Animales en las monedas de Galieno

Los coautores de este artículo son Agustín Fidalgo y Adolfo Ruiz Calleja.

La difícil década de 260 d.C.

La década del 260 d.C. no pudo comenzar de peor forma para la dinastía de Valeriano, con la captura y posterior muerte del propio Valeriano por el sasánida Shapur I. En la zona occidental del imperio se encontraba Galieno, hijo de Valeriano, encargado de defender el limes del Rin de los ataques de las tribus germánicas. Galieno quedó como único emperador legítimo, y tuvo que hacer frente al caos dejado por su padre en la parte oriental del Imperio. Pero hubo otros gobernantes locales que intentaron usurpar el poder, como fueron la dinastía de Macriano o el Príncipe Odenato de Palmira. En occidente también se rebeló Póstumo, dando muerte a Salonino (hijo de Galieno) y usurpando las provincias de la Galia, Britania e Hispania (más). 

Esta situación de crisis obligó a Galieno a estar constantemente en batalla, teniendo que hacer frente tanto a enemigos externos como internos, con tal de que el Imperio no se fragmentara por completo. Esta situación tuvo un fuerte impacto económico. Las arcas del Imperio quedaron vacías y Galieno se vio obligado a devaluar fuertemente la moneda para hacer frente al pago de las tropas. En este momento el antoniniano llegó a su punto más bajo en lo que a valor intrínseco se refiere; tal fue la devaluación que el antoniniano llegó a pesar menos de tres gramos, con un contenido de plata inferior al cinco por ciento.

Galieno. Antoniniano. Acuñado en 264-266 d.C., mostrando a Sol en reverso.

El bestiario de Galieno

En este tiempo turbulento las monedas de Galieno tienen un marcado carácter religioso, representando en la gran mayoría de los casos deidades del panteón romano. A veces la representación es explícita y otras veces es implícita. En este último caso, es común representar animales asociados a estas deidades. Es más, en algunas ocasiones el dios en cuestión se representa por medio de más de un animal (aquí tenéis la relación de cada animal con su deidad). Estas representaciones de animales forman una serie conocida como el “bestiario” de galieno, la cual se acuñó fundamentalmente en Roma durante los años 267 y 268, los últimos del reinado de Galieno. 

Las monedas del bestiario, además de representar un animal (real o mitológico), citan en la leyenda del reverso la correspondiente deidad relacionada con su culto.  La cita al dios en cuestión se complementa con la expresión “CONS AVG”, que puede traducirse como “protector del emperador”. Por lo tanto, se puede ver cómo por medio de las monedas Galieno invoca a los dioses para que le protejan de los numerosos peligros y amenazas a las que tuvo que hacer frente en este periodo. 

Galieno. Antoniniano Pantera (Liber Pater, segunda oficina)

El hecho de que se usaran animales para representar a los dioses no parece tener una explicación clara, aunque algunos autores sugieren que quizás Galieno acompañara esta emisión celebrando juegos en el circo para asegurarse el favor de los dioses. De ser así, el uso animales cumpliría una función parecida a la serie de los “ludi saeculares” de Filipo el Árabe.

Otro elemento muy interesante que portan estas monedas es la marca de oficina. En este periodo la ceca de Roma se dividía en doce oficinas. De la primera a la novena oficina se marcaban con números griegos, mientras que de la décima a la duodécima se marcaban con números romanos. Cada oficina acuñaba un tipo de reverso, si bien algunas oficinas llegaron a acuñar dos. Aquí tenéis una tabla que muestra todos los tipos de la serie, a que dios hacen referencia y la oficina que los acuñó (Fuente):

OficinaTipo principalTipo secundario
 1Pegaso (Sol) León (Hércules)
 2Pantera (Liber Pater) 
3Antílope (Diana)
4Grifo (Apolo)Cierva/Cabra (Juno) [Salonina]
5Cierva (Diana)Jabalí (Hércules)
6Cabra (Júpiter)Capricornio (Neptuno)
7Centauro con arco (Apolo) 
 8Centauro con globo y timón  (Apolo)Criocampo (Mercurio)
 9Hipocampo (Neptuno)
X10Ciervo (Diana)
XI11Gacela (Diana)Toro (Sol)
XII12Gacela (Diana)
Oficinas y tipos en el bestiario de Galieno.

Además de estas monedas de la ceca de Roma a nombre de Galieno hay un tipo a nombre de Salonina (la esposa de Galieno) a modo de tipo secundario en la oficina cuarta. Existen también algunos ejemplares acuñados en Siscia, pero son bastante raros. Se les reconoce fácilmente porque indican “SI” en la parte inferior del reverso a modo de marca de ceca. Aparecen los tipos de las oficinas 1, 2, 7, 9, 10 y 11/12.

Galieno. AntoninianoCierva/Cabra (Juno, cuarta oficina)- Tipo secundario, tipo de Salonina

Las legiones de Galieno

Un segundo grupo de representaciones se debe a que Galieno acuñó monedas en la ceca de Milán representando a las legiones que quedaron a su cargo tras la debacle del año 260. De esta forma se asemejaba a personajes de la talla de Marco Antonio o Septimio Severo. Galieno representó las legiones a través de los animales que aparecían en sus distintos estandartes como emblema. En total se representan dieciocho legiones más la cohorte pretoriana.

Estaserie legionaria de Galieno (acuñada en torno al 260 d.C.) es fácil de diferenciar con respecto a la serie del bestiario. Solo tenemos que fijarnos en la leyenda del reverso: las monedas legionarias citan a una legión, mientras que la serie del bestiario cita a una divinidad. Además la serie legionaria resulta bastante más escasa que la del bestiario (e igualmente coleccionada), por lo que sus monedas suelen tener un precio notablemente mayor.

Galieno. Antoniniano. Séptima legión “Claudia”, con su emblema, el toro.
Galieno. Antoniniano. Vigésimo segunda legión “Primigenia”, con su emblema, el capricornio.

Coleccionismo de los animales de Galieno

Como ya sabemos, en esta época la producción de monedas era inmensa para cubrir los gastos del imperio, por lo que la mayoría de monedas de la serie son bastante comunes. Los tipos principales de cada oficina se pueden conseguir sin complicaciones en calidades medias. Debido a la pobre factura de las monedas en este periodo, encontrar ejemplares por encima del MBC+ puede ser complicado.

En la serie del bestiario, los tipos secundarios son más raros que los principales. Algunos son escasos pero se pueden conseguir con relativa facilidad; otros, en cambio, son rarísimos y conseguirlos suponen más dificultad para el coleccionista medio. También hay multitud de variantes de busto, reverso (el animal mira en dirección opuesta a la habitual, o tiene otra postura o algún otro cambio) y leyenda

Los errores también son abundantes y de distinta clase; hay errores de acuñación (doble, desplazada, incusa etc), monedas “mulas” (ej. monedas de Galieno con reverso de Salonina), errores de leyenda, monedas con marca de oficina incorrecta (seguramente esto fuera común cuando se transfería un grabador de una oficina a otra)…

Al final, la cantidad de monedas diferentes de la serie del bestiario es inmensa. Conseguir todos los tipos supone un auténtico reto para el coleccionista completista, quien puede aumentar la dificultad incluyendo variantes y errores. Por lo tanto, no es sorprendente que haya un gran coleccionismo especializado dedicado a la serie del bestiario o a la serie legionaria. De hecho, se paga un dinero considerable por algunas variantes solo relativamente escasas.

Galieno. Antoniniano. Grifo (Apolo, cuarta oficina)
Galieno. Antoniniano. Hipocampo (Neptuno, novena oficina), variante de busto

La próxima subasta de Lucernae

Lucernae organiza su decimoctava subasta para el día 4 de febrero de 2024. Es una subasta de 815 lotes que se centra fundamentalmente en la moneda antigua, si bien hay una sección bastante amplia de moneda española. Por lo general, se ofrecen monedas muy asequibles y aptas para un público muy amplio.

El apartado más sobresaliente es el de moneda romana, al que se dedican casi 600 lotes entre moneda republicana, moneda provincial y moneda imperial. Entre la moneda republicana hay varios denarios republicanos que destacar, como el de la gens Hosidia o los de Julio César (y dos).  Entre la moneda imperial hay muchísimos antoninianos de Galieno y del Imperio Galorromano; es una buena ocasión para quienes se centren en esos años críticos del Imperio. También hay otras piezas que destacar, como el denario de Nerón o el argenteo de vellón de Maximino Daya

Por lo demás, hay bastantes monedas ibéricas, con algunas piezas sobresalientes como el denario de Ikalkusken o el de Arekoratas. Entre la moneda española hay algunas piezas bastantes comerciales, como 8 reales de Carlos IV o algunos oros de Isabel II

Esta entrada ha sido patrocinada por Lucernae.

En podcast

Os dejo un podcast con un contenido semejante al de este artículo.

1 comentario en “Animales en las monedas de Galieno”

  1. Fantástica aportación, Agustín. La abundancia de errores seguramente se debiera a la agitación del momento (grabadores de aquí para allá, escasez de los mismos y de personal cualificado, etc.), y a la necesidad de dar a la maquinita de acuñar como si no hubiera un mañana, para poder atender las necesidades de pago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio