que le patrocinan cuatro casas de subastas fuera de la Unión Europea: Numisubastas (Venezuela), Sedwick (EE.UU.), Nomisma (San Marino) y Río de la Plata (Argentina). En todos los casos son empresas que os van a atender en castellano.

Finalmente, está la opción de adquirir monedas en el extranjero mediante un dealer: un comerciante experto que sabe manejarse en los mercados internacionales y que importa o exporta monedas para muchos clientes. Estos dealers suelen hacer también de asesores numismáticos y son bastante típicos en EE.UU. Ellos facilitan la logística a sus varios clientes a la hora de comprar en el extranjero a cambio de una pequeña comisión que se compensa por la reducción del coste logístico.

Lamentablemente estos dealers no existen en España; o yo no tengo constancia de ellos. Sé que hay vendedores que ofrecen este servicio a sus mejores clientes. No es algo con lo que ganen dinero ni que publiciten. Pero, como en cualquier negocio, tratan bien a quienes les dan de comer.

Medallas

Las medallas que ilustran esta entrada pertenecen a la colección de 639 medallas napoleónicas que subasta Varesi Numismatica. Son medallas que individualmente son bastante asequibles (lo cual no les resta belleza) y que, en conjunto, forman una colección magnífica.

Comentarios en: Cómo comprar monedas en el extranjero

  1. Pregunta: en qué situación están entonces las compra-ventas en ebay de monedas históricas?
    Pregunta 2: moneda histórica es en España a partir de qué momento?
    Pregunta 3: el permiso de exportación en España afecta solamente a monedas españolas?

  2. Hola,

    un tema interesante que ya me extrañaba que no tocaras y que te agradezco… Algunos apuntes, por ejemplo, tengo entendido (aunque no tengo experiencia en concreto pero sí me lo asegura un profesional del sector de aduanas) que territorios como San Marino, Andorra (que no sé si habrá alguna casa de subastas numismática) y no recuerdo si también Luxemburgo tienen acuerdo aduanero con la Unión Europea y, en la práctica, funcionan igual que otros territorios europeos para la exportación, no sé si tu experiencia o tus contactos lo pueden corroborar.
    Por otra parte, en mi limitada experiencia de estos últimos meses me he encontrado con un par de puntos interesantes en cuanto a casas de subastas en la Unión Europea (básicamente, Italia, Alemania y Paises Bajos): primero, algunas tienen comisiones reducidas, incluso hasta del 3% en alguna subasta de cierta casa francesa, aunque lo más habitual de estos casos pueden ser del 13 al 15% más o menos, cosa que compensa con creces los gastos de envío; segundo, alguna casa italiana me ha permitido englobar envíos de dos subastas en una sin ningún problema para abaratar costes (lo he usado cuando en la primera solo había conseguido uno o dos lotes), ignoro si es una práctica generalizada o he tenido suerte con esta casa de subastas en particular.

    Un saludo

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Sin considerarme un experto al respecto, te respondo:

      San Marino y Andorra no están en la Unión Europea pero tienen acuerdos de libre comercio con estos países. Por lo tanto, entiendo que no habrá que pagar aduanas (comprobadlo con el comerciante o casa de subastas, por si acaso). En el caso de San Marino tengo entendido que la exportación de monedas no requiere tantos trámites como en Italia y por eso hay tantas casas de subastas en ese minúsculo país. Luxemburgo está en la Unión Europea, así que a priori es lo mismo comprar monedas en Luxemburgo que en Alemania.

      Lo de las comisiones de las casas de subastas daría para otro hilo de debate. En realidad da bastante lo mismo la comisión que aplique la casa de subastas: una moneda que con una comisión del 20% se remata en 100 euros, si la comisión se baja al 10% se rematará en 110.

      En cuanto a la casa de subastas italiana que te ha guardado los lotes para la siguiente subasta, eso es algo relativamente común, especialmente si eres un cliente a quien conocen. De nuevo, habría que hablar con la casa de subastas concreta para ver si están dispuestos a hacerlo.

      Saludos,
      Adolfo

    2. Te puedo contestar por Andorra: en el país no hay ninguna casa de subastas especializada en moneda o arte antiguo. Alguna numismática/filatelia que suele tocar moneda del siglo XX y euros.
      Existe un acuerdo duanero con la UE (al que por cierto se dedicó una moneda de 2 €) y los servicios de correos son los de España y Francia, por lo que recibir paquetes no supone mayor problema.
      Lo único que hay que pagar en aduanas es el impuesto de entrada al valle (siempre me ha parecido un nombre muy romántico), que es del 4,5%.

  3. Puedo asegurar que en todas las veces que he comprado monedas en el extranjero, en solo una ocasión me enviaron rl permiso de exportación de la pieza en cuestión y fue en Israel y en cuanto al pago en aduanas, solo una vez me lo exigieron y no fue por una moneda, sino por un anillo antiguo, por lo que por mi experiencia puedo decir que esta entrada de blog (con todo respeto) anda un poco “despistadilla”.

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Me alegro por tu experiencia y me disgusto porque consideres la entrada “despistadilla”.

      Como he dicho varias veces, yo no me considero un experto en esto. Para escribir con verdadero conocimiento de causa tendría que hacer un estudio pormenorizado de la legislación y la jurisprudencia al respecto, así como analizar los casos de diferentes países. Eso daría para un libro más que para una entrada de un blog.

      Aquí me he limitado a explicar cómo es el procedimiento general y lo he contrastado con profesionales de distintos países (una de las suertes que tiene este blog es que los patrocinadores aportan mucho).

      No sé a quién habrás comprado. Si has adquirido monedas de algún particular extranjero es poco probable que vaya a haber seguido la normativa vigente. Por parte de las aduanas, has tenido suerte. Pero eso no significa que eso es como debería ser. Te aseguro que los vendedores profesionales deben seguir la Ley por la cuenta que les trae.

      Saludos,
      Adolfo

  4. Como siempre, una entrada muy acertada. Creo que esta entrada da unas líneas generales, pero es evidente que todo dependerá del país de origen, de la suerte, e incluso del funcionario que reciba el paquete. Incluir todas las casuísticas es imposible. A mi sí que me parece que da una buena imagen de conjunto. En mi caso, en 20 años tan solo me han pedido el permiso de exportación una vez y me extraño bastante, ya que era una pieza muy corriente. Pero eso no quita que en países como España debería ser un procedimiento corriente.

    Para mi una cosa está clara: hablar siempre con los encargados de las casas de subastas ante cualquier problema, y si puede ser antes de la compra, mejor. En general suelen ser personales muy amables (y profesionales). En este campo jamás he tenido la sensación de ser un número más. Por ejemplo, siempre ha sido fácil hacer el pago en euros aunque la factura esté en otra moneda como francos suizos.

    Y una última cosa: atención con lo de recoger las monedas. En mi caso, con alguna casa de subastas si recogía la moneda en mano me cobraban los impuestos locales. Y pedir la devolución es un engorro administrativo considerable.

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Muchas gracias, Ramón, por el aporte.

      No sabía lo del pago de los impuestos locales al recoger las monedas en mano.

      Saludos,
      Adolfo

  5. Adolfo, lo de “despistadilla” es en tono cariñoso, pero lo que he dicho es cierto, he comprado monedas en múltiples países fuera y dentro de la Unión Europea y lo que dicho es cierto, creo que los vendedores, por ejemplo de Vcoins, son serios y es la situación expuesta, pero esto pasa en múltiples ocasiones, se importan piezas sin mayores dificultades, imagino que los “piezones” serán objeto de especial seguimiento.
    En cuanto al resto de la entrada, pago, divisas, etc si estoy de acuerdo, yo personalmente, siempre que puedo pago con PayPal.
    En cuanto a la compra de piezas físicamente en el extranjero, si esperas superar la burocracia en países no occidentalizados, lo llevas claro, que documentación vas a pedir en una tiendita de viejo en Kangar o Bujara, cuando compras piezas raras? Pues ninguna, negocias, compras y nada que declarar en aduanas…

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Como dije más arriba, yo no es que sea el tipo más experto en estos temas. Gracias por compartir tu experiencia, que contrasta con lo que me han dicho quienes me han informado para escribir esta entrada.

      Lo de comprar monedas en un rastro de Kangar, al final tienes el problema de la exportación. La primera vez que fui a Rusia pensé en comprar monedas de 5 rublos. Obviamente en tiendas/rastros donde no espero que me den factura ni nada por el estilo. El problema estaba justamente en eso: en la aduana me la juego. Busqué en la Web y leí sobre gente que fueron detenidos en la aduana rusa por intentar exportar antigüedades sin factura.
      Es poco probable que pase pero preferí no arriesgarme y no compré ninguna moneda.

      Saludos,
      Adolfo

  6. Hola Adolfo, un par de puntualizaciones. En estos tiempos, raro es el paquete (cualquier tipo de paquetes) que no para en aduanas (no como hace 2-3 años). Hablando de Correos (no de agencia) si el valor declarado es inferior a 150€ te lo tramitan por defecto y le aplican un IVA genérico del 21% + 20€ de gastos (que se pueden reducir a IVA + 5,88 revocando el DUA y tramitándolo electrónicamente en Hacienda).

  7. Yago Abilleira Crespo

    A mí me están parando todo lo que me viene de Sedwick. Me cascan el 21% de IVA (ilegal, pero es Hacienda y te tienes que aguantar) + 2,5% de otro impuesto + 5,88€ por los gastos.

    Abres el buzón…y sobre grande de Correos con la pegatina “Urgente” en rojo… ya sabes lo que te toca.

    A todo esto súmale las gestiones. Yo tengo firma electrónica y, por mi trabajo, sé moverme por la web de Hacienda. Pero ya aviso que los trámites en la web de Hacienda son complicadillos para quien desconozca la web.
    Y, a veces, al recoger el paquete, te encuentras con la desagradable sorpresa de que han abierto el paquete para inspeccionarlo. Una vez, por milímetros, no cortaron un certificado de autenticidad.

    Aclarar que yo compro moneda naufragada, con su certificado tamaño folio, por lo que el sobre es grande. Cuando comprara una encapsulada, me vino directa, no la pararon.

    Últimamente Aduanas está muy pesada. Preferiría que me permitieran hacer las gestiones previamente, y me ahorraba los 5,88€ que pagas allí al recoger el paquete.

  8. gabriel borrajo lopez

    Lo de pedir referencias para asistir a una subasta es una arrogancia y una petulancia. Yo, que suelo asistir a subastas en España y en el extranjero, tengo vetadas a algunas por ese detalle, tan de mal gusto, me parece extremadamente mal.
    Entre España y EE.UU. el correo suele tardar de 4 a 5 semanas porque los envíos los detienen en la Aduana de Nueva York, pero no suelen poner problemas, lo más que puede suceder es que te los abran para inspeccionar. Eso en mi experiencia.
    Ebay suele funcionar pero hay que estar atento al vendedor, hay mucha moneda procedente de los naufragios y algo se encuentra, a veces a buenos precios porque no saben lo que tienen en las manos, otras veces a precios exagerados también por esa misma razón. Yo creo que merece la pena al menos echarle un vistazo de vez en cuando, yo he encontrado de todo, como en botica.
    Si hay algo en este mundo verdaderamente odioso eso es la “Aduana”. Cobrar por una moneda es algo ridículo, eso no es recaudación, es miseria pura.

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Gracias por comentar tu experiencia.

      Sobre el tema de las referencias, es algo muy normal en esta industria. Ninguna casa de subastas va a pedir referencias a alguien que puje antes de la subasta por 200 euros, pero si alguien puja por 50.000 (o puja en vivo y no se sabe por cuánto lo hará) es normal que pidan referencias. ¿Qué pasa si es un graciosete que luego no quiere pagar?
      Esto se hace en todas las subastas y no solo las numismáticas. En otras subastas (las organizadas por Hacienda o por los juzgados) se pide que el pujador deposite una fianza en una cuenta para poder pujar.

      Saludos,
      Adolfo

  9. Yo la única experiencia que tuve con unos sellos que compré a una empresa de Ámsterdam fue que según correos no entraron ni en españa, y lo curioso es que los sellos venían de Suiza. Con el seguro del vendedor solo me cubría 50€ pero el pajaro me pedía que tenia que volverle a hacer de nuevo una petición de los sellos para abonarme solo los 50€ del seguro en lugar de los 65€ que page yo y ya era adelantar de nuevo 65€. Todo en inglés claro que el mio es muy justito así que el problema estuvo parece ser en Suiza porque correos de España comprobó que no entro el paquete en España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba