Pasarse de listos XVIII: Vetado de subastas por 30 euros

El lunes regresé de un periplo entre Madrid y Barcelona donde he hecho muchas visitas (pronto contaré detalles). Una de las empresas visitadas me ha contado una historia reciente que, convenientemente anonimizada, puede resultar muy pedagógica. Enrique no lo pudo hacer peor y mucho me temo que será una idiotez de la que se acuerde si en el futuro pretende ser un coleccionista medianamente serio.

A la lista negra por 30 euros

Enrique participó por primera vez en una subasta organizada por una casa muy reputada y con una enorme trayectoria en España. Como es normal al empezar, sus pujas fueron muy comedidas. Apenas pujó unos pocos cientos de euros en varias monedas de calidad y rareza medias. Esto es algo propio de un coleccionista que está empezando y no quiere, o no puede, hacer grandes desembolsos. En situaciones así la casa de subastas no solicita referencias porque, en el peor de los casos (el coleccionista no paga), no le supone un problema relevante

Tras la subasta Enrique vio que se le adjudicó un cobrecito de Carlos III en calidad MBC+ por 30 euros más la comisión. Pero decidió esperar un poco porque veía otra subasta donde salía una moneda semejante y probó suerte a ver si se la adjudicaba en mejores condiciones. ¡Voilà! Tuvo suerte y también se llevó la de la otra casa de subastas, que además le gustaba más.

Pasaron unos días y Enrique envió un correo a la primera casa de subastas indicándoles que ya no quería la moneda. Les dijo que había comprado en otra empresa otro ejemplar mejor junto con otras monedas, así que prefería el de la otra empresa. Además, así ahorraba en los portes. 

La casa de subastas le contestó que eso no era razón para no pagar la moneda. Le recordó que participar en una subasta implica un contrato y un compromiso de pago. Así que él tenía la obligación de abonar el importe de la moneda (recordemos: unos 40 euros, comisiones y portes incluídos). También le recordaron que si no pagaba su abogado le notificaría que jamás podría volver a participar en sus subastas y que entraría en su lista negra de clientes.

Cualquier persona con dos dedos de frente, aunque no conozca nada del mercado numismático, hubiera reflexionado para percatarse de que es absurdo crearse enemigos por 40 euros. Lamentablemente, Enrique no tenía esos dos dedos de frente. Lo que hizo fue contestar a la casa de subastas haciéndose el ofendido y volcando toda su frustración personal en un correo lleno de insultos y de improperios

Más tonto no puede ser.

Ha dejado de pagar una moneda de 30 euros. Un coste que asume la empresa sin ningún problema y que entregará al cedente para no hacerle partícipe de semejante disparate. Pondrá al cliente en su lista de clientes de los que no quiere volver a saber y se olvidará del tema. 

Al menos se olvidará hasta que algún otro comerciante le pregunte por él. Algo que es muy normal: cuando viene un cliente nuevo se pide siempre referencias o, directamente, se solicita a un profesional que dé su opinión. Dentro de 10 años Enrique seguirá en esa lista negra. 

Consecuencias

Enrique ya se puede ir olvidando de comprar nada a esa casa de subastas para el resto de su vida. Y ya se puede ir olvidando de comprar nada a quien pregunte a esa casa de subastas para el resto de su vida. Dos perjuicios que valen mucho más que los 40 euros que no quiso pagar. Como haga esto dos o tres veces será preferible que se ponga a coleccionar mondadientes porque monedas no le va a vender nadie.

Comprar monedas no es como comprar colonias en una droguería, donde puedes comprometerte a adquirir un producto y luego regresar diciendo que te lo has pensado mejor. La comunidad interesada en la numismática española es un pueblo muy pequeño donde hay una docena de actores importantes (incluyendo los que están fuera de España). El que se cree enemigos, especialmente entre esos actores relevantes, muy pronto será expulsado del pueblo. 


Así que ya sabéis: es muy importante tener buenos contactos con coleccionistas y comerciantes, pero más importante todavía es no crearse enemigos.

Comentarios en: Pasarse de listos XVIII: Vetado de subastas por 30 euros

  1. Que gran cagada, la reputación, la confianza y la palabra es lo más valioso para este tipo de compra venta….
    También te digo que hay mil formas de que vuelva a comprar esquivando el baneo por desgracia…

      1. Adolfo Ruiz Calleja

        La verdad es que no sé muy bien cómo funciona la interfaz para los vendedores de Numisbids.

        Creo que cuando alguien mete unas pujas en la plataforma, éstas llegan al vendedor y debe aceptarlas. Junto con el nombre del vendedor viene una puntuación, que viene a decir algo así como “ha pujado en 10 empresas distintas y nadie ha reportado problemas” o “ha pujado en 3 empresas distintas y 2 han reportado problemas”. No indica quién reporta los problemas ni de qué problemas se tratan. Pero vamos, que ya es un indicador de lo fiable que es el comprador en cuestión.

        De todas formas, eso es lo que creo sobre el funcionamiento de Numisbids. No lo sé con seguridad porque no he visto la interfaz.

        Saludos,
        Adolfo

  2. ¡Hola!

    Me ha surgido la curiosidad de si este intercambio de información sobre estos malos clientes está indicado en las políticas de protección de datos de las casas de subastas. He mirado en Tauler y Fau e Ibercoin y no he visto nada al respecto.

    Si la nueva-casa-de-subastas donde Enrique quiera comprar en un futuro, le pregunta a antigua-casa-de-subastas donde Enrique quedó fatal, ya está comunicando el nombre de Enrique con su Apellido (que es suficientemente identificativo) y está indicando que es un interesado en la numismática. Ahí se da una cesión de datos a una tercera parte que se ha de haber aceptada. Pero si encima la antigua-casa-de-subastas contesta con información sobre sus transacciones con Enrique, y tampoco él aceptó que antigua-casa-de-subastas compartiese esta información, hay otra infracción de la Ley de Protección de Datos.

    Así que si lo van a hacer de tapadillo, tendrán que hacerlo con el máximo cuidado para no exponerse a una cuantiosa multa si se desvela esta posible práctica y Enrique se entera de que se han compartido sus datos. O mejor aún.. si lo van a hacer, que lo pongan en condiciones de privacidad, que el usuario acepta que sus datos identificativos (nombre, apellido, DNI, o teléfono) se puedan cotejar con otras empresas de subastas para el fin de cotejar su reputación/rating/perfil del riesgo como comprador/vendedor numismático.

    Un saludo y gracias por mantener el blog (y otros canales) con contenido tan interesante durante tantos años.

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      No conozco en profundidad esos temas legales, pero cuando pujas en una casa de subastas te piden referencias. Supongo que con eso baste para cubrirse las espaldas legalmente.

      1. Hola. En el caso de un buen cliente por supuesto que si el que entrega los datos no hay problema. Pero si a Enrique en la nueva-casa-de-subastas le piden referencias que no puede enviar, simplemente les dirá que es un nuevo coleccionista que antes solo compraba en mercadillos y listo.

    2. Excelente observación, pero ahí están los asnef Equifax, con todos los datos de los españoles para repartir reputación.

      Y no pasa naaaa.

      En cualquier caso ceder nombres morosos y perfiles de clientes es algo muy común. Andan entre 2€ y 4€

      1. Justamente a eso me refería. A si esa esa estructura necesaria para compartir datos que utilizan los bancos, prestamistas o empresas de telecomunicaciones la tienen bien estructurada las empresas de numismática. Cuando contratas con Vodafone aceptas que si no pagas, tus datos y los de la deuda se incorporen a un fichero de morosos. Pero igualmente tienes derecho a saber qué datos tuyos hay incorporados. Pero por ahora no he visto que en las empresas de subastas indiquen que si se la lías en una subasta puedan incorporar la información al “ASNEF-Numismático” (¡que a lo mejor algún día alguien se anima a montar!) Saludos.

    3. A mi no me parece fuera de lugar que si has dado voluntariamente unas referencias, la casa de subastas en cuestión pida información. Siempre dentro de unos límites.

      A mi en una ocasión una casa de subastas me pidió dos facturas de compras anteriores en subasta. Eso lo consideré fuera de lugar y así lo comenté. En ese caso me contestaron que con las referencias bastaban, pero si hubiesen insistido seguramente habría declinado.

      1. Sí. Desde luego que los que tenemos buenas referencias estamos encantados de darlas y de compartirlas en otros comerciantes. Yo estoy solo en el caso de Enrique que voluntariamente no va a entregar ninguna referencia, si no todo lo contrario, que tiene que intentar que su incidente se quede lo más escondido posible y que no trascienda a otras casas de subastas.

  3. No es el dinero es el honor, la palabra. Una persona sin palabra…no vale nada.
    Pujar es comprometerse con algo y tener palabra de cumplirlo, pero hay gente que no trae no lo básico de serie.

  4. Pues muy espavilado no parece… Pero creo que es más común de lo que parece a primera vista. No en numismática pero en general el personal se encabrita por temas tontos sin pensar en las consecuancias.
    Y estos mundillos especializados son muy pequeños.

    Qué sucede en esos casos? Si existió algún pujador anterior no se ofrece la posibilidad de que adquiera la moneda?

    Saludos y gracias por el trabajo en el blog

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Tratándose de una moneda tan irrelevante lo más razonable es que la casa de subastas asuma la pérdida, pague al cedente y listo. Al cabo de unos meses u años vuelve a ponerla en subasta y se acabó.

      Si fuese una moneda más importante (digamos miles de euros) es muy probable que se lo comente al cedente y que no le pague el remate. A mí eso de sufrir un impago ya me pasó con una moneda que envié a una subasta. Luego se vendió sin problemas pasados 6 meses.

      Saludos,
      Adolfo

  5. Muy buenas,

    A todos que andamos en el mundillo de las casas de subasta nos han pedido referencias, cosa que veo normal viendo la actuación de algunos.

    Cuando uno da referencias pone en “juego”; en valor, toda su reputación.

    Al igual que cuándo modero en Euros de un foro conocido, me hago cargo con mi reputación de cada decisión que tomo, cuándo hay que tomar medidas por mala actuación de algún usuario.

    Cuesta mucho crear una reputación para que en un segundo pierdas toda.

    Siempre ha habido y habrá obejas negras. Se toma nota y a seguir coleccionando, que es lo que nos une a todos.

    Un abrazo,

  6. Leído todo el caso que nos comentas, me gustaría dar mi opinión:
    -Totalmente de acuerdo en que el protagonista de esta historia se ha complicado y mucho la vida en el mundillo de la numismática donde todas las grandes casas de subastas se conocen e intercambian esas malas experiencias con ciertos compradores o pujadores.
    -Cierto es que la palabra de un hombre es una de las cosas que identifican al buen comprador del malo. Cuando se puja en una subasta ya aceptas que, si ganas, has de pagar con todas las condiciones de la misma (comisiones, gastos de envío, aranceles en caso de haberlos, etc) te guste más o te guste menos al final la moneda adquirida…esto no va de probar y, si luego no me gusta la devuelvo o no la pago.
    -Quiero pensar por su forma de actuar que se trata de un “novato” recién ingresado en el mundo de las subastas (no todos los coleccionistas de monedas participan en subastas, incluso muchos ignoran que existen subastas como las de Áureo, Silicua, Thauler, etc adquiriendo sus monedas solo en mercadillos, particulares y otros medios….como mucho conocen ebay y todocoleccion)
    -Dicho esto, quizás huelga vilipendiar y publicar insultos para mi gusto groseros sobre una persona que desconocemos porqué actuó de esta manera y llamarlo Tonto, poco espabilao, etc
    -Todos en este mundillo, en nuestros comienzos, seguramente hemos cometido errores y no por ello nos han llamado tontos o cosas peores aunque lo hayan llegado a pensar…señores este es un blog público donde se dan conocimientos sobre monedas, cecas, ensayadores, rarezas, subastas, etc, etc. Para mi el mejor blog existente hoy en día sobre este tema por lo que personalmente agradezco a Adolfo Ruiz Calleja su impagable buen trabajo que nos sirve tanto de ayuda a los que invertimos nuestro tiempo y dinero en este magnífico hobbie peeeeeero….por favor, ser mas comedidos con vuestras palabras y calificaciones a ciertas personas.
    -En este caso bastaba con contar la experiencia ocurrida, dar una serie de consejos para que nadie más lo haga y todo el mundo sepa cómo se ha de actuar y a lo que puede llevar nuestra mala conducta propiciada por desconocimiento o por poca seriedad para que los nuevos coleccionistas sepan que ocurre cuando no cumplen con las normas establecidas.
    -Todos nos equivocamos y, de seguro, que a ti no te gustaría que nadie te tachara de tonto en público por un error que hayas cometido bien sea por desconocimiento de la materia tratada o porque no te hayas dado cuenta….NADIE es perfecto.
    -Por si os lo estáis preguntando, no….no soy “el tonto” de los 30€ ni le conozco. Soy un lector más de este blog a quien también trataron de una manera poco ortodoxa por un error cometido en un momento de calentón y, a pesar de llevar muchos años en esto, también fui novato, también cometí mis errores aunque no fuesen como este y aun hoy en día cometo muchos a diario.
    Un abrazo a todos

    1. Adolfo Ruiz Calleja

      Hola Jesús.

      Yo antes de nada te pido disculpas si en algún momento te hice sentir mal. Nunca fue mi intención.

      Dicho esto, yo no busco ridiculizar a una persona ni llamo tonto a alguien en concreto. Tonto es el que hace tonterías, como dice la película. Yo lo que hago es poner esa misma tontería en el personaje “Enrique” y luego llamarle tonto a él. Al personaje, no a la persona.
      Lo de llamarle tonto o lo de ser un poquillo agresivo es un simple recurso para que el mensaje llegue mejor y llegue a más gente. Nada más.

      Muchas gracias por tu comentario, lo tendré en cuenta en un futuro cuando hable de tonterías :-)

      Saludos,
      Adolfo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba