Estátera de Farnaces II, rey del Bósforo

Periodo: Edad Antigua

País: Reino del Bósforo

Denominación: Estátera

Gobernante: Farnaces II

Año/s: 52 – 51 a.C.

Ceca: Panticapeo

Calidad: MBC+

Peso: 8,16 g.

Casa de subastas: Soler y Llach

Fecha: 8 de mayo de 2024

Precio de salida: 15.000 euros

Agustín Fidalgo y Adolfo Ruiz Calleja son coautores de este artículo.

El reino del Ponto y el Bósforo en el siglo I a.C.

El siglo I a. C. en la península de Anatolia estuvo marcado por conflictos militares recurrentes y un mapa político en constante cambio. En el noreste de la península, se alzaba el Reino del Ponto, uno de los estados que se configuraron tras la fragmentación del Imperio de Alejandro Magno, fundado por una dinastía de origen persa.

A principios de dicho siglo gobernaba en el Ponto Mitrídates VI, uno de los pocos gobernantes helenísticos que logró poner en jaque a toda una República Romana sumida en una espiral expansionista sin límites. En las conocidas como guerras mitridáticas, Mitrídates consiguió en un principio expulsar a los romanos de Anatolia, arrasando la provincia romana de Asia. No obstante, la entrada en escena de Lucio Cornelio Sila frenó a Mitrídates, logrando una breve paz. 

Una vez muerto Sila se reactivó la guerra en Anatolia, nuevamente con importantes victorias iniciales de los pónticos hasta la llegada de otro celebérrimo general romano: Pompeyo Magno.Pompeyo derrotó a Mitrídates y le forzó a huir a sus posesiones en el Bósforo (el conocido en la antigüedad como “Bósforo Cimerio”, coincidiendo actualmente con el estrecho de Kerch, en Crimea; no confundir con el estrecho del Bósforo en Turquía) para reorganizarse. Pero entonces Farnaces II, el hijo de Mitrídates, se sublevó en Panticapeo (actual Kerch) y obligó a su padre a suicidarse en el 63 a.C.  Por lo tanto, Farnaces II quedó a cargo de los remanentes del reino de su padre en la península de Crimea y las regiones colindantes. Este reino se renombró como “el reino del Bósforo”, que es como lo suelen citar los comerciantes numismáticos. 

Farnaces II fue paciente. Esperó su momento y lo encontró en el año 47 a.C. Corrían los compases finales de la guerra Civil entre Pompeyo y César, cuando Pompeyo ya había muerto y césar estaba sitiado en Alejandría. Farnaces II aprovechó la debilidad romana para atacar el Ponto y recuperar gran parte del reino de su padre. Sin embargo, una vez concluída la guerra en Egipto, César acudió rápidamente a la región, y se enfrentó a Farnaces II en la batalla de Zela, fulminando a su ejército y obligándole a retirarse definitivamente del Ponto. Según Plutarco y Apiano, fue tras esta batalla cuando César pronunció sus famosas palabras “Veni, vidi, vici” (traducidas al castellano como “llegué, ví y vencí”). Así de rápida fue la victoria de César. 

Farnaces II se retiró derrotado de vuelta al Bósforo, para allí darse cuenta de que uno de sus generales, Asandro, se había rebelado contra él y había usurpado la región. Farnaces intentó recuperar el control sobre el Bósforo, pero con unas tropas diezmadas tras la derrota contra los romanos solo pudo morir en la batalla.Tras su muerte, el reino del Bósforo no fue más que un reino cliente que ejecutaba la voluntad de Roma en la región.

Las estáteras de Farnaces II

La numismática de Farnaces II del Bósforo es rápida de resumir. Durante su reinado tan solo se acuñaron algunas estáteras de oro de estándar ático que hoy en día son rarísimas, pero muy interesantes desde el punto de vista histórico y simbólico. Son estáteras acuñadas durante cuatro años comenzando en el 55 a.C. Vamos a analizarlas:.

Todas las estáteras de Farnaces II tienen los mismos motivos principales: en el anverso muestran el retrato del monarca, y en el reverso a Apolo sentado, sujetando en la mano derecha una rama de olivo sobre trípode y apoyando el brazo izquierdo sobre una cítara. El retrato de Farnaces II en las monedas guarda similitudes con el de su padre, Mitridates VI. No resulta extraño que Farnaces intentase relacionarse con tan destacada figura  con fines propagandísticos, a pesar de que él mismo había causado su muerte . De hecho en algunos cuños incluso se introducen rasgos parecidos a los de Alejandro Magno, algo que ocurrió también con otros gobernantes helenísticos.

También resulta llamativa la excelsa calidad de grabado del retrato de Farnaces II. Se puede apreciar que la ceca de Panticapeo, en la que se cree que se acuñaron estas monedas, contaba con grabadores de alto nivel. No es casualidad que fuera en esta ceca en donde se acuñó la moneda antigua más cara jamás vendida en subasta pública.

Centrándonos ahora en el reverso, el que se represente a Apolo no era algo inusual en la región. Era un motivo muy común en las monedas de los últimos reyes seléucidas (un ejemplo), de los cuales Farnaces II también clamaba descender. a leyenda indica “ΒΑΣΙΛΕΩΣ ΒΑΣΙΛΕΩΝ ΜΕΓΑΛΟΥ ΦΑΡΝΑΚΟΥ” (Farnaces, gran Rey de Reyes), la fecha, expresada en la era póntica y en ocasiones  (como en el caso del ejemplar que encabeza esta entrada) un monograma, cuyo significado desconocemos. Resulta curioso que este gobernante usase el título “gran Rey de Reyes” a pesar de que los dominios de Farnaces II eran relativamente pequeños. La fecha de inicio de estas acuñaciones  coincide con la muerte de Tigranes el Grande de Armenia, que también se hacía intitular “Rey de Reyes”. Además, por esas fechas el imperio Parto estaba pasando por una crisis sucesoria. Por lo tanto, se puede ver como Farnaces II aprovechó la situación política en la región para hacerse con el título, que había quedado vacante, aunque el título solo fuera una mera formalidad.

Es importante resaltar también la rareza de estas monedas. Según Soler y Llach, solo se conocen 25 ejemplares. Esto ha posibilitado un estudio pormenorizado de las mismas, identificando los cuños de anverso y reverso con el que se acuñaron todos los ejemplares. Concretamente, el ejemplar que encabeza esta entrada se acuñó con el cuño de anverso “α” y el cuño de reverso “H”, siguiendo el estudio de cuños de Golenko y Karyszkowski

Con todo, vemos que la emisión de monedas de Farnaces II fue corta, pero sumamente cuidada desde un punto de vista estético, simbólico e iconográfico. Esto hace pensar a los investigadores que el objetivo real de esta emisión era formar parte del esfuerzo propagandístico de Farnaces II en el exterior más que proveer al reino de circulante.

La próxima subasta de Soler y Llach

Soler & Llach organiza una doble subasta para principios de mayo: una subasta en sala con dos sesiones (mañana y tarde del 8 de mayo) y una subasta online con otras dos sesiones (9 y 10 de mayo). Daré un breve repaso a la moneda antigua y medieval de estas subastas, dejando las españolas y extranjeras para una entrada futura.

La moneda antigua comienza con un extraordinario repaso a la moneda griega. Son 52 monedas muy variadas y bellísimas, con unos precios de salida muy bajos para la calidad que tienen. Hay varios ejemplares sicilianos que son una auténtica delicia (Leontini, Siracusa…) y otras muchas que destacan, como la estátera de Sikyon, las de Myrina, el oro que encabeza esta entrada… si os gusta la moneda griega no os podéis perder esta subasta. Se ofrece después casi otras 50 monedas hispánicas. Casi todas son ases de la Citerior, pero también hay denarios con una calidad tan asombrosa como el de Secaisa. En general son piezas muy cuidadas en cuanto a calidad.  Posteriormente se da un repaso a la moneda romana con monedas muy variadas en cuanto a épocas y módulos. Me han gustado algunos denarios republicanos, como el raro de la gens Numonia o el bello de la gens Vettia. En el Imperio me han gustado especialmente los sestercios de Claudio y de Nerón.  

Entre la moneda medieval, destaca especialmente la moneda andalusí y, más concretamente, las monedas de Taifas. Ahí nos encontramos un dinar de Al-Qasim del 411 H y otro de Muhammad Ben Sa’d del 547H que suponen dos de las joyas de la subasta. En el mundo cristiano se dedica más espacio a Aragón que a Castilla, pero hay buenos ejemplares de ambas coronas. El principat de Fernando el Católico y el morabetino de Alfonso VIII son dos buenos ejemplos.   

En mi última visita a Barcelona pude ver parte de la colección que se subasta. Desde ahí grabé algunas de las monedas griegas que se ofrecen, entre ellas el ejemplar que encabeza esta entrada: 

Este artículo ha sido patrocinado por Soler & Llach. Podéis seguir a Soler & Llach en su página web, en Facebook y en Instagram.

En podcast

Os dejo un podcast con un contenido semejante al de este artículo:

Descripción de Soler y Llach

MONEDAS GRIEGAS. Estátera. 63-47 a.C. PHARNAKES II. BOSPORUS. Anv.: Busto diademado a derecha. Rev.: ΒΑΣΙΛΕΩΣ ΒΑΣΙΛΕΩΝ ΜΕΓΑΛΟΥ ΦΑΡΝΑΚΟΥ ΖΜΣ con monograma debajo. Apolo sentado a izquierda sujetando rama de laurel sobre trípode. 8,16 grs. AU. Durante la guerra entre Pompeyo y Julio César, Farnaces (Pharnakes) II invadió Asia Menor a través de Colquis. César le hizo pagar su traición con una aplastante derrota en Zela en el 47 a.C., después de lo cual pronunció la mundialmente famosa frase «Veni, vidi, vici». (Leves rayitas en reverso). RARÍSIMA. HGC 7-198 (R2); Golenko Taf.2.8. 25 ejemplares conocidos. MBC+. Ex Sotheby´s NY Nelson Bunker Hunt Collection – 19 Junio 1990 | Ex Go.”

Fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio