Comentarios en: Comentario a “Catálogo de las monedas del reino de Castilla y León: El vellón de los Austrias (1566-1718)”

  1. Pues parece un buen libro y bastante completo. No da la sensación de ser un catálogo al uso ( de los que solo muestran la moneda y el precio ) y eso le hace ser más interesante. Yo creo que a todo el mundo le interesa incluso más que el precio, saber cualquier detalle sobre la moneda ( acuñación, variantes, descripción detallada y modo de profundizar en cualquier detalle ) Yo no colecciono ese tipo de moneda, pero si tengo ocasión le echaré un buen vistazo.

    Por cierto, veo por la foto que el público en general es de una cierta edad. Vamos, que quizá se echa en falta gente joven con interés sobre el tema.

  2. Hola a todos: se agradece la noticia sobre la publicación de esta obra y el trabajo de investigación de sus autores.
    No tengo monedas de los Austrias. Pero, me da la sensación de que las acuñaciones no están tan cuidadas como en otros períodos. Contrasta con la perfección con que trabajaban, en la misma época, otros campos: arquitectura, escultura, pintura, literatura…¿Tenían otras preferencias en la vida distintas al vil metal o no les daba tiempo a acuñar tantas monedas…?

  3. Tiene toda la pinta de ser un muy buen libro =). Habrá que ahorrar un poco para conseguirlo.
    Este periodo es interesante, pero sí es verdad que la poca “elegancia” de las monedas (excepto las de la ceca del Ingenio de Segovia) echa para atrás a muchos coleccionistas, sobre todo al compararlo con las blancas de los Trastámaras.

  4. En la introducción del libro, los autores hacen un reconocimiento expreso al coleccionismo: “Sin el coleccionismo, el estudio de las monedas no tendría el suficiente tirón como para publicar este catálogo”. “Nuestra sociedad mira el coleccionismo con recelo e incomprensión, mientras aplaude otras formas de invertir el dinero y el tiempo que sí son dañinas, y no solo para quien las practica. En la sociedad de la inmediatez y del pelotazo, el coleccionismo es visto como algo enfermizo. Pero los coleccionistas sabemos de los efectos positivos, materiales y espirituales, de nuestra actividad. Y los reivindicamos”. Me he permitido reproducir parte de esta introducción, porque es de agradecer este reconocimiento hacia los aficionados a las colecciones de monedas, y porque coincido con lo expresado por los autores de este gran libro. Respecto de la escasa elegancia de esta moneda, hay que tener en cuenta que son monedas para uso cotidiano, la calderilla de la época, y que son monedas acuñadas a martillo, excepto las del Ingenio de Segovia. Pero además, la mayoría fueron acuñadas en el siglo XVII, a partir del reinado de Felipe III, cuando la economía de Castilla hace aguas por todas partes, desangrada por la política estéril y alocada de los Austrias, con unos gastos desorbitados muy difíciles de soportar. La llamada política imperial, ya se sabe quién la sufragó: Castilla. Francisco de Quevedo así lo expresó en un famoso Padrenuestro:
    “En Navarra y Aragón
    no hay quien tribute un real;
    Cataluña y Portugal
    son de la misma opinión;
    sólo Castilla y León
    y el noble pueblo andaluz
    llevan a cuesta la cruz.
    Católica Majestad
    ten de nosotros piedad
    pues no te sirven los otros
    así como nosotros.”

    1. Donde debía poner me gusta, puse lo contrario así que creo que la opinión es acertada mucho, y el poema más claro no puede ser.
      Tengo monedas de los Austrias, baratitas, pero tengo unas cuantas así como algún libro,siempre es enriquecedor valorar las cosas que te enseñan (libros, verdaderas joyas) y motivador(la pieza). Cuando tengo una pieza en mis manos quiero saber que pasó en esos momentos por eso la pieza y el libro juntos son “joyas de gran valor”
      Saludos

    2. Aplaudo el comentario, y añado que a pesar de esa poca elegancia hay algo que me parece muy curioso, y es que con los resellos, se puede saber “dónde ha estado” esa moneda, desde que se acuña hasta que pasa por las sucesivas casas de resello en 1636, 1641/2, 1651/2 o 1658/9.
      En cuanto al por qué, sí, es cierto que es calderilla y se acuña a martillo, pero también lo hacía en la época de los Trastámara y la factura es mucho más cuidada. Quizá el que fuese cobre (sin liga de plata) y que los cospeles fueran más gruesos pueda influir, y el que además luego se recortasen para cuadrar los pesos provocaba que las monedas tuviesen formas “exóticas”.

  5. Realmente 100 Euros es un dineral para los tiempos que corren. Y aunque siempre nos ahoga la inmediatez de querer tener antes la moneda que el libro, como bien dices en muchos de tus post, habrá que ser paciente y ahorrar para conseguirlo. Esta bien alabar a el coleccionismo y la labor de los coleccionistas, pero un acceso a la información mejor y unos precios más “populares” no vendrían mal para el sector. Cada vez que compro un libro o catálogo, este me enseña a valorar y conocer más las piezas en cuestión y siempre acabo picando y comprando, pienso que en empresas como estas de hacer una gran obra de esta magnitud, deberían ayudar también los comerciantes. Al final se trata de “enganchar” a la gente al coleccionismo, no de asustarla. Para los que ya llevamos un tiempo, este precio no es algo que nos eche para atrás pero entiendo que alguien que empieza a coleccionar piense; “si de entrada me cuesta 100 euros el catálogo mal vamos”.

    1. Lo mejor es pensar que son 100 euros gastados en un libro para toda la vida, con una buena sistemática de exposición y muchos comentarios que son de agradecer. Solo tengo unos pocos vellones de los Austrias, y aunque no parezcan muy elegantes comparadas con otras monedas, tienen su gracia.

  6. Hola a todos,buenos dias,decir por que se ha comentado y el articulo debe de ser un libro en principio interesante.
    Por otra parte decir que tenemos que aprender a ser los escritores y estudiosos de nuestras propias colecciones,es dificil y requiere mucho trabajo pero seria el culmen de nuestra aficion,si esperamos a que un libro por muy bien hecho que este y con buenas intenciones nos quite las dudas,estamos equivocados,son una ayuda importante pero no lo es todo.
    Mi intencion no ser un critico de los libros y sus autores,pero si recomendar el no esperar que no lo den todo hecho,conozco gente mayor que sin haber tenido la Red como herramienta son unos autenticos eruditos de sus monedas.
    Un saludo.

    1. Yo también conozco a algunos de esos autodidactas…
      …y por cada uno sensato hay al menos veinte que te sueltan auténticas “burradas”.
      Estoy de acuerdo en no limitarme a un libro, siempre procuro confrontar los datos aportados por varias fuentes, hay libros pésimos y “blogs” óptimos y viceversa; en mi opinión hay que ser siempre cauto, huir de los “mesías” numismáticos y ser siempre sanamente escépticos frente a las teorías revolucionarias que desafían todo lo establecido anteriormente…
      No digo que no puedan ser verdad algunas de ellas, pero siempre me pregunto: ¿el autor se basa en hallazgos, en fuentes literarias o documentales de época, o más bien exclusivamente en su imaginación?

  7. Hola,volviendo a este tema,me refiero a te pueden poner un trabajo con una buena propaganda y no me refiero a este,y comprarte ese trabajo y cuando lo tengas visto ves que no cumple las espectativas deseadas,pienso que un trabajo de una serie de personas debe ser ampliado por tus conocimientos y los de otros,osea no se le debe echar la culpa a un trabajo solo por que no responda a ciertas dudas tuyas,luego viene el trabajo particular de cada uno,,nda mas es mi opinion de que tenemos que trabajar nosotri tambien,
    Saludos.

  8. A mí los vellones de los Austrias me parecen muy interesantes tanto para coleccionar como para estudiar. Hay una enorme cantidad de tipos, cecas y variantes que seguramente mantengan entretenido a cualquier coleccionista durante años sin que por ello le suponga un esfuerzo económico. Por parte de su estudio, todavía hay interrogantes pendientes e incluso partes por hacer un estudio serio. Por ejemplo, hay cientos y cientos de falsas de época que no están catalogadas ni estudiadas adecuadamente (en este libro se muestran muchas, pero un estudio serio requeriría un libro monográfico).

    Por parte del libro, el precio es alto pero muy razonable para el tamaño y la calidad del libro. Más teniendo en cuenta que la tirada es de 1000 ejemplares. Dudo mucho que los autores puedan ganar gran cosa con este libro.

    Y lo de estudiar por cuenta de uno, es algo que yo recomiendo muchíiiiisimo. Para mí tanto el coleccionismo como casi cualquier otra actividad que realizo en mi vida la entiendo como un proceso de aprendizaje. Por eso siempre seré un aprendiz, que creo que es lo mejor que se puede ser (de “heruditos” está el mundo lleno). Al coleccionista y al comerciante que estudia sus moneda se le nota, tanto al ver su colección como al hablar con él cinco minutos.
    Pero también es cierto que no todo el mundo tiene una preparación suficiente como para realizar un estudio serio de una serie de monedas. Una cosa es un aprendizaje informal donde cada cual va leyendo de diferentes fuentes y va haciéndose su composición mental sobre ciertas monedas, y otra muy diferente es realizar un estudio serio sobre un periodo determinado. Esto último requiere un rigor metodológico, la consulta de fuentes primarias (las propias monedas, pero también archivos o excavaciones arqueológicas) y secundarias (trabajos realizados por otros) de manera sistemática… desde luego que no es algo sencillo.

    Saludos,
    Adolfo

  9. Sabemos que todo el mundo no tiene una preparacion para hacer un estudio serio,entre ellos me encuentro yo,no por ello nos tengamos que conformar,claro que que de heruditos esta el mundo lleno,hablo de mi propia experiencia.Me parece extraordinario que una persona de 80 anos tenga en su coleccion de monedas desde que empezo en los 50 un sinfin de monedas falsas por cada moneda autentica para saber lo que tiene en las manos.Empezo a comprarse libros y viajaba de Portugal,Espana,Francia,conocio a gente de todas clases,ha dado su vida en ello.Esto es tan serio como el mejor trabajo hecho por una persona preparada,cada uno con lo que tiene y sabe,aun vive y sus palabras favoritas son”si te enseno lo que se sabras mas que yo y no aprenderemos ninguno de los dos”perdonar por los acentos,estoy con el movil,un saludo.

    1. ¿Tú quién preferirías que te operase de apendicitis?
      ¿Alguien que ha estudiado y superado una carrera de medicina con sus prácticas correspondientes o el carnicero de la esquina?
      A cada cual lo suyo; si quiero aprender lo haré de alguien que sepa, para pasar un buen rato charlando delante de un buen café me bastará con que le apasionen las monedas como a mí, sepa o no…

  10. Hola Adolfo , solo felicitarte por este fantastico blog llevo oras en el y cada vez es mas interesante.Soy solo un aficionado por casualidad ya que recientemente estoy valorando gracias a ti varias monedas de entre 1870 y 1885 son duros de plata, estan muy sucios ya estaban enterrados, un joyero no les a dado mucho valor pero gracias a ti creo podria haber alguna que si duro de 1871 dem 18/73 ojala sea verdadera.¿Me recomiendas llevarlas a un museo para tasarlas?

  11. Pienso y se que ese señor no lo ha hecho para enseñar si no para satisfacción propia y te puedo asegurar que es un placer conversar con el.De todas maneras siempre digo que nunca estoy en posesión de la verdad y nunca estoy en lo cierto por que para cada pensamiento hay muchísimas variantes,solo expongo lo que se por el mero hecho de que hay que aprender de todos un poco.Tu tienes una forma de pensar y seguro que mejor que la mia,yo lo acepto por su puesto,un saludo y me parece que nos hemos ido del tema,soy nuevo y a lo mejor no estoy a la altura.

  12. @Ramón y @Francisco: bienvenidos

    @Francisco, ¿para qué vas a ir a un museo? Vete a un comerciante, que es quien te hará una tasación.

    @Angel y @Athalbert: creo que estáis hablando de cosas diferentes. Es a lo que me refería en mi anterior comentario pero quizá no me haya explicado bien. Una cosa es un aprendizaje informal desarrollado por uno mismo como una parte sustancial de la afición y otra es construir un conocimiento con una base sólida. Una cosa es desarrollar un esquema mental propio y otra es hacer bien las cosas para que otros aprendan de ellas (y construyan sobre ellas!!)

    Saludos,
    Adolfo

  13. Bueno, tras leer esta crítica y como dentro de poco es mi cumpleaños le comenté a un familiar que me lo podía regalar y ,dicho y hecho, en unos días lo tendré en casa.

      1. Muchas gracias. El libro me llegó hoy y es espectacular. Tengo la sensación de leer un libro de coleccionistas escrito por y para coleccionistas. Ojalá todos los catálogos fuesen así, con explicaciones e historia del periodo, y no una simple lista de la compra.

        Un saludo.

  14. Me parece muy bien pero tambien habria que catalogar la multitud y perfectas falsificaciones actuales de moneda antigua española. Amplio repertorio en ebay y otros portales. Seria barato poder exponer fotos y usuarios que venden continuamente estas piezas en web especifica (incluso he visto piezas en subastas conocidas). Este es el cancer del coleccionismo y no hay medicina en la actualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba