500 pesetas 1878, Pablo de Céspedes

500 pesetas 1878, Pablo de Céspedes

500 pesetas 1878

Periodo: Edad Contemporánea

País: España

Denominación: 500 pesetas

Año: 1878

Calidad: VF35 (MBC+)

Casa de subastas:  Soler & Llach

Fecha: 16 de julio de 2020

Precio de salida: 65.000 euros

El hallazgo de las 500 pesetas 1878, Pablo de Céspedes

Da la casualidad de que el cedente de este billete es mi amigo personal, así que me ha contado la historia del mismo. Os la relato:

Estas 500 pesetas las adquirió un joven español que fue a hacer las Américas en la década de 1890. Como tantos otros europeos de la época marchó al Nuevo Mundo para hacer fortuna. Pero, a diferencia de la mayoría, que no llevaban más que una maleta en una mano y quizá a su mujer de la otra, este hombre se llevó unos buenos ahorros en forma de billetes. Concretamente un billete de 500 pesetas de 1878 y tres billetes de 25 pesetas de 1884 (semejantes al los 12.1 de esta misma subasta). Esto era un capital muy importante para la época; más de lo que hoy suponen 7.000 euros.

Al hombre, una vez asentado en Hispanoamérica, le fue bien en los negocios. Tanto que nunca tuvo que echar mano de esos billetes que se trajo de joven. Pasando los años, el hombre dejó de ver los billetes como un capital y para entenderlos como un bonito recuerdo de lo que trajo de España para comenzar una nueva vida. Teniendo en cuenta los grandes periodos de inflación que hubo en América durante el siglo XX, es de esperar que entendiese que los billetes no valían más que como recuerdo. Así se los entregó a uno de sus herederos (debía de ser un nieto, por la edad) antes de fallecer.

Este heredero era un amante de la lectura, así que, sin más guardó los billetes en su extensa biblioteca no dándoles ningún valor más allá del sentimental. Hace unos cuantos años los volvió a ver, casi de casualidad, y su estética le despertó curiosidad. Por eso se puso a buscar información sobre sus billetes en la Web y, para su sorpresa, se percató de que eran ejemplares rarísimos y muy valiosos. A través de la Web contactó con mi amigo, quien se los compró por una suma muy significativa.

Precio de las 500 pesetas 1878, Pablo de Céspedes

Estamos ante uno de los tres billetes más raros del Banco de España. Tal y como indica Soler & Llach en la descripción (abajo), solo se conocen tres ejemplares: el del Banco de España, que está agujereado, otro que se subastó en 1994 y éste. El remate de 1994 fue de 2 millones de pesetas (12.000 euros), lo cual era un dinero más que considerable por aquella época. Pero es difícil estimar un valor tomando una referencia tan lejana.

Quizá la referencia más razonable sea el billete de 500 pesetas de 1874 que se vendió en noviembre de 2018, pues es de los pocos que pueden estar a la altura del que ahora se presenta. Ese billete se remató en 70.000 euros, lo cual nos puede dar una idea de por dónde andarán los tiros para éste.

Sobre la Colección Céspedes

Soler & Llach organiza una subasta de billetes el 16 de julio.  Esta colección está centrada en el Banco de España y toma su nombre de Pablo de Céspedes, quien ilustra el billete que aquí se ha comentado.

La colección arranca con varios vales carlistas que a mí personalmente siempre me han parecido muy interesantes (ejemplo). Luego se ofrecen 17 lotes de billetes clásicos de un nivel altísimo. Sin duda es lo mejor de la colección y supone un conjunto que muy pocas veces se ve en una subasta. Comentaré más sobre esos billetes en una entrada futura. Entrando en el siglo XX aparecen billetes de un amplio rango de precios pero siempre manteniendo un nivel de calidad muy adecuado; por poner un ejemplo de los lotes que más me han gustado puedo citar a las 1000 pesetas de 1907 y la pareja de Hernán Cortés en MS67.  También hay algunos billetes de la Guerra Civil y 130 lotes de billetes extranjeros, algo que no se suele ver en nuestro país. Creo que es una colección interesante para los coleccionistas medios del billete español como para los más potentes. Una característica que suelen tener las subastas de Soler & Llach.

Podéis seguir a Soler & Llach en su web, en Twitter y en Instagram.

En Imperio Numismático también están comentando esta subasta.

Descripción de Soler & Llach

SPANISH BANK NOTES: BANCO DE ESPAÑA – 500 Pesetas. 1 Enero 1878. Pablo de Céspedes. Obra de arte plasmada en papel realizada en los talleres del Banco de España de la calle Atocha. Anverso representado con el busto del escritor-pintor Pablo de Céspedes con colores negros de gran intensidad y una tonalidad rosa en el fondo del billete originado por los centenares de micro-repeticiones litográficas con la leyenda BANCO DE ESPAÑA en los fondos de anverso, que eran lo más avanzado de su tiempo como medidas de seguridad, para un billete de tan alto facial. Marcas de agua perfectas, nítidas y de un tamaño muy considerable acorde a las grandes dimensiones del billete. Es un billete tan inaudito que solo existe en manos privadas este ejemplar y otro subastado en 1994. La colección del Banco de España también atesora otro ejemplar pero con dos grandes agujeros originados para anularlo, ya que esta era la manera en que mutilaban los billetes con alto facial que dejaban destinados a su fondo de colección, para desmonetizarlos. Ocasión única de adquirir una de las tres mayores rarezas del siglo XIX. Precintado y garantizado por PGM (nº 8039038-002) como 35 NET REPAIRED. Pedigrí de colección privada. Ed-275. MBC+.

Fuente

Seguid otros comentarios en Facebook.

9 Comentarios

  1. Keko 1 mes hace

    Que buena historia,me ha gustado mucho,le da un valor añadido al billete,se sabe toda su historia, dejando aparte la extrema rareza de esta pieza
    Me resulta curioso que se llevase este dinero en billetes y no en monedas de oro, gracias a eso de ha salvado este ejemplar

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 1 mes hace

      Eso mismo pensé yo: es muy raro que alguien vaya a América y en vez de llevar oro o plata se lleve un billete de 500 pesetas. Supongo que un cambista americano cobraría un porcentaje muy alto por cambiar ese billete a moneda local.

      La gente solía atesorar dinero en oro o plata y no en billetes, que no dejan de ser una promesa de pago. Por eso mismo las monedas de oro y plata del siglo XIX son tan comunes y los billetes tan raros.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 1 mes hace

      Hablándolo con el cedente me comenta una hipótesis bastante razonable: estas 500 pesetas no serían las únicas que el hombre se llevó para hacer las Américas. Probablemente se llevase más y dejase estos billetes «para por si acaso». Claro está que es más fácil ocultar en cualquier sitio un billete que 5 onzas de oro.

      Saludos,
      Adolfo

  2. Jose 1 mes hace

    Esperemos que lo que marcan como sc en su subasta sea sc, hay mucha tendencia a poner sc a cualquier cosa, vease los sc sin serie de flores estrada de silicua

    El planchar gusta mucho en estos tiempos

  3. Vicente 1 mes hace

    Muchas gracias, por darnos una clase de historia.

  4. Evaristo 1 mes hace

    Precioso billete al alcance de unos pocos

  5. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 1 mes hace

    @Jose, Silicua es una casa de subastas y Soler & Llach otra, así que a cada cual lo que le toque :-)
    Personalmente no soy mucho de juzgar públicamente la forma de graduar de las casas de subastas. Para mí lo importante es que sean coherentes con su forma de graduar, sea ésta la que sea. Si son coherentes yo rápidamente les pillo «su manera de juzgar» y ya me puedo hacer una idea de la calidad de la moneda.

    @Vicente, más que una clase de historia esto ha sido una historia con clase :D

    @Evaristo, me alegro de que te guste el billete. Y sí: está al alcance de poca gente; por lo menos yo no alcanzo ni en sueños.

    Por cierto, hay un hilo de Imperio Numismático de hace 5 años que versa sobre las 500 pesetas de 1878: https://www.imperio-numismatico.com/t94539-500-pesetas-de-1878-pablo-de-cespedes-sus-mil-caras

    Saludos,
    Adolfo

  6. Alberto Cervera Romero 1 mes hace

    Lo primero que hay que tener en cuenta es que el sueño de la «peseta-oro» no se logró salvo un breve paréntesis entre 1917 y 1925.
    Es decir, aunque se acuñaba moneda de oro, esta no se veía en la circulación normal y si tu querías moneda de oro (por que la querías para pagar importaciones o simplemente para guardarla) tenías que pagar un cierto agio.
    Hay que tener en cuenta que el bimetalismo es muy complicado de mantener, y en el siglo XIX los grandes hallazgos de oro en el Yukon y en California desequilibraron gravemente la relación de valor entre el oro y la plata.
    En torno a 1884 (que es la fecha de los billetes de 25 pesetas que acompañaban a este de 500), el precio internacional de la plata ya se estaba comenzando a desplomar frente al oro pues además del descubrimiento de grandes minas en EEUU, China había pasado de ser un «sumidero de plata» a poner en el mercado internacional grandes cantidades de esta para pagar las importaciones de opio.
    En definitiva, es bastante razonable pensar que nuestro emigrante se llevó su dinero en oro y papel, pagando un cierto agio por su oro. Cuando llegó al país descubrió que le era muy rentable desprenderse del oro (por el cual seguramente le pagaron un cierto sobreprecio) pero muy oneroso desprenderse del papel (con comisiones que podían llegar al 40 o 50%).
    Hizo lo lógico, cambió su oro y reservó el papel «por si venían muy mal dadas», como no fue el caso jamás se desprendió de este.

  7. Indapandensiá 1 mes hace

    Precioso ejemplar y mejor la historia de su procedencia. Yo también pensé que el protagonista llevó ese billete (y otros más) como si fueran cheques al portador, bien ocultos para despistar a los ladrones. El resto de su capital (que no serían pocos) iría en las habituales monedas de oro y plata. En aquella época, un emigrante era fácil presa para los delincuentes que buscaban la «bolsa o la vida.»

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*