1 onza Islas Cook, HMS Bounty 2020

1 onza Islas Cook, HMS Bounty 2020

1 onza John Wayne 2020

País: Islas Cook

Denominación: 1 dólar australiano

Año: 2020

Ceca: Sunshine Minting (Idaho, USA)

Tirada máxima: Ilimitada

Material: Plata

Pureza: 99,99%

Peso: 1 onza

Precio:  30,59 euros

Disponible en Andorrano Joyería

El motín del HMS Bounty

Buena parte de la historia del siglo XVIII se escribió en cascarones de madera que surcaban los océanos. Las travesías eran muy peligrosas, pues acechaba el temporal, los ataques de piratas o naciones enemigas y, sobre todo, los motines internos. De todos los motines acontecidos probablemente el más famoso sea el del HMS Bounty, a quien se dedica la moneda de la portada. El Bounty era un pequeño barco que la Armada Británica adquirió para una misión botánica. Su intención era enviarlo a Tahití para transportar árboles del pan al Caribe. Si lograban cultivarlo allí habrían conseguido una forma muy barata de alimentar a sus esclavos caribeños.

El Bounty partió del Reino Unido en diciembre de 1787 con la intención de cruzar el Pacífico Sur hasta Tahití, pero un mal temporal le hizo tener que dar la vuelta en Cabo de Hornos, cruzar África por el sur, atravesar el Índico y llegar a Tahití diez meses más tarde de lo esperado. Allí la tripulación tuvo que esperar cinco meses en los que aprovecharon a «disfrutar de las fiestas» que organizaban con las tahitianas. Por ponerlo en perspectiva del siglo XXI: a alguien acostumbrado a esto, le llevas a Tahití, le enseñas esto… y luego le pides que vuelva para casa.

Pasados los cinco meses el Bounty, una vez que volvieron a nacer los tallos del árbol del pan, cargaron una buena cantidad de ellos en el Bounty y pusieron rumbo a las colonias británicas caribeñas. Pero el duro mando del Capitán Bligh hizo que parte de sus hombres le organizasen un motín en medio del Pacífico. Le montaron en la chalupa de socorro junto con otros 18 tripulantes y unos pocos víveres a unos 1.500 km. al Oeste de lo que hoy son las Islas Cook, deseándoles suerte para no morirse en el mar (es impresionante que llegasen casi todos vivos hasta la colonia holandesa de Timor). Los 9 amotinados, junto con otros 13 rehenes, volvieron a Tahití a seguir la fiesta. Pero eran conscientes de que antes o después los británicos irían tras ellos, así que en Tahití dejaron unos rehenes y pusieron rumbo a la entonces desconocida isla de Pitcairn, no sin antes llevarse en el barco a 17 nativos: 6 hombres (alguien tenía que trabajar las tierras donde se asentasen) y 11 mujeres (con alguien tenían que irse de fiesta). Así fue como se colonizó por primera vez Pitcairn, que paradógicamente es la única colonia que le queda al Reino Unido en el Pacífico.

Lo normal de un motín como éste es que no lo conociesen más que los muy interesados en la historia británica del siglo XVIII. Pero se dio la circunstancia de que Bligh documentó muy bien los hechos y, justamente un siglo después, Julio Verne escribió un breve cuento al respecto (aquí lo podéis leer traducido). De ahí se hizo un mito de la literatura anglosajona. Ha habido otros novelistas que lo han tratado y, sobre todo, ha sido descrito en el cine. Bastará decir que la primera película australiana versaba sobre este motín y que los Simpson le dedicaron parte de un capítulo. Es esta parte literaria la que hace al motín del HMS Bounty tan famoso, y no tanto su trascendencia histórica.

La serie del HMS Bounty de las Islas Cook

Las onzas de plata dedicadas al HMS Bounty son unas de las monedas más conocidas de las Islas Cook. Supongo que lo popular que es el Bounty y el que haya coleccionistas de monedas en las que se representan barcos (este tipo de coleccionismo es más propio de los sellos, pero conozco un par de personas que concretamente coleccionan barcos) ayuden al éxito de esta serie.

Es una serie que lleva emitiéndose desde 2008, primero fabricada por la empresa Alemana Hemerle + Meule y a partir de 2017 por la idahoana Sunshine Minting. El diseño de la moneda es el mismo, solo cambió en ofrecer un brillo espejo (en vez de un fondo mate) cuando cambió la empresa de fabricación. Sunshine Minting fabricó en 2017 una tirada de 5.000 ejemplares.  Tal fue el éxito que los siguientes años las Islas Cook permitieron a Sunshine Minting realizar una tirada ilimitada de estas monedas. Además, emiten lingotes de 100 gramos e incluso una edición de 999 monedas coloreadas que se venden por encima de su precio en plata. Para las demás, su precio es el de 1 onza bullion; no hay que darle muchas más vueltas.

Andorrano Joyería está vendiendo esta moneda.

Seguid otros comentarios de esta entrada en Facebook y, si eres nuevo en el Blog Numismático, descarga gratis un e-Book de introducción a la numismática.

1 Comentario

  1. Fremen 2 semanas hace

    Una cara para la reina de Inglaterra y otra para el barco de unos traidores a la corona. No deja de ser una curiosa paradoja.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*