1 onza Arca de Noé 2021

1 onza Arca de Noé 2021

moneda arca de Noé

País: Armenia

Denominación: 500 dracmas

Año: 2021

Tirada máxima: Ilimitada

Ceca: Leipziger Edelmetallverarbeitungs

Material: Plata

Pureza: 99,9%

Peso: 1 onza

Precio:  27,95 euros

Disponible en Andorrano Joyería

El Arca de Noé

Todos nosotros conocemos la historia del Arca de Noé porque se recoge en los capítulos 6 al 9 del libro del Génesis. La historia viene a decir que Dios se dio cuenta de que la maldad se había apoderado del mundo, así que pidió a un hombre justo llamado Noé que construyera una enorme barca (el Arca de Noé), donde metiera una pareja de cada animal. Luego Dios mandó un enorme diluvio destructor para que solo se salvasen quienes estuvieran en el Arca de Noé, encargados ellos de repoblar la tierra.

Como muchas historias bíblicas, el Arca de Noé (o el Diluvio Universal) no es propia de la cultura judía. De hecho, esta se trata de una historia tan antigua como la literatura. Esta misma historia se recoge en la Epopeya de Gilgamesh, la obra épica más antigua conocida. De hecho, en el Museo Británico se conserva una tablilla acadia cuneiforme del siglo VII a.c. que relata este mito (pero en vez de Noé, quien construye la barca es Utnapishtim). Esta tablilla es extraordinaria porque es la primera representación de literatura escrita de la que se tiene constancia.

Un dato que no es recogido por el Génesis ni por la tablilla acadia, pero sí por la tradición, es que el Arca de Noé se detuvo en el Monte Ararat, donde todavía persiste. Este monte, actualmente situado en Turquía, es uno de los símbolos nacionales de Armenia (incluso se representa en el escudo nacional) y uno de sus principales reclamos territoriales. Muchos armenios creen firmemente en que el Arca de Noé se encuentra físicamente en el alto del Monte Ararat. Muchas son también las expediciones que se han organizado para buscarla. Algunos dicen haberla encontrado, pero, obviamente, nadie ha ofrecido pruebas fehacientes de ello.

El mito del Arca de Noé es una historia narrada en una sociedad mesopotámica que nada se parece a nuestra sociedad actual. Sin embargo, 4.000 años después son muchos quienes creen en ella. Es una buena muestra de que el ser humano no ha cambiado tanto desde época de los sumerios arcaicos.

La serie «Arca de Noé»

Una de las series de plata bullion más conocidas son las del «Arca de Noé». Estas monedas son fabricadas por la empresa alemana Leipziger Edelmetallverarbeitungs GmbH y emitidas por Armenia desde 2011. El diseño de las monedas es exactamente el mismo año tras año.

Las monedas del Arca de Noé se emiten con módulos de 1/4 de onza, 1/2 onza, 1 onza, 5 onzas, 10 onzas, 1 kilo y 5 kilos. Como no podía ser de otra manera, el módulo más conocido y con mayor tirada es el de 1 onza. Se ha abierto un camino dentro del competitivo mundo de las series bullion.

Curiosamente, esas monedas de 1 onza son de curso legal en Armenia, con un valor de 500 dracmas. Pero no creo que nadie haya usado las monedas del Arca de Noé para el comercio. Primero porque seguramente pocos ejemplares hayan pisado suelo armenio; segundo porque 500 dracmas (0,8 euros) valen mucho menos que una onza de plata.

3 Comentarios

  1. Victoria 3 meses hace

    Que poco romántico te pones Adolfo….o yo soy tremendamente crédula …pero hay bastantes pruebas científicas de presencia de agua en tierras emergidas en distintos estratos…. O la otra teoría….que es que realmente se inundaran extensas zonas en el mar mediterráneo…el paraíso terrenal….puedo buscarte las referencias si quieres….son dos teorías muy bonitas y que además explicarían la obsesión por ese mito, que realmente ha perdurado porque lo tenemos grabado a fuego…

  2. Fremen 3 meses hace

    Los ríos eran la riqueza de Mesopotamia, pero también causaban alguna que otra catástrofe. No es raro que se desarrollasen historias sobre inundaciones. y, una vez que se crea una historia bonita, vuela por sí sola.

    Los contactos comerciales -y culturales- entre las civilizaciones antiguas eran más frecuentes de lo que normalmente pensamos. Supongo que porque en el «cole» nos lo cuentan todo parcelado por temas, lo que nos da la falsa impresión de que fueran compartimentos estancos sin comunicación entre ellos. Un ejemplo extraordinario, aunque sea de una época posterior, es la presencia de esqueletos chinos en el Londres del siglo II: https://elpais.com/elpais/2016/09/29/ciencia/1475144962_946698.html Y eso sin contar con que la transmisión de una historia no requiere siquira del viaje físico de individuos, ya que puede saltar de mano en mano aún con más facilidad que los bienes comerciales.

    Seguro que alguien con más conocimientos que yo nos puede contar alguna bonita historia de monedas encontradas muy lejos del lugar de su acuñación.

  3. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 3 meses hace

    No niego que este mito, como tantos otros mitos de la antigüedad, pueda tener su trasfondo real. Efectivamente, puede haber habido grandes inundaciones en Mesopotamia que inspirasen este mito.

    Pero vamos, que es un mito. Dudo mucho que Noé anduviera buscando una jirafa y un jirafo, un ornitorrinco y una ornitorrinca… :D

    Sobre el tema de que nos enseñan la historia como departamentos estancos, eso obviamente tiene su intención: la historia es una de las asignaturas que más ayudan a generar un sentimiento de identidad nacional.

    Saludos,
    Adolfo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*