Concurso del blog numismático XIX

Concurso del blog numismático XIX

Hace un tiempo propusimos un concurso en el que  nos imaginábamos estar en la piel de un joven de 30 años que tiene 35 millones de euros y no tiene más aspiraciones que montar una colección de monedas. Para hoy el concurso es parecido, pero más realista: vamos a considerar que somos un tipo de 30 años que dedica 150 euros al mes a una colección de monedas, un perfil que puede encajar bastante bien con un coleccionista medio al que le gusta la numismática y dedica ciertos recursos a su colección pero que no quiere entrar en grandes gastos ni inversiones.

 

 

La pregunta del concurso es proponer un plan para poder montar una colección teniendo 30 años y destinando 150 euros al mes (+IPC). Razonablemente el plan indicará qué, cómo, cuándo y cuánto comprar (o vender!!).

El mejor plan se lleva 3 puntos, y el segundo mejor 2 puntos. Como siempre, soy yo el que valora los planes, aunque vosotros con los votos positivos y negativos a los comentarios podéis dar vuestra opinión. Por supuesto que todos podéis participar, y recomendaría encarecidamente a que lo hagan los novicios. Se puede contestar hasta el día 12.

Las bases del concurso las tenéis aquí. La lista de participantes que han puntuado está aquí. El ganador de este mes se lleva una pieza de 8 maravedís de Fernando VII.

41 Comentarios

  1. Julian 8 años hace

    Pues me siento plenamente identificado con esta pregunta, ya que tengo 29 años, comencé a coleccionar algo más ‘en serio’ hace menos de un año y no suelo llegar a los 150 euros mensuales de gasto (aunque reconozco que un par de veces me pasé. Quien esté libre de pecado…).

    Mi estrategia, me temo, es demasiado sencilla, pero no me está dando malos resultados de momento, ya que estoy en una fase muy inicial, aunque tendré que ir perfeccionándola con el tiempo. Os cuento:

    Tras darle muchas vueltas decidí centrarme en el centenario de la peseta (piezas iniciales asequibles, plata, muchos coleccionistas y fácil de colocar en momentos de necesidad -consejos leídos en tu blog- además de que son monedas preciosas y con una historia fascinante leñe, aunque ¿cuáles no?). Pero he de reconocer que no me resisto a una pieza bonita de Franco o incluso del rey, son las monedas de mi infancia.

    Tras elegir mis objetivos empecé por hacer un par de jugadas arriesgadas por Internet y otro par de incursiones por alguna numismática de Madrid en la que no fueron demasiado amables conmigo –la juventud, como dice Alfonso, supongo-. Pasada esa fase ahora cojo mi par de catálogos adquiridos en una de estas numismáticas, algún catalogo online y consulto los precios a los que tienen las monedas en las webs de las numismáticas (los catálogos de las subastas aún no sé como conseguirlos, aunque sí sé que me darían una idea más fiable) y estudio un par de monedas o tres. Todos los días miro monedas en ebay e intento tasarlas y luego compruebo si he acertado…

    Las dos o tres monedas que aún no tengo y creo que ya tengo más o menos bien estudiadas son con las que salgo en la cabeza cuando ‘voy de compras’, sin revelar nunca al señor del mercadillo o numismático lo que busco en concreto (uso la frase de Alfonso: «Estaba mirando si hay algo interesante a buen precio», da buenos resultados). Si encuentro lo que busco a buen precio lo adquiero y si no espero… Así voy montando mi pequeña colección, además de que compro alguna moneda que ya conozco o ya tengo si la veo a buen precio para intentar revenderla y seguir aumentando así mi capital para coleccionar, o para sustituir la que tengo por ella y vender la mía si la nueva está mejor. Así de sencillo y poco elaborado…

    Ese cambio es el segundo paso al que aún no he llegado completamente, cuando mi colección vaya completándose la idea es ir sustituyendo las piezas que ya tengo por otras en mejor estado, vendiendo las mías para financiar parte de la compra, creo que jugar con el dinero obtenido por buenas compraventas en esto para reinvertirlo en lo mismo es un punto importante. Las subastas es mi gran desconocido aún, ya que no he participado en ninguna (ya digo que ni siquiera sé cómo conseguir el catálogo, aunque sí miro las webs de las numismáticas y consulto a qué precio tienen ciertas monedas), pero es la siguiente pregunta que haré al próximo numismático en cuya tienda entre (esperando que sea más amable). Creo que es vital para conocer bien el precio de mercado, ya que los catálogos son estimaciones, por lo que he visto hasta ahora.

    Y ese es mi plan, no comprar hasta conocer bien las monedas y sus precios, comprar en lugares fiables, no precipitarme en las compras (ya encontraré una moneda mejor o a mejor precio), mirar muchas monedas para ir aprendiendo y rezar para que me toque la lotería y poder hacerme con las piezas más caras.

    Muy básico.

    Ahora estoy intentando aprender cómo limpiar los distintos tipos de metal (no para limpiar monedas porque sí, ¡que no soy un loco pese a llevar poco en esto!), si no para limpiar oxidaciones… sobre todo porque tengo una pieza preciosa, 5 pesetas de 1949 *49 (ya sé que no es muy valiosa, pero me parece preciosa y me encanta su historia truncada -me costó un euro…-) a la que yo le daría un EBC+ si no fuera por tres motitas verdes diminutas en el escudo que no me atrevo a limpiar… Si me dais algún consejo para hacerlo os quedaré eternamente agradecido.

    Podría ser un a buena entrada para el blog Alfonso, el «cómo limpiar oxidaciones según el metal» si aún no la has hecho porque descubrí tu blog hace poco y aún voy leyendo tus entradas de 2011. Leí la de cómo identificar las piezas tratadas con ácido, pero no sobre cómo hacerlo según el metal o si hay otros métodos…

    ¡Vaya ladrillo os dejo!

    ¡Saludos para todos!

  2. Salva 8 años hace

    Bueno mi planteamiento es como no puede ser de otra forma desde mi experiencia en este tema…

    Primero partimos de que no sabemos nada, y no tenemos nada, tan solo un interés o sana curiosidad por una afición con mucho potencial y capacidad para hacernos aprender. Con lo cual tenemos claro que no vamos a hacer negocio. Que queremos aprender, disfrutar y forjar una colección.

    Empezamos, y no puede ser de otra forma que compartiendo tu idea con tu familia, tu novia, tus amigos… y no sabes como de repente te van sorprendiendo con regalos.. tus padres te dan unas monedas que tienen en la caja fuerte como oro en paño, tus abuelos un tarro de monedas que han ido encontrando y almacenaron «por si luego valían algo»… y tu novia que ve una oportunidad de oro en regalarte monedas que puede comprar en una numismática de su ciudad fácilmente cada vez que lo necesite y gastarse lo que se quiera gastar sabiendo que te gustará. LLegado este momento te ves con muchas monedas, pero te falla una cosa, tienes mucho pero no sabes que es, ¿cuál es tu siguiente paso? INFORMACIÓN. Necesitas mucha. y empiezas a buscar… encuentras foros, catálogos y comienzas a identificar las monedas que tienes. Aprendes mucho, resulta que las de tus padres que eran pesetas de plata la mitad eran falsas, la otra mitad eran monedas de 50 pesetas de franco, y muchas pesetas del mundial… Prácticamente lo mismo te pasa con las de tus abuelos.. pero que tienen un punto de antigüedad.. son de Franco y del gobierno provisional, nada destacable salvo una moneda de 5 pesetas que llama tu atención, esa será tu joya. Aprendes sobre falsificaciones, a identificar estrellas, años de reinados, y un poco más de tu historia reciente. Y decididamente te decides a coleccionar en serio.

    Te planteas gastarte 150 euros al mes, que son 1800 euros al año. Y como no quieres cometer algún error de los que tantos oyes hablar no compras nada al principio. Te quedas un año terminando de identificar variantes de las monedas que te han regalado, vas a rastros a ver que se vende y compras alguna cosilla, típica de 50 céntimos que están en un montón porque te llama la atención y la estudias. Continúas aprendiendo, lees blogs, aprendes como guardar tu colección, como saber si una moneda es falsa.. vas a museos…

    Ya ha pasado un año, tienes 1800 euros y «algo» aprendido, y comienzas a comprar, tienes alguna idea sobre la peseta, con lo cual te centrarás en ella, te informas acerca de los libros que te pueden aportar lo que te falta, Jose María Aledón entre otros.. y empiezas a visitar la numismática. Pequeñas compras de monedas que te llaman la atención y tienen una historia detrás. Céntimos del gobierno provisional, perras gordas y chicas.. Pero no dejas de aprender. Ya tienes todos los tipos de esta época, no te interesan los años caros porque tu interés está en aprender. Y no es tan caro como para gastarte todo el dinero con lo que siempre tienes una reserva.

    ¿Cual es tu siguiente paso? algo más difícil, moneda monárquica española. Una colección inmensa solo asumible desde el punto de vista ocioso, o sin ánimo de lucro, compras monedas baratas que no sabes ni de quien son en rastros, y numismáticas (ya te conocen porque saben que no vas a por chollos sino porque te gusta, lo cual crea un vinculo con los numismáticos que se ven en ti) ((cuando hablo de numismático hablo de una persona que tiene una numismática por afición, no como negocio del que vivir, porque entonces para mi sería un vendedor, de monedas, pero un vendedor))

    Y pasas tu tiempo inmerso en averiguaciones sobre las monedas que vas adquiriendo, no son muchas y eso te hace tener tiempo para cada una, saber donde la compraste, de que reinado es, cual fue su contexto, y el no centrarte en un periodo concreto te hace tener una visión general.
    Te has dado cuenta ya, disfrutas con ello y es lo suficiente amplio como para nunca acabarlo. Has encontrado la afición perfecta.

    Nunca sabrás lo que vale tu colección, porque no te interesa venderla, no haces negocio pero si cambias monedas con amigos que la afición te va haciendo, tienes gratas conversaciones, y aprendes a la vez que disfrutas de tus tesoros.

    Al final de todo, tendrás una estantería llena de libros y un montón de recuerdos, resultado de tu camino, que después pasarán a ser el inicio para otro o acabará disperso alimentando a muchos más.

    un saludo a todos!

    • Salva 8 años hace

      No volví ni siquiera a leerlo antes de mandarlo y creo que me perdí en la lírica. Las conclusiones por puntos son:
      – Me plantearía la colección como ocio, no como un negocio, evitando el estrés y la frustración de valorar cada una de mis compras a futuros.
      – Invertiría más dinero y tiempo en libros que en compras al principio.
      – Disfrutaría de cada moneda por lo que es, no por su valor de mercado.
      – No me plantearía vender sino intercambiar.
      – No me centraría en una serie o colección acotada y con posibilidades de acabar finalmente. Si no en una tan extensa como el tiempo que le quiero dedicar. (ej. moneda española desde los RRCC)
      De esta forma sería una colección y no un coleccionable.

      Un saludo!!

  3. Juan Luis 8 años hace

    Montar una colección desde cero con 150 euros mes +- y con treinta años. Vienes de cero conocimiento?.
    Mi plan requiere inicialmente navegar y conocer posibilidades de proveedores. A través de la información de proveedores y con paciencia irás definiendo con quién quieres trabajar o no?. Cometerás los errores normales porque entre otras cosas se mezclarán situaciones del tipo «esta moneda no la tiene nadie versus chollo versus palo», aprender y asumir que el error por desconocimiento y cierta ambición es normal. Pasado algún tiempo y ya contactado con la o las personas que te suministrarán, si no tienes definido hacia donde quieres ir que es lo más normal,dejarte llevar un poco por lo que te recomienden los expertos porque ellos saben más que tú y manejan un volumen de lo más interesante. En esta fase de dejarse llevar y si tu proveedor es un tipo serio, que lo verás rápidamente,te suministrará todo tipo de material y según sus consejos sobre que podría ser interesante adquirir sobre esos consejos con tendencia a pequeñas colecciones y obligarse a aprender sobre ese período. El hecho de adquirir conocimientos puede implicar elementos tan amplios como evidentemente historia, lengua(árabe),tratamientos típicos de las monedas….etc siempre hablando de básico y de un tiempo amplio porque mientras más sabes tú, tu colección va adquiriendo esa calidad personal que da el saber que es eso y porqué se hizo.Si además quieres saber lo que tienes y cuanto vale para saber si de verdad estás en el buen camino(porque nos inquieta saber que la inversión que hacemos es buena o no) realizar estudios períodicos comparativos con el mercado(internet),así entre tu proveedor y tú avanzarás mucho más que andar en este desierto inmenso en solitario. Para no extenderme he de decir que yo sigo estos pasos y que los he ido aprendiendo porque yo empecé a raiz de una colección de monedas que había en una caja y decidí saber que es lo que había antes que regalar nada, posteriormente rescaté de un familiar una colección de sellos que tenían como en el olvido en una estantería y que no sabían que hacer con ella, ahora la tengo en casa..sellos 1901 hasta 1980 de España unos cuantos miles de euros de nada que irían a la basura si no hubiera sido por ese hecho de las monedas. Pasé todo el verano clasificando sellos y monedas pero después de seguir por internet todo este mundillo decidí comprar 5 meses después de la aventura y hoy por hoy puedo presumir de que teniendo monedas de poco valor ? tengo desde romanas, árabes(nada mal),medievales,modernas contemporáneas..etc y sobre todo un conocimiento motivado por el hecho de poseer en las manos la moneda (la gran motivadora).
    En definitiva es fundamental conseguir buen suministrador si no estás destinado a una colección muy limitada y dudosa.
    Pero también es verdad que cada uno hace con su dinero y con su colección lo que quiere y probablemente sólo quieren tener algo que les guste y punto. Quién soy yo para juzgar los compartamientos del comprador?
    Saludos

  4. jorge 8 años hace

    Buenos días.
    Interesante dilema,sobre todo para los que empezamos.
    Supongamos que lo tenemos muy claro y que no tendremos cambios sustanciales en nuestra vida los próximos 30 años( que tal y como esta la cosa va a ser mucho suponer).Creo que los dos primeros años me olvidaría de comprar y los dedicaría al estudio de las monedas,catálogos,libros, (aprendizaje en general),intentaría aprender en medida de lo posible a valorar las monedas por mi mismo( con la inversión que ello supone,pongamos un tercio de lo ahorrado) y al estudio del mercado de los últimos años,precios, tendencias de los compradores,volatilidad del mercado.Durante este proceso también intentaría conocer al mayor numero de aficionados posible,vamos,intentar adquirir todos los conocimientos y contactos posibles para disfrutar mas de esta nueva afición y claro está sacar todo el partido posible a nuestra inversión.
    Hecho esto invertiría los ahorros conseguidos en esos dos años(los dos tercios restantes),probablemente en monedas de oro con el mínimo valor numismático,pero que en treinta años seguramente se revalorizaran.
    Los siguientes años los dedicaría a comprar moneda que no esté de «moda»,con la esperanza de que cambien las tendencias y poder sacar beneficio en un futuro, alternando con moneda que me atraiga mas. Compraría a profesionales a un precio y calidad razonables,compraría lotes en subastas,pero creo que sobre todo intentaría comprar,vender y cambiar monedas con otros aficionados,ahorrándome parte de los sobre costes que conllevan las tiendas y subastas.
    Al final de esos 30 años tendríamos una colección muy diversa que aumentaría las posibilidades de tener beneficio(y si no dejamos de aprender,también tendríamos unos conocimientos increíbles ya no solo de monedas,también de historia en general).
    En estos años intentaría inculcar la afición a mis hijos y si les gusta que continúen ellos con la colección,si no, dedicaría los siguientes años a venderla intentando sacar el máximo beneficio posible,para disfrutar de mi jubilación.
    Claro que también podríamos comprar lo que mas nos guste sin complicarnos(total esos 150 euros se nos van igual entre pitos y flautas),y dejar la colección a nuestros nietos:)
    Saludos,
    jorge

    • jorge 8 años hace

      Buenas tardes.
      Por cierto,se me olvido comentar que de momento y muy a mi pesar,pertenezco a la segunda opción que doy,pero intento cambiar:)))
      Saludos,
      jorge

      • Julian 8 años hace

        Qué tal Jorge! No me deja responderte en el otro así que lo hago aquí.

        Lo que cuentas no es un ladrillo, ¡es la vida! Me siento plenamente identificado contigo en eso de que la parienta te mira a última hora del día y te dice: «¿Ya estás con tus moneditas?», con la única diferencia que a mi me dice «monedicas», porque soy murciano y así piensa que me chincha más. Pero bueno, la verdad es que me da cancha y le hace gracia verme mirando mis monedas, ya se le pasará… ¡Qué suerte Antonio!

        Yo aún no tengo hijos, pero me caso dentro de dos meses, así que mi nivel de estrés lleva un tiempo (algo más de un año) siendo también un pelín alto, y el trabajo (gracias a dios, como bien dices) no da mucha tregua. Así que, sí, las doce de la noche también me parece una hora estupenda para pasar un rato entre reyes y reinas. Es lo que queda, pero no lo haríamos si no lo disfrutáramos ¿no? Sea la hora que sea. Sarna con gusto…

  5. Juan Luis 8 años hace

    Antoniano de Probo y Tetradracma de Aureliano. Digo

  6. tricky 8 años hace

    Hola
    Dificil esta la cosa, jajajaja. Yo creo que hago todo lo contrario a lo que deberían ser las buenas prácticas, pero bueno voy a intentar teorizar y corregirme a mi mismo.

    Creo que lo primero es saber que queremos coleccionar, una vez elegido tipo de moneda pues empezamos a comprar algo, si son 150 € creo que es una cantidad importante para empezar, sobre todo si es por hobby, si lo hacemos con intención de obtener beneficios creo que se quedará bastante corto, pero bueno…. lo principal es saber que vamos a coleccionar.
    Y luego como lo hacemos por hobby, pillamos monedas baratitas hasta completar los 150 euros, que sera nuestra peor inversión, pues como no tenemos ni idea, compraremos seguramente caro y malo, pero sera a la vez nuestra mejor opción, pues una vez te has chutado la droga llamada numismática y además con varias piezas esto ya no tiene cura.
    Pongamos que hemos pillado de 5 a 10 monedas romanas, pensando que como son muy antigua esto esta chupado, y hemos pillado un gran chollo, y nos ponemos a buscar información sobre ellas, y ahora es cuando nos damos cuenta que hemos hecho el primo, pero que gracias a ello, a que nos ha dolido un poquito el bolsillo, nos damos cuenta que hay muchos tipos de monedas romanas, entramos en el conocimiento de emperadores, periodos, metales, estados de conservación.
    Ya tenemos una idea de lo que hemos hecho mal y de lo que debemos hacer bien. y nos centramos en la colección de Denarios romanos, ¿por qué los denarios? porque suele haber muchos, y son de plata, que quieras que no eso atrae… los aureos los dejamos porque con 150 pavos la cosa esta mal.
    Y ahora elegimos, queremos centrarnos en emperadores, en reversos o en tipos de bustos…. etc.
    Pongamos por ejemplo que elegimos por emperadores, pues colocamos las primeras monedas compradas y vemos que
    tenemos muchos huecos por rellenar y ya sabemos que buscar, y además nos informamos de precios.
    Ahora la cuestión es ir probando compradores, ir conociendo tiendas, sitios por internet, subastas etc. Mi opción es la más cara, pero creo que hay muchas subastas, y podemos estar «algo» más seguro de que compramos monedas auténticas y además, pujas por lo que estas dispuesto a pagar por una moneda, por lo cual tendrás la sensación que has pagado lo que vale la moneda.
    Otro paso es comprar libros y material para guardar la colección, que tampoco es tema baladí.
    y con el paso del tiempo, si no sois unos nostálgicos, y con los conocimientos asentados, pues empezamos a vender algunas piezas para reemplazarlas por otras que hemos podido comprar más baratas y de mejor calidad.

    Esta es la teoría, claro esta…. la práctica es más complicada, pero cierto que se puede conseguir… y veremos como cada vez estamos más tiempo ocupados con un hobby que finalmente y a pesar de algunas malas experiencias saldrá barato, pues compramos dinero y aunque no todo algo seguro que se puede optener si necesitamos venderlo, mientras que en otros hobby, todo es gastar y gastar dinero que no se recupera nunca.

    Un saludo
    y hasta pronto.

  7. Miguel Ibáñez 8 años hace

    Partiendo de que la persona tiene escasos conocimientos numismáticos:

    1)Gastar una cantidad aproximada de 100,00€ en varios comercios numismáticos y en varias situaciones diferentes (comerciantes de mercados numismáticos, tiendas de numismática…incluso una pequeña compra por ebay) Se entiende que se gastarán 100,00€ en cada comercio, observando cuál es la reacción de cada uno de ellos a la posibilidad de tener un nuevo cliente y cual es nuestra experiencia y sensaciones con ellos.

    2)Adquirir material numismático básico (World Coins y Cayón, por ejemplo)

    En esta fase se pretende comprar monedas en calidad MBC de diversos tipos y colecciones (Centenario, Borbones, Austrias, Medievales, Romanas) y también más actuales (Franco y Juan Carlos I) así como, por ejemplo, las emisiones anuales del euro en ese momento. Con este material, conseguido a bajo precio, suscitaremos el interés por conocer más acerca de los períodos que representan, compararemos calidades y precios y, sobre todo, conoceremos la moneda en sí sin gastarnos una gran suma. Tener en poco tiempo y calidad media un «catálogo» virtual de las monedas que en un futuro conseguirás en mejores calidades.

    3)Transcurrido un periodo entre 6 meses y 1 año aproximadamente, nos habremos gastado una suma de entre 900 y 1800 euros en conocer el mundo de la numismática, habremos conseguido un buen vendedor de confianza al que probablemente acabemos comprando piezas por el mismo coste o superior al gastado hasta ahora y estaremos en condiciones bastante buenas de poder comenzar a adquirir monedas en mejor conservación y por lo tanto más caras. También habremos decidido qué colección o colecciones hacer. En este caso, yo apuesto por la diversificación selectiva: la adquisición de piezas de diferentes épocas en las que prime un estado de conservación excelente (en relación al periodo histórico y la moneda), primando calidad frente a rareza. No desperdiciar la ocasión de comprar buenas monedas a buen precio sin buscar concretamente una (consejo de Adolfo) que se venderán más adelante si no acaban de interesar, cuando se dé la situación favorable.

    No hay que olvidar que todo cliente puede nutrir a su comerciante de confianza cuando éste necesite conseguir una moneda para otro cliente.

    • Miguel Ibáñez 8 años hace

      Por cierto que muchas de las cosas que he dicho ya se han comentado anteriormente.

  8. Autor
    Adolfo 8 años hace

    Están saliendo cosas y está claro que os veis reflejados con la pregunta del concurso. Mucho mejor.

    Julián, ¿el tal «Alfonso» soy yo?

    saludos,
    Adolfo

    • Juan Luis 8 años hace

      Alfonso V de Portugal y sus dinheiros. Pa mi gusto que te has reencarnado Adolfo.

    • jose luis 8 años hace

      Hola a todos, interesante entrada, esperando no cometer una indiscrecion ¿Adolfo, te estas planteando poner una tienda fisica de numismatica?

      Sobre el concurso,es muy interesante en estos tiempo en los cuales muchas tiendas cierran y los coleccionistas cada vez exigen mas a cambio de menos, hablando de una coleccion de nivel medio. ya lo dicen los chinos: CRISIS es sinonimo de oportunidad

      Primero que nada, antes de abrir una tieda es empezar por definir que quieres vender, a quien, como y donde, Hablar con empresarios que tiene una tienda o puestos en mercadillos instalados desde hace años, aprender sobretodo de errores que no se deben cometer en este negocio.

      Tener un colchon economico para los primeros dos años, ya que tienes que estar preparado para perder dinero, y prevenir el hecho de hacer frente a imprevisto que no te obliguen a cerrar en cuanto surja uno. Definir la financiación: dinero propio, prestamo, tipo de interes, plazo de devolucion, etc

      Decidir el lugar donde instalar la tienda, ¿ cuantas personas pasan al dia por ese sitio, que rango de edad tienen, como son los vecinos, hay alguna tienda que pueda considerarse competencia, ya sea directa (que venda lo mismo que tu) o indirecta ( que venda productos sustitutos)
      Lo mas importante, la adecuación del local pensando en la conservación de las monedas, definir la forma de clasificación, conservación, sistema de seguridad, actuación en caso de robo, seguros

      Establecer un plan de marketing, determinar como llegaras a los posibles clientes, ¿por que te compraran a ti y no a otra persona?, que medios de publicidad utilizaras, promociones, calidad del servicio, sobre todo muy importante definir la organización administrativa de los procesos a seguir de cada accion: compra, venta, embalaje de articulos, protocolo de comunicación, gestion de pedidos, proveedores, etc

      Al momento de realizar una compra, muy importante dejar de pensar como coleccionista y cambiar el chip a comerciante, tienes que pensar que la moneda que compres es para venderla y eso quiere decir: publicidad, precio de venta al coleccionista, embalaje y gestion de venta, coste de oportunidad ( piensa que tu dinero esta en una moneda y hasta que no la vendas a un precio superior al de compra, no tienes un beneficio real)

      Muy importante, establecer los costes, existe una cosa que se llama Quiera por exceso de exito, y consiste en que si a tu te cuesta un articulo 10 y lo vendes en 9, aunque ventas muchisimos articulos, perderas dinero.

      El objetivo de los primeros meses o año, tiene que ser mas que obtener un alto beneficio, establecer fidelidad de clientes, sin perder dinero esta claro.

      y a grandes ragos despues de aproximadamente 6 meses, dedicando 4 horas al dia de estudio y
      planificación ya puedes abir una tienda.

      • Autor
        Adolfo 8 años hace

        Todo se andará.

        • jose luis 8 años hace

          me gustaria participar en el concurso si es posible, y no veo mis 5 puntos. jaja. no enserio, cuenta mi participacion? gracias un saludo.

    • Julian 8 años hace

      jajajaja, ¡sí! ¡Discúlpame! Las prisas al escribir… y al leer.

      Con tanta moneda de por medio me voy a los Alfonsos…

      Un saludo ¡Adolfo! (y perdona de nuevo, que a mí me da una rabia enorme cuando me confunden el nombre con Julio o cosas peores…)

  9. Tarraco 8 años hace

    Muy buenos comentarios estoy leyendo. Ahi va mi aportacion.

    Supongamos que el coleccionista ya lleva un tiempo en este mundillo de la numismática, pero ahora ha decidido tomárselo en serio y decide destinar esa cantidad de dinero para formar una buena colección.
    Como ya lleva un tiempo coleccionando, ha podido comparar los distintos tipos de proveedores de monedas existentes, a través de internet, mercadillos, alguna tienda de su población y también ha comprado alguna pieza en subastas. También se habrá llevado algún chasco y habrá probado el método ensayo/error en sus carnes.
    Como habrá estado cierto tiempo comprando de forma compulsiva un poco de todo (creo que nos ha pasado a todos), ahora ya sabe qué tipo de moneda será la base de su colección. Este punto es muy importante, porque no es lo mismo coleccionar medievales que otras con más mercado como romanas, del centenario de la peseta o duros de plata del mundo.
    Si no lo ha hecho antes, ahora es el momento de empezar a adquirir algunos libros y catálogos de numismática imprescindibles. Además de lo que llegara a disfrutar investigando a nivel histórico acerca de las piezas de la colección que pretende crear, también será necesario estar al corriente de los precios de mercado que tienen las piezas que busca, para no pagar en demasía.
    Otra cosa a tener en cuenta seria disponer de algún programa informático para llevar controlada nuestra colección, incluyendo los importes de compra y venta de las distintas monedas. Creo que tener una colección bien organizada es imprescindible, para no convertirnos en “almacenistas” de monedas.
    Imaginemos que nuestro personaje se decide por crear una colección de duros de plata del mundo siglo XIX y XX. Sería bueno que comenzase por calidades aceptables (MBC como mínimo) para posteriormente ir mejorando la colección. Es decir, ir vendiendo las monedas adquiridas e invirtiendo un poco más para mejorar su calidad. De esta forma la inversión y la mejora de la calidad de la colección seria gradual.
    De forma paralela a nuestra colección principal, podríamos utilizar un método de “autofinanciación” invirtiendo en moneda actual. Se tendría que dedicar parte de nuestro tiempo en investigar que colecciones de moneda actual se revalorizan fácilmente, y destinar a ellas parte de nuestro presupuesto. Hay series de monedas como por ejemplo las emitidas por Canadá o Austria, que las podemos comprar a precio de ceca (a veces a facial) y en dos o tres años se revalorizan entre un 25% y 50%. En este punto habría dos vertientes: comprar moneda actual simplemente para revenderla más adelante, o bien comprar el doble y quedarnos una parte para nuestra colección particular y la otra para venderla.
    Otro punto importante es conocer gente con tus mismos intereses, para poder intercambiar o comerciar, pero sobre todo para compartir buenos momentos y experiencias.

  10. Juan Luis 8 años hace

    Si con cada moneda hacemos una pequeña lectura (10 minutos)al tiempo uno se sorprende lo que sabe. Esta experiencia relación moneda-historia,literatura..etc,por lo menos a mí me ha resultado de lo más interesante entre otras cosas porque cuando leo artículos históricos me doy cuenta cuanto de motivador tiene para mí estas piezas.La historia(arqueología)siempre fue algo deseado pero que nunca estudie(hice otras cosas).Ahora con las monedas me he metido de lleno en lo que tanto me costaba estudiar.
    Coleccionar o negociar con monedas paramí lleva implicito esa necesidad de saber para ir más lejos. Así que 150 euros puede ser un universo fantástico si se le añade otros conocimientos.
    Saludos

    • Xavi 8 años hace

      Esto que dices es lo mejor de la numismática Juan Luís, la relación moneda-historia-investigación te hace comprender por que una moneda de plata pasa a ser de bronce, a pesar menos, por que se deja de acuñar y de pronto se acuñan muchas, etc…relacionas los periodos de grandezas y crisis de los pueblos según sus monedas, la numismática vista así es fascinante, personalmente es lo que me atrapó… un 10 por tu comentario!

      • Miguel 8 años hace

        Hola Xavi,

        visto así es fascinante, desde luego. Pero ¡¡¡¿quién pudiera?!!! Hay que tener unos conocimientos bastante amplios (de historia, geografía, economía,etc,etc) aparte de material para investigar, ganas, tiempo… Pero sería lo ideal, no lo dudo.

        • Juan Luis 8 años hace

          Dale cinco minutos a la moneda, pon en internet el nombre de la moneda o un dato sólo usa esos cinco minutos. Quedate con el hambre de saber quizás los cinco minutos se conviertan en………verás por ti mismo en cuanto de valioso fue la inversión de esos 5 MINUTOS.

          • jorge 8 años hace

            Buenos días a todos.
            5 Minutos… que envidia,no los tengo ni para estar tranquilo en el cuarto de baño,jaja.
            Hasta ahora no me había presentado formalmente pero este es tan buen momento como cualquier otro.
            Me llamo Jorge,tengo 36 años,vivo en Madrid,CASADO y con 2 HIJOS,una niña de 8 años y un niño de 2 años.
            ¿A que viene esto?.
            Viene a que me encantaría tener algo de tiempo para mí,normalmente cuando me pongo con mis «moneditas» como dice mi mujer(que esa es otra,por cierto que envidia Antonio)son las 12 de la noche y a esas horas después de currar todo el día(gracias a dios),estudiar lengua,matemáticas,ingles…con mi hija,jugar con mi hijo y aguantar a mi mujer pues que queréis que´os diga,se me juntan hasta las «estrellas».
            Claro esta que no cambio a mis hijos y el tiempo que paso con ellos por nada del mundo,a mi mujer… bueno tampoco,solo espero que cuando crezcan a alguno de ellos le interese la numismática, y si no pues por lo menos tendré tiempo de disfrutarla yo.
            Esto si que es un ladrillo y no lo tuyo Julian.
            Saludos,
            jorge

          • Autor
            Adolfo 8 años hace

            Está claro que la afición a la numismática, como el resto de las aficiones, require tiempo. Y hay temporadas en la vida donde no tenemos ese tiempo… no pasa nada: la afición queda ahí y ya se retomará más adelante con más ganas y posiblemente desde otro punto de vista. Esto lo estuvimos hablando en un par de entradas:

            https://blognumismatico.com/2012/01/12/la-evolucion-de-las-aficiones/
            https://blognumismatico.com/2012/01/15/la-evolucion-de-la-aficion-a-la-numismatica/

            saludos,
            Adolfo

  11. Miguel 8 años hace

    – qué comprar: por una parte intentar hacer una colección que siga una temática (columnarios, reales de a 8 de Fernando VII, etc) parece lo más lógico aunque considerándolo como inversión te arriesgas a poner todos los huevos en la misma cesta. Por otra parte y como creo haber leído por aquí, hay que comprar lo que en cada momento te ofrezcan, que se puede interpretar como lo que te ofrezcan de esa colección, o lo que te ofrezcan y te guste aunque no sea de esa temática.
    Yo cogería un poco de cada, por una parte intentaría hacer una colección de una temática pero sin centrarme exclusivamente en ella.
    – cómo compar: aquí ya depende de los conocimientos, contactos, etc, que se tengan.Subastas, mercadillos, convenciones, y sin mucha prisa. Una vez tengas los suficientes contactos y conocimientos, pues iría ampliando a particulares, ebay, etc
    – cuándo comprar: no sé si la pregunta se refiere a comprar mensualmente o ir guardando mes a mes, parte o todo de los 150 euros hasta encontrar una buena oportunidad para comprar una moneda o lote que de otra forma no hubieras podido.
    No tener prisa, porque no se acaban, aunque a veces hay oportunidades que no se vuelven a repetir.
    – cuánto comprar (o vender): por una parte cuanto más se compra y se intenta vender, mejor, más se aprende. Por otra es mejor comprar poco y de buena calidad, que mucho y de mala. Hay quien dice que compra para coleccionar y nunca para vender, pero a mi me parece buena idea intentar vender y conseguir piezas cada vez de mejor calidad, aunque hay que tenerlo muy claro (y entender) para vender una moneda de calidad normalita y comprar «la misma» en mejor calidad (quizá por el doble o triple) para mejorar la colección.

    Ese sería más o menos mi plan. Espero que no haya sido mucho ladrillo.
    Un saludo.

  12. Autor
    Adolfo 8 años hace

    Están apareciendo consejos interesantes. Desde luego que pueden ser muy útiles para los más nuevos!!

  13. Manuel Pérez 8 años hace

    Para mí la numismática es algo que me ha acompañado casi toda mi vida, de una manera u otra. Hoy tengo 48 años y aún recuerdo cuando rebuscaba en el monedero de mi madre y me encantaba ver las monedas de 2,50 de Franco y las pesetas de 1944 que aún me siguen gustando.
    Centrándome en el tema de este post (felicidades Adolfo por tu trabajo) creo que no estamos en el mundo de la numismática por un mero interés económico, sino por la afición que nos une a estos discos de metal que han protagonizado episodios de la Historia Universal. Sin embargo, como esta afición nos obliga a unos desembolsos importantes, no podemos olvidar el aspecto económico de la numismática.
    Por tanto, si nos vamos a dedicar a esta afición y queremos aproximarnos a ella, mi sugerencia es hacerlo con el seguro puesto hasta que hayamos adquirido la experiencia necesaria para desenvolvernos en este mundo con soltura. Y eso implica, por ejemplo, dedicar nuestro dinero a monedas de metales nobles cuyo valor está respaldado en parte por su valor material. Sería una manera de nadar y guardar la ropa.
    Además, hoy día aún, con 150 euros mensuales, se puede dedicar este dinero a la adquisición de hermosas monedas de plata antigua e incluso a algún décimo de onza de oro.
    Esto no significa que tengamos que dejar de lado las monedas de otros metales viles, pero es una forma de acercarnos poco a poco a una afición que nos satisface tanto. El capricho que nos demos en algún momento ante alguna moneda que nos encontremos ocasionalmente (sin que tenga que ser de metal noble) es algo insustituible en el placer del numismático.
    Y no quería dejar atrás que la inversión en información es otra de las satisfacciones de nuestra afición: ir haciéndonos de una biblioteca de libros y documentación publicada es necesario para complementar la experiencia que vayamos adquiriendo con nuestras compras.
    En resumen:
    – comenzar con pasos seguros (metales nobles, moneda contemporánea).
    – disfrutar de otras compras que hagamos de monedas de otras metales que nos vayan surgiendo a un precio modesto.
    – ir decantando nuestro gusto hacia alguna rama en el coleccionismo: moneda española, centenario de la peseta, medieval, clásica, americana, etc. y buscar un lugar en el que encontrarnos cómodos coleccionando, por el precio que invirtamos y por las satisfacciones que recibamos.
    – confiar en algún proveedor comparando los precios que te ofrecen con otras ofertas.
    – experimentar y aprender visitando internet: subastas, publicaciones digitales, tiendas on-line. Primero mirar y después comprar, si es el caso.
    – y por último: aprender, aprender y aprender. Que todos seguimos aprendiendo.
    Gracias y saludos a todos.

    • Autor
      Adolfo 8 años hace

      Bienvenido al blog Manuel, que además te estrenas con una aportación estupenda!!

      Estoy muy de acuerdo contigo en todo menos en que las monedas de metales nobles sean pasos seguros. Yo creo que la única compra segura es una moneda que se conozca bien. Por parte de todo lo demás, 100% de acuerdo.
      Entiendo que esto no entra en el concurso porque son consejos a un coleccionista, más que un plan de compra.

      Un saludo,
      Adolfo

  14. Juan Luis 8 años hace

    Quisiera añadir una experiencia que ha surgido con unas monedas de «LOS RRCC» o a nombre de los Reyes Católicos. Una de las piezas es una «blanca de vellón» donde aparece un simbolo «es un arco» pero mirando en el libro de los Maravedies de Los Austrias(fundamental como todas las publicaciones especializadas verdaderas joyas de información y de dedicación por parte de los autores a los cuales les agradezco ese esfuerzo porque sin ellos no hubiera avanzado lo que he avanzado y a mi proveedor que me las suministró)sólo encontré una pista de un ensayador que tiene este simbolo en maravedies. Este hombre se llama Francisco de Segovia de la CECA de Burgos y a partir de aquí coje la moneda y fumatela porque vamos de viaje. Con esto quiero decir lo que venimos hablando sobre saber y la importancia que tiene.Ustedes creen que yo estaba interesado en el ensayador?,la primera vez que lo miro pero este es el proceso. Mientras más nos acercamos más ganas nos da de saber.Así que ahora mismo me pongo a localizar este pajaro aunque sea 5 MINUTOS.
    SALUDOS

  15. Antonio 8 años hace

    Buenos dias – creo que todos los consejos son validos – siempre y cuando se sepa que se va a coleccionar. Me explico – desde muy pequeño he tenido el gusanillo de coleccionar, pero no terminaba de definirme, mi padre coleccionaba sellos, y al principio (como la mayoria de los niños) le imite; pero luego vi que no era lo mio.Vi algunas monedas y billetes (usados y guardados como recuerdo) y comence a verlos con otros ojos (futuro coleccionista) y aunque (esto es importante) tus amigos y compañeros de juegos, te miraban como un bicho raro (preferia gastarme el poco dinerillo ahorrado en lectura y en monedas y billetes) y les era dificil el deducir que «era feliz». Luego (todo llega) por comentarios: el chico «ese» colecciona monedas. Te lleva a conocer a otros «especiales» como tu. Luego viene la etapa del noviazgo (al disponer de menos dinero para gastar con chicas) te cuesta un poco mas, pero cuando la encuentras – es maravilloso – pues ella ha aceptado tu «aficion» e incluso te ayuda a compartirla. Mi chico colecciona monedas es «medio» numismatico – dice con orgullo. Lo de apartar los 150 euros al mes para la coleccion es una utopia – unos meses seran en blanco y en otro daras un bajonazo a tu presupuesto de susto. Creo que a grandes rasgos es en lo que he encauzado mi vida.
    Ha proposito Adolfo – somos dos Antonios (espero nos distingas al escribir) y al dar los puntos acumulados. Enhorabuena por estos debates tan apasionantes.
    Un saludo de Antonio

    • Autor
      Adolfo 8 años hace

      Si has conseguido que tu novia comprenda tu afición a la numismática ya has hecho más que la inmensa mayoría. Si además se siente orgullosa de tu afición debes ser el más envidiado de entre los aficionados.

      No escribo una entrada dedicada a este tema porque quizá sería muy polémica, pero he visto verdaderos problemas en matrimonio a causa de la numismática.

      saludos,
      Adolfo

      • Juan Carlos Medina 8 años hace

        Adolfo, acabas de dar en el punto medular de los numismáticos varones… que nuestra mujer comprenda nuestra afición-adicción a la numismática… no creo que haya muchos matrimonios en el mundo en que ambos sean coleccionistas numismáticos, ni hablar no se puede tener todo en esta vida.

        • Salva 8 años hace

          Estoy con vosotros gozar de comprensión y apoyo no es fácil.
          Pero si un matrimonio compartiera esa afición creo que estaría abocado a la bancarrota sin remedio.
          No esta mal contar con alguien que te baje los ánimos en los momentos de locura y exaltación!
          Un saludo!

      • jose luis 8 años hace

        si, si, tienes que preparar una entrada de este tema, lo que dice un comentario de parejas en la que los dos sean coleccionistas seria interesante encontrar a esa pareja que seguro que la hay. yo no me puedo quejar de mi novia la verdad, lo entiende muy bien y le encanta cuando le muestro una pieza muy bonita, pero pasar mas de 30 min en el mercadillo o hablando de monedas no es algo que le guste,

  16. Endika 8 años hace

    Buenos días hay va mi aportación,
    He visto que muchos dan ideas parecidas muy lógicas sobre primero estudiar el tema que es un paso indispensable. Por dar una idea distinta diría que una opción interesante podría ser el coleccionar monedas extranjeras de países en los que el coleccionismo de monedas no este muy extendido, y en el que el precio de las monedas actuales sea inferior al nuestro. ¿Con que fin? la cantidad de monedas que se podrían comprar con el mismo dinero sería superior y por inercia creo que a medida que el poder adquisitivo de la gente crece aumenta el número de coleccionistas de monedas, de forma que eligiendo un país emergente a la larga se podría revalorizar la colección. Ventajas, monedas más baratas. Inconveniente, resulta complicado conseguir monedas de otros países en buenas calidades aunque esto con internet parece que va mejorando. Decir que normalmente cuando algo no se hace es porque suele ser una locura, esto es algo que se me ocurre para dar una idea distinta, pero personalmente colecciono moneda nacional que me aporta más personalmente. Un saludo.

    • Autor
      Adolfo 8 años hace

      No sé si estoy de acuerdo con esta opinión. Fíjate que durante las últimas décadas las monedas que más se han revalorizado son las de EEUU, y eso que eran ya de por sí las más caras.

  17. Autor
    Adolfo 8 años hace

    Han salido argumentos muy interesantes a lo largo de todo el hilo y la discusión ha sido estupenda. Más aún cuando muchos os habéis visto reflejados en el ejemplo que puse, que era justamente lo que pretendía.

    También es cierto que muchos no habéis propuesto un plan, que es lo que se pedía en el concurso (no pasa nada, pero no concursáis). De entre los planes propuestos me quedo con el de Salva (3 puntos) y el de Julián (2 puntos), que además son quienes más puntos positivos han tenido.

    Un saludo,
    Adolfo

  18. Julian 8 años hace

    Me quedo segundo por equivocarme en el nombre, ¿verdad? jajaja ;)

    ¡Gracias Adolfo!, ha sido un tema/debate muy interesante, y un placer contribuir, lo haré siempre que mis conocimientos me lo permitan, así que no serán demasiadas veces… de momento.

    Da gusto leer tu blog y a todos los que participan en él. Un pequeño deleite diario.

    Un saludo a todos

    • Autor
      Adolfo 8 años hace

      Tu escribe y contribuye sin miedo, que aquí ninguno somos eruditos de la numismática. Si te equivocas no pasa nada, ya te darás cuenta de tu error y rectificarás. A mí me pasa continuamente.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*