Áureo de Caracalla con Serapis

Áureo de Caracalla con Serapis

Periodo: Edad Antigua

Imperio: Imperio Romano

Ceca: Roma

Año: 216

Peso: 6,56 g.

Metal: oro

Emperador: Caracalla

Valor: Áureo

Calidad: qFDC (SC-)

Casa de subastas: Nomisma

Fecha: 26 de noviembre de 2022

Precio de salida: 30.000 €

Caracalla conmemora su estancia en Alejandría

Serapis era un dios sincrético egipcio que tomó importancia a partir del surgimiento de la Dinastía Ptolemaica. Su culto se extendió pronto por el mundo heleno y llegó a Roma, quien adoptó a Serapis como uno de tantos dioses a los que se rendía culto. En Roma se entendía a Serapis como una deidad independiente o como una deidad sincrética. Se le relacionó como un dios solar e incluso, a veces, con Júpiter.

Serapis aparece en la numismática desde época de Nerón. También lo encontramos en las monedas alejandrinas de otros emperadores, como Galba. Pero fue con la llegada de la Dinastía Severa cuando el culto a Serapis se institucionalizó y llegó a su máximo apogeo. Pronto también llegó a las monedas.

Septimio Severo era originario de Leptis Magna (en la actual Libia), lo que le hizo más propenso a absorber las culturas y las religiones orientales. Nos cuenta Dión Casio que Septimio viajó en el año 200 por todo Egipto junto con su mujer Julia Domna y sus hijos Geta y Caracalla. Al parecer, en ese viaje quedaron asombrados por el culto a los dioses egipcios. Esto influyó a Septimio Severo y debió de dejar maravillado a Caracalla (quien por entonces contaba con 12 años), pues más adelante se hizo un ferviente devoto de Isis y de Serapis.

Caracalla elevó templos a Serapis en varios puntos del Imperio, incluyendo Roma y Leptis Magna. Embelleció otros templos existentes. Rezó al Dios pidiéndole curación y buenos augurios, decoró las famosas termas de Caracalla con su imagen… y también emitió monedas representándolo.

Caracalla representó a Serapis en sus monedas desde el año 212, si bien éstas se intensificaron en 216 para conmemorar su estancia en Alejandría en el invierno de 215 (una de las emitidas es la que encabeza esta entrada). Durante esa estancia Caracalla se instaló en el mismo templo de Serapis. No fue una estancia sencilla: según Herodiano, Caracalla perpetró una auténtica matanza a la juventud alejandrina. Se ve, por tanto, que su devoción a los dioses egipcios no le hicieron menos cruel contra el pueblo de Egipto.

Con todo, podemos encontrar representaciones de Serapis en muchas monedas de Caracalla. Estas representaciones las encontramos en monedas de plata (antoninianos o denarios) y de oro. También las encontramos en bronces de varias cecas orientales: Nicópolis, Neápolis, Marcianópolis, Perinto, Alejandría… Tantas cecas dejan claro que el culto a Serapis estaba muy extendido por el Mediterráneo.

La próxima subasta de Nomisma

Nomisma organiza este mes de noviembre una doble subasta en cuatro sesiones. Ha publicado una subasta en sala para los días 26 y 27, así como una subasta online los días 28 y 29. La primera cuenta con más de 1.400 lotes y la segunda con casi 1.800. Esto da para una amplia variedad de monedas tanto en lo que a sus precios como a sus temáticas se refiere. En esta entrada voy a repasar las monedas antiguas e internacionales que aparecen en la subasta, dejando las monedas italianas para una futura entrada.

La subasta de Nomisma arranca con una breve, pero intensa, selección de moneda antigua. Hay unas pocas monedas griegas, de las que me han gustado especialmente los tetradracmas de Bactria. Pero lo más interesante son los áureos imperiales que, por cierto, han gustado muchísimo cuando los he compartido en redes sociales. Así, nos encontramos con un áureo de Galba y otros muy interesantes de Trajano. Más sorprendentes aún son el áureo de Septimio Severo, el de Caracalla y el de Constancio I. Tres auténticas joyas que rara vez se ven juntas. Otros ejemplares romanos, igualmente interesantes, os los dejo en el vídeo más abajo.

En cuanto a la moneda internacional, hay una amplia selección de monedas contemporáneas muy variadas y muy comerciales. Las más sorprendentes, y las que más precio alcanzarán, son las monedas de oro. Hay muy buenos ejemplares de Albania, el Reino Unido, Brasil e Irán. En platas hay rarezas francesas y un extraño tical de Camboya.  En cuanto a España, quizá las monedas más interesantes sean las de El Centenario de la Peseta. Un ejemplo es el precioso duro de Amadeo y otro las 20 pesetas de 1904. De Hispanoamérica me han gustado mucho los 20 centavos uruguayos de 1840 (rarísimo en esa conservación) y los 2 escudos de Rosas.

A la hora de pujar en Nomisma tened en cuenta que es una subasta afincada en San Marino. Esto hace que  podáis importar monedas sin pagar ningún tipo de impuesto en la aduana. Contad solo con el 21,63% de comisión más los portes. 

Podéis seguir a Nomisma en su web, en Bid Inside, en Facebook, en Youtube y en Instagram.

Descripción Nomisma

Caracalla (211-217) Aureo – Busto laureato, drappeggiato e corazzato a d. – R/ Serapide stante a s. – RIC 280 AU (g 6,56) RRR Uno splendido esemplare di questo aureo con un potente ritratto, ideale per una rassegna iconografica degli imperatori romani. Grading/Status: qFDC

Fuente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba