1 céntimo de euro acuñado en cospel de 5 pesos de Chile

1 céntimo de euro acuñado en cospel de 5 pesos de Chile

Juan Bautista Bajo Miguélez es un experto en errores numismáticos españoles que ha colaborado dos veces con artículos en este blog. Siempre nos trae errores muy interesantes. En una ocasión nos habló de una moneda de 25 céntimos de 1937 acuñado sobre un cospel nazi mientras que en otra ocasión debatimos sobre una moneda híbrida de 1 euro y 1 céntimo. Ahora nos trae otros dos errores espectaculares en los que hay una confusión en los cospeles.

Antes de dejaros con su texto (que reproduzco íntegramente, yo solo he añadido los enlaces) os indico que los cospeles de las monedas de 1 céntimo de euro y de 5 pesos de Chile son muy semejantes: el céntimo de euro pesa 2,30 gramos y mide 16,25 mm de diámetro, mientras que los 5 pesos chilenos pesan 2,20 gramos y miden 15,50 milímetros de diámetro. A pesar de que ambas monedas tienen un color semejante (los céntimos están recubiertos de cobre) su composición metálica es distinta: los céntimos de euros son de acero mientras que los 5 pesos son fundamentalmente de cobre.

Fig.1. Anverso y reverso de la moneda de 5 pesos de Chile de 2013​

La moneda de 5 pesos de Chile de los años 2012 y 2013, (Fig. 1) lleva acuñada la M coronada (Fig. 2) correspondiente a la ceca de Madrid. Es una preciosidad de acuñación y un recuerdo para la historia. Su anverso está dedicado a la figura de Bernardo O’Higgins, Padre de la Patria. De origen campesino, dejó la agricultura, se hizo militar y, a partir de 1810, participó activamente en la lucha por la independencia de Chile. Entre los años 1817 a 1823, ejerció la jefatura del Estado con el título de Director Supremo. En dicho año, 1823, renunció al cargo y vivió exiliado en Perú hasta su muerte.

Fig.2. Ampliación de la M coronada en la moneda de 5 pesos de Chile de 2013​

La empresa chilena Armat, (resultado de la unión de las cospeleras Arancibia-Mateluna), llegó a ser una de las empresas más fuertes, a nivel mundial, en la fabricación de cospeles. En los años de máxima producción además de fabricar cospeles para la Casa de Moneda de Chile, también los fabricó para las cecas de Argentina, Dinamarca, Paraguay, Oriente Medio países de Asia, como la India, y con la introducción del Euro en Europa, también elaboró cospeles para nueve países europeos. La producción mundial de cospeles adquirió tales dimensiones que se convirtió en la ruina de las propias empresas. En muy pocos años el número de fábricas en el mundo dedicadas a la fabricación de cospeles pasó de siete a veinte con el consiguiente abaratamiento de costes, la caída en picado de los beneficios y la aparición de números rojos en muchas empresas del sector. Armat no logró sobrevivir y el 28 de enero del año 2012 se produjo su cierre.

Ante tales circunstancias adversas, la Casa de la Moneda de Chile se vio obligada a encargar la fabricación de cospeles, e incluso la acuñación de su propia moneda, en países extranjeros. Uno de los países elegidos fue España, concretamente la ceca de Madrid, donde, durante los años 2012 y 2013 se acuñaron, al mismo tiempo, monedas de 1 céntimo de euro y la moneda de 5 pesos de Chile.

Fig.3. Anverso y reverso del error de 1 céntimo de euro de 2012​

Encontrar una moneda acuñada en cospel equivocado, sobre todo si se trata de un cospel correspondiente a moneda de otro país, resulta rarísimo. Y este es nuestro caso. Solo se necesitó que un cospel utilizado en la acuñación de la moneda de 5 pesos de Chile quedase olvidado en uno de los tambores que alimentan a la máquina de acuñar, y que esa misma máquina también se utilizase en la acuñación de monedas de 1 céntimo de euro para que se produjese este increíble error de cospel equivocado en las monedas de 1 céntimo de euro de los años 2012 y 2013 (Fig. 3 y 4). Repito, tal error es rarísimo, pero los coleccionistas de errores conocemos monedas acuñadas en un cospel distinto al que les corresponde por ley. Si se me permite, es la historia que hay detrás de la famosa y deseada moneda de 1 centavo de 1943 de EEUU. Esta moneda debía haber sido acuñada en un cospel de acero recubierto de zinc, y por circunstancias que no vamos a especificar, se acuñó en un cospel de cobre (se dedicó una entrada en el blog a esta pieza). Digo moneda famosa y deseada porque, tras estar guardada durante 70 años, podría subastarse con un precio de salida de $1.7 millones, según he podido leer en los medios.

Fig.4. Anverso y reverso del error de 1 céntimo de euro de 2013​

Las características propias que configuran la moneda-tipo de 5 pesos de Chile, diámetro, canto, peso, color y no-magnetismo, coinciden totalmente con las características del espectacular error de la moneda de 1 céntimo de Euro acuñado en el cospel de 5 pesos de Chile.

Concluyendo mi análisis apunto que la propia tecnología nos resuelve el problema que se presenta al observar que error y moneda-tipo ostentan distinta forma, octogonal la chilena y redonda el error de 1 céntimo de euro. Los cospeles, para ser acuñados, se introducen a alta temperatura en la máquina de acuñar. La virola, una pieza o conjunto de piezas cilíndricas de acero, de superficie lisa, estriada o poligonal, limitan la expansión del cospel al ser acuñado y da al canto de la moneda su propia forma lisa, estriada o poligonal, según los casos.

Las notas precedentes y las circunstancias que provocaron el error que estamos analizando me impulsan a afirmar que, posiblemente, estemos ante un error de la mayor rareza que aporta datos relevantes a la reciente historia económica de Europa, España y Chile.

Fig.5. Comparativa de un céntimo normal y un céntimo con error​

Las notas precedentes y las circunstancias que provocaron el error que estamos analizando me impulsan a afirmar que, posiblemente, estemos ante un error de la mayor rareza que aporta datos relevantes a la reciente historia económica de Europa, España y Chile.

3 Comentarios

  1. Gustavo 7 meses hace
    • Autor
      Adolfo Ruiz Calleja 7 meses hace

      Hasta los webs me tienen estos periodistas de chichinabo.

  2. Antonio 7 meses hace

    Ya teníamos «la peseta de Chile» y ahora tenemos «el céntimo de Chile». Enhorabuena a Bajo Miguélez por su descubrimiento y a Adolfo por difundirlo. La verdad es que va a ser difícil distinguirlas, porque el peso es muy similar, el diámetro también y el color si están SC es posible, pero circuladas adquieren todas un color negruzco. Le pregunto a Juan Bautista si nos puede asesorar sobre cómo distinguirlas. Un saludo.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*