Los resellos españoles de Filipinas

Últimamente las monedas de Filipinas tienen muy buena salida comercial. Más concretamente, los resellos de Filipinas en época de Fernando VII y de Isabel II se han disparado de precio. Supongo que hayan entrado algunos coleccionistas con dinero y se hayan encaprichado de ellos porque de un tiempo a esta parte se ven remates más que sorprendentes (y otro). Así que es un excelente momento para publicar un repaso de estos resellos.

Resello “Manila 1828”

Filipinas. Resello “Manila - 1828” sobre 8 reales de Perú.
Filipinas. Resello “Manila – 1828” sobre 8 reales de Perú.

Durante 300 años Filipinas fue una capitanía general dependiente del Virreinato de Nueva España. Se encontraba en las lejanas “Indias Orientales” y a ella le llegaba plata americana gracias al comercio del Galeón de Manila. Tras la definitiva independencia de las repúblicas americanas siguió llegando plata, pero en este caso estaba amonedada por los nuevos países.

Estas primeras monedas republicanas incluían leyendas inflamatorias con palabras como “República”, “Independiente” y “Libre”. Unas leyendas que quizá sirviesen como subversión política en la propia Filipinas. Así que el 13 de octubre de 1828 se promulgó un edicto para marcar los pesos y las onzas producidos “por las provincias insurrectas y los gobiernos revolucionarios” de América. 

Ese resello debía eliminar cualquier diseño de las ofensoras repúblicas y plasmar un sobrio mensaje en el anverso: “Manila” junto con el año de resellado; y en el reverso: el escudo de España con la leyenda “Habilitado por el Rey N.S.D. Fernando VII”.

De esta forma se conseguían dos cosas: eliminar la posibilidad de que estas monedas se utilizasen como propaganda política en las Islas Filipinas, y homogeneizar las monedas que llegasen de América, facilitando así el comercio.

Estos resellos supusieron un gran problema técnico desde el principio. Al parecer los resellos los debían aplicar contratistas chinos que no tenían mucho conocimiento sobre cómo acuñar monedas. Eso hizo que se averiase la maquinaria de la ceca. Para paliarlo, a partir de 1829 eliminaron el borde aserrado del resello, pero tampoco funcionó.

A juzgar por los ejemplares que han llegado a nuestros días, en 1829 y 1830 apenas se resellaron monedas. No se conoce ningún ejemplar posterior a pesar de que la orden de resellado siguió vigente hasta 1832. 

Resello “F.7.º”

Filipinas. Resello de Fernando VII sobre 8 reales de Carlos III de Potosí con resellos orientales.
Filipinas. Resello de Fernando VII sobre 8 reales de Carlos III de Potosí con resellos orientales.

Viendo que era inviable continuar con el resello anterior, el 27 de octubre de 1832 se dio una nueva orden para resellar moneda. En este caso el resello no buscaba eliminar los motivos y leyendas de la moneda original, sino simplemente validar la moneda para la circulación local.

Hay que entender que a los problemas técnicos del resello anterior se le suma el hecho de que las repúblicas americanas ya eran una realidad palpable. Además, por Filipinas circulaba una gran variedad de monedas americanas que necesitaban una validación oficial. Otras monedas, a pesar de ser españolas, circulaban llenas de resellos chinos (especialmente en las Islas Marianas). Por eso se necesitaban unos resellos que homogenizasen el circulante

El resello resultante era simple pero práctico: un pequeño óvalo con las letras “F.7.º” coronadas, que eran las iniciales del rey Fernando VII. 

Resulta muy curioso que se utilizasen las mismas técnicas de marcado que utilizaban los chinos para validar los reales de a 8. Tampoco es que sea algo extraño. Al fin y al cabo, eran chinos quienes estaban resellando las platas en Filipinas.

Resello “Y.II”

Filipinas. Resello de Isabel II sobre 8 reales de las Provincias Unidas del Río de la Plata.
Filipinas. Resello de Isabel II sobre 8 reales de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

Fernando VII falleció en septiembre de 1833. La noticia tardó más de un año en llegar a Manila y por eso no fue hasta el 20 de diciembre de 1834 cuando se ordenó que cambiasen el resello para adecuarse al nombre de la nueva reina. Así, el resello continuó con las iniciales “Y.II” coronadas.

Este resello se siguió aplicando hasta el 31 de marzo de 1837. Fue entonces cuando se publicó en las Islas Filipinas la Real Orden del 1 de febrero de 1836 (ya dije que las noticias viajaban lentas por entonces). Esa Real Orden supuso un reordenamiento del numerario en Filipinas que ya desgranaremos en algún artículo futuro. Por ahora basta con decir que, entre otras cosas, puso fin a este resello.

Coleccionar resellos de Filipinas

Filipinas. Resello de Fernando VII sobre 8 reales de Lima.
Filipinas. Resello de Fernando VII sobre 8 reales de Lima.

Existen tres resellos de Filipinas acuñados entre 1828 y 1837. El primero de ellos tiene, además, tres fechas posibles: 1828, 1829 y 1830.

El primer resello es el más raro con mucha diferencia. Debido a las deficiencias técnicas se suele encontrar siempre del año 1828 y generalmente con bastante mala calidad de acuñación. Siempre se aprecia perfectamente la moneda que está debajo, lo cual muestra un deficiente trabajo a la hora de aplicar el resello pero es un aliciente extra para los coleccionistas. Eso sí, el coleccionista valorará más aquellos resellos que se marcaron fuerte. Que se lea toda la leyenda ya es un logro difícil de conseguir.

Los resellos de los años 1829 y 1830 son raros en extremo. No he localizado ninguno de 1829. Este de 1830 se remató en 60.000 euros el año pasado (un ejemplar con una acuñación excelente, eso sí).  

Los resellos “F.7.” e “Y.II” no son muy raros si atendemos a lo escasos que son los resellos por lo general. Se ven con bastante frecuencia en las subastas internacionales en todo tipo de duros americanos y españoles de la época. Además, hay veces que se encuentran en un grado de conservación alto tanto la moneda como el resello (de nuevo, en comparación con lo que es común en los resellos). 

Ahora bien, como estos resellos se aplican a monedas muy diversas debe de haber coleccionistas que se dedican a coleccionar las distintas piezas en las que se aplicaron estos resellos. A juzgar por los remates en subastas internacionales, este coleccionismo se debe haber hecho más popular en los últimos dos o tres años. Unas monedas que ya de por sí son raras, que tengan una buena conservación y a las que se les haya aplicado el resello de Filipinas (las de la entrada cumplen estos criterios) tienen últimamente unos precios muy altos. 
El último apunte es para recomendaros esta web con mucha información en castellano sobre los resellos de Filipinas.

Filipinas. Resello de Isabel II sobre 8 reales de México.
Filipinas. Resello de Isabel II sobre 8 reales de México.

La próxima subasta de Sedwick

Daniel Frank Sedwick ha organizado una nueva subasta para los días 3 y 4 de noviembre de 2022. Esta empresa, afincada en Florida, organiza dos subastas al año con seis sesiones cada una. Además, el día antes de la subasta organizan unas conferencias. Además, el día antes de la subasta organizan unas conferencias. Aquí tenéis el calendario de charlas; se van a retransmitir por Facebook Live, así que las podréis ver en directo o posteriormente en la página de Facebook de Sedwick. En otra entrada comenté la primera sesión. Ahora me centraré en las cinco siguientes.

Además de los vídeos que grabé en Chicago he preparado tres vídeos donde muestro algunos de los mejores lotes de la subasta. En estos vídeos no solo acompaño las explicaciones de la imagen de la moneda en cuestión, sino también de un vídeo. Unos vídeos que he compartido en redes sociales para que los podáis disfrutar como se merecen.

Si queréis pujar en esta subasta de Sedwick yo os puedo ayudar: me hago cargo de los trámites de importación, además de que me podéis pagar la moneda en euros. Es un servicio gratuito para los mecenas del Blog Numismático.

Podéis seguir a Sedwick en su web, en Facebook, en Instagram y en Twitter

Comentarios en: Los resellos españoles de Filipinas

  1. Yago Abilleira Crespo

    Lo que no entiendo es lo de resellar moneda española. O era para incrementar su valor o no lo entiendo. Un 8R de Carlos III como el de la entrada ya estaba homologado para circular por Filipinas, no hay por qué resellarlo.

    1. Supongo que es más fácil decirle a la gente “las buenas son las que tienen este sello” que “las buenas son las que tiene este sello o, en su defecto, las que son de tal y cual rey”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba