Por qué las monedas bullion españolas no pueden tener un valor facial alto

El pasado mes de julio se publicó en el BOE la emisión de la onza bullion 2022. La “onza del toro”. Las primeras monedas entraron en el mercado en agosto y ahora en septiembre ha habido una nueva tirada. Poco a poco se seguirán emitiendo hasta agotar los 15.000 ejemplares de su emisión máxima. Estoy seguro de que habrá para todos pero se acabarán agotando (Andorrano Joyería acepta reservas). 

Si todavía no habéis visto la “onza del toro” podéis echar un vistazo al siguiente vídeo que grabé en Chicago:

Una de las quejas típicas de algunos coleccionistas es el valor facial de la moneda. Según dice, que sea una moneda de 1,5 euros queda mal y da muy poco empaque a esta moneda bullion. En este artículo voy a explicar por qué ese valor facial tiene que ser pequeño necesariamente.

Emitir monedas es emitir deuda

 España. 3 monedas conmemorativas de 2 euros, 2022.
 España. 3 monedas conmemorativas de 2 euros, 2022.

Las monedas o los billetes que emite un país representan deuda soberana. Digamos que es algo así como un cheque al portador. Cuando nos tomamos un café en un bar y ofrecemos una moneda de 2 euros a cambio en realidad estamos diciendo: “el Estado me debe a mí 2 euros, ahora te los debe a ti”. Como todos confiamos en el Estado, todos aceptamos esas monedas de euros (en realidad en el caso de España es más complejo porque está el Banco Central Europeo, BCE, y otras entidades públicas, que resumo diciendo “Estado”).

Por ejemplo, si España emite 1 millón de ejemplares de monedas de 2 euros, en realidad está emitiendo 2 millones de euros de deuda pública. Deuda que se entrega a los ciudadanos para que circule de mano en mano. Una vez que la moneda se deposita de vuelta en el Banco de España, el Estado asume su obligación de devolver la deuda. Es decir, que si ese millón de monedas de 2 euros ha estado circulando durante 20 años, el Estado ha conseguido financiarse al 0% durante todo ese tiempo (en realidad más, porque el pago se hace en apuntes contables, que no son más que deuda del BCE, pero ese es otro tema). 

Vemos, entonces, que al Estado le interesa emitir circulante. Pero ese circulante necesita un soporte físico, que son las monedas. Por eso, cuando tiene que emitir ese millón de monedas de 2 euros encarga su fabricación a la FNMT (de nuevo, simplifico) y paga a la fábrica el dinero correspondiente a ese encargo. Así, si cada moneda de 2 euros cuesta fabricarla 6 céntimos, el Estado tendrá que pagar 60.000 euros a la FNMT. Dicho de otra manera: al Estado le cuesta 60.000 euros emitir una deuda de 2 millones de euros que circulará durante décadas. O, dicho de otra forma, al Estado le cuesta 60.000 euros crear 2 millones de euros que solo tendrá que devolver cuando se depositen de vuelta esas monedas.

España. 40 euros, 2022.
España. 40 euros, 2022.

La idea anterior aplica a todas las monedas, incluyendo las monedas de 18 gramos de plata que cada año emite la FNMT. En los 90 eran monedas con un valor de 2.000 pesetas, luego pasaron a valer 12 euros, luego 20, luego 30 y este año han subido a 40 euros. El negocio para el Estado con estas monedas es semejante al del resto de monedas circulante: emite deuda y solicita a la FNMT que fabrique las monedas correspondientes

Imaginemos que el precio de 18 gramos de plata es 11 euros y que el coste de fabricación de cada moneda es de 1 euro. Por lo tanto, la FNMT cobrará 12 euros por cada moneda de 40 euros que fabrique. Si se emiten 100.000 ejemplares el coste total serán 1.200.000 euros. Ese es el dinero que tiene que pagar el Estado a la FNMT.

Por otro lado, como las monedas tienen un valor facial de 40 euros, el Estado habrá emitido 4 millones de euros de deuda. Es una emisión de deuda mucho más cara que en el caso de monedas de 2 euros, pero le sale bien el negocio siempre y cuando los coleccionistas acaparen esas 100.000 monedas y no las devuelvan al Banco de España. Si resultase que, en vez de guardarlas, los coleccionistas llevasen de vuelta sus monedas de 40 euros al cabo de un año, habría sido un negocio ruinoso para el Estado. Ellos saben bien que eso no ocurre.

Las monedas conmemorativas

España. 10 euros, 2022. “Ramón y Cajal”. Se emitirá en noviembre.

Uno de los negocios principales de la FNMT es la fabricación de monedas conmemorativas y medallas. Para fabricar medallas no tiene que pedir permiso a nadie: las acuña, las pone en el mercado y listo. Si las medallas se venden bien ganarán dinero y si se venden mal perderán dinero. Listo.

En el caso de las monedas conmemorativas es distinto porque éstas tienen un valor facial y, por tanto, tienen que tener una autorización explícita del Gobierno. Esa autorización se publica en el BOE, donde siempre se indica lo siguiente:

La Fábrica Nacional de Moneda y Timbre-Real Casa de la Moneda procederá al pago del valor facial de estas monedas, que será abonado al Tesoro Público.

Si consideramos las monedas de tamaño 8 reales (facial de 10 euros) que emite la FNMT, por cada moneda emitida tiene que abonar 10 euros al Tesoro Público. Así que, si de una emisión se hacen 2.000 ejemplares, la FNMT deberá pagar 20.000 euros al Tesoro.

Esos 20.000 euros es dinero que se lleva crudo el Estado porque esas monedas no pueden ser devueltas al Banco de España; tampoco tendría sentido devolverlas porque su plata vale más de 10 euros. En cambio, desde el punto de vista de la FNMT, esos 20.000 euros es un coste adicional que tiene que asumir para la producción de esa serie de monedas.

Por ejemplo, si los 27 gramos de plata contenida en una moneda de tamaño 8 reales cuestan 17 euros y el coste de fabricación y distribución de la FNMT son 8 euros por moneda, el coste de fabricación y distribución serían 25 euros. A esos habría que sumarles los 10 euros que tienen que ingresar al Tesoro y tendríamos que el coste total para la FNMT es de 35 euros. Si la moneda se vende a 60 euros más IVA, el beneficio de la FNMT serán 25 euros por moneda. 

España. 1,5 euros 2022. 1 onza bullion “toro”.
España. 1,5 euros 2022. 1 onza bullion “toro”.

La moneda del lince de 2021 y la moneda del toro de 2022 son, en términos legales, monedas conmemorativas. Es decir, siguen el mismo procedimiento que he descrito en el apartado anterior. Las diferencias radican en dos aspectos:

  • Al ser monedas de oro no pagan IVA.
  • El precio de la moneda emitida se referencia al precio de la onza de oro en el mercado de Londres más un 10%.

El margen de beneficio que tiene la FNMT está muy claro: por cada moneda gana el 10% de lo que cueste una onza de oro. Esto viene a ser unos 170 euros a día de hoy.

Con estos 170 euros la FNMT tiene que asumir los costes de fabricación de cospeles, diseño, acuñación, distribución, todos los seguros relacionados (no creo que vayan a asumir el riesgo de que baje el oro un 5% días después de haber comprado 5.000 cospeles) y el pago del valor facial al Estado. Obviamente, es necesario que quede algo de beneficio para la FNMT.

Ya veis que los márgenes son muy estrechos y por eso no se puede incurrir en sobrecostes. Si se pusiera un valor facial de 100 euros a las monedas bullion estoy seguro de que la FNMT acabaría perdiendo dinero con la emisión. O, alternativamente, tendría que vender las monedas en un 15% más de su valor en oro. Eso sería nefasto porque haría muy poco competitivas a estas onzas españolas en el mercado internacional. Por eso se puso un valor pequeño como facial de las onzas bullion españolas.

Bullion de plata

Australia. 1 dólar 2011. 1 onza bullion “koala”.
Australia. 1 dólar 2011. 1 onza bullion “koala”.

Otra de las quejas típicas de los coleccionistas es que la FNMT no emite monedas de bullion de plata. Yo entiendo la queja porque ven que la FNMT emite un producto bonito pero es inasumible para muchas familias españolas. 

El problema es que en la Unión Europea la plata paga IVA, lo que condena a cualquier emisión bullion en plata de la FNMT a ser muy poco competitiva en precio para el mercado internacional. Si una emisión española tiene un sobrecoste de un 21% con respecto a otros países, mucho me temo que iban a ser difíciles de vender. Al menos difíciles de vender como bullion [EDITADO 04/10/2022].

Una solución sería fabricar esas monedas españolas bullion, llevárselas todas a algún país extra-comunitario y distribuirlas exclusivamente desde allí. Eso solucionaría el problema de tener que pagar IVA, pero condenaría a los coleccionistas españoles a ver cómo en otros países se pueden comprar las moneda españolas más baratas que en España [EDITADO 04/10/2022]. 

Otra solución sería eliminar el IVA del bullion de plata. Es una solución sensata pero ni está en nuestra mano ni en la de la FNMT.

Comentarios en: Por qué las monedas bullion españolas no pueden tener un valor facial alto

  1. Interesante artículo Adolfo, pero un matiz con las monedas de 12€, bueno este año 40, si alguna de ellas vuelve al Banco de España, este la destruye y la convierte en 40, por tanto tampoco es tan mal negocio. Es más quien nos niega que la plata de los 30 € de 2021 y la de estos 40€ no tiene su origen en monedas devueltas de 2000 ptas.

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Claro, pero el coste de producción de esas monedas de 40 euros hay que asumirlo. Si el 95% de las monedas emitidas volviesen al Banco de España en cuestión de meses sería un negocio horroroso para la Hacienda Pública.

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Tienes razón.
      Pensaba que había países en la Unión Europea que no pagaban el IVA sobre la plata. Pero me dices tú esto aquí y Álvaro Albero en Facebook me comenta que todos los países de la Unión Europea pagan IVA sobre la plata (al parecer, Estonia fue el último reducto exento de IVA ya lo tasan a partir de este verano).

      Modifico la entrada para evitar confusiones, pero la idea es la misma: es muy difícil emitir monedas de bullion de plata si en otros países no se paga IVA y en España y la Unión Europea sí.

  2. Saludos!!
    La onza de plata austriaca a qué se debe que sea tan barata si también la cargan IVA? Y las Quadriga de la ceca de Berlín tampoco salen mal de precio. No he hecho cálculos pero si la plata está gravada con IVA y además han de pagar el facial al estado hace que las monedas sean menos competitivas que la onza sin facial de la que sólo pagarían IVA + un 0,75% de más en plata para pasar de las monedas de .925 a las de .999. (Eso al margen de que salgan más caras que las Mapple o las Liberty o las mexicanas, que realmente ninguna onza europea puede competir en precio con esas tres)
    Además con las monedas de plata a facial de 10€ el mercado es básicamente nacional, mientras las onzas bullion tendrían un mercado planetario, lo que significa que un mayor volumen de acuñación abarataría el coste de producción.
    Sobre la acuñación en oro (exento de IVA) por qué no se suprime el facial? Saldría ganando todo el mundo, la FNMT que se ahorraría dinero y burocracia y el coleccionista adquiriendo piezas de más belleza
    Aunque tenga su explicación, los faciales irreales para mi ensucian la pieza, por eso no tengo ningún interés en ese tipo de monedas y si lo tengo en onzas bullion aunque unas sean unos euros más caras que otras.
    Muchas gracias por tan buen artículo!!!

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      No conozco la legislación de otros países. No sé si ellos tendrán que pagar algo al Tesoro Público o no.

      Sobre lo de suprimir el facial, si lo hacen ya dejaría de ser una moneda y sería una medalla o un lingote. Digamos que las monedas tienen más atractivo.

      Saludos,
      Adolfo

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      * No. Porque son monedas circulantes aunque no tengan poder liberatorio forzoso.

      * Sí. Porque son artículos de plata de colección.

      El chiste es que las monedas conmemorativas pagan el IVA por el total del coste del producto, incluyendo su valor facial. Es decir, que el Tesoro Público recibe 10 euros por pieza vendida y sobre esos 10 euros también se aplica el 21% de IVA.
      Si os sirve de consuelo, no es el único caso en España donde se da esta paradoja. Por ejemplo, el impuesto especial de hidrocarburos se aplica a la gasolina y luego se aplica el IVA sobre el total.

      Saludos,
      Adolfo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba