China, 50 cash de Xianfeng

China, 50 cash de Xianfeng

Periodo: Edad Contemporánea

País: China

Mandatario: Xianfeng

Año: 1854

Denominación: 50 wen

Material: Cobre

Peso: 37,33 g.

Ceca: Zhili

Calidad: MBC+

Casa de subastas:  Casa de subastas de Madrid

Fecha: 16 de diciembre de 2022

Precio de salida: 225 euros

La inflación China en época de Xianfeng

Xianfeng llegó al trono chino en 1850. Su papel fue más que difícil puesto que China estaba atravesando un momento muy duro. Habían perdido la Primera Guerra del Opio en 1842, lo que supuso un desastre económico para el país. Además de los horrores propios de la guerra tuvieron que enfrentarse a un pago de 21 millones de reales de a 8 que les exigió el Reino Unido. Por si esto fuera poco, las revueltas internas proliferaron a principios de su reinado: la Rebelión Naan y la Rebelión Taiping requirieron enormes gastos para poder ser sofocadas. Como consecuencia, a principios de la década de 1850 las arcas públicas estaban vacías.  

Ante esta situación, en 1852 se propusieron distintas soluciones para reducir gastos e incrementar ingresos estatales. Entre ellas hubo varias propuestas de hacer cambios en el sistema monetario chino. Un sistema monetario que se basaba en la plata extranjera (fundamentalmente reales de a 8) y en monedas de cobre (cash, siempre de valor 1 wen) que llevaban acuñando desde tiempos inmemorables. 

Hubo quien propuso que la propia China acuñase monedas de plata, pero no se vio práctico por la dificultad de minar y acuñar plata en China. Otros propusieron acuñar oro e incluso jade. También hubo quien propuso aumentar la cantidad de monedas de cobre en circulación –eran monedas fiduciarias– y hacerlas de mayores denominaciones, de forma que circulase menos plata y ésta pudiera ser acaparada por el poder público.

Esta última idea fue la que se llevó a cabo. A partir de marzo de 1853 se acuñaron monedas de cobre con un valor de 10 wen. Estas nuevas monedas tenían el mismo porcentaje de cobre que las de 1 wen y un peso de, aproximadamente, 5 veces más. Por lo tanto, suponían una depreciación de un 50% con respecto a los cash tradicionales, que ya de por sí eran monedas fiduciarias. 

El gobierno de Xianfeng fue más allá. A partir de 1854 comenzó a emitir múltiplos con valores de 50, 100, 500 y 1.000 wens. Cuanto mayor era la denominación más grande era la depreciación. Así, una moneda de 50 wens (como la que encabeza la entrada) pesaba aproximadamente lo mismo que 10 cash tradicionales (depreciación de un 80%), mientras que una de 1.000 wens pesaba 3,5 veces más (depreciación de un 98,3%). Por último, hubo emisiones de billetes supuestamente convertibles por moneda de cobre y otros supuestamente convertibles por moneda de plata

El resultado fue un absoluto desastre. Según Xun Yan (fuente principal de este artículo), hubo varias razones:

  • La Ley de Gresham hizo que las antiguas monedas cash desapareciesen del mercado. El estado chino no las retiró, simplemente la población civil las acaparó. Además, muchas de ellas acabaron en manos de falsarios, pues las fundían para fabricar monedas falsas de múltiplos mayores. 
  • Estas nuevas emisiones de moneda fiduciaria hicieron que la población desconfiase de que el estado fuese capaz de asumir las deudas contraídas. Esto supuso una devaluación del valor del cash de cobre con respecto a la moneda de plata. Estas nuevas monedas de múltiplos se llegaron a devaluar un 80%. 
  • La emisión de las monedas no permitió aliviar las necesidades económicas del estado chino. Todas estas nuevas emisiones de monedas de cobre, y el resto de experimentos monetarios que se hicieron en los siguientes once años, consiguieron emitir el equivalente a 372 toneladas de plata. Esto es menos de lo que gastaba el estado chino en un solo año.

En definitiva, el estado chino no logró resolver sus problemas de financiación pero creó otros nuevos problemas monetarios. Esto siguió hasta 1861, cuando unas nuevas políticas monetarias consiguieron estabilizar el valor de la moneda.

Próxima subasta en Casa de Subastas de Madrid

Casa de Subastas de Madrid es una empresa perteneciente al grupo Bolaffi. Hasta hace poco se centraba en la filatelia pero ahora, apoyada por Soler & Llach, organiza periódicamente subastas numismáticas. 

Son subastas que dan un repaso a la historia de la numismática, con bastante peso en monedas internacionales y bullion. Se ofrecen monedas de calidad media, aptas para un amplio número de coleccionistas. Las mejores piezas se reservan para las subastas de Soler & Llach. 

En esta subasta en concreto nos encontramos una selección de monedas antiguas en la que destaca una estátera de Alejandro Magno y un denario de Diadumeniano. Otros denarios de la Dinastía Severa me han gustado mucho, como este de Septimio Severo o este de Paula. Luego se pasa rápidamente hasta el siglo XVIII. Entre medias quizá lo más interesante sean los dirhams andalusíes

Entrando en los Borbones hay algunas monedas bonitas de Carlos III, como esta onza de Nuevo Reino o los 3 ducados de Palermo. Se da un repaso más amplio a El Centenario de la Peseta, ofreciendo pesetas y duros en muy alta calidad

Entre la moneda extranjera seguramente las piezas más comerciales sean los 2 euros de Mónaco “Grace Kelly”. También hay mucha moneda de oro, tanto en la sección de bullion como en la sección de extranjeras. Algunas de ellas son monedas raras que valen significativamente por encima de su valor en oro. Tal es el caso de estos 100 manat de 2013. Por lo demás, se puede destacar algunos billetes como los de la Junta de Moneda de Barcelona de 1853

Descripción Casa de Subastas de Madrid

CHINA. 50 Cash. (1851-61). HSIEN FENG. CHIHLI. 37,33 grs. AE. Ex Stephen Album, Auction 39 nº 1047. RARA. David-22.1062. MBC+.

Fuente.

5 comentarios en “China, 50 cash de Xianfeng”

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Aquí creo que te equivocas, Francisco.

      Hay muchos muchos cash en China. Se cuentan por centenares de millones. Pero eso no hace que todos sean baratos y sencillos de conseguir. Hay que entrar en el detalle y se verá que hay monedas muy sencillas, otras rarísimas y otras que están entre medias.

      Es como si un chino dijese que en Europa hay mucha moneda de vellón y que por eso ninguna tiene valor. No se puede meter en el mismo saco un ceitil portugués que un vellón a molino de Felipe IV. Pues igual con los cash chinos.

      1. Lo que yo creo es que al menos en occidente van a interesar bien poquito. Ahí tenemos los dirham andalusíes, de plata rarísimos y por menos de lo que cuesta casi cualquier moneda.

        1. Adolfo Ruiz Calleja

          Desde luego que no van a ser monedas masivamente coleccionadas. Cualquier moneda que requiera un estudio importante para poder leerla va a estar siempre destinada a una minoría. Pero eso no la convierte en menos interesante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba