Histamenon de Constantino VIII

Histamenon de Constantino VIII

histamenon

Periodo: Edad Media

País: Imperio Bizantino

Valor: Sólido (Histamenon)

Ceca: Constantinopla

Reinado: Constantino VIII

Metal: oro

Peso: 3.88 g.

Calidad: MBC+

Casa de subastas: Aureo & Calicó

Fecha: 8 de julio de 2021

Precio de salida: 250 euros

Los histamenon

Desde principios del siglo IV la principal moneda de oro del Imperio Romano, y posteriormente del Imperio Bizantino, fue el sólido. Los sólidos se emitieron en grandes cantidades durante los siguientes siglos (aquí vimos uno y aquí otro). Como se mantuvieron estables en lo que a la ley y al peso se refería, fueron imitadas a lo largo de toda la cuenca del Mediterráneo.

Unos de los pueblos que imitó el oro bizantino fueron los árabes. A finales del siglo VII introdujeron el dinar de oro, que en un principio era una imitación del sólido bizantino con el que ellos solían comerciar. Una imitación muy bien hecha. Tan bien hecha que redujeron un poco el peso del dinar con respecto al del sólido, para compensar el desgaste sufrido de los sólidos al «viajar» de Bizancio al Califato Omeya.

Pasaron 170 años y a Nicéforo II, Emperador de Bizancio, se le ocurrió que quizá fuese buena idea imitar a su vez la moneda árabe. Es decir, que Bizancio comenzase a emitir una moneda de oro con un peso algo menor al sólido. Concretamente, redujo el peso 1/12 y llamó «tetarteron» a la nueva moneda. Pero siguió emitiendo sólidos, a los que llamó «histamenon» (que significa «moneda de buen peso») para distinguirlos de los otros.

Podría pensarse que esto no fue más que una devaluación de la moneda. Pero esto no fue así porque los tetarteron se acuñaron en pequeñas cantidades, mientras que los histamenon eran las monedas de oro más usuales. Esto hace pensar a algunos autores que los tetarteron se emitieron para que circulasen por los territorios que Nicéforo II acababa de conquistar a los sarracenos.

Lo más gracioso de todo es que los tetarteron eran indistinguibles a los histamenon al menos que se pesasen. Esto siguió así hasta que Basilio II, a finales del siglo X, hizo que los flanes de ambas monedas fuesen distintas: el tetarteron tenía mayor grosor y menos diámetro, mientras que el histamenon era más grande y plano. Pero, por lo demás, las monedas seguían siendo iguales.

Ya con Constantino VIII, que comenzó a reinar en 1025, se cambió la iconografía de forma que el diseño de un histamenon no coincidiese con el de un tetarteron. Si bien eso es cierto, mi opinión es que seguían siendo muy semejantes. Por ejemplo, podéis comparar este tetarteron con el histamenon que ilustra la entrada.

Estas pocas emisiones con menor oro del siglo IX fueron haciéndose cada vez más comunes. A lo largo del siglo X la ley del oro bizantino fue reduciéndose hasta llegar a monedas realmente pobres, como ya vimos.

Precio de un histamenon de Constantino VIII

Si le decís a cualquiera que tenéis en casa una moneda muy bonita de oro del siglo XI, lo más normal es que se asombre y os considere millonarios por tener semejante tesoro. Si, además, le decís el precio seguramente se sorprenda más todavía. Siempre he considerado el oro bizantino como un auténtico chollete.

El histamenon que ilustra la entrada no es de los sólidos bizantinos más corrientes, si bien tampoco es demasiado raro. Viendo precios de referencia de ejemplares en una calidad semejante, he encontrado este rematado el mes de abril por 950 euros. Este otro se remató el año pasado en $700. Un tercer ejemplar que tomo como ejemplo se remató en 800 libras el año pasado. Por lo tanto, yo diría que un remate entre 750 y 900 euros sería razonable.

La próxima subasta de Áureo & Calicó 2021

Áureo & Calicó cierra su temporada con una doble subasta los días 7 y 8 de julio. Para el 7 de julio ofrece una subasta on-line con 1142 lotes, mientras que para el 8 de julio ofrece una subasta en sala con 593 lotes. En ambos casos, son subastas que dan un repaso a la historia de la numismática con monedas tremendamente comerciales por lo general.

La subasta en sala tiene monedas en una calidad media/alta que se mantiene constante durante todos los periodos. Hay algún ejemplar raro, pero tampoco hablamos de rarezas extremas. Yo recomendaría a los coleccionistas que echen un vistazo a las series que más les interesan porque, sin haber auténticos piezones de los que se ven una vez cada tres décadas, sí que hay muchas monedas interesantes. También hay bastantes que han aparecido en antiguas subastas de esta casa. Personalmente, las que más me han llamado la atención son las monedas portuguesas.

De la subasta online se puede decir más de lo mismo. Obviamente, la calidad de las monedas presentadas online es menor, como también lo son los precios de salida. Pero vuelve a haber oportunidades para que cualquier coleccionista se haga con un ejemplar bonito.

En Imperio Numismático también están comentando esta subasta.

Descripción de Áureo & Calicó

Constantino VIII (1025-1028). Constantinopla. Histamenon nomisma. (Ratto 1969) (S. 1815). 3,88 g. MBC+.

Fuente

Seguid otros comentarios de esta entrada en Facebook y, si eres nuevo en el Blog Numismático, descarga gratis un e-Book de introducción a la numismática.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*