8 reales de los Reyes Católicos falsos

Dos de los lectores habituales de esta bitácora me han sugerido que escriba una entrada a partir de este hilo de Imperio Numismático. Hace mucho que, por falta de tiempo, no soy un habitual de ese foro, pero ese hilo es de lo mejor que he visto ahí en años. No tanto por la historia personal como por las lecciones que se pueden extraer a la hora de determinar que una moneda es falsa.

La historia en el hilo

En este hilo, un usuario llamado “iliberris” (a quien no tengo el placer de conocer) publicó un supuesto real de a 8 sevillano de los Reyes Católicos que acababa de comprar. Una moneda que, de entrada, parece falsa. Es la siguiente:

Reyes Católicos. 8 reales de Sevilla.
Reyes Católicos. 8 reales de Sevilla. FALSO.

Los foreros debían de estar de vacaciones, así que nadie comentó nada, por lo que el bueno de iliberris pidió que hubiese comentarios. Varios usuarios entraron a decir que era una moneda preciosa y que menuda envidia (no es la primera vez que una moneda falsa recibe elogios en ese foro). Esos comentarios gustaron mucho a iliberris. También hubo otro que puso en duda la moneda, quien fue rápidamente desacreditado por iliberris. Se ve que los comentarios que no sean aplausos no le gustaban tanto.

En su descrédito iliberris mostró los tres reales de a 8 que tiene en su colección. Los tres más falsos que un billete de 8 euros:

Reyes Católicos. 3 ejemplares de 8 reales. FALSOS.
Reyes Católicos. 3 ejemplares de 8 reales. FALSOS.
Reyes Católicos. 3 ejemplares de 8 reales. FALSOS.
Reyes Católicos. 3 ejemplares de 8 reales. FALSOS.

Siguieron los aplausos hasta que un forero con bastante experiencia (dasyatis) mostró que las dos monedas sevillanas “generan muchas dudas”, mientras que la burgalesa es falsa. Ahí se armó la marimorena porque iliberris se lo tomó como un ataque personal, atacó a dasyatis y dijo que se marchaba del foro para no volver más. Afortunadamente iliberris es una persona cabal que, pasados unos días, se percató de su error. Volvió al foro, pidió disculpas e indicó que había devuelto la moneda al vendedor. 

Determinando como falsos los 8 reales

La parte pedagógica de este hilo es entender en qué se fijaron los foreros que determinaron la moneda como falsa. Veamos.

Cualquier coleccionista que tenga cierta experiencia va a sospechar de la autenticidad de estas monedas nada más verlas. Digamos que “tiran para atrás”. El color, los detalles poco marcados, los bordes redondeados… en una primera impresión la moneda parece muy rara. Demasiado rara. Aquí y aquí tenéis otras piezas fundidas por si las queréis comparar.

También las podéis comparar con este otro ejemplar auténtico:

Reyes Católicos. 8 reales de Sevilla.

Si no solo es una moneda, sino que hay tres y las tres parecen sospechosas, mal asunto. Entonces lo más normal es que sean todas falsas, bien porque el coleccionista haya comprado un lote de falsas o porque confíe en el típico vendedor que se las vende a buen precio, pero se las vende falsas. Todavía quedan vendedores de ese perfil. Desgraciadamente.

Todo esto nos hace sospechar pero no es ninguna prueba definitiva. Esta sospecha es más que suficiente para que alguien no compre una moneda, pero no es suficiente para convencer a otra persona de que la moneda sea falsa. Para convencer de la falsedad mediante fotografías es conveniente encontrar un clon (en mano es más fácil que la moneda “cante” por sí sola mirándola con lupa). Es decir, encontrar otra moneda igual que haya salido del mismo molde. 

Eso fue exactamente lo que hicieron dos foreros. El primero comparó la de Sevilla con tres clones. Aquí los tenéis:

Reyes Católicos. 8 reales de Sevilla. FALSOS
Reyes Católicos. 8 reales de Sevilla. FALSOS
Reyes Católicos. 8 reales de Sevilla. FALSOS
 Reyes Católicos. 8 reales de Sevilla. FALSOS

El segundo comparó la de Burgos con otra clarísimamente falsa. Aquí la tenéis:

Reyes Católicos. 8 reales de Burgos. FALSOS

Para daros cuenta de que son clones basta con ver la posición de los distintos elementos de la moneda y ver que la distancia entre los elementos es la misma. Esto puede deberse a tres motivos:

  • Son monedas (originales o no) acuñadas con un mismo cuño.
  • Son monedas falsas fundidas con un mismo molde.
  • Una es una moneda original de la que se ha extraído un molde para hacer monedas falsas.

Si, además, la moneda tiene pinta de ser fundida, entonces la única opción razonable es la segunda. Podemos afirmar que esa moneda es falsa

Podéis observar que para determinar que una moneda es clon de otra lo que se hace es analizar el cuño o el molde de donde salió, no la moneda en sí. En efecto, dos monedas pueden ser clones aunque no sean exactamente iguales. Una vez hecha la falsificación la pueden cizallar, oxidar, envejecer… pero habrá salido del mismo molde. Eso es lo que confundió a iliberri, según dijo. 

El consejo de siempre

Sé que este tipo de entradas asustan bastante a quienes empiezan a coleccionar. Es normal: se percatan de que no saben distinguir las auténticas de las falsas y, por tanto, ellos también son susceptibles de ser estafados. 

Ante esta situación el consejo es el de siempre: adquirir monedas exclusivamente a profesionales serios que ofrezcan factura y que conozcan bien las piezas que estáis comprando. En el caso de unos duros de los Reyes Católicos yo diría que cualquier casa de subastas española o profesionales especializados como Numismática La Dobla o Numismática Barcala cumplen este criterio.

Me gustaría saber cómo ha comprado iliberri esas monedas. Según comentó en el hilo, el vendedor le devolvería el dinero porque se las había comprado a una viuda que no sabía ni lo que tenía. Es una historia que hemos escuchado demasiadas veces para creérnosla siempre.

Comentarios en: 8 reales de los Reyes Católicos falsos

    1. Yo diría que se debe comprar a profesionales serios que conozcan bien las monedas que están vendiendo. Que sea en formato subasta o en formato compra directa no es tan importante, creo yo.

      1. Yo añadiría un “…en el caso que tú no tengas los conocimientos suficientes como para estar seguro de lo que haces.”

        Lo único importante es que el comerciante sea serio. Ni siquiera es necesario que conozca bien la moneda si ya lo haces tú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba