Tuvalu, Niue y otros paraísos numismáticos

Tuvalu, Niue y otros paraísos numismáticos

Estoy seguro de que el aficionado a la numismática promedio es capaz de enumerar un mayor número de países pequeños que un ciudadano medio. Eso no solo se debe a que los aficionados a la numismática suelen ser personas leídas, sino a que constantemente estamos recibiendo noticias de nuevas emisiones de países como Tuvalu, Niue, Aruba o Islas Cook, entre otros. Sorprende ver la cantidad de emisiones monetarias de estos países, generalmente con motivos muy vistosos y comerciales para el público internacional (las monedas que ilustran la entrada son algunas de sus últimas emisiones). Lo mismo te sacan una serie de monedas de los personajes de Marvel que una representando a Zeus. Desde hace mucho tiempo me he preguntado qué hay detrás de esas emisiones. Llevo bastante tiempo buscando información al respecto y no encuentro apenas nada. Así que yo aquí expondré lo poco que sé al respecto y agradeceré enormemente a quien pueda proporcionar más información.

Las fábricas buscan vender monedas

Son pocos los países que actualmente cuentan con una ceca propia. Esto se debe a que la fabricación de moneda es una industria que requiere una altísima tecnología y una constante innovación. Para favorecer la economía de escala, la producción monetaria tiende a concentrarse y a la mayoría de los países les compensa tener una casa de moneda propia. Lo que hacen, simplemente, es contratar a una casa de moneda de otro país que les fabriquen sus monedas. Ni qué decir tiene que ni Tuvalu, ni Niue ni ninguno de estos otros países diminutos tiene su propia casa de moneda.

Curiosamente hay bastantes empresas privadas que se dedican a crear monedas. En algunos casos son refinerías de plata que, además de hacer lingotes, fabrican sus propias monedas (v.gr. PAMP) mientras que en otros casos se centran en la fabricación de monedas para varios países (v.gr. CIT). En principio lo que debería ocurrir es que un país quiera emitir monedas y contrata a una casa de monedas -sea pública o privada- para su fabricación. Pero ¿qué pasa cuando es la fábrica de monedas la que quisiera poder fabricar monedas para poder venderlas?

Niue, 1 onza búho ateniense 2021.

Una moneda no deja de ser un disco de metal, más o menos bonito, cuando tiene el respaldo de un país que le otorga un valor facial. Un disco de metal con un bonito diseño se suele vender como «medalla», pero es complicado que la gente las empiece a coleccionar y que pague por ellos mucho más que su valor intrínseco. Pero las monedas suelen verse con otros ojos; atraen más la atención por ese «aura de oficialidad», se ofrecen en los círculos numismáticos y bien pueden venderse por un porcentaje sensiblemente superior a su valor como oro o plata. Si yo tuviera una fábrica de monedas quisiera vender monedas, no medallas; y como yo, todos.

¿Por qué se dirigen a Niue, Tuvalu y países así?

Así que los roles se invierten. Ya no es el país quien quiere tener monedas y busca quién las fabrique, sino que es el fabricante quien quiere oficializar unas monedas y busca un país que haga lo propio. Claro está que una fábrica de monedas no va a preguntar a María Jesús Montero cuánto le cobraría porque España emita una serie de 1.000 ejemplares de monedas de 10 euros representando la Estatua de la Libertad; sería ridículo.  En vez de eso, se paga un dinerillo a Niue y ahí tenemos que PowerCoin fabricó y distribuyó una moneda representando la famosa estatua neoyorquina.

La siguiente pregunta es por qué estas empresas se acercan a estos países y no a otros. Hay muchos otros países pequeños, como San Marino o Andorra, que no emiten estas monedas comerciales. La razón es que los países que acceden a oficializar estas emisiones son economías diminutas acostumbradas a «ingresos no convencionales».  Sus PIB son de algunas decenas, o de unos pocos cientos, de millones de dólares al año. Eso hace que cada ingreso extra sea muy bienvenido en esos países, pues supone un porcentaje importante de sus ingresos anuales. Además, son países cuya economía doméstica se complementa con «cosas raras», como puede ser la emisión de monedas, la emisión de sellos o la venta de dominios de Internet. Por poner dos ejemplos, Tuvalu fue uno de los seis países del mundo que reconoció la independencia de Absajia; supongo que alguien les pagaría por ello porque no sé qué se les ha perdido a los tuvaluanos en el Cáucaso. Otro ejemplo es que el PIB de Tokelau aumentó un 10% gracias a la venta de dominios .tk

En el caso de las monedas de Tuvalu, éstas son fabricadas en la ceca de Perth desde que en 1978 se independizó el país (que nadie piense que, porque sea una empresa pública, la ceca de Perth no busca un beneficio económico).  Al parecer, la ceca de Perth y Tuvalu han tenido sus discrepancias porque Tuvalu considera que recibe poco dinero (más sobre las monedas de Tuvalu). Concretamente, Tuvalu recibe un mínimo de $200.000 en regalías, lo cual debe ser poquísimo en comparación con lo que sacan de tantas monedas como venden a nombre de ese país.

Niue, 1 onza Árbol de la Vida 2021.

No he podido encontrar documentos que describan las relaciones económicas entre las fábricas de monedas y estos pequeños países. Pero solo viendo las monedas que ofrecen podemos ver qué empresas tienen relación con qué países. Por ejemplo, la empresa italiana Power Coin fabrica monedas para países como Palau o las Islas Cook. La suiza PAMP ha fabricado monedas para Niue (más sobre PAMP y sobre las emisiones de Niue). La inglesa Pobjoy Mint fabrica monedas para los Territorios Británicos de Ultramar. La estadounidense Scottsdale fabrica para muchos países caribeños y otros como Chad. La liechtensteiniana CIT (seguramente la más conocida de todas) fabrica monedas para muchos países, incluyendo Islas Cook, Palau o Mongolia. La alemana Bavarian State Mint fabrica y distribuye la exitosa serie del elefante a nombre de Somalia. La ceca de Perth y la ceca de Nueva Zelanda también fabrican para un montón de países del Pacífico.

¿Es esto numismática?

Luego está el eterno debate de si coleccionar estas monedas tiene algo que ver con la numismática. Ya sabéis que yo no soy ningún talibán y que considero que cada cual puede coleccionar lo que quiera, y como quiera, sin por ello dejar de ser un «coleccionista de verdad». De hecho, creo que coleccionar monedas contemporáneas puede ser interesante si detrás hay un análisis del avance tecnológico necesario para forjar esas monedas; en las últimas décadas hemos presenciado unos avances tecnológicos impresionantes y la mayoría de los coleccionistas nos los estamos perdiendo porque solo miramos a las monedas con perspectiva histórica.

Ahora bien, para mí tiene poco interés que un país perdido en el Pacífico o en el Caribe emita unas monedas representando a Los Simpson, a ACDC o festejando el año nuevo chino. Eso no es más que un producto de merchandising, que no tiene nada que ver con el país que lo emite, pero sí con el país en el que va a ser vendido. Desde mi punto de vista, viene a ser lo mismo vender una moneda de los Simpson que un peluche o una figurita de estos personajes.

También hay quien dice que estas monedas sirven de entrada a la numismática a un público que viene de otro tipo de coleccionismos. Yo creo que puede haber algún caso en el que se despierte interés (desde luego a un niño le será más atractiva una moneda de los Simpson que una de Jaime I), pero dudo bastante que alguien que adquiera monedas porque aparecen estos personajes vaya a interesarse por los aspectos históricos, económicos o estéticos de la numismática.

Niue, 1 onza Donald y Daisy 2021.

Las imágenes que ilustran la entrada muestran tres monedas que ha emitido Niue en los últimos meses. Son monedas relacionadas con la cultura griega, judía y estadounidense; a priori no tienen nada que ver con Niue. Las tres monedas se pueden adquirir en Andorrano Joyería, una tienda que muchas de las novedades bullion que salen al mercado.

Por cierto, Jesús García, de Andorrano Joyería, estará este viernes hablando con todos los que asistan a la Cuarta Convención Numismática Online de la inversión en oro y plata físicos.

27 Comentarios

  1. Victoria 3 semanas hace

    Estos países no tienen NADA, con mayúsculas, son islas sin ningún interés y por ellos se permitió su independencia. Sus habitantes apenas tienen raíces porque no hay monumentos, restos arqueológicos…y muchos atolones (hablo sin saber demasiado) no estaban poblados hasta que empezaron a llegar carabelas…. Y si lo estaban,era con una población mínima. Tuvalu se está hundiendo…les dieron un gran regalo con el dominio .tv, que consiguieron vender de una forma muy lucrativa…y ya tienen promesas de que cuando se hunda su isla, les regalarán un territorio en Australia para vivir a cambio de sus aguas…. No me apetece mirarlo en internet porque es trampa….pero estamos hablando de países con una población de 10.000 personas? Y resulta que les ofrecen un dinero por vender su nombre sin hacer nada… Las cecas necesitaban países….y estos países dinero…sin posibilidad de industria de ningún tipo…es un buen intercambio

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

      Efectivamente: son países que no tienen -ni van a poder tener- nada.

      Cada país, cada ciudad. cada familia y cada persona vive de lo que puede. Los países pequeños no tienen muchos recursos para hacer nada, por lo que suelen proporcionar un buen clima fiscal que anime al capital y la mano de obra extranjeros a asentarse en su territorio. Solo de esa forma pueden crear riqueza.

      Lo malo es que estos atolones en medio del Pacífico están tan lejos de cualquier lugar que aunque definiesen el mayor refugio fiscal del mundo la gente no iría: ningún emprendedor y ningún millonario querría asentarse en una isla a 3 días en barco del lugar más cercano por mucho que le saliese barato vivir allí. Por eso son muy pequeños y están muy lejos de cualquier lugar como para poder desarrollar cualquier tipo de industria, más allá de un turismo que les llega a cuentagotas. Sus países no dar para más y la población es muy pequeña, por lo que cualquier ingreso extra es muy bienvenido. Y no es que me parezca mal.

      Saludos,
      Adolfo

    • Jessica de Vasquez 3 semanas hace

      Muchas gracias por su articulo, muy interesante.

  2. Pedro Ragau Santos 3 semanas hace

    En los casos como Tuvalu, se trata de países existentes y reconocidos internacionalmente, otra cosa es que sea interesante (por lo menos no para mí) coleccionar sus monedas. Pero hay un caso que me gustaría comentar y es el de las monedas de Araucania y Patagonia, producto de un «invento» del francés Orllie Antoine. Sus monedas que un importante numismático argentino H.C. Janson, posiblemente el más conocedor de la moneda argentina y recientemente fallecido, las incluye en su excelente libro «la moneda circulante en el territorio argentino». Figuran allí los precios de esas monedas, según el criterio de Janson y en algún caso con referencia a subastas donde se remataron con una base nada menos que de 2000 francos suizos incluye el mismo libro otras valoraciones como 3000 dólares, etc. si bien de plata. También figuran otras emisiones de nickel, etc de menor valor. En estos casos se da, según mi entender algo que puedo entender como coleccionismo pero que no me parece con finalidad numismática, extremo que no le desconozco a Tuvalu por ejemplo.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

      Las monedas de Aruacania y Patagonia las descubrí cuando visité el Museo H.C. Jason en 2019 ( https://youtu.be/gRd8rsuQ8Zw ). Estuve pensando en escribir una entrada sobre ellas porque son monedas muy curiosas, pero al final no lo hice.

      No dejan de ser fruto de las excentricidades de un millonario loco. Creo que el tipo acabó expulsado de su Francia natal, de Argentina y de Chile. Y luego acabó en un psiquiátrico.

      Vamos, que estas monedas son a la numismática lo que a la música son las canciones de Manolo Kabezabolo :D

      • Ankhmar 3 semanas hace

        Estas piezas las veo muy bien como inversión, metal noble + valor facial, completas colección y eliges un momento en el tiempo adecuado, le veo un valor bastante apreciable,

  3. Ramon 3 semanas hace

    A tenor del comentario anterior, pienso que sobre los pequeños países se habla mucho sin saber, y que tal vez informarse bien debería ser un requisito previo a comentar. No sé si sus habitante estarían muy de acuerdo en que no tienen nada, ningún interés ni siquiera una identidad nacional. No sé, me ha parecido un comentario un poco soberbio.

    • Victoria 3 semanas hace

      Buenos días Ramón, en ningún momento he querido ofender. Respecto a mi comentario dos aclaraciones. 1º, a veces me gusta comentar sin saber (y por eso pongo los paréntesis indicándolo), si todo lo que digo lo busco en internet, entonces, primero, me baso en escritos de otros, y segundo, no doy pie a equivocarme, y me gusta equivocarme para que los demás me corrijan, eso da lugar a conversación. Últimamente estoy muy molesta cuando surge alguna duda y mis acompañantes lo buscan en google, es mucho más divertido debatirla, y ya posteriormente investigar quien tenía razón, pero hay que intentar fomentar el debate y el análisis crítico aunque sea equivocado, y aceptar los errores.
      En cuanto al segundo punto, el que no tengan nada… son comunidades principalmente agrícolas, ganaderas y pescadoras, no pueden tener industria, no tienen suelo, no tienen minería, todo material «moderno» debe ser importado. Si no tienen ninguna playa paradisíaca tampoco tienen turismo, y lo pasan verdaderamente mal para tener agua potable. Ahora ya si buscas un poco en internet, verás que siguen siendo bastante tribales, cosa que me parece super romántica y me encanta, porque son como un pueblo mediano de España, aislado de cualquier otro punto, a varios días en barco (y eso ahora, hace un siglo no digamos), aunque Tuvalu tiene aeropuerto (según acabo de comprobar esta vez sí consultándolo). Hace ya 15 años (madre mía) yo trabajaba en el mundo de la telefonía en llamadas internacionales, y fue la primera vez que tuve contacto con estos países, en ese momento me compré un mapa mundial… para poder situarlos en el mapa, para mi fue muy bonito encontrar todos estos países con su propia identidad, sus códigos internacionales, prefijos de telefonía etc… Me encantó descubrir como la comunidad internacional les reservaba los dominios de internet, los códigos telefónicos, etc… y luego iban poco a poco adoptándolos. Para nosotros era una felicidad cada vez que nos llegaban acuerdos de comunicación con todos estos países… era muy muy interesante. No los desprecio en absoluto, pero desde hace mucho tiempo soy consciente de su situación y siempre me he imaginado como puede ser…
      Espero que sirva este comentario para eliminar mi posible ofensa si alguien se ha sentido ofendido.

    • Victoria 3 semanas hace

      Y otra vez sin saber demasiado… respecto a identidad nacional… realmente son más identidades étnicas… eran tribus hasta antes de ayer, tribus caribeñas o polinesias, sus creencias se parecen mucho a las de Hawai o la polinesia francesa, etc…, pero no tenían escritura, (ahora ya otra vez mirando en internet para poder hablar con conocimiento de causa) en su momento llegaron evangelizadores, etc… y «acabaron» con la identidad cultural de fondo que tuvieran. Ahora tienen una mezcla de cristianismo con ideas paganas como en la mayor parte de sudamérica profunda (otra vez hablo de ideas personales que tengo sin ningún tipo de base fuera de los documentales y de familia misionera). De manera que como país, se crearon hace 50 años, como tribu llevan cientos de años, quieren a su atolón y no quieren irse de allí… pero.. .cuánto durará eso… ¿cuánto aguantan nuestros propios habitantes en los pueblos sin querer salir al mundo?

      • Ramon 3 semanas hace

        Victoria, lo primero es decir que siento un comentario que tal vez he hecho con más pasión que razón y sin meditar lo suficiente. Es lo malo que tiene internet, que a veces se vomita lo primero que pasa por la cabeza. Creo que estoy un poco saturado a nivel personal y profesional con los comentarios despectivos hacia Andorra y los pequeños países en general que van saliendo en prensa española y he reaccionado con quien no debía. Así que te pido disculpas.

        En segundo lugar, ahora entiendo mucho mejor tu comentario. Tal vez lo que para nosotros pueda parecer nada, o poco importante, para ellos sea todo su mundo.

        • Victoria 3 semanas hace

          Sin problemas Ramón!! Como ves me gusta el debate y para nada me he sentido ofendida. Me ha gustado explicarme para corregir el malentendido, pero justo estas cosas son las que les dan vidilla a los comentarios y fomentan el intercambio de ideas que tanto me gusta ;-)

  4. Ramon 3 semanas hace

    En cuanto a la entrada, también quisiera añadir que uno de los motivos por el que los pequeños países europeos tienen restringida la fabricación de monedas es por los acuerdos comerciales con la UE y que restringen mucho los euros que se pueden emitir cada año, así como los motivos de las monedas.
    Cuando se diseñaron los primeros euros de Andorra uno de los motivos tenía que ser un fresco románico y la Comisión Europea lo vetó porque era una imagen religiosa.

    Por cierto Adolfo, que me has dejado muy preocupado con tu frase: «desde luego a un niño le será más atractiva una moneda de los Simpson que una de Jaime I», ya que un pequeño denario de Jaime I fue una de mis primeras monedas cuando empecé con al colección a los 10 u 11 años. Ya sabñia que era rarito :-)

    • Fernando 3 semanas hace

      Otro ejemplo de las restricciones que pone la UE es que no se pueden acuñar euros para circular en períodos de regencia. Por eso el Vaticano no pudo hacer una serie de Sede Vacante durante el último Cónclave, como sí hizo cuando falleció SS Juan Pablo II. Se tuvo que conformar con sacar una conmemorativa de 2 euros con el escudo del cardenal Camarlengo.
      No me acuerdo donde lo leí pero me pareció interesante.
      Saludos y nos vemos el viernes

  5. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

    Ramón, yo entiendo el comentario de Victoria como que son islas en las que no tienen recursos naturales, por lo que no pudieron ser habitadas hasta que no hubo redes de comercio internacional que pasaron por ahí. Por eso estaban deshabitadas antes de «que llegasen las carabelas». Victoria es una mujer majísima. Es de todo menos soberbia :-)

    En cuanto a los euros, hay una normativa europea en cuanto a los diseños que es común para todos. No solo Andorra ha tenido problemas, también Bélgica por ejemplo. Lo estuve hablado con Javier J. López cuando le entrevisté: https://youtu.be/pq-hF-7Numc

    Esa normativa europea también indica cuántos euros puede emitir cada país. Lo cual es una suerte para los ciudadanos, especialmente de países como España. Lo que no indica es dónde deben fabricarse esas monedas. Para esa decisión se deja que sea el mercado y la libre competencia entre las fábricas de monedas las que lo definan. Un país como Andorra podría montar su propia casa de monedas. No lo hace porque eso no tiene ningún sentido económico.

    Por parte de tu moneda de Jaime I, la pregunta es: cuando tú eras niño ¿ya se emitían los Simpson?
    Lo digo porque creo que hay un gran salto generacional en esos aspectos. Pero, en cualquier caso, un poco rarito sí que eras. En el mejor sentido de la palabra :D

    Saludos,
    Adolfo

  6. Un Filatélico ** 3 semanas hace

    Cada quisque que gaste su dinero en lo que le guste y quiera. Eso sí, que sepan lo que están comprando, porque siempre hay quien es «asesorado» por el que te vende que esa «moneda» que se revalorizará en unos años al cien mil por ciento. «Tuvalu, ese gran país emergente que ya hace monedas de gran calidad, porque les sobra la plata y…»

    El artículo de Adolfo es esclarecedor y quien lo lea ya sabe a qué atenerse.

    Estoy de acuerdo con los comentarios de Victoria. Estas pequeñas islas, con su pequeña población y su economía casi de guerra, mas todo el nepotismo que se cuece en esos minúsculos territorios lejos de todo; vivir allí debe de ser lo más parecido a un infierno: a pesar de todo, pues tienen derecho a buscarse la vida. Sabiendo como saben, la certeza de que más pronto que tarde, tendrás que irse de sus casas y comenzar de nuevo en otros lares: bien sea por un volcán activo (Montserrat, 1995), una base militar (Diego García, 1951), o simplemente no tener expectativas de vida en sus islitas.

    Como filatélico son muy chulos los sellos de Pitcairn del siglo XIX pero, los actuales, son simples cromos sin más interés que la razón personal que atraiga al coleccionista actual. El antiguo, podía deleitarse con la historia de la carta que lleve pegado ese selll. Por ejemplo, las excusas de un capitán de 1874 de barco a su armador por haber embarrancado y perdido la carga.

    Estas bullions tienen el encanto de Disney o de Marvel o de los Simpson para los fanáticos de estas franquicias; aparte del metal precioso del que están hechas. Y nada más. Pocos numismáticos, creo yo, se volverán locos por ellas, salvo para iniciar a sus hijos en este apasionante mundo. Y tarde o temprano, esta a monedas se revenderán por su peso en oro o en plata.

    Disculpar el rollo :-)
    Saludos.

    • Donsefj 3 semanas hace

      Lo de Diego García y los chagosianos es para leerlo.

      • Ernesto 2 semanas hace

        Más que Numismática sería inversión con un plus de colección. Evidentemente hay que conseguirlas cerca del precio del spot.

        Si las encuentro bien de precio las compro y me siento más cómodo comprando onzas de plata y de oro que comprando Numismática a 1600€ moneda. Con la tecnología actual, la falsificación de moneda me preocupa mucho.

        Un cordial saludo

  7. Gustavo Gonzalez 3 semanas hace

    Hola
    Todo va en gustos y para gustos tambien estan estos objetos que me veo obligado a llamar monedas por que tecnica y legalmente lo son, y como tales pasibles de ser coleccionados como cualquier otra cosa sobre esta tierra.
    Y como todo en este mundo la fuerza motora detras de su existencia es el afan de lucro, de las mineras, de estos microestados y de los que las comercializan.
    Hay algo malo o ilegal en todo esto? yo creo que no, cada cual es dueño de gastar su dinero en lo que le guste y si a alguien le van estos souvenires monetarios nada lo impide y guste o no tambien debe ser considerado dentro del mundo numismatico.
    Saludos
    PD: sobre las monedas de Araucania y Patagonia aunque esten registradas en los catalogos de un grande de la numismatica como lo fue H C Janson, debo decir que en mi opinion estan mal incluidas en sus catalogos ya que estos objetos de fantasia producto de un transtornado con delirios monarquicos, jamas circularon por el territorio Argentino o Chileno y nunca tuvieron aval o respaldo de estado alguno.

  8. DRINFEAL 3 semanas hace

    ¡Uy, Adolfo, lo que has escrito de las medallas!
    Pero… hoy en día no tiene sentido su presencia, forman parte del pasado. Son ajenas a la tradición, en forma y función.

  9. David Fernando 3 semanas hace

    Es un negocio viejo de los países ricos, lo utilizaron primero en la filatelia cuando ciertos subditos ingleses propietarios uno de una islote y otro de un atolón emitieron sus propias estampillas y luego monedas y una buena parte del coleccionismo incauto e ignorante compraba sus productos, vieron que resultó tan redituable que en las últimas décadas se han multiplicado estas emisiones de monedas con las temáticas más disparatadas( a gusto y placer de potenciales clientes incautos que creen comprar una moneda de un país exotico) y fabricadas hasta en oro , todo sea para la venta indiscriminada utilizando micropaíses como pantalla a cambio de una comisión y cuyos habitantes ni siquiera conocen de su existencia. Yo las de plata y oro las puedo considerar monedas por el valor en metálico que contienen pero las de cupro son sólo fichas de emisión privada sin ningún valor alguno vendidas como pseudo países independientes cuando estamos frente a sociedades tribales manipuladas por países fuertes, por caso Australia que explota como quiere a algunos de lso archipielagos de oceanía. La empresa Pobjoy por ejemplo, que emite para una cantidad de estos islotes, islas, esta formada por capitales de la corona aunque se oculte. Respecto a un comentario de H Janson, es un pésimo catálogo no sólo por incluir monedas de fantasía como los del reino de la Araucania y Patagonia sino que hecho por alguien que lo hizo sin un relevamiento de correcto de precios siendo alguien que residión varios años en Miami difícilmente pueda haber relevado precios adecuadamente y esto se manifiesta sobretodo en las monedas más costosas las provinciales y serie llamada patacón. Por otra parte si se considera a la numismática como algo cultural este tipo de emisiones deforman ese concepto para convertirlo en un mero producto de marketing por más exitoso que fuere su consumo, termina confundiendo esa cualidad.

  10. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

    Interesante el tema este de los sellos. No lo había pensado.

    Efectivamente, encontrarse un sobre estampado desde Niue a mediados del siglo XIX debe ser toda una gozada. Si ya me hizo ilusión que me mandaran un sobre de la Guerra Civil dirigido a Tallín, no te digo nada encontrar correspondencia hacia las islas de mitad del Pacífico.
    Pero claro, ahora los sellos de Niue y países semejantes no tienen más que motivos ultracomerciales para el primer mundo. Son como cromos pero se venden mejor. Y ni siquiera tienen el respaldo de valor en plata que tienen las monedas conmemorativas.

    Drinfeal, muchos son los países que emiten hoy en día medallas. Se venden muchísimo peor que las monedas.
    Si pocos son los europeos que se interesan por las medallas que emiten sus países, no creo que vaya a haber muchos que se preocupen por las medallas de Niue.

    Con todo esto no estoy diciendo que esté mal comprar ni coleccionar este tipo de monedas. Que cada cual haga lo que quiera y si le gustan bien estará haberlas comprado. Yo creo que para muchas ocasiones pueden ser un regalo estupendo (v.gr., regalar una moneda de la serie de Star Wars a un aficionado a esa serie). Pero siempre hay que ser consciente de lo que se está comprando.

    Saludos,
    Adolfo

  11. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

    David Álvarez nos muestra en Facebook una moneda de Camerún… que conmemora el 50 aniversario del Centro Numismático de Buenos Aires (!!).

    Eso sí que no me lo esperaba. Aquí os la dejo:

  12. José M. 3 semanas hace

    Pues a mi me gustan. Que no tengan rigor histórico no quiere decir que muchas estén muy bien. De hecho la moneda de Mickey Mouse y Pluto de 2020 me encanta (y a mi hija también)

  13. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

    ¡Por supuesto!

    No hay absolutamente nada malo en adquirir estas monedas. De hecho, hay algunas que tienen diseños muy logrados, como esta que indicas (aquí la reproduzco).

    moneda Mickey y Pluto

  14. J. Mir 3 semanas hace

    Noto un tufillo anti-isleño? o es el COVID?

  15. mariobv.616@hotmail.com 2 semanas hace

    Hello, yo pienso que hay alguna moneda interesante , y estos debates molan mucho jijijijiji.

  16. Leonardo Roco Vasile Toma 2 semanas hace

    Desde parte de un muy pequeño coleccionista os mando mis fuertes abrazos.
    Felicidades por todo lo que hace Adolfo Ruiz Calleja con la página, con todo lo que hace sobre las entrevistas online y no por el último felicidades a vosotros coleccionistas grandes o pequeños pero aficionados de algo maravilloso.
    Soy nuevo en la numismatica. Reconozco que solamente tengo 2 años coleccionando pero pe gusta muchísimo. Antes no he podido por diferentes problemas pero creo que importante es, el echo de que puedes aprender un montón de cosas sobre metales, sobre paises que a la mejor ni sabías que existe, sobre objetos, sobre la cultura y tradiciones de muchos países etc etc.
    Gracias que existen personas maravillosas como vosotros 😊 que nos alegra la vida con tantas informaciones.
    Os deseó lo mejor para vosotros y para vuestras familias. Que tengáis un súper lindo dia😋😋😘😘😘

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*