Coleccionar billetes firmados por sus creadores

Coleccionar billetes firmados por sus creadores

3 pesos Cubanos

Se trata de un billete de 3 pesos con la cara del Che Guevara. Un billete propagandístico donde los haya, muy común y muy conocido. Lo que hace especial a este ejemplar en concreto es que fue firmado por Jorge Formes Ramos, el diseñador del mismo. El documento que se adjunta al billete indica que esta firma se estampó en la I Convención (sic) Internacional de Numismática, que ocurrió en La Habana (Cuba) el 15 de diciembre de 1983.

Me resultó muy curioso e interesante que existan billetes firmados por sus creadores. Es algo así como un libro dedicado. Algo que hace que un objeto deje de ser «uno más» para ser «único en su especie». Tener un certificado del mismo, además, aumenta la trazabilidad y el valor de la pieza.

Busqué más información al respecto y encontré unos pocos lotes firmados que habían aparecido en subastas. A cada cual más curioso. Veámoslos:

10 dólares Australianos

El primero son dos ejemplares de 10 dólares australianos. El primero es de polímero con la numeración bajísima: AF93 000001. El segundo es de los anteriores billetes, con una numeración muy alta. Digamos que es la despedida a un billete y la bienvenida a otro en una misma carpeta. El billete de polímero está firmado por Max Robinson, su diseñador. Este conjunto se vendió en 550 dólares australianos.

5 dólares australianos

El segundo es un ejemplar de 5 dólares australianos. Es equivalente al anterior de 10 dólares, pero con una numeración algo más alta: AA20 000123. La firma está a cargo de Max Robinson, su diseñador. Se remató en 450 dólares australianos.

Conjunto de 8 billetes ingleses

El tercero es un conjunto de 8 billetes ingleses (cinco de 1 libra y tres de 10 libras) de lo más divertido, además de una fotografía. Los billetes están firmados dos veces por  John Brangwyn Page, que era el director del Banco de Inglaterra por aquellas épocas. La primera firma que tienen de él es la que llevan todos los billetes; la segunda firma está hecha a mano. La fotografía sirve para dar credibilidad a la historia de la firma, pues el bueno de John está dando la mano al señor Victor Pocklington, orgulloso poseedor de dichos billetes que puso en venta en la subasta. El conjunto se remató en 1.000 libras. Lo más gracioso es que, como en este caso no tienen certificados de autenticidad de los billetes, la casa de subastas nos cuenta cómo el señor Victor consiguió la firma del director del Banco de Inglaterra. Nos lo cuenta con sus propias palabras, que yo paso a relatar.

Resulta que Victor Pocklington era un chófer del Banco de Inglaterra y, como tal, de vez en cuando llevaba a John Page en su coche. Una vez fue a buscar a la mujer del señor Page a su casa para llevarla al Banco de Inglaterra, donde se iba a encontrar con su marido. Al pasar por un restaurante, la señora le dijo que la semana anterior había ido con John Page allí y que apareció un camarero con dos billetes de 20 libras en una bandeja de plata pidiendo de parte de otro comensal que si John se los podía firmar. John aceptó, sacó el bolígrafo de su bolsillo pero luego miró los billetes, y prefirió no firmarlos porque se dio cuenta de que ya lo había hecho. Tras escuchar la historia, el buen chófer le dijo a la señora que a él le encantaría que John le firmase cinco billetes que tenía. La señora le dijo que seguro que lo haría. Así fue: en cuanto llegaron al Banco de Inglaterra y encontraron a John Page, con la intercesión de su mujer, éste firmó los billetes.

Los billetes firmados son ejemplares muy raros, pero con muy poco público interesado. Ya veis que los ingleses no llegan ni a 200 euros por ejemplar y los australianos poco más a pesar de ser numeraciones muy bajas. Es obvio que no hay mucha demanda. También es de notar que se hace necesaria una prueba documental que acredite la firma. Claro que si no hay prueba documental, siempre se puede escribir una buena historia. Especialmente si son ingleses, a quienes lo de escribir buenas historias se les ha dado muy bien durante siglos. Pero en historias de taxistas no hay quien supere a cuando El Fary pasó la noche con Ava Gardner.

10 Comentarios

  1. Óscar 2 meses hace

    Curiosa y entretenida entrada… jajajaj… me encanta el comentario del Fary…

  2. Buenas Adolfo. Muy buen post! El colofón:» A los ingleses se les ha dado muy bien escribir buenas historias durante siglos», es una forma muy correcta y diplomática de decir que son unos embusteros de cuidado, ha sido buenísimo!

  3. ColeMone 2 meses hace

    Alguna vez ha pasado también con monedas. Contaban en un podcast hace unos días que a la diseñadora que ganó el concurso del dólar de Sacawagea le pagaron con 5000 monedas proof de ese mismo dólar. Así que las llevó a la PCGS, que las encapsuló con una etiqueta especial atribuyéndole el pedigree, y luego las vendió. Parece que se sacó un buen sobresueldo.

  4. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 2 meses hace

    @Óscar y @dracmasydenarios, me alegro de que os haya gustado la entrada y mis dos comentarios finales ;-)

    @ColeMone, ¡qué bien se siente viendo que en este blog aparece alguien desde Tallín! Hace 16 meses que no se escribía nada desde allí :D
    El caso es que esto que comentas es un poco diferente. La semejanza es que en ambos casos se paga por el pedigree de la moneda o del billete. La diferencia es que en el caso de las monedas ese pedigree lo da el haber pertenecido a cierta colección o a cierta persona; pero con los billetes se va un paso más allá porque se altera el propio billete. En cierta forma sería semejante a los resellos particulares que ciertos coleccionistas hacían antiguamente a sus monedas: https://blognumismatico.com/2016/09/18/tomas-francisco-prieto/

    Saludos,
    Adolfo

  5. Ramón 2 meses hace

    Creo que es muy importante que conocer el nombre del grabador y, por tanto Un buen artista.
    A mi si me interesa el grabador o artista. Su personalidad., su arte, su estética. Para mi, como en el sello de correos, es lo más importante.
    Estoy leyendo este blog.
    Un saludo desde OVIEDO. ESPAÑA

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 2 meses hace

      Hola Ramón, encantado de saludarte.

      Los grabadores son los grandes desconocidos de la numismática. Pocos artistas son tan desconocidos a la vez que sus obras las conoce todo el mundo.

  6. Alberto 2 meses hace

    A veces no necesitas mentir, tan solo has de saber cuando dejar de transmitir información…
    Os pondré un ejemplo totalmente verídico de algo que me pasó a mí:
    «Ayer iba yo tan tranquilo, pensando en mis cosas, cuando una chica guapísima, escultural, con unos ojazos preciosos me miró, me sonrió y a continuación se puso de rodillas delante mía; comprenderéis que no pueda seguir contando más porque al fin y al cabo yo soy todo un caballero…»
    Si yo acabo aquí mi narración, algunos pensareis que soy un «fantasma», otros sentiréis cómo vuestra imaginación comienza a desbordarse…
    Bueno, os aseguro que no he mentido en nada, y que tampoco he exagerado en lo más mínimo; de hecho esto que os he descrito me sucede con cierta frecuencia aunque he de reconocer que no me suele pasar con mujeres tan espectaculares como la de ayer.
    Como suele decirse, «el demonio se oculta en los pequeños detalles», y si os cuento que estos hechos sucedieron en un supermercado y que la chica era la que reponía las estanterías de productos, la historia gana en credibilidad casi tanto como pierde en «encanto»…
    …y todo esto sin que yo haya dicho una sola mentira, ¡imaginad si llego a ser inglés!

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 2 meses hace

      Te sobra encanto, Alberto :D

      Los anglosajones son unos cuentistas de cuidado. Pero lo hacen bien, los jodidos. Prácticamente todos los «relatos históricos oficiales» (i.e., aquellos que conoce la mayoría de la gente) nos los han hecho creer los anglosajones y no cuentan más que las medioverdades que les interesa.

      Saludos,
      Adolfo

  7. Halvert 2 meses hace

    Saludos, llevo más de treinta años coleccionando billetes, y me gustaría que este lobby se divulgara más. Pienso que en los billetes marca no solamente la historia de ese país, sino también la evolución de los billetes.
    Existen billetes preciosos de muy poco precio al alcance de cualquier bolsillo. También para el que quiera invertir en billetes de gran valor que se iran revalorizando con el tiempo.
    Ánimo, a que se colecciona billetes, si bien no puedes acceder a un mercado presencial en tu localidad, a través de internet existen muchos vendedores de confianza tanto a nivel nacional como extranjero. Yo he comprado a vendedores, canadienses, australianos, omanies, chinos, egipcios, ingleses, alemanes, croatas, franceses, portugueses, malayos….etc.
    Siempre con prudencia y conocimiento de lo que se compra, y plataformas con garantías como ebay, y paypal.
    Lastima que en nuestro país no sea un lobby con muchos seguidores, pero ánimo a empezar porque los hay que valen céntimos.
    Saludos.
    Halvert

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 1 mes hace

      Hola Halvert.

      Encantado de saludarte por aquí. Es este blog no hablamos tanto de billetes como de monedas, pero también tocamos la notafilia con cierta frecuencia. Espero contar contigo para comentarios en el futuro, pues seguro que puedes enriquecer mucho este blog.

      Un abrazo,
      Adolfo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*