Comentario a «El Numiscadero» de Gary Beals

Comentario a «El Numiscadero» de Gary Beals

Hoy os traigo un comentario a un libro un tanto inusual. Se trata de un diccionario numismático de castellano a inglés y de inglés a castellano. Dicho esto quedaría casi descrito el libro, pero vamos con unos pocos detalles a mayores.

Este libro se divide en dos partes. La primera es un glosario de 2.543 términos numismáticos en castellano con una descripción en inglés de cada uno de ellos. La segunda parte es la inversa: un glosario de 1.876 términos numismáticos en inglés con una descripción en castellano de cada uno de ellos. Por lo tanto el valor que ofrece el libro es doble: por una parte ofrece ambos glosarios de términos y por otra la traducción del castellano al inglés y viceversa. A mayores, este libro incluye 1.264 ilustraciones en blanco y negro que lo hacen más ameno y que facilitan la comprensión de algunos términos.

El libro se dirige fundamentalmente al público americano, de manera que los glosarios recogen sobre todo voces relacionadas con la numismática europea y americana. Creo que la parte de la numismática colonial está muy bien cubierta y también la jerga de las colonias españolas y anglosajonas. Desde mi punto de vista esto es lo que hace al libro más interesante.

Yo me encontré este libro en la convención de Segovia y lo adquirí sin pensármelo demasiado. Luego resulta que me encontré en la misma convención con Gary Beals, su autor, y me dedicó el libro. Curiosamente Gary es un estadounidense aficionado a la numismática y asentado en Segovia. Entendí el libro como una forma de tener un glosario en castellano y en inglés para poder consultar dos tipos de palabras: las palabra propias de las jergas iberoamericanas; y las expresiones que me encuentro en las subastas internacionales y que no acabo de entender. Yo me manejo bien en inglés, de manera que puedo entender perfectamente las explicaciones en este idioma. Quien no tenga un nivel de «inglés funcional» probablemente solo pueda utilizar este libro como diccionario inglés/castellano. Pero quizá sean estos lectores quienes más extraigan de este texto.

En cuanto a la pega fundamental de este libro, estoy plenamente de acuerdo con Isabel Casanova: los textos en castellano están llenos de faltas de ortografía y gramática. No seré yo quien diga al autor que tiene que escribir mejor en castellano, puesto que en inglés yo no soy precisamente Shakespeare, pero sí que hay que cuidar estas cuestiones. Quien no sea capaz de escribir en un idioma con corrección suficiente es mejor que contrate a un editor para que repase el texto. Esto no es una cuestión dogmática, sino que como lector me da la sensación de que el autor no ha cuidado mucho su obra.

Quien quiera hacerse con él puede contactar directamente con Gary Beals en esta web. El precio del mismo son $39 o 25 euros (se ve que sale bastante más barato en España que en USA). De manera alternativa también se puede encontrar en otras páginas como Sedwick.

Podéis encontrar otras opiniones sobre El Numiscadero en El Norte de Castilla y en Panorama Numismático.

Finalmente, os apunto como alternativa este glosario y tesauro de términos numismáticos que publicó el Ministerio de Cultura y cuyos autores son Carmen Alfaro, Carmen Marcos, Paloma Otero y Paula Grañeda. Se incluyen exclusivamente voces en castellano y es de descarga gratuita.

8 Comentarios

  1. Óscar 3 semanas hace

    El problema de las ediciones es lo de siempre… ya de por sí es muy difícil publicar un libro, y cuando ésto pasa, o bien es una autopublicación o forma parte de alguna subvención. En raras ocasiones, se puede publicar bajo el sello de una editorial fiable… normalmente, estas empresas tienen en su plantilla, a trabajadores que se dedican a estos menesteres; revisión y corrección del manuscrito, bajo la supervisión y el contraste del autor, que en ciertos casos alcanza un porcentaje mayor de protagonismo.

    Me temo que Gary Beals, no se ha encontrado dentro de este último grupo, por lo que es fácil entender que su obra no ha pasado ningún tipo de filtro más que el suyo propio… una pena, porque es un trabajo bastante bueno.

    Ciertamente, tendría que haber contratado a alguien que le hubiera solventado estos problemas por un módico precio… y más cuando él mismo no está muy versado en castellano, y es más difícil que se auto-corrija por ello el libro … seguro que algún algún «alma caritativa» le podía haber echado una mano sin coste alguno… pero eso ya es decisión propia del autor… por el módico precio del trabajo, merece la pena hacerse con él.

  2. Joan Fontanillas 3 semanas hace

    Yo lo tengo desde hace meses o un año. Me lo regaló mi mujer y pensé: ¿Qué es esto? El libro es original y me pareció un libro de consulta. No lo uso nunca pero entiendo que para gente que cambie de idioma pueda ayudar. El problema es que los diccionarios en papel son un formato en extinción. Cuando dudas de un término tiendes a usar el ordenador. Y lo digo yo, que soy muy fan del papel. Ortografías aparte.

  3. Lucio Zavala 3 semanas hace

    ¡Qué buena idea! Ya estoy pensando en comprarlo.
    Qué piola que te hayas encontrado al autor y encima te dedicara el libro. Eso es tener suerte.
    Respecto a los errores, lamentablemente es algo con lo que hay que lidiar siempre. Yo he comprado libros caros, de editoriales archiconocidas con muchas faltas graves de traducción y sintaxis. Y uno pensaría que cuando paga por el libro, paga por una buena traducción y por una buena edición.

  4. Yago Abilleira Crespo 3 semanas hace

    Ya hacía tiempo que no comentabas un libro. Gracias Adolfo.

  5. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 3 semanas hace

    @Óscar, no niego para nada el trabajo que hay detrás de este libro.
    Auto-editar libros es bien sencillo. Solo se requiere haber escrito el libro y gastarse unos pocos miles de euros en la edición. Lo difícil es escribir un libro bueno. Pero el hecho de escribir y publicar un libro, si bien puede llenar el ego de su autor, no es un mérito per se.
    Que nadie me malinterprete: escribir un libro bueno es un gran mérito y una tarea muy complicada. Pero el hecho de editarlo no lo es.

    @Joan, estoy de acuerdo contigo en que los diccionarios -y la mayor parte de los libros de consulta- tienen pocas ventajas en formato papel.
    La única ventaja es que los lectores están dispuestos a pagar por algo en papel pero les cuesta pagar por algo online. Esto es especialmente cierto para los lectores numismáticos.

    @Lucio, no sabes lo que me gusta leer «piola» en los comentarios del blog :-)
    No sé si este libro se distribuirá en Argentina.

    @Yago, esta entrada la tenía escrita desde hace mucho tiempo. Probablemente desde el verano pasado. Pero es la típica entrada que nunca encuentra su hueco porque siempre hay algo más urgente que publicar. Tengo varias así.

    Saludos,
    Adolfo

  6. Alfredo Chávez Macías 3 semanas hace

    Bueno; Ya les platicaré: Quiero felicitar a Gary, para empezar, el título me parece buenísimo, ni en 10 años se me hubiera ocurrido a mí. Vivo en México y mi conocimiento del spanglish es inmenso, sin embargo no me hará daño exponerme a unos 4300 términos más.
    Soy médico con una especialidad y desde mi juventud he estado expuesto a términos como Volumen-Tidal en lugar de volumen- corriente; muy a la orden con motivo del Coronavirus y las fatalidades que produce.
    Muero de ganas de adquirir un ejemplar, quizá con el pueda traducir adecuadamente el libro «Resplandores» de Parker & Dunigan.

  7. iban 2 semanas hace

    Ya que hablamos de libros.
    Me podrías recomendar algún libro de la peseta que tenga buenas ilustraciones, hable de las distintas variantes de las monedas y de explicaciones de las mismas.
    gracias y un saludo

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 2 semanas hace

      La peseta no da para tanto.
      Si quieres un libro bueno para introducirte en la peseta, hazte con el de Aledón. En cuanto a errores numismáticos, hazte con el de José María Marín.

      Pero vamos, prácticamente toda la información que hay en esos dos libros la vas a poder encontrar online a poco que busques.

      Saludos,
      Adolfo

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*