Fin de la decimotercera temporada

Como todos los años, el Blog Numismático permanecerá cerrado en agosto. Esta última entrada de julio sirve para hacer un pequeño balance global de la actividad de esta bitácora durante la temporada 2021/2022.

Algunos datos

Lo más relevante es que desde agosto de 2021 me he dedicado al Blog Numismático a tiempo completo. Esto me ha permitido aumentar la cantidad de contenido publicado, aumentar la calidad del contenido que publico y llevar una vida más saludable. 

Desde el pasado mes de agosto he publicado 318 vídeos, 266 artículos, 51 e-mails en la lista de correo. A eso hay que sumar los más de 50 vídeos cortos, algunos memes, las charlas y vídeos para mecenas y la actualización del libro gratuito que ofrezco. Esto supone que prácticamente todos los días, de lunes a sábado, he publicado un artículo y un vídeo. Los domingos he mandado un mail a la lista de correo.

Este ritmo de publicaciones supone prácticamente duplicar lo que publiqué la temporada anterior, que ya era casi un 50% más que la previa. Es obvio que esto solo lo he podido lograr porque trabajo a tiempo completo para el Blog Numismático

¡Gracias!

.

Tengo que agradecer a mucha gente que ha hecho posible que publique diariamente en el Blog Numismático:

  • Los patrocinadores. Ellos suponen mi fuente de ingresos principal y son el pilar que sustenta económicamente este blog. Su contribución y su apoyo es totalmente indispensable.
  • Los mecenas. Hemos creado una especie de “club numismático online” con el que me siento muy cómodo. Nos ayudamos unos a otros y todos aprendemos muchísimo. Estoy más que contento con ello. Los mecenas también me ayudan a sostener económicamente el Blog (muy importante en estos momentos en los que estoy empezando) y yo intento cuidarles creando contenido extra de calidad, organizando quedadas, trayendo a expertos, facilitando compras, asesorando… Creo que todos salimos ganando.
  • Los colaboradores. Durante este año he tenido la suerte de contar con muchos numismáticos que no han dudado en compartir con nosotros su conocimiento. Esto ha permitido entrar en temas que ellos conocen con profundidad y que para mí hubiera sido imposible tratar. Creo que el Blog se ha enriquecido mucho con las colaboraciones.
  • Ricardo, Ángela y Albert. Ellos son quienes cuidan de todo lo que no es puramente numismático: los aspectos técnicos del Blog, la publicación en redes sociales, el diseño de las carátulas, la maquetación de las entradas, la edición de los vídeos, la facturación, el pago de impuestos… un trabajo en la sombra que requiere mucho tiempo y que yo no podría hacer por falta de tiempo (y porque soy muy malo con todas esas cosas).
  • Los lectores. Sin ellos todo esto no tendría ningún sentido. Ya lleváis 13 años acompañando mi aprendizaje numismático. Gracias a vosotros me levanto todos los días con una sonrisa y me pongo a trabajar.

Agosto de 2022

Este mes de agosto el Blog no tendrá actividad pero el canal de Youtube seguirá activo. En él voy a publicar algunos vídeos que tengo “en el congelador” y que tienen ganas de salir. 

Con la prensa de San Andrés, en Lima

Yo voy a asistir a la Chicago International Coin Fair 2022. Es una de las convenciones más grandes del mundo en todo el año. Espero que la experiencia me ayude a enriquecer el Blog de dos maneras: entendiendo mejor la forma de coleccionar en Estados Unidos; y generando contenido de alto nivel que irá apareciendo durante la próxima temporada. 

Además, tengo que dedicar unos días a reflexionar sobre algunos cambios para la temporada 2022/2023 a partir de una encuesta que he mandado a los mecenas del Blog. También tengo que hacer alguna actualización técnica del Blog, por lo que es posible que algún rato no se encuentre disponible.

Historieta sacando el visado de EEUU

No viene a cuento y supongo que no os interese a muchos, pero no me puedo contener a la hora de escribiros esta historieta llena de idas y venidas.

Como seguramente sabéis, los españoles no necesitamos un visado ordinario para entrar en EEUU. Podemos tramitar online el ESTA, que no supone más que rellenar un formulario con cuatro datos y pagar 21 $.

Pero hay algunas excepciones dependiendo de los países que se hayan visitado en los últimos años. Yo comprobé que en el visado solo piden los países visitados en los últimos cinco años. Desde 2017 los únicos países “problemáticos” que he visitado fueron Bielorrusia y Afganistán, pero ninguno de los dos estaba en la lista. Así que di por supuesto que podría solicitar el ESTA y que no me haría falta visado. Por ello, compré mis billetes para Estados Unidos.

¡Cuál es mi sorpresa cuando veo quien haya visitado Irán más tarde de marzo de 2011 necesita un visado! La norma es del todo absurda: como estuve en Irán en 2016 necesito un visado, pero a la hora de solicitar el visado no tengo que decir que estuve en Irán. 

Como forma rápida de solventar el problema, solicité a la Embajada Española en La Paz que me cambiase el pasaporte, aludiendo que tenía pocas hojas libres y que estaba algo dañado. Me dijeron que no podía ser: que si tenía más de un año de validez no me lo podían cambiar. Además, se tardan tres semanas en poder solicitar cita para renovar el visado en la embajada y luego tardan entre 30 y 35 días en traerlo. No me daba tiempo: imposible.

Barranquismo en Coroico

Así que solicité un visado de 10 años en la Embajada de Estados Unidos. Era mi única opción, aunque muy poco probable que me saliese bien. Tras pasar dos horas rellenando un formulario online y pagar 160 $, me permiten reservar una hora para la entrevista para el visado. ¡El primer día disponible era a mediados de octubre! 

Reservé la cita pensando que el viaje de agosto estaba perdido pero que así tendría un visado que me serviría para el futuro. De todas formas, entraba cinco veces al día en la aplicación de la Embajada de Estados Unidos por si acaso alguien había cancelado su entrevista y pudieran entrevistarme en una fecha que me permitiese viajar en agosto. 

No perdí la fe, entré todos los días por la mañana, la tarde y la noche y… ¡¡el viernes 22 se encarnó el milagro!! Encontré un hueco para el martes 27, lo que me daba margen más que de sobra para poder ir a la convención de Chicago. 

Dediqué todo el día del lunes 26 a preparar la entrevista. Llevé un montón de papeles imprimidos para justificar mi trabajo, mi residencia en Bolivia, mi antiguo trabajo en Valladolid y Tallín, mis ingresos actuales, el dinero que tengo en la cuenta, cada detalle de mis viajes a Irán, Afganistán, Rusia, Bielorrusia, Marruecos, Azerbaiyán… Todo aprendido y todo imprimido.

Llegué a la Embajada de Estados Unidos y la entrevista duró entre poco y menos. Simplemente me preguntó por qué pedía el visado si era español. Le dije que mi viaje a Irán en 2016 me obligaba a ello. Me preguntó que a qué iba a Estados Unidos y qué había hecho en Irán y en Afganistán. Me creyó y no me solicitó ni un papel. Todo perfecto… salvo el pasaporte.

Resulta que el pasaporte estaba dañado. Más que dañado está desgastado porque es un pasaporte que ha vivido mucho y que ha pasado semanas enteras en una riñonera bajo mis pantalones (así llevo la documentación y el dinero cuando viajo). Pero, para mi desesperación, me dijeron que me aceptaban el visado pero que no me lo podían colocar en ese pasaporte. Me dijeron que las hojas tenían ondulaciones por humedad y que la normativa suya es muy estricta: ahí no podían colocar un visado. ¡Ningún país me ha puesto pegas y los gringos me fastidian por esa bobada! Lo que me dijeron es que tenía un año para llevar un pasaporte nuevo y que ellos, gustosamente, me pondrían el visado.

Fui directo a la Embajada de España, donde no se puede acceder sin cita. Enfadado, me quedé en la puerta dispuesto a no moverme hasta que no me dieran una solución. Ahí apareció mi angel de la guarda en forma de corpulento Policía Nacional. Un tipo estupendo al que le expliqué mi problema y, después de exigirme que me tranquilizara, me dijo que él podía colarme para que me diesen cita para sacar un nuevo pasaporte ese mismo día. 

Eran las 11.40 y la embajada cierra a las 13.00. Yo tenía que ir a mi casa (en otra zona de la ciudad) a por dinero y a por unas fotografías. Pedí a un taxi que me llevara porque era la forma más rápida, aunque un derrumbamiento de tierra en la vía que conecta mi barrio con el centro de la ciudad hizo que nos retrasáramos mucho. Yo estaba más que atacado y nervioso, pero conseguí llegar a tiempo.

El funcionario, muy diligente, me recomendó sacar un pasaporte provisional, ya que el pasaporte normal no llegaría a tiempo. Es un pasaporte que pueden emitir directamente las embajadas (con permiso del Ministerio del Interior). Tiene menos hojas, no tiene chip y solo es válido para un año. Lo aceptan casi todos los países del mundo… Pero Estados Unidos no lo acepta. Por eso era poco probable que me fuesen a poner el visado en ese pasaporte provisional; pero era mi única y última opción.

Al día siguiente estaba a las 10.00 en la Embajada de España para recoger mi pasaporte provisional. Luego fui a la Embajada de Estados Unidos, donde lo entregué pidiendo que me pusieran el visado (curiosamente, se acordaban de mí las tres o cuatro mujeres que me atendieron en la garita). Entró una de ellas con mi pasaporte y yo me quedé fuera dando vueltas como si estuviera esperando en un parto. A los diez minutos salió la mujer diciéndome que fuese en tres días hábiles a recoger el pasaporte con el visado. ¡Bien!

Así que el lunes iré a buscar mi visado y espero que no haya más cliffhangers en esta historieta.

Sin más que decir, ¡¡nos leemos en septiembre!!

Comentarios en: Fin de la decimotercera temporada

  1. Detalle, con la visa por 10 años cuando entres a EEUU te permiten quedarte hasta 6 meses, mientras que con el ESTA sólo te puedes quedar un máximo de 2 meses. Me alegro que hayas conseguido solucionar el problema de visado, un saludo.

  2. Muchas gracias Adolfo por la nueva temporada. Tu blog se ha convertido en lectura habitual para aprendizaje y diversión. Nos dejas ansiosos por conocer lo que nos traigas de la convención americana después de tanto vericueto con el papeleo. Que disfrutes de un buen verano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba