Las monedas que se salvaron gracias a sus agujeros

Llevo tres semanas dando vueltas por Guatemala. Tres semanas en las que he compartido con muchos coleccionistas y he grabado decenas de vídeos que pronto irán apareciendo en el canal de Youtube del Blog Numismático y en el de la comunidad del Blog Numismático. Os aseguro que he podido ver monedas de extrema rareza, muchas de las cuales tenían agujero. ¿¡Qué digo muchas!? ¡Muchísimas! 

En Guatemala, casi todas las monedas del siglo XVIII y muchas de las del siglo XIX se encuentran agujereadas. El motivo es la tradición de los chachales. Como prácticamente todo en la cultura guatemalteca, los chachales representan un sincretismo cultural en sí mismos. Estos son adornos que llevan las mujeres indígenas a modo de ostentosos collares. Suelen tener cuentas de distintos materiales y colores (coral, plata, hilos…) y usan monedas como adornos. Esas monedas suelen ser de plata. Las más típicas son las de un cuarto de real, que sirven como adorno, o las de tamaño duro, que sirven como medallón.

Los chachales han pasado de madres a hijas durante generaciones. Desde mediados de los ‘70 dejaron de utilizarse y, aunque todavía se ven algunos a la venta, la mayoría de las familias han vendido los suyos. De esta forma han “liberado” centenares de monedas que han pasado décadas colgadas en un chachal y que ahora se comercializan por su valor numismático. De ahí que en Guatemala se encuentren tantísimas monedas agujereadas (“con hueco”, como dicen en América).

Un Chachal

Cada vez que veía una moneda agujereada siempre pensaba que era una lástima lo que habían hecho con ella. Una pieza con tanto valor numismático y que queda mutilada por haber formado parte de un adorno. ¡Por no decir de su valor económico! En muchos casos se anula y en otros (cuando son monedas verdaderamente raras) se reduce enormemente.

En la convención que organizó la Asociación Numismática de Guatemala dije en alto algo que ya había dicho muchas veces: “¡qué lástima! ¡una moneda tan rara y la han agujereado!”. Pero en esta ocasión mi contertulio me corrigió: “todo lo contrario: afortunadamente la agujerearon para colgarla de un chachal; de no ser así ya hace siglos que la hubieran fundido”.

Me quedé mirando a mi colega con los ojos abiertos como quien recibe una iluminación. ¡Era verdad! El sino natural de esas monedas era haber sido fundidas en uno de tantos procesos de recolección de circulante. Solo se salvaron porque alguien las retiró de la circulación para hacer una joya con ellas. Luego pasaron de madres a hijas formando parte del ajuar de una familia y ahí quedaron hasta que recientemente llegaron a las manos de los coleccionistas. 

¡Las tenemos gracias a que tienen el agujero! No hubieran llegado a nuestros días si no hubiesen sido colgadas. Ahora miro a los agujeros con otros ojos: son la cicatriz que sufrieron las monedas para poder salvarse y que nosotros, hoy, podamos seguir admirándolas.

Carlos III. 1 real 1781. Rarísima moneda agujereada (fuente).

6 comentarios en “Las monedas que se salvaron gracias a sus agujeros”

  1. Alejandro Cano Blanco

    Realmente increíble!
    Desde que empecé a coleccionar durillos me salieron más de uno recomendandome que rechazará toda aquellas que estuvieran agujereadoras pero para mí siempre ha sido parte de la historia de la moneda. Por mi zona, sur de Extremadura, se solían adornar los trajes regionales con moneditas de plata o oro, tanto la fardiquera como los volantes de las faldas.

    Todo es historia, como las anotaciones que hay en los billetes de la guerra civil de la colección Marti Cot o las enumeraciones en graffiti que tienen alguna sestercios romanos.

    Te podrá gustar más o menos, de hay el gusto de cada coleccionista pero personalmente, en ciertas piezas le suma.

  2. ESTES DIAS COMPRE UN 960 REIS 1818 CON 2 AGUJEROS Y LA MONEDA BASE NO ME PARECE SER UN 8 REALES, PERO NO CONSIGO IDENTIFICARLA. QUE PUEDO HACER ??

      1. Veo como la cabeza de un condor y parte de una ala y algunas letras pequeñas. Ya miraré a ver si puedo identificar algo mas.
        Buena estancia por Venezuela.
        Muchas gracias Adolfo.
        Saludos!!!

  3. Buenos días,

    Muy interesante! Este tema de monedas agujereadas no es exclusivo de América, en el Imperio Otomano también ocurría, por eso muchas de las monedas de plata (en especial las de bajo valor) también aparecen con agujeros y son coleccionables. Se usaban como ornamentos en gorros, vestidos y también como dote. Asimismo en zonas de la India y Nepal aparecen estas decoraciones con monedas sencillas de plata.

    https://ottomanandturkishcoins.wordpress.com/2014/04/24/coins-and-culture-why-do-so-many-ottoman-coins-have-holes-in-them/

    Un saludo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio