Entrevista a Javier Cid

Entrevista a Javier Cid

En esta entrada voy a entrevistar a Javier Cid, quien ha forjado la Colección Javier-Pulido. Esa colección ya la presentamos en el Blog. Se trata de la colección de billete español más grande jamás subastada en el extranjero. Concretamente la ofrecerá Heritage el día 22 de enero de 2021. Además, los billetes pertenecientes a la Guerra Civil los subastará Ibercoin el 20 de enero.

La entrevista pretende recoger la experiencia de Javier Cid como coleccionista de billetes. No voy a entrar en los detalles de la colección aunque os animo encarecidamente a verla en detalle a quienes no lo hayáis hecho todavía. Espero que la experiencia de Javier os resulte interesante y que, quienes llevéis más tiempo, podáis contrastarla con vuestra propia experiencia.

Adolfo (A): ¿Desde cuándo coleccionas billetes? ¿Cómo fueron tus inicios como coleccionista?

Javier Cid (J): Voy a intentar no enrollarme mucho, aunque la verdad es que lo merece:

Resulta que mis abuelos al igual que mis bisabuelos paternos trabajaban en el Rastro de Madrid, ellos me llevaban todos los domingos junto a la Plaza de Cascorro para vender sus artículos. Me sentaban a su lado con una caja repleta de monedas que intentaba vender a la gente que pasaba por allí. Yo me lo pasaba pipa con 8 años, pero lo recuerdo como si hubiera pasado ayer, como también recuerdo el bocata de membrillo y queso de Villalón o de Burgos que me daban para almorzar. El caso es que tanto mis bisabuelos como mis abuelos tenían un puesto en el Rastro desde hace muchos años y se podía conseguir y comprar cosas que hoy en día sería imposible. Mi bisabuelo junto a su hijo, que es mi abuelo, ya consiguieron algún billete del siglo XIX, algunos hasta repetidos. Ese es el verdadero origen de la colección, es la clave, pues mi padre, aparte de heredar la afición, heredó, como decían ellos, una colección de «cromos». Desde los diez años, fuimos mi padre y yo los que nos hicimos cargo de la colección, éramos uña y carne y mi padre me hizo partícipe desde el primer momento.

100 pesetas 1898, número de serie «0000001»

Según fui creciendo, mi padre me dio cada vez más responsabilidad con la colección, y siendo ya adulto, y con cierta sapiencia, decidí empezar a cambiar esas «obras de arte» por otras, llegando hasta nuestros días, en los que juntos conseguimos la colección que podéis ver hoy. Por alguna circunstancia familiar me he decidido a vender mi colección, cuyo alma máter, aunque yo la gestioné durante los últimos 40 años, fue mi padre. Fue él el auténtico artífice. Creo que he hecho lo correcto.

A: ¿Qué tienen los billetes que tanto te atraen en comparación con otros objetos?

J: Pues mira, también coleccionaba monedas y sellos. La de sellos consta de unos cuantos álbumes, mis padres me apuntaron a varios clubs filatélicos como Palmer o Reiper cuando tenía 10 años. Monedas tengo muchas, la gran mayoría de poco valor, colecciones de andar por casa de Franco o Juan Carlos I completas, pero sin ninguna perla. Algunas monedas de plata de varios periodos y otras de oro de Carlos III y Carlos IV. Pero vamos: nada del otro mundo. No te la detallo que me da vergüenza, jajajaja.

Pero la verdad es que colecciono billetes porque me dan una satisfacción al cogerlos que no me dan otras piezas del resto de colecciones.

A: De entre todos, ¿cuál es tu billete favorito? ¿y el que te gustaría haber tenido y no pudiste?

J: Pregunta difícil, naturalmente me hubiera encantado conseguir alguno de los clásicos que me faltan, no tengo ninguno de 1874 por ejemplo. Pero siempre soñé con tener en mis manos las 1.000 pesetas de Goya de 1886, se me ponen los pelos de punta según voy escribiendo. No es coña.

Mi billete favorito, aunque sorprenda, no es español, sino francés: el billete de 5000 francos de 1918 representa la perfección. Siempre estaré agradecido a Luis, mi asesor, por insistir en la compra de esta pieza en la que en un principio fui reticente.

A: Tu colección se centra en el billete español. ¿Qué tienen de particulares los billetes de España en comparación con los de otros países? Además de ser españoles ¿hay alguna particularidad que los distinga?

J: Bueno la verdad es que mi colección cuenta con unos 3.000 billetes del resto del mundo y me gustan mucho los billetes africanos, los de Centroamérica y Sudamérica de ciertos periodos son flipantes también. Pero sí es cierto, el corazón de mi colección son las piezas españolas, la verdad es que me vuelven loco durante todos los periodos, además del propio Banco de España, como bien sabes, varias casas ayudaron durante toda la historia en la fabricación de muchas piezas, lo que creo, ayudó a completar el billetaje más bonito del mundo a mi parecer.

A: Tu colección cubre los distintos periodos de los billetes españoles: locales, clásicos, coloniales, siglo XX, especímenes… ¿Qué diferencias hay entre coleccionar unos periodos y otros? Por ejemplo, se me ocurre que no es razonable intentar ser completista con los billetes clásicos o los locales, pero sí en buena parte del siglo XX, donde incluso se pueden adquirir capicúas, numeraciones bajas o en calidad plancha.

J: Creo que lo has clavado. Efectivamente, en el siglo XX es muy fácil conseguir billetes en conservaciones muy altas, incluso perfectas, sólo necesitas ir con la cartera por delante, pero yo sin ninguna duda, he dedicado mis esfuerzos en conseguir las auténticas rarezas que están en el siglo XIX. Billetes locales tengo unas 1.100 piezas, y aunque me quedaron muchísimas más por conseguir, los tengo mucho cariño por lo que significaron.

50 pesetas 1927

Entre los coloniales existen verdaderas obras de arte, son alucinantes. Pero como digo, el summum de mi colección son los clásicos, la sensación de tener una pieza del siglo XIX en tus manos y olerla es difícil de explicar. Muchas veces los cogía y pensaba “que maravilla, que obra de arte…que suerte tengo de poder admirarla”.

A: Veo que tienes muchos billetes con numeración baja. Entiendo que eso se debe a que has ido buscando las numeraciones bajas y no otro tipo de numeraciones atractivas, como pueden ser números capicúas. ¿Por qué te gustan más esas numeraciones bajas?

J: La verdad es que me encantan las numeraciones bajas, evidentemente son muy difíciles de conseguir. Además date cuenta que números capicúas puede haber muchos, pero encontrar números por debajo de 50 es todo un reto, son difíciles, y únicos y al fin y al cabo eso es lo que más nos gusta a los coleccionistas. Siempre me decanto por lo raro.

A: Los coleccionistas siempre guardamos algunas anécdotas o aventuras que nos ocurrieron a la hora de adquirir algunos billetes. ¿Puedes comentarnos alguna?

J: No una, anécdotas que rodeen mi colección tengo cientos, casi todas ellas junto a mi padre, y todas las recuerdo con muchísimo cariño, pero son historias que quiero guardarme para mí.

100 pesetas 1938

A: Dentro del mundillo notafílico está muy extendida la certificación de billetes, pero también hay coleccionistas que son detractores de esta práctica. ¿Cuál es tu opinión al respecto?¿Consideras buena idea certificar la colección? ¿Por qué?

J: A la hora de la venta, y más en Heritage, he tenido que certificar sí o sí. Reconozco las ventajas que la certificación da a la hora de vender, y el precio de los remates creo que es indiscutible, pero soy más de tener el billete sin encapsular, me encanta tocar y oler la pieza, con mucho cuidado, claro está. Por otra parte discrepo algunas veces de la graduación ya que es algo subjetivo, y he visto verdaderas barbaridades.

A: En la venta de tu colección estás siendo asesorado por un profesional. ¿Te asesoró también durante la construcción de la colección? ¿Qué impacto tuvo esto en tu colección?

J: El cambio ha sido radical, ojalá le hubiera conocido antes, es un crack. Anteriormente hice compras cuyo precio no era acorde a la calidad de la pieza, varios comerciantes no fueron honrados conmigo. Desde que estoy con él, tanto la calidad como el precio son acordes y reales. Además de ayudarme a conseguir piezas magníficas, su graduación previa a la compra de los billetes me ha evitado sorpresas al ser certificada en PMG. Son todo agradecimientos, y la gestión que está realizando en la venta de la colección es simplemente perfecta y muy profesional.

Prueba de 1000 pesetas 1937

Toda la organización de la venta, desde la planificación publicitaria, la certificación, o pequeños detalles como añadir el pedigree en los billetes, ha pasado por él.

Recomiendo a cualquier coleccionista que hable con Luis.

4 Comentarios

  1. Hdez. & Dguez. Family Collection 3 meses hace

    Buen articulo y muy buena colección.
    No tengo el placer de conocer al Sr Pulido pero me reconforta y orgullece ver que algunas de las grandes piezas que posee pertenecían a mi colección personal.
    Enhorabuena por el conjunto y espero tenga muy buenos remates en USA.
    Feliz año a todos.
    Hdez. & Dguez. Family Collection

  2. Jabitxu 3 meses hace

    Muchas gracias por tus palabras. La verdad es que fue un placer tener en mis manos el Calderón, las 25 pesetas de 1875 y las 100 pesetas de Lope de Vega, menudos piezones. Seguro que nos conoceremos en alguna convención cuando acabe la pandemia, deseando que llegue el momento recibe un abrazo de tu compañero Javier.

  3. Javier 3 meses hace

    La colección es espectacular, el archivo donde están colgados los billetes en alta resolución es un catálogo de los billetes de España.
    Enhorabuena por publicar esta entrada.

  4. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 3 meses hace

    Pues al final los remates han sido muy altos. Estupendo el trabajo de Luis, supongo que el cedente haya quedado muy contento.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*