40 reales 1863, Barcelona

40 reales 1863, Barcelona

40 reales 1863 Barcelona

Periodo: Edad Contemporánea

País: España

Mandatario: Isabel II

Ceca: Barcelona

Denominación: 40 reales

Año: 1863

Calidad: MBC+

Peso: 3.31 g.

Casa de subastas:  Martí Hervera y Soler & Llach

Fecha: 17 de diciembre de 2019

Precio de salida: 120 euros

Los 40 reales de Isabel II

En este blog no hemos tratado mucho la numismática de Isabel II y esto se debe en buena parte a Javier Martínez, que hizo un estupendo trabajo de divulgación sobre este interesante periodo hace unos años. Mantuvo un blog estupendo dedicado a la numismática de Isabel II y hacía aportaciones en otros medios, incluyendo revistas y foros. Gracias a él hay mucha información accesible en la Web sobre las monedas de Isabel II (aquí un curioso podcast que retrata el carácter de esta reina y aquí otro que dulcifica más el personaje histórico).

Dentro de las múltiples reformas del numerario que se realizaron en época de Isabel II hubo un breve periodo en el que se acuñaron monedas en oro de 40 reales. Eran monedas de 3,34 gramos de oro con una pureza de 900 milésimas. Se acuñaron entre 1861 y 1864, fundamentalmente en Madrid. Durante estos cinco años el volumen de acuñación fue bastante grande, lo que hace que los 40 reales madrileños de los 5 años (1861-1864) sean bastante comunes a día de hoy. También se acuñaron en gran cantidad en Barcelona con fecha de 1863. Finalmente, unas pequeñas cantidades (hoy auténticas rarezas) se acuñaron en Barcelona y Sevilla en 1864. En 1865 volvió a cambiar el sistema numismático español, pasando a equivaler estas piezas de 40 reales a los nuevos 4 escudos.

Todos los coleccionistas somos conscientes de que los cambios del sistema numismático en las décadas centrales del siglo XIX responden a una inestabilidad política propia de la tensión generada entre el Antiguo Régimen y las ideas liberales. Esto se resolvió con la Restauración Borbónica, que tuvo su reflejo numismático con la entrada en la Unión Monetaria Latina y el sistema de la Peseta.

De lo que muchas veces no nos damos cuenta es que a lo largo del reinado de Isabel II se va centralizando poco a poco la producción numismática en Madrid, siendo cada vez menor la cantidad de monedas acuñadas en otras cecas. En mi opinión, esta concentración de la producción numismática no responde tanto a un interés político sino al desarrollo de una tecnología y unas infraestructuras que conseguían que «el mundo se hiciese más pequeño» (e.g. el ferrocarril). Ahora ya se podía fabricar moneda en Madrid y que estas monedas llegasen a cualquier rincón de España, de manera que el Estado se podría beneficiar de la economía de escala resultante de esa centralización de la producción.

El precio de unos 40 reales de Isabel II

Como he comentado antes, los 40 reales de Madrid son bastante fáciles de encontrar para cualquiera de los años en los que se acuñaron, mientras que los de Barcelona son sencillos para el año 1863 y muy raros en 1864. Esto es todo una suerte porque un coleccionista puede hacerse con un ejemplar bonito por no mucho más que su precio en oro. No resulta complicado encontrarse remates de ejemplares, pero hay que tener una pequeña precaución a la hora de evaluarlos: como su precio no es mucho mayor que su peso en oro, a la hora de tasar una moneda hay que fijarse en el precio del oro en ese momento. Por eso, lo más fácil siempre es fijarse en remates que hayan ocurrido en los últimos meses, en los que el precio del oro no se haya modificado mucho (¡cuidado! desde hace un año el oro ha subido bastante). Así, durante los últimos meses podemos ver este remate en 150 euros, este otro por otros 150 euros y éste por 135 euros.

Teniendo en cuenta que esta moneda tiene casi 3 gramos de oro puro y que el precio del oro ahora ronda los 42 euros/gramo, tenemos que los 40 reales madrileños bonitos (pero no impresionantes) se rematan en unos 30 euros por encima a mayores de su peso en oro (luego habría que sumar la comisión de la casa de subastas). Es una suerte que una moneda histórica tenga ese precio, ¿no creéis?

Sobre la próxima subasta de Martí Hervera y Soler & Llach

El 17 de diciembre cierra en Soler & Llach la subasta online que organiza este mes. Se trata de su subasta 1111; desde aquí mis felicidades por un número tan sólido de subastas. Es una cifra realmente complicada de alcanzar.

La subasta da el típico repaso a la historia de la numismática española. Al tratarse de una subasta online, no es de esperar que haya piezas en calidades extraordinarias. Pero está llena de monedas interesantes para un coleccionista medio, con algunas rarezas que no son nada sencillas de encontrar y bien pueden encajar en colecciones potentes. Por eso animo a que cada cual eche un vistazo a la serie que más le interese. Por mi parte, como lotes individuales me ha gustado la peseta de Benlliure (más sobre esta moneda) y el escudo segoviano de 1608. Como serie, me ha gustado especialmente la moneda andalusí. No es de extrañar, pues siempre está muy bien representada en esta casa de subastas.

En Imperio Numismático también están hablando de esta subasta.

Descripción del vendedor

ISABEL II. 40 Reales. 1863. BARCELONA. 3,31 grs. Cal-100. MBC+.

Fuente

 

Seguid otros comentarios en Facebook.

5 Comentarios

  1. Fernando 6 meses hace

    Esta es la Real Orden que autoriza a la acuñacion de las monedas de 20 y 40 reales.
    https://www.boe.es/datos/pdfs/BOE/1861/037/A00001-00001.pdf

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 6 meses hace

      Muchas gracias, Fernando

  2. J. Mir 6 meses hace

    No me salen mucho las cuentas, 1111 subasta a una por mes, 92 años y medio.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 6 meses hace

      Supongo que cuenten las subastas que han hecho de sellos, cuadros, libros, posters… Soler & Llach no solo subasta monedas.

  3. josera 5 meses hace

    También recuerdo que haber leído que las tasas de acuñación de cada casa de la moneda eran diferentes. Por aquella época aún podían llevar los particulares plata y oro para ser acuñadas, y la casa de la moneda se quedaba un porcentaje. Creo que por ejemplo la de Sevilla era de las más «caras».

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*