Apuntes del estudio de nuestras monedas

Apuntes del estudio de nuestras monedas

«Quien tiene una moneda y no la estudia es como quien tiene un libro y no lo lee»

La numismática como un estudio

Comienzo la entrada con una frase con la que seguro que comulgarán todos los aficionados que entiendan la numismática como un estudio. Para estos aficionados la numismática, más allá de un entretenimiento, es una motivación para aprender historia. Muchos se centran fundamentalmente en los aspectos políticos de la misma, pero las monedas también nos pueden llevar a profundizar en aspectos sociales, económicos, artísticos y tecnológicos. En este blog hemos hablado -y seguiremos hablando- largo y tendido sobre todas estas cuestiones.

Quien entienda la numismática como un estudio se verá a su mismo como un eterno aprendiz. Para ellos, el placer de coleccionar está íntimamente ligado a lo que se aprende de las monedas, y no tanto en el desarrollo del ego por tener más piezas, piezas mejor conservadas o piezas más grandes (eso que se ahorran). Estos eternos aprendices disfrutarán tanto con un vellón bajoimperial como con un áureo de Adriano, pues a ambos los exprimirán por igual para sacarles todo el jugo de conocimiento que de ellos puedan absorber. Esa cuestión del life long learning, que tan en boca de todos está últimamente, lo llevan practicando los coleccionistas de monedas desde hace siglos.

Apuntes de los coleccionistas

Muchos de estos estudiantes generan sus propios apuntes, una práctica muy positiva porque crear estos textos es una excelente práctica pedagógica. Digamos que se aprende mucho por el mero hecho de recopilar las fuentes y darlas una coherencia común. Mejor todavía es cuando esos apuntes se entienden como documentos vivos en evolución a los que siempre se les puede ir añadiendo información. Os puedo asegurar que el coleccionista/estudiante aprenderá muchísimo confeccionando sus apuntes.

Han sido varios los que me han mandado muestras de estos apuntes suyos. Un lector incluso me los dio en formato papel, pues había confeccionado un auténtico libro. En otros casos, estos apuntes se convierten en una especie de «fichas» donde se describen las monedas. Algo semejante a lo que hago en la sección «Apuntes de un Ejemplar» pero más extenso y completo.  Por ejemplo, os dejo cuatro fichas que me envió un lector: unos 5 céntimos de Carlos VIIuna de 4 reales de José Iotra de un real sevillano de los Reyes Católicos (el ejemplar del que hablamos aquí) y un dinero valenciano de Jaume I. Otro excelente ejemplo, que me consta que sirve de inspiración para muchos que hacen este tipo de estudios, es la web de Lanzarote; otro más sería la web Monedas Gallegas; y otro la web de Drinfael (editado 19/01/2021).

Hay una diferencia importante entre quienes publicamos nuestros apuntes (sean de nuestras monedas o no) y quienes simplemente se guardan sus apuntes para sí: los primeros debemos crear contenido original y citar nuestras fuentes. Sin embargo, yo recomendaría a todos los coleccionistas que siguiesen esas buenas prácticas. Especialmente la de citar las fuentes y entrecomillar los textos que se toman de ellas. Esto lo recomiendo porque es muy típico que llegue el día en el que se quieran compartir esos apuntes con otros coleccionistas (otra excelente práctica pedagógica). Entonces ahí se tiene el problema ético y legal de los derechos de autor. Un problema difícilmente resoluble si ni siquiera se sabe de qué fuentes se han tomado qué textos o qué imágenes.

Compartiendo los apuntes

Finalmente, hay quienes trasladan estos apuntes a un libro que comercializan. Este tipo de libros tiene una calidad muy variable. En alguna ocasión me he encontrado a la venta libros de numismática que tienen párrafos enteros tomados de Wikipedia (sin citar la fuente). En otros casos tenemos que muchos de los catálogos clásicos de numismática se construyeron a partir de los apuntes de un coleccionista. Otro ejemplo es el glosario de numismática de Enrique Rubio Santos, que no eran más que sus apuntes y una vez publicado ha sido reproducido en muchísimas webs.

Con todo, os animo encarecidamente a recopilar vuestros apuntes sobre las monedas que forjan vuestra colección y a compartirlos con otros aficionados sin ningún tipo de miedo o reparo. Mientras no lo moneticéis obtengas un rendimiento económico y citéis las fuentes y los autores, no creo que pase nada por tomar algunos párrafos de manera literal. En el caso de este blog, su licencia es CC 3.0, así que podéis tomar el contenido que queráis y reproducirlo (aunque lo moneticéis obtengas un rendimiento económico) siempre y cuando se respete la integridad del texto, se cite su autor y su lugar de publicación original.

¿Y vosotros? ¿También tomáis apuntes de vuestras monedas?

Las monedas que ilustran la entrada son un escudo milanés de Luchinno y Giovanni Visconti, una «corona gótica» de 1847 y una peseta de 1811. Las tres monedas las ofrece Varesi Numismatica en su subasta 77. Las dos primeras se subastarán el día 22 en la subasta presencial, mientras que la última se subastará el día 24 en la subasta online.

23 Comentarios

  1. Victoria 5 meses hace

    Vamos a tener que esperar a que la RAE acepte monetizar como lucrarse ¡Qué somos numismáticos! Monetizar por ahora para nosotros debería ser sólo «hacer monedas». Para quien no lo sepa (que aún todavía es un vocablo muy «web») monetizar un contenido web es sacarle rendimiento económico o lucrarse con ese contenido, de cualquier manera de las posibles dentro del mundo online.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 5 meses hace

      Tienes toda la razón: esa acepción de la palabra «monetizar» -que es un calco del inglés «monetize»- no está todavía recogido por la RAE. Lo cambio.

  2. " 5 meses hace

    Toda la razón en lo que dices.
    Mi experiencia personal: Empecé estudiando los «FRAUDULENTOS ERRORES», aparecidos en monedas del año 1975, acuñados en la Casa de la Moneda, según afirma la sentencia del juez, y descubrí lo que aun, en parte, no he publicado y en parte publiqué en mi libro «VARIANTES EN LAS ACUÑACIONES DEL RINADO DE JUAN CARLOS I».
    A mi juicio, en las monedas está la historia viva y real de una nación.
    Cuidaos mucho
    Cordiales saludos
    JUAN BAUTISTA BAJO MIGUÉLEZ

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 5 meses hace

      Ese catálogo es un buen ejemplo de un libro que emerge a partir de los apuntes de la colección de su autor.

  3. Gerardo 5 meses hace

    Pues yo tengo elaborado un catálogo-libro de mi colección.
    Empezó como un simple catálogo. Luego fui añadiendo fotos de la moneda en cuestión y, cuando ya tenía todas catalogadas, me lancé a incluir reseñas y comentarios sobre el periodo histórico en cuestión y sobre la moneda o el personaje en ella representado. Confieso que no sé qué me ha llenado más, si el disfrute de mi colección una vez catalogada o el aprendizaje histórico que este proceso ha conllevado. Animo a cualquier coleccionista a hacer lo mismo. El saber no ocupa lugar, pero entretiene y satisface.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 5 meses hace

      Estoy de acuerdo de que generar esas reseñas es tan gratificante o más que forjar la colección en sí.

      A ver si compartes con todos ese catálogo-libro :)

  4. DRINFEAL 5 meses hace

    PROPAGANDA ALEMANA. Medallas conmemorativas 1914-1945 y billetes con sobreimpresiones 1923-1933.
    GUERRA DE LA OREJA DE JENKINS (1739-1748). Medallas del almirante Vernon y monedas:

    https://medallasconmemorativas.wordpress.com/category/1-1-indice-de-la-coleccion-de-medallas-conmemorativas-alemanas-1914-1945/

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 5 meses hace

      Gracias Drinfael.

      Otro buen ejemplo de unos apuntes de una colección que son compartidos con un público amplio. Lo añado al texto de la entrada para darle más visibilidad.

    • Eduardo 5 meses hace

      Hola, interesante colección! También colecciono medallas alemanas pero de la primera guerra mundial.

      • DRINFEAL 5 meses hace

        Qué gran alegría Eduardo, un coleccionista de medallística alemana de la Primera Guerra Mundial.

        Yo abarco un poco más: Primera Guerra Mundial, República de Weimar y Tercer Reich (1914-1945).

        No sé si conoces esta página:
        https://secessionistmedals.com/

        En mi blog existe la opción de dejar comentarios, por si quieres que hablemos de la materia. Tengo bastantes medallas de la Primera Guerra Mundial aún pendientes de mostrar.

        Un cordial saludo.

  5. Yago Abilleira Crespo 5 meses hace

    Pues he de decir que al hacer dichos apuntes sí que se aprende un montón.
    De vez en cuando, les regalo a mis primos alguna moneda. Junto a la moneda va una carta manuscrita donde explico la moneda (al detalle, todos los datos técnicos), hablo del rey cuyo nombre llevan, comento el periodo histórico y alguna particularidad específica de dicha moneda. Os aseguro que he aprendido un montón al hacer dichas cartas, y he disfrutado mucho mientras aprendía.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 5 meses hace

      ¡Buenísima esta idea!

      Yo hice una vez lo mismo con a amigas saudíes: les regalé un moneda hispanoárabe a cada una, junto con una carta manuscrita que explicaba su leyenda y comentaba brevemente su historia. Una historia en la que me esforcé por enlazar los vínculos de «su» historia (la saudí) con la «mía» (la castellana).

      Podría escribir otra entrada sobre esto porque, si el público es receptivo, se trata de un regalo estupendo.

      Saludos,
      Adolfo

  6. Joan Fontanillas 5 meses hace

    Un primer paso es apuntar todo aquello que no sea obvio y que se olvide con facilidad. El formato álbum va muy bien para colgar papelitos. El año hégira, leyendas complicadas, lo que distingue al regente y la ceca en un cash chino o un dracma sasánida… Tb va bien usar las hojas de billete para poner tarjetitas útiles grandes como el silabario ibérico, la datación fenicia, mapas con cecas… Si se plastifica la tarjeta no se deteriora al sacarla. Un formato más extenso sería mejor online y con el rigor que comentas.

  7. Lucio Zavala 5 meses hace

    Me gustó mucho la entrada. Es un buen aliciente. Ahora que conseguí libro nuevo voy a ponerme a estudiar más las monedas. Aunque voy a tener que lidiar con el alemán. Gracias, Adolfo.

  8. Josera 5 meses hace

    Apuntes como tal no; pero leer sobre las piezas y su historia o circunstancias si.

    Y al revés también: leer la historia y buscar monedas de esos acontecimientos.

    La historia y la Numismatica; la Numismatica y la Historia; no pueden separarse.

  9. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 5 meses hace

    Os reproduzco dos comentarios que han hecho en el grupo de Facebook «We Are Numismatics»:

    Rafa: La numismatica es una inmensa puerta hacia el conocimiento de la historia. El mundo se ha movido siempre, se mueve y se moverá al son del dinero y las monedas han sido su máxima expresión durante los últimos 25 siglos…Ademas han sido testigos materiales no sólo de la económia y el poder sino de los factores sociales artísticos y tecnológicos de cada época. Es un gran hobby, entretiene, aprendes, incita al estudio, e inviertes, que más se puede pedir?

    Néstor: Una de las cosas más importantes de coleccionar es conocer la historia de lo que coleccionamos, excepto si lo hacemos exclusivamente para especular. Cosa tan encomiable como otra cualquiera. Dentro de lo que mis limitados conocimientos en historia me permiten, intento encuadrar la moneda con los hechos históricos en los que estuvo inmersa, o curiosidades estrictamente numismáticas que afectaron a esa pieza en concreto. He aprendido mucho en los grupos dedicados a la moneda española en Facebook y en este mismo blog. Creo que deberíamos ver la historia no como un complemento a la moneda sino algo intrínseco a ella y de extrema importancia, y que afecta a su valor tanto de mercado como histórico.

  10. Jesús Sanz 5 meses hace

    Aquí entramos en la numismatica, y no en el simple coleccionismo, yo por mi parte hace tiempo que me hice una base de datos que actualizo o corrigió con cada dato de cada moneda que consigo copiar, la verdad que es sumamente entretenido y motivante. al menos para mi.

  11. Jorge ( tutmosis V) 5 meses hace

    Realmente aprendemos mucho los aficionados como yo de la Numismática.
    Gracias por el Blog Adolfo!

  12. Ricardo Vilá 5 meses hace

    Hola Adolfo. Muchas gracias por todo el esfuerzo que haces para difundir la numismática y todo lo relacionado con ella. Comparto plenamente la frase inicial de tu entrada, coleccionar monedas es saber quién la acuñó y el contexto por la que fue emitida.

    En mi caso empecé leyendo sobre cada moneda, después fui tomando algunos apuntes para irles explicando a mis hijos las particularidades y circunstancias de cada moneda y finalmente, durante el confinamiento de 2020, me decidí a organizarlo un poco y creé una web modesta sobre la historia de algunas monedas. Espero ir sacando tiempo para actualizarla.
    Como las primeras “historias” se basan en los apuntes tomados durante los últimos años, hay muchos de los que no recuerdo la fuente, así que voy a revisarlos y, en adelante, en caso de utilizar diversos artículos o documentos, citar siempre la fuente. Realmente lo ideal es acudir siempre a la fuente oficial, sobre todo en caso que estén digitalizadas, pero en muchos casos al ser interpretaciones de sucesos de siglos anteriores no es tan fácil.
    Como dicen todos, se disfrutan más las monedas cuando averiguas todos los aspectos de ellas y cuando compartes tus averiguaciones y las historias de las monedas con familiares o amigos.
    Un saludo, y enhorabuena.

  13. José Ángel Linares 5 meses hace

    Hola Adolfo.

    Dado que indicas en singular que entre todos los apuntes que te han hecho llegar, un lector te entregó un ejemplar en papel, puedo reconocerme como tal pues soy quien en entrevista personal contigo te lo di en mano.

    En mi experiencia sobre el tema, aciertas en todo, tanto en lo enriquecedor que supone el estudio de las monedas como en la forma de recopilar y confeccionar los apuntes si luego los quieres compartir.

    Mis «Apuntes de Numismática» se han realizado a lo largo de varios años, donde a medida que localizo por la red información interesante y/o curiosidades se incrementan como quién va tomando “Apuntes” de aquí y de allá, pero siempre manteniendo una estructura ordenada por temas concretos.

    Y efectivamente estuve valorando compartirlos de forma desinteresada con todos los aficionados, lo que acabé desestimando por los posibles problemas con los derechos de autor de textos e imágenes … obtuve tu consentimiento que eras de quién mayor volumen de contenidos se nutre el documento, pero no fue así en otras ocasiones donde tuve respuesta negativa y algun otro inconveniente con mucho fundamento, como haber entrado parte del contenido en publicación editorial que había adquirido los derechos.

    Lo anterior unido a la necesidad de entrecomillar los textos y citar las fuentes, así como de obtener también el permiso de todas y cada una de las imágenes insertadas que se ilustran (que son muchas), hizo del asunto una “misión imposible”, pues en el transcurso del tiempo ya no era posible recordar todas las fuentes y la opción de modificar el documento para salvar estos inconvenientes llevaba consigo el desmontar la práctica totalidad del mismo.

    Mi conclusión es pues la misma que indicas en la entrada del blog … que para poder compartir este tipo de apuntes se han de elaborar desde un primer momento con ese objetivo, cuidando todos los detalles citados a medida que se va confeccionando, algo que ya no me era posible pues me pilló con el paso cambiado.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 5 meses hace

      Hace años que no nos saludamos, José Ángel. Así que tu comentario me ha alegrado especialmente.

      Guardo con cariño aquel libro de apuntes que me diste en su día.

      Un abrazo,
      Adolfo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*