Entrevista a Alfonso Morales Muñoz, grabador de la FNMT

Entrevista a Alfonso Morales Muñoz, grabador de la FNMT

Tengo la enorme oportunidad de entrevistar a Alfonso Morales Muñoz, el grabador jefe del Departamento de Grabadores de la FNMT. Alfonso tiene una larga trayectoria como grabador y un currículum realmente extenso. Ha recibido muchos premios internacionales, incluyendo premios Latinum y premios de la Mint Directors’ Conference. También ha sido profesor en la Escuela de Grabadores de la FNMT. Se podría decir que Alfonso Morales es una persona muy dispuesta a diseminar su trabajo. Suele ser la cara visible de los grabadores en los reportajes que se realizan en la FNMT (un ejemplo y otros), además de haber concedido múltiples entrevistas (un ejemplo y otro>) y unas charlas extraordinarias (un ejemplo y otro, ambas charlas las dejo a lo largo de esta entrevista porque son realmente buenas y así os animo a todos a escucharlas). Muchas de las entrevistas suelen presentar a los grabadores como artesanos o como operarios que realizan una función en el complejo proceso de producir monedas. Esta visión es totalmente cierta, pero a mí me gustaría subrayar una faceta que apenas he visto mencionar en otras entrevistas o reportajes: el trabajo de grabador como artista.

Adolfo (A): Yo siempre digo que el grabador de monedas es el artista menos reconocido por su público. Me explico: cualquiera que tenga un cuadro (sea original o una reproducción) en su casa, se preocupará por saber quién es el pintor; en cuanto escuchamos una canción que nos gusta rápidamente nos preocupamos en saber quién la compuso; e incluso vamos a las librerías buscando «una novela de tal autor». Sin embargo, las monedas diseñadas por ti forman parte de la vida diaria de cientos de millones de personas sin que casi nadie se pregunte quién es su autor. Es más, son mayoría los coleccionistas que acaparan monedas porque les gustan sus diseños sin preguntarse nunca qué artista los grabó. ¿Cómo te hace sentir este anonimato? ¿Crees que es igual en todos los países? Por ejemplo, en el mundo anglosajón me da la sensación de que los grabadores son mucho más reconocidos, aunque quizá no por el gran público.

Alfonso Morales Muñoz (M): El anonimato tiene sensaciones encontradas, por un lado está bien porque desarrollas tu trabajo sin presiones añadidas (a veces se esperan proyectos de ti con cierta expectación y no siempre son tan afortunados) y por otra parte de todo artista desea que sus obras sean reconocidas y valoradas. En el diseño y grabado de moneda en España ha habido épocas en las que el grabador ha sido reconocido y otras ha pasado a un segundo plano.
En el siglo XVIII Tomas Francisco Prieto fundó la primera escuela de grabadores y puso en valor el trabajo que se realizaba en monedas y medallas (muchas obras suyas están en el Museo del Prado).
Cuando la fabricación de moneda se convirtió en un proceso más industrial este protagonismo del grabador perdió importancia. En mi opinión se debería poner nombre y apellidos a los autores de las monedas y reconocer sus proyectos, ya que son el alma principal de la numismática.
Desconozco si otros países actualmente reconocen a sus grabadores de moneda en su justa medida.

A: En la anterior pregunta hablé de «cientos de millones de personas» a pesar de que España sólo tiene cincuenta millones de ciudadanos. Sin embargo, soy consciente de que has grabado para otros países, como Argentina. ¿Para qué otros países has grabado? En esos casos, ¿es el país de destino quien elige el grabador o es la FNMT quien lo selecciona?

M: Sí, hacemos monedas para otros países: Argentina, Paraguay, Georgia, Letonia, Singapur, etc. Hoy día no es habitual que el país que encarga los proyectos elija el grabador que los tiene que realizar. Los pliegos de condiciones cuando se producen las licitaciones para encargar la producción de monedas a otros países, son básicamente técnicos. El aspecto artístico no se tiene tan en cuenta ya que la fabricación de moneda se considera más un proceso industrial.

Alfonso Morales Muñoz

A: Los grabadores de monedas tenéis unas restricciones muy particulares a la hora de desarrollar vuestros diseños. Por un lado, es obvio que el cospel de una moneda es un «lienzo» muy pequeño. Por otra parte, existen unas restricciones tecnológicas debidas a que el diseño se reproduce en miles (en el caso de las medallas y las monedas conmemorativas) o millones (en el caso de las monedas circulantes) de ejemplares, por lo que hay que cuidar el coste asociado. Finalmente, entiendo también hay unos requisitos ideológicos sobre los motivos a representar y cómo representarlos. ¿Cómo restringe vuestros diseños estas (u otras) limitaciones? ¿utilizáis algunos recursos visuales, simbología o retórica visual para paliar en parte estas limitaciones?

M: Está claro que la numismática tiene un componente ideológico y también es una evidencia que nuestros proyectos están condicionados al formato circular de las monedas. Dicho esto, por supuesto que utilizamos códigos y herramientas para poder articular un buen trabajo y convivir con las limitaciones que se nos plantean. Como sabes, tanto las imágenes (tipología) como las leyendas (textos) son los elementos que arman el contenido de las monedas y de ellos nos servimos para que el resultado final sea el que el grabador como artista quiere expresar.

A: Por parte de la tecnología, muchas veces me pregunto si es la tecnología la que empuja a los grabadores, o los grabadores quienes empujan a la tecnología. Casos claros en los últimos años de la numismática española es la cuádruple imagen latente o el escudo de España a color en algunas monedas (ejemplo), donde la aplicación del color se debe hacer de manera muy precisa. ¿Son los grabadores quienes plantean diseños que motivan el ingenio tecnológico? ¿o más bien son los técnicos quienes, viéndose capaces de hacer monedas innovadoras, piden a los grabadores que realicen diseños que exploten las innovaciones técnicas?

M: Todos los nuevos avances tecnológicos que se aplican a la fabricación de monedas deben ser tenidos en cuenta. En el mundo en que vivimos la tecnología va muy deprisa y los mercados demandan nuevos productos. Lo que hay que saber distinguir es si un nuevo avance tecnológico aporta algo nuevo a la numismática o es una simple anécdota. El grabador propone, pero también asume los condicionantes técnicos que van surgiendo.

A: ¿Qué artistas te han influido profesionalmente?(ya sean grabadores o de otras artes plásticas) ¿Podrías citar algún trabajo tuyo en el que se aprecie la influencia de estos artistas?

M: Mencionar artistas que me han influido profesionalmente es muy complicado. En realidad toda la historia del arte está llena de personajes muy brillantes y verdaderos genios. Todos los que nos dedicamos al mundo del arte tenemos que tomar referencias artísticas y estas son las que determinan nuestros proyectos. En mi trabajo se conmemoran acontecimientos de muchas épocas, cuando te enfrentas a uno de ellos tienes que documentarte bien para que el diseño sea acorde al tema que estás desarrollando.

A: De los grabadores actuales, ¿quiénes son, en tu opinión, los que tienen mayor influencia a nivel internacional?

M: En la actualidad hay países que realizan buenos trabajos en numismática. Por mencionar alguno, a mi me gustan, las monedas de Austria, Canadá, México…

A: Una característica de las acuñaciones de los últimos años es la aparición de un número creciente de monedas con motivos muy comerciales: súper héroes, animales, los Simpsons, jugadores de balompié o de tenis… ¿consideras que esto es una especie de «movimiento pop art» aplicado a la numismática? ¿o, por el contrario, no es más que puro márketing para vender monedas con motivos muy comerciales y sin atender a criterios artísticos?

M: Como comenté anteriormente, cuando hablamos de las nuevas tecnologías, el mercado numismático va adaptando sus productos; en este sentido, estos motivos que mencionas forman parte del día a día. Pero yo creo que es más marketing que otra cosa.

A: Entiendo que esto es una pregunta muy complicada, porque sería como preguntar a un padre de familia numerosa cuál es su hijo favorito. Pero, de todas las monedas que has diseñado, ¿cuáles son tus favoritas?

M: No tengo ninguna moneda que se pueda conceptualizar como “favorita”, pero sí que me viene a la memoria proyectos que he realizado como entrañables que recordar:

La última moneda de 5 pesetas antes de que cambiáramos al euro, en esta moneda se sustituye el retrato del rey por el monograma «J.C.I» en el anverso y el reverso representa una alegoría al V Centenario del descubrimiento de América y tiene mucho peso específico el valor facial 5 Ptas. Tanto el anverso como el reverso tienen el mismo lenguaje y en mi opinión es una pieza muy bien compuesta.

Otras que recordar:

1989 doble 8 reales, Carabela Santa Maria, V Centenario, valor facial 5000 pesetas
1999 Primera moneda octogonal, conmemoración del milenio, valor facial 1500 pesetas
2004 IV Centenario de Dalí, Cincuentin, valor facial 50 euro
2005 IV Centenario de “ El Quijote”, toda la colección es un trabajo dibujístico muy completo.
2006 Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006, primera moneda trimetalica, valor facial 300 euro
2016 V Centenario de “El Bosco”, tríptico del Jardín de las Delicias, monedas de formato cuadrado y rectangular, con la aportación del color.

Estos algunos de los trabajos que recuerdo como más personales, pero seguro que se me olvidan muchos otros.

A: ¿Hay algún motivo que te gustaría representar y sobre el que todavía no hayas tenido la ocasión? ¿cuál?

M: No existe ningún motivo especial que me gustaría representar, creo que en mi vida profesional me he encontrado con muchas propuestas y todas me han parecido interesantes cuando las he abordado. Espero que sigan surgiendo, en mi relación con la numismática, temas que no pierdan mi interés.

A: No puedo cerrar esta entrevista sin preguntarte por la Escuela de Grabadores. ¿Qué perfiles buscáis? ¿Crees que es una buena opción para los jóvenes de cara a posibles futuras salidas laborales?

M: La escuela de grabadores tiene como función principal, mantener viva la profesión del grabador y potenciar esta disciplina. Lo ideal sería que en el mundo en que vivimos aparecían jóvenes que se interesasen y disfrutasen de esta profesión. Es un mundo muy particular que cuando lo conoces llega a ser muy excitante. La numismática es quizá una de las disciplinas artísticas más antigua. Todos los esfuerzos por conservar su lenguaje son importantes y deben ser alentados. Ser grabador de monedas puede ser algo serio y también una manera de disfrutar del arte. Tratar de crear una imagen que no existe salvo en la imaginación del grabador es una experiencia emocionante y alucinante.

21 Comentarios

  1. Juan León 1 mes hace

    Muy interesante, y tiene razón en España cuesta mucho conocer los nombres de los grabadores de monedas, hace unos días llame para informarme del autor de la moneda de Teruel y se quedaron a cuadros, en cambio en otros estados euro o USA, no es complicado encontrar el nombre del grabador o sus iniciales, creo que en España se debería de retomar esa costumbre.

  2. DRINFEAL 1 mes hace

    Gracias, Adolfo y Alfonso.

    Soy de la opinión que la medalla es un vehículo de arte y la moneda no lo es en absoluto (su materialidad prima sobre la iconografía).

  3. DRINFEAL 1 mes hace

    Añadir que me inicié en la numismática debido a la excepcional obra del grabador Karl Goetz.

  4. Óscar 1 mes hace

    …lo que pasa es que en las medallas, me supongo, que el arte está más condicionado a la libertad creativa del artista… y en las monedas, tienen que cumplir una serie de directrices, como bien dice Alfonso; leyenda, valor, ceca… eso condiciona un poco esta libertad, del grabador, valga la redundancia.

    A parte, el tamaño de las medallas puede ser mucho más grande que el de las monedas, porque no tiene protagonismo de una manera tan directa, el valor intrínseco…

    Pero, ciertamente, las monedas también son un arte en sí mismas… y en nada tienen que envidiar a las medallas… pasa como en todo, hay buenas y no tan buenas pieza, igual que hay restaurantes buenos y malos.

    No ver la belleza artística de un 8 reales de Real Ingenio de Felipe IV, la belleza de un denario Ibérico, la belleza de un simple ochavo bien acuñado de Felipe II, la belleza de una María de Carlos II, la belleza de un buen ejemplar de 8 maravedís de Fernando VII, o incluso la belleza de una blanca de los Reyes Católicos, es negar la evidencia … porque son piezas que detentar muchísimo arte. Otro cantar es que nos guste más ciertas piezas o las medallas antes que las monedas, pero como digo, eso es otro cantar.

    Drinfeal, me supongo que lo que quieres dar a entender es que con la medalla, prima la belleza artística para su venta, mientas que en la moneda, aunque la belleza esté patente, juegan otros condicionantes importantes para su venta, como es el valor facial…

  5. DRINFEAL 1 mes hace

    Sí, así es, Óscar.

    La medalla no está sujeta a normas monetarias, carece del aspecto
    fiduciario de elemento de intercambio. Surge y se desarrolla en el Renacimiento europeo gracias al interés existente por la antigüedad grecorromana, nace como forma de obtener un soporte artístico puro, duradero, reducido y que pudiera ser reproducido con facilidad.

    Reconozco que no soy de monedas, no me aportan ni emocionan.

    • Fremen 1 mes hace

      Curioso lo que nos llama la atención a cada uno. A mí me tira más el peso histórico de las monedas: pensar en las manos por las que habrán pasado y saber que han tenido un papel real en la historia del mundo. Quizá por eso me gusten tanto los vellones y la moneda pequeña.

      Lo que, también es verdad, viene estupendamente para mi economía.

  6. Óscar 1 mes hace

    ciertamente es curioso, pero en mi caso, he ido evolucionando en el coleccionismo de monedas y poco a poco me he ido metiendo también en el de medallas. Ciertamente, el arte de las medallas es, creo, mucho más figurativo, y hay verdaderas obras de arte. Lo que pasa es que a mí también me gusta la sobriedad y la convivencia de aspectos más «mundanos» (leyendas, cecas, valor, busto, ley…) con características más artísticas.

    • Juan León 1 mes hace

      Hola buenas veo que se anima el debate, lo cual creo que es positivo.
      Por mi parte nunca negaré el gran trabajo que realizan los grabadores de la RCM-FNMT, es más creo que de alguna manera en España se deberían de volver a firmar las monedas, aunque sean las siglas, a mí me gusta saber quién ha hecho una u otra pieza, aunque algunas se intuye, pero ese dato cuesta obtenerlo, en cierta ocasión por teléfono me dijeron que tampoco era un dato tan relevante.
      El debate moneda vs medalla no nos llevará a ninguna parte cada uno tenemos un gusto y aunque son parecidas, no son iguales, ni se trabajan igual y así ocurrió con el busto de Franco realizado por Benlliure.
      Y el gran debate el producto y su precio hay monedas muy bonitas y otras que me gustan menos. Para mi, se está abusando mucho del color, y por otro lado creo que el departamento comercial no escucha nuestra opinión. Para mi su primer error, o del Gobierno, fue no acuñar los maravedíes de las series del V Centenario, que hubieran llamado la atención de los jóvenes de entonces y hoy podía seguir siendo una serie, pero aquello quedó olvidado. Tras el V Centenario y las Olimpiadas las acuñaciones han tenido mejores y peores épocas, pero con líneas muy poco definidas y la prueba final es la Historia de la Navegación, mucho colorín a un precio excesivo.
      Seguramente muchos coleccionistas agradeceríamos más «Así se hace una moneda» que monedas de colores a 10 veces su valor más IVA.

  7. Iñigo 1 mes hace

    Hay que tener en cuenta que en las disciplinas artísticas se valora mucho el arte original , en el caso de los grabados o copias escultóricas se valoran más cuando la tirada es pequeña. Las monedas generalmente tienen tiradas tan grandes que es como si tuvieras colgado en casa una lámina reproduciendo una obra de Picasso.
    No intento restar mérito a las monedas ni a los grabadores, son excelentes artistas, ya me gustaría tener yo alguno de esos bonitas placas de arcilla modeladas a mano que veíamos en uno de los videos recomendados por Adolfo.

  8. DCB 1 mes hace

    Austria, Canadá, México….venden cada una millones de piezas en el mundo.
    Habrá que preguntarse por qué no lo hace la FMNT. Huérfana de monedas bullion o de inversión.
    Diseños repetitivos, precios siderales. De venta prácticamente nacional, con nulo mercado internacional.
    Los valores de recompra ahí están años después. Salvo gloriosas excepciones a precios cercanos al spot donde el colecconista pierde la camisa.
    Sus clientes habituales de cierta edad en varios años no estarán. El «corte inglés» de las cecas que sobrevive con «clientes de toda la vida».
    Da auténtica pena como la Royal mint se saca de la manga las Queen Beasts que han roto el mercado.
    Cómo si España no tuviera temas y diseños como para romper el mercado también. Lo dicho. De llorar.

  9. Autor
    Adolfo Ruiz Calleja 1 mes hace

    Hola a todos.

    Veo que ha gustado mucho la entrada y ha dado pie a un interesante debate sobre los aspectos artísticos de los grabados numismáticos, algo que no solemos tener en cuenta ni siquiera los aficionados.

    Muy interesante el intercambio de opiniones entre @Drinfeal y @Óscar. Yo la medallística la tengo muy poco trabajada. Nunca me he puesto a estudiarla y en el blog ha aparecido de manera muy puntual. Tampoco es algo de lo que nadie se haya quejado, a decir verdad. Pero si @Drinfeal o cualquier otro que sepa de medallas, quiere escribir un artículo al respecto, con mucho gusto le cedo un espacio en este blog.

    @Íñigo, solo añado que el vídeo en el que muestro el molde de arcilla realizado por la FNMT es éste: https://youtu.be/Ccti_aNVrFM

    @DCB, ¿no crees que eres demasiado crítico? En mi opinión, te has pasado de frenada, aunque todo es opinable siempre que se guarde la educación, por supuesto.
    Los países que emiten moneda bullion son, por lo general, países que tienen minas de oro y/o plata. Francia, Italia, Alemania, Polonia… o España no tienen ni el más mínimo interés de emitir monedas bullion. Más que nada porque no es su negocio. Lo que emiten son monedas conmemorativas, o de colección, NO monedas de inversión. Son productos diferentes que no tienen nada que ver.
    Australia saca oro y plata de sus minas y luego vende monedas a partir de ellas. Les sale buen negocio. Si España hiciese lo mismo comprando los cóspeles a otros países, me temo que el negocio le sería ruinoso. Ya tienes el por qué la FNMT no hace moneda bullion.

    En cuanto al «nulo mercado internacional», me consta que no es así. Hay series que en España no han tenido apenas aceptación pero que en países extranjeros se han vendido como churros. La próxima vez que hable con el personal de la FNMT les preguntaré si estos datos son públicos para poder aclararlo en una entrada.

    Sinceramente, creo que la FNMT no hace mal producto. Lo que tiene es una estrategia de márquetin bastante mejorable. Además del carácter español de que lo nuestro siempre es lo peor. Un anglosajón está encantado con las monedas que emiten sus países (EEUU o Reino Unido); aunque no las coleccionen no hacen más que halagarlas. Nosotros no: todo son piedras en nuestro tejado. Y así con todo. Y así nos luce el pelo.

    Saludos,
    Adolfo

  10. DRINFEAL 1 mes hace

    Adolfo, si de lo publicado en mi blog hay algún artículo que pueda ser de interés, eres libre de emplearlo.

  11. Óscar 1 mes hace

    ¿Cuál es tu blog, Drinfeal? ;)

  12. Athalbert 1 mes hace

    Yo sólo os voy a dar hoy dos nombres de dos grabadores: Kimon y Evainetos.
    buscad algunas de sus monedas y sufrid el «síndrome de Stendhal»…

  13. DRINFEAL 1 mes hace

    Óscar, ya te ha contestado Adolfo. Gracias.

    Decir que como coleccionista de medallística tuve una evolución y, se va reflejando en el blog. Di el salto desde módulos acuñados a grandes fundidos… llevó parejo ampliar mi visión de la medalla: de documento histórico a obra de arte.

  14. Yon 1 mes hace

    En mi opinion tienes toda la razon de el mundo , ni soy un esperto ni nada pero el refran de que dejen que otros inventen , hasta se ve en las monedas en España , mi mas y noble opinion , me esta dando por tirar por onzas de plata , cuando desde siempre me interese por Rusia y luego España , en las nuevas monedas no me interesan nada desde 1990 en adelante y las estoy recomprando solo por completar coleccion por el que queda feo .
    Pero veo que hasta se me van los ojos por otros paises y no tengo apenas interes en moneda española , es mas hasta ultimamente la francesa me llama la atencion y me refiero a antes de euro.

    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 1 mes hace

      Francia es un buen ejemplo: emisiones más caras que las españolas, pero nadie se queja porque tienen buen márquetin.

      Para gustos los colores.

      • Juan León 1 mes hace

        Sí pero Francia también acuña moneda de oro y plata a facial. Por no hablar del nivel cultural de uno y otro estado.

        • Autor
          Adolfo Ruiz Calleja 1 mes hace

          ¿Francia acuña moneda que vende a peso de oro? ¿qué monedas son esas?

          Por parte del nivel cultural del Estado Francés y del Estado Español, ¿cuál de los dos, según tú, tiene mayor nivel?

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*