San Eloy, patrón de los numismáticos

La Dra. Dámaris Mercado Martínez es una autora numismática puertorriqueña, actualmente vocal de la Sociedad Numismática de Puerto Rico. Conocí a Dámaris en Santo Domingo y me propuso publicar un artículo sobre San Eloy, el patrón de los numismáticos. Yo acepté encantado para publicarlo hoy, que es el día del santo. Espero que os guste; os dejo con la pluma de Dámaris.


INTRODUCCIÓN:

El propósito de este trabajo es presentar quién fue San Eloy y por qué se le considera como el santo patrón de los numismáticos. Sustentaremos esta presentación con su obra histórica, su iconografía en el arte de la pintura simbólica, las monedas relacionadas que acuñó y la medallística que le representa. Eloy fue un santo relevante de la Galia medieval de la Iglesia cristiana occidental del siglo VII d.C. Lo que hizo que su labor evangelizadora y diplomática trascendiera el reino de Francia, hasta convertirse en un importante referente.

La iconografía de Eloy es variada, según las etapas y episodios de su vida. En las obras pictográficas se le presenta con diversidad en la vestimenta que le caracteriza según su rol. Por ejemplo, en una obra, aparece con el atuendo palatino en su tienda como orfebre; en otra, como herrero con su delantal de cuero y gorro; y la más difundida, la de obispo con mitra, capa y báculo. Los atributos alegóricos son, asimismo, diferentes: el báculo pastoral, las herramientas del orfebre y de herrero con el martillo, el yunque, la fragua y la herradura. Entre las leyendas conocidas atribuibles a él se cuenta una sobre un caballo muy nervioso que no se dejaba herrar. Por ello, Eloy le separó la pata al animal, la herró con paciencia y luego la colocó en su sitio, sin que este sufriera.

La festividad de San Eloy se celebra cada primero de diciembre y se le considera el santo patrón de plateros, orfebres, numismáticos, acuñadores, joyeros, relojeros, herreros, metalúrgicos y veterinarios, que le suelen invocar en el caso de tener caballos enfermos.

HOJA DE VIDA DE SAN ELOY:

San Eloy fue un célebre personaje medieval nacido ca. 588 de nuestra era, en la localidad de Chaptelat, cerca de Limoges en Francia. Los francos fueron un pueblo germánico que habitó las riberas del bajo río Rhin, que poco a poco ocuparon la región de la Galia. Los territorios francos pertenecían a la dinastía de los merovingios, siendo Meroveo su primer rey (ca.448-457d.C.). A principio de la Edad Media, su hijo Clodoveo I, alcanzó el trono (481). Éste consolidó el poder de los merovingios tras vencer la resistencia romana y logró establecer la capital en París. Se dice que Clodoveo fue quien abandonó el paganismo por el cristianismo, al invocar a Dios durante un combate (496). A la muerte de Clodoveo (511), el territorio fue repartido entre sus hijos, pero, fue su nieto Clotario II, quien logró reunir nuevamente los dominios (558).

Para el período de la división de los territorios francos fue que la numismática merovingia adquirió relevancia, ya que los monarcas francos Clotario II, Dagoberto I y Clodoveo II, hicieron acuñar con Eloy (Elici) sus respectivos nombres y bustos en la producción monetaria de sus cecas de París y Marsellla, en reemplazo de la imagen del emperador romano. Más adelante se describirán.

Los padres Euquerio y Terrigia bautizaron a su hijo con el nombre en latín de Eligius, (castellanizado Eligio, también llamado Eloy, Eloi, Elici), lo que prueba su origen galo-romano. Su nombre significaría ¨elegido o predestinado por Dios¨, en respuesta a un sueño premonitorio que tuvo su madre, según se atestigua en las escenas representadas en el Duomo de Milán donde su madre soñó la aparición de un águila anunciando su concepción y nacimiento. Su familia aunque de noble abolengo fue venida a menos, pues su padre Euquerio que trabajaba como artesano.

Siendo un niño, el padre de Eloy reconoció sus aptitudes para el grabado en metal. Logró colocarlo de ayudante y aprendiz, primero de herrero y luego de orfebre con Abdon, el encargado de acuñar la moneda en Limoges. Por su inteligencia y habilidades, prontamente se hizo aprendiz de platero, ¨de los que martillean el metal para sacarle de las entrañas la figura que el artista tiene en su mente¨. Una vez aprendió el oficio, Eloy atravesó el río Loira y se dirigió a París. Allí avanzó en sus estudios y trabajos de la mano de Bobbo, el tesorero del rey Clotario II, quién le otorgó el trabajo de monedero.

A principios del siglo VI, el rey franco Clotario II, encomendó a Eloy la fabricación de un trono adornado de oro y piedras preciosas. Pero, Eligio construyó dos tronos perfectamente laminados en oro con incrustaciones de piedras preciosas. El monarca admiró la habilidad, la honradez e inteligencia del joven, por lo que nombró a Eloy, Jefe de la Casa de Moneda. Eloy no dejó que la deshonestidad de la corte alcanzara su alma, por eso se dice que en estos días de corrupción convendría acordarse más de San Eloy.

Para el 629 subió al trono Dagoberto I, y tuvo como consejeros a Eloy, Ouen y Didier en asuntos administrativos, públicos, políticos, de justicia del reino y hasta episcopales. Luego, nombró a Eloy embajador ante Judacael de Bretaña, que pretendía el trono de su hermano Salomón II. Eloy puso la paz entre los bretones, logrando que Salomón reinase y que Judacael tomase la vida monástica, aunque regresaría al trono después. En el 632, Dagoberto le regaló a Eloy unos terrenos en Solignac de Limousin en Limoges, siendo fundador y benefactor de un monasterio. Dagoberto también le dio una casa y tierras en París para que fundase un convento de religiosas. Se narra que la superficie sobrepasó ligeramente lo que el rey había otorgado, y Eloy, en cuanto cayó en la cuenta, fue a pedirle perdón. Dagoberto, sorprendido de tal honradez, dijo: «Algunos de mis súbditos no tienen el menor escrúpulo en robarme posesiones enteras, y Eligio se angustia por unas pulgadas de tierra que no le pertenecen».

De su época de orfebre se conservan algunas obras valiosas en historia, devoción y costo, además de las monedas, los relicarios de varios santos: Crispín, Crispiniano, Quintín y Martín de Tours. Por lo cual, se puede decir que fueron doblemente relicarios, por estar hechos por la mano de otro santo.

OBISPO Y EVANGELIZADOR:

Eloy llegó a ser tesorero de Dagoberto I, antes de comenzar su vida religiosa. En 639 Eloy, decidió renunciar a su cargo de consejero real, y se dedicó totalmente a la iglesia. Fue consagrado obispo de Noyon en 641, por el papa Juan IV. Se consagró como evangelizador de la región de Tournai y Noyon: hizo conversión de santuarios paganos en cristianos, organizó la enseñanza y la caridad. Predicó por sí mismo y como apóstol, enviando misioneros a los actuales Países Bajos, en Gante y Amberes. De San Eloy se conservan quince de sus prédicas en las que atacaba la superstición, la creencia en maleficios, las lecturas de la baraja y mano. Recomendaba la oración y asistir a misa. Insistía en el deber de hacer cada día la señal de la cruz, de rezar el Credo y el Padrenuestro, y ser generoso con los necesitados y los pobres. Como consejero de la reina regente Bathildis logró prohibir el comercio de esclavos e impuso la obligatoriedad del descanso dominical para estos, (Concilio de Chalon en 647).

Para el verano de 659, Eloy tuvo la premonición de su muerte y lo comunicó a su clero. A finales de noviembre cayó enfermo de fiebres. Murió el 1 de diciembre de 660, luego de 19 años como obispo. La ya reina Bathildis se encargó de sus funerales. Los restos de San Eloy fueron trasladados a la iglesia de Santa María de París. La devoción a San Eloy, es más por sus habilidades de orfebre, que por su acción apostólica, se ha extendido por todo el mundo conocido. Las asociaciones y gremios de forjadores,

plateros y orfebres, y asimismo los numismáticos, le tienen por su patrón sobre todo en Francia, España y países de América.

ICONOGRAFÍA DE SAN ELOY EN LA NUMISMÁTICA:

En un recorrido por el tratamiento del tema del arte de la pintura y la numismática, resalta un cuadro muy característico titulado San Eloy trabajando en orfebrería, del suizo Niklaus Manuel (1515, Retablo de los Predicadores de Berna, Suiza). Muestra al Eloy joven y aprendiz de orfebre junto a otros dos orfebres en torno a una mesa trabajando. Pero la obra plástica más famosa en que se retrata a San Eloy es un óleo sobre tabla del siglo XV, del pintor flamenco Petrus Christus (recuadro), que se conserva en el Museo Metropolitano de Arte de New York, representando Un orfebre en su taller (1449). Es una de las obras más destacadas de la época prerrenacentista del norte de Europa.

El óleo lo representa como orfebre, su verdadero oficio, y en virtud del cual entró en contacto con la corte de Francia. San Eloy atiende a una pareja de clientes burgueses que viste elegantemente. Con cariño, el novio pasa el brazo por la espalda de su novia. El realismo en los rostros de estos personajes hace pensar que se trata de retratos. San Eloy aparece pesando el oro en una balanza para confeccionar un anillo de boda. La tienda se encuentra llena de objetos representados con gran realismo y simbolismo. A la izquierda de la tabla se aprecia un cinturón (ceñidor) propio de las ceremonias nupciales que parece salirse del cuadro (trampantojo). En los estantes del fondo hay objetos relacionados con su profesión de orfebre (pesas, cuentas, coral, perlas, anillos, piedras preciosas y cristal) junto a otros elementos. Asimismo, el tarro de cristal transparente con tapa de oro para conservar las hostias. Su tapa de oro tiene un relicario y un pelícano, que representa a Cristo porque dio su sangre por los nacidos de nuevo.

En el extremo de la derecha del cuadro hay un espejo convexo, que no es un elemento de decoración y sí de vigilancia. Con el espejo-guía de seguridad se puede ver lo que ocurre en la parte exterior del taller: hay dos nobles ociosos, uno de ellos llevando un ave de presa, a modo de contraste con la laboriosidad del orfebre. Detrás de ellos se encuentra la plaza del mercado de Brujas y unas casas.

En el borde la mesa aparece una inscripción, que es la firma del pintor y fecha: m petrxpi me ..fecit. aº 1449 (magister Petrus Christi me fecitanno 1449), con el emblema del artista. (Publicdomainwork of art.)

LAS ACUÑACIONES DE ELOY, MONEDAS, MEDALLAS Y OTRAS CURIOSIDADES:

De todos los monederos de los monarcas francos Clotario II, Dagoberto I y Clodoveo II el más destacado y quien motiva este trabajo, lo fue Eloy. Durante veinte años colocó su nombre en las unidades monetarias de oro de ese entonces, el sólido de oro y el triente (submúltiplo que equivalía a un tercio del sólido), ya como ensayador o grabador o intendente de la ceca bajo ELICI. Cada moneda de Eloy, además de su nombre, llevaba en el reverso una cruz latina ancorada o crismada (parte superior rematada de un ancla invertida), muy común en los trientes de Dagoberto y Clodoveo. Cada anverso contiene el busto correspondiente a cada rey. Muy interesante la moneda acreditada con el busto de Eloy. A continuación, ejemplares de monedas de Dagoberto I y Clodoveo II por Eloy.

EJEMPLARES DE DAGBERTO I, MONEDAS HECHAS POR ELOY

EJEMPLARES DE CLODOVEO II

MEDALLAS Y CURIOSIDADES DE EXONUMIA:

A Eloy nunca se le pintó un retratado en persona, por lo cual existen las numerosas imágenes suyas son fruto de la creación de cada uno de los artistas que lo representaron. Muy curioso es el reverso de una ficha o token de cuenta francesa de 1751 con una silla en referencia a la honestidad de San Eloy. El grabador Roettiers lo concibe con atributos de obispo y artesano simultáneamente. En el anverso tiene el retrato de Luis XV en el anverso).

Similar comentario merece la ficha de pago canadiense de 1998, por un valor de 5 dólares, que lleva la figura de Eloy en el anverso y el nombre del emisor y la circunstancia que lo motivó en el reverso, tratándose en este caso del Municipio de Saint Eloi en Quebec, (Canadá), al cumplir el mismo su sesquicentenario (1848–1998), según indica Graziado (2014). También comenta sobre una medalla que tiene los años de nacimiento y muerte también se encuentran expresados en el reverso de una medalla octogonal de bronce acuñada en 1966, del artista estadounidense Don Turano y que contiene en su anverso otra figura del santo Eloy. De estos tres últimos ejemplos no encontramos una referencia visual.

Como curiosidad se muestra un sello de la Incorporación de Hammermen en Dundee, Escocia (metalworkers). Muestra al santo patrón Eloi (Eloy) al centro y a ambos lados tiene un jarrón con flores de azucenas de Dundee. Exhibición en el National Museum of Scotland.

Abajo, la medalla oficial del gran evento numismático San Eloy 2016 del Centro Filatélico y Numismático de la Ciudad de San Francisco (Córdoba, Buenos Aires-Argentina). Para noviembre de 2016 se celebró la segunda edición clásica a nivel nacional. Esta es una medalla octagonal. En el anverso San Eloy sentado en la mesa del taller acuñando monedas. En el mantel aparece su símbolo de la cruz latina escalonada. En el reverso tiene una copia de una moneda con la efigie del rey Clotario II con la cruz ancorada. A cada lado aparecen, a la izquierda la fecha de nacimiento y en el derecho la premonición de su muerte. La leyenda expresa, PetronusNumismae (Patrón de los Numismáticos).

Para el 26 de noviembre de 2016, en la culminación de la jornada, se presentó la medalla conmemorativa del 35º aniversario de la fundación del Centro Filatélico y Numismático de San Francisco. Acuñada en homenaje al Bicentenario de la Independencia de la República de Argentina (1816-2016), en el anverso.

Centralizado aparece el edificio que alberga el Centro Filatélico y Numismático, flanqueado al norte por el sol del provenir y al sur con la fecha del 6 de julio adornada con laureles. En el reverso tiene la leyenda externa el nombre de San Eloy y la fecha del evento, bordeada por hojas de laurel. En el centro aparece una paloma mensajera con la leyenda, Centro Filatélico y Numismático San Francisco. Pieza de gran belleza, hecha en cobre florentino, de 60 mm de diámetro y un peso de 96 gr.

MEDALLA SAN ELOY REPÚBLICA DOMINICANA & PUERTO RICO 2019. CELEBRACIÓN DE NUMIEXPO AMÉRICAS 2019. IV CONGRESO DE NUMISMÁTICA CENTROAMERICANO Y DEL CARIBE 2019,CELEBRADO EN HONDURAS.

CARACTERÌSTICAS DE LA MEDALLA SAN ELOY DE PUERTO RICO

-Hecha por Jostens de Puerto Rico, diseño de la Dra. Dàmaris Mercado Martínez, cuando era vocal de la de la Sociedad Numismática de Puerto Rico, para el 2019. Para el 2023 se rediseñó y se mostrará en la IV Convención Internacional de Historiadores y Numismáticos en Santo Domingo.

CANTIDAD ACUÑADAS: 100 piezas
MATERIAL Y ESTILO: Bronce con esquinas estilo chaflán
MEDIDAS: 1.5 de pulgada (altura) por 1 de pulgada (anchura)
ANVERSO: SAN ELOY OBISPO con mitra, cetro y báculo – símbolo de santidad
El martillo representa su oficio de orfebre. Su nombre està en latín y castellanizado: San Eligius/San Eloy con la flor de azucena símbolo de virginidad. Tiene la leyenda PATRÒN NUMISMÀTICA/PATRONUS NUMISMAE.
REVERSO: Tiene parte de la oración del numismático como leyenda / ^NUMISMÀTICA: Instrumento para preservar y admirar el trabajo humano^ Al centro tiene la representación de la cruz latina ancorada crismada sobre tres escalones (Padre, Hijo y Espíritu Santo), en recordación de su acuñación monetaria.
Leyenda en la parte inferior: REPÙBLICA DOMINICANA/PUERTO RICO y la fecha 2019.

PALABRAS FINALES:

La primera emisión de esta medalla la hizo la Dra. Mercado para el Primer Congreso de Numismática celebrado en Santo Domingo, en apoyo incondicional de Puerto Rico, y Cuba como invitado especial. Una idéntica segunda emisión de la medalla se hizo en el 2020 para el Segundo Congreso de Numismática en Santo Domingo. Para el 2022, la Dra. Mercado realizó una tercera emisión, con la leyenda Puerto Rico 2023 para la IV Convención de Historiadores y Numismáticos en Santo Domingo (28 de junio al 2 de julio, 2023).

Como cierre a este trabajo presentamos la reflexión del Dr. Carlos Abel Amaya Guerra, en su libro “La Biblia a través de sus monedas”, Sociedad Numismática de Monterrey (2006):

ORACIÓN DEL NUMISMÁTICO

Señor Dios, tú que creaste todas las cosas para nuestro provecho
y alentaste a Noé para que fuera el primer coleccionista,
ayudándote así a salvar y glorificar parte de tu creación;
haz de nuestra colección numismática un instrumento
para preservar y admirar el trabajo del hombre, (ser humano)
la inspiración del artista y la belleza de los materiales que creaste.

Danos la sabiduría y la paciencia para compartir lo poco que sabemos,
la sensibilidad del buen samaritano para ayudar al que lo necesite,
y la sagacidad del administrador para invertir en el tesoro verdadero.
Ayúdanos a vencer nuestra avaricia con la generosidad de la viuda pobre
para entregar hasta nuestras dos últimas monedas; y así, libres,
esforzarnos en encontrar la dracma de tu voluntad.

No permitas que te traicionemos por algunas monedas, antes bien, haz;
que al igual que tu siervo San Eligio, dupliquemos los talentos
que nos diste para gozosos recibir el denario de tu justicia.
Preserva nuestra colección para las futuras generaciones;
al igual que nuestra alma, cúbrela con la pátina de tu protección
y enséñanos el camino al lugar donde ni el ladrón llega ni el moho corroe. AMÉN.

REFERENCIAS:

  •  Audeno. Vida y muerte de San Eloy. Obispo de Noyons, abogado, y patrón de los plateros. Imprenta de Antonio Pérez Soto, Madrid, 1773, pp. 7-21.
  •  Cirlot, Lourdes (dir.): Christus, «Un orfebre en su taller», pp. 102-103 de Metropolitan • MoMA, Col. «Museos del Mundo», Tomo 5, España: Espasa, 2007. ISBN 978-84-674-3808-6. Recuperado: Rynck, Patrick de: Petrus Christus, «Un orfebre en su taller», pp. 52-53.
  •  “Diccionario Ilustrado de los Santos”, Ed. Grijalbo, Barcelona. 2001. p. 184.
  •  El Reverso – Otra cara de la numismática. Nº.1 Boletín electrónico del Centro Filatélico y Numismático San Francisco de Madrid, España. 2009.
  •  “La Biblia a través de sus monedas”, Guía sobre la Numismática Bíblica. Sociedad Numismática de Monterrey. 2006, p. 226.
  •  “Los Diccionarios del arte y los santos”, Ed. Electa: Barcelona. 2008. p. 114.
  •  ¨Pegasus¨ – Revista de Numismática Arqueológica y Antigua. Núm. 4, Junio-Agosto de 1997.
  •  Sanz, M.J. Una hermandad gremial. San Eloy de los plateros. 1341- 1914. Universidad de Sevilla.1914. pp. 28-31.
  •  Sanz M. J.” Iconografía de San Elogio”. Estudios de Orfebrería. Universidad de Murcia. p. 261.
  •  XV Congreso Nacional de Numismática. 2014. Sociedad Iberoamericana de Estudios Numismáticos. Museo Arqueológico Nacional (Madrid) Patrimonio numismatico y museos. Madrid: España. 2014.
  •  VORÁGINE, J.: La leyenda dorada, Ed. Alianza Editorial, Madrid, 1982, Tomo II, pp. 980-981.

2 comentarios en “San Eloy, patrón de los numismáticos”

  1. La oración está super bien elaborada.
    Me chocan solo dracma y denario….estamos más acostumbrados a leer talentos en las escrituras…

    Con respecto a San Eloy ….quiero una moneda de Eli i…otra más para rellenar huecos irresistibles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio