La obra de Ignacio Zuloaga en la notafilia española

Ignacio Zuloaga nació en Éibar (Guipúzcoa) en 1870. Está considerado uno de los principales pintores españoles en el tránsito entre los siglos XIX y XX y uno de los grandes exponentes del costumbrismo español. Zuloaga representó la España tradicional y rural, capturando en su pintura la esencia de la vida española a través de retratos y escenas cotidianas. Su obra se puede enmarcar en un momento en el que los intelectuales españoles hicieron un profundo análisis para la renovación cultural, social y moral de España. En este sentido, la obra de Zuloaga buscaba esa España antigua y auténtica, al igual que lo hizo Manuel de Falla o los autores de la Generación del 98

Uno de los aspectos más controvertidos de Zuloaga fue su apoyo a Franco en la Guerra Civil. Zuloaga no se había metido nunca en política y se mantuvo neutro desde París una vez que el conflicto comenzó. Pero según avanzaba la contienda se convenció de las bondades de Franco y a partir de 1938 su apoyo fue decidido, tanto en declaraciones y apoyo a actividades culturales como retratando a Franco, Serrano Súñer o Millán Astray

No eran muchos los intelectuales y artistas de gran renombre que apoyaron al régimen de Franco. Menos todavía a partir de 1945, año en que murió Zuloaga y en el que España quedó aislada cultural y políticamente tras la derrota de las potencias del Eje en la Segunda Guerra Mundial. Por eso el régimen franquista encontró en Zuloaga a un artista de quien presumir. Plasmó su obra en cuatro billetes, todos ellos muy comunes. De esta manera se trasladó la obra de Zuloaga a los bolsillos de los mismos españoles que él homenajeó.

Os propongo a repasarlos

5 PESETAS DE 1948

5 pesetas, 1938

Las 5 pesetas de 1948 representan, como motivo principal del anverso, un retrato de Juan Sebastián Elcano. El ínclito marinero que completó la vuelta al mundo había nacido en Guetaria, a escasos 10 kilómetros de Zumaya, donde residió Zuloaga durante muchos años. Así que nadie mejor que Zuloaga para dedicar un retrato a Elcano en el 400 aniversario de la vuelta al mundo.

El problema es que no existe ningún retrato de época de Elcano, así que ni Zuloaga ni nadie sabía cómo era realmente. A Zuloaga tampoco le gustaban los retratos existentes hasta la fecha porque no mostraban a Elcano con el carácter arrogante y esbelto que el pintor se imaginaba. Así que buscó entre sus amigos quién podría representar al ínclito marino y dio con Pío Gogorza Egaña, inspector municipal veterinario de Zumaya y un hombre bohemio amante de la bebida. El bueno de Pío posó con su para Zuloaga y quedó inmortalizado en un retrato como si fuera Elcano. Ese retrato se encuentra en el palacio Provincial de Guipúzcoa

Nadie podría imaginarse que ese retrato acabaría plasmado, 27 años después, en un billete de cinco pesetas. Esto no pudo verlo Pío Gogorza, pues falleció el 9 de julio de 1937 de muerte natural a los 59 años. ¿Quién le hubiera dicho a Pío que su retrato acabaría en un billete? 

1 PESETA DE 1951

1 peseta, 1951

En 1951 España estrenó nuevos billetes y el de 1 peseta mostraba una obra de Zuloaga. Se trataba del penúltimo billete de peseta emitido en España, con un diseño tan sencillo y humilde como su valor. La emisión de este billete fue enorme y el retrato del Quijote que protagoniza su anverso acabó siendo muy conocido.

La historia de este retrato del Quijote se remonta a 1918, cuando Winnaretta Singer, princesa Edmond de Polignac, millonaria y gran mecenas de las artes, encargó una ópera de cámara a Manuel de Falla. Esta ópera acabó siendo “El retablo de maese Pedro”, donde se relata el capítulo XXVI de la segunda parte del Quijote (la famosa escena de Quijote con el titiritero). Esa obra se estrenó en París en 1923 y fue tan exitosa que no tardó en representarse en muchas otras ciudades europeas y americanas

En 1928 se estrenó una nueva versión de “el retablo del maese Pedro” versión en el Teatro Nacional de la Opéra-Comique. Falla encargó la escenografía a Ignacio Zuloaga, amigo personal desde hacía más de una década. Dentro de los dibujos y bocetos que confeccionó Zuloaga para ilustrar esa obra musical se encuentra este retrato de un Quijote cansado, portando una bacía de barbero. Ese fue el representado en el billete de 1 peseta de 1951, de forma que se hacía un triple homenaje: a Cervantes, como autor del Quijote; a Zuloaga, como autor del retrato; y a Falla, como autor de la ópera. El original lo guarda la Fundación Zuloaga.

500 PESETAS DE 1954

500 pesetas, 1954 (ND 1958)

En 1954 la FNMT quiso hacer un homenaje mucho más directo a Zuloaga y para ello representó su autorretrato en el billete de 500 pesetas. Para ello eligió el “autorretrato con fondo azul”, que fue pintado por el artista eibarrés en 1942 (72 años). En el retrato Zuloaga se representa con sus pinceles de artista y portando camisa, boina, chaleco y chaqueta. Parece un artista local de corte humilde, sin darse mucha importancia, pero con una mirada directa. En el billete se representa la parte superior del torso y el busto. Sin duda se convirtió en la imagen más conocida del pintor y la que a todos nos viene a la memoria cuando pensamos en Zuloaga. También apareció en un sello de 1971. El original lo conserva la Fundación Zuloaga

Menos conocido es el motivo del reverso. En él se ve un detalle del cuadropaisaje claro de Toledo”, pintado en 1932. Para Zuloaga Toledo no era una ciudad cualquiera. Desde 1924 hasta 1938 hizo seis paisajes de “la acrópolis del Tajo”. De entre ellos el escogido fue este cuadro que tiene en un primer plano el Puente de San Martín y que, según los críticos, representa Toledo con mucha claridad, como una ciudad serena y sin los dramatismos del resto.   

100 PESETAS DE 1970

Uno de los aspectos más conocidos de Ignacio Zuloaga fue su amistad con Manuel de Falla a partir de que se conocieran en París en torno a 1910. A esta amistad se han dedicado artículos, prensa, exposiciones, conferencias… está muy bien descrita.

Las consecuencias artísticas más conocidas de esta amistad fueron dos. La primera ya fue la escenografía de “El retablo de maese Pedro”, que ya comentamos antes porque a ella se refiere el billete de 1 peseta de 1951. La segunda fue el soberbio retrato que Zuloaga hizo a Falla en 1932.

Este retrato se realizó en el último encuentro que tuvieron los dos artistas. Falla acudió a la inauguración del Museo de San Telmo, en San Sebastián, y se alojó unos días en la casa que Zuloaga tenía en Zumaya. Fue entonces cuando pintó este retrato que hoy se puede ver en el castillo de Pedraza (Segovia), que el pintor había adquirido en 1925. 

El retrato se incluyó como motivo principal del anverso del famosísimo billete de 100 pesetas de 1970. Este billete es fundamentalmente un homenaje a Falla, lo que queda remarcado con el motivo de la Alhambra en el reverso (Falla pasó buena parte de su vida en Granada); curiosamente Falla murió en el exilio argentino a pesar de que inicialmente aprobó el golpe del 36 y de que Franco le animaba a regresar a España. De manera indirecta, este billete también homenajea a Zuloaga y, obviamente, a la amistad entre los dos artistas.

La próxima subasta de Ibercoin

Ibercoin organiza una subasta de billetes españoles para el día 28 de mayo de 2024. Es una subasta de 862 lotes donde se da un amplio repaso a la historia notafílica española, especialmente del siglo XX.

Como es habitual, los clásicos son los billetes más interesantes de esta subasta. Encontramos las 25 pesetas de 1893, las 25 y 50 pesetas de 1899 e incluso un fogonero. También se ofrecen bastantes alegorías, incluyendo las 1.000 y las 500 pesetas de 1907, una pareja de las 100 pesetas de 1906 y otra de 1907.  

Posteriormente se ofrecen muchos billetes españoles, incluyendo euros. Entre la gran masa de billetes ofrecidos hay algunas piezas raras en altísima calidad, como las 1.000 pesetas de 1931, las de 1936 o las de 1938. También hay billetes no emitidos, pruebas, parejas correlativas (más), series raras… cualquier coleccionista de billete español encontrará buenas piezas para incorporarlas a su museo particular. 

Este artículo ha sido patrocinado por Ibercoin. Podéis seguir a Ibercoin en su web, en Facebook y en Instagram.

En podcast

He publicado un podcast con un contenido semejante al de este artículo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio